IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 11/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Arquitectura Contemporánea de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 11| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Poblado de  Colonización El Chaparral Más imágenes + Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Poblado de Colonización El Chaparral
Código: 180030012
Provincia: Granada
Municipio: Albolote
Dirección y vías de acceso: Autovía A-92, salida 118

DESCRIPCIÓN

Tipologías Actividades Cronología
Poblados Actividad residencial 1957/1964

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos García-Nieto Gascón, José Autor del proyecto 01/01/1957
Ingenieros Sánchez Sanz, Enrique Autor del proyecto 01/01/1957

Descripción

El poblado de El Chaparral nace en 1957 en las inmediaciones de la ciudad de Granada, junto al margen de la actual autovía Granada-Madrid, gracias a un proyecto de José García-Nieto Gascón y Enrique Sánchez Sanz. Perteneciente al término municipal de Albolote, es un asentamiento bastante reciente que todavía hoy mantiene su estructura tipológica singular y excepcional en el ámbito del Área Metropolitana de Granada.

El conjunto proyectado constaba de un núcleo urbano y de viviendas con dependencias agrícolas aisladas dentro de cada parcela. Se aprovecharon los edificios ya existentes en este cortijo reformándolos y adaptándolos, de manera que nueve familias se podían alojar en ellos, distribuyéndose cuatro en el Cortijo Principal, otras cuatro en la Casa de las Yeguas y una en la Casa Suiza. Además, el núcleo urbano se había proyectado en noventa y siete lotes diferentes, contando los nueve ya mencionados, por lo que los ochenta y ocho restantes se distribuían en parcelas aisladas en las que se ubicaban las viviendas de colonos de patrimonio familiar. Cada parcela se componía de vivienda, una cuadra para albergar los animales de carga o ganado y granero o taller, todo ello alrededor de un patio que le aportaba luz y habitabilidad. Además existía otro tipo de parcelas, las denominadas viviendas de colonos de parcela complementaria que se ubicaban rodeando a un Centro Cívico, del que podían hacer uso todos los habitantes del poblado. Las manzanas del nuevo núcleo, sin contar las parcelas que rodean al Centro Cívico, estaban formadas por viviendas de colonos de parcela complementaria con un pequeño patio o corral con acceso independiente del de la vivienda desde el exterior.

Para dotarlo de una situación privilegiada, el nuevo poblado se ubicó junto a la vía principal que comunicaba con la capital granadina, proyectando una gran plaza abierta en la confluencia de vías importantes: por un lado la mencionada carretera general de comunicación que unía Granada con Madrid y por otro la carretera de acceso al pueblo vecino de Calicasas. En esta plaza se plantó una zona de jardines y se levantaron edificios significativos para darle una mayor entidad y convertirlo en un espacio simbólico y reconocible. Por un lado, se cerró la plaza por dos de sus lados con un edificio de dos plantas con soportales en uno de ellos, que era el edificio de administración; por otro lado, se construyó el Centro Religioso del poblado, también con soportales en uno de sus laterales que daban al espacio de la plaza, rematando esta edificación con la torre-campanario de planta cuadrada. Además, completaban esta plaza locales destinados a pequeños comercios y talleres de artesanía que formaban parte de unas viviendas con un amplio patio posterior con acceso independiente del de la vivienda.

También se proyectó el edificio sanitario, aunque no en un lugar tan visible y público, y cerca de la zona destinada a deportes se levantaron los edificios destinados a Hogar del Frente de Juventudes y Hogar de la Sección Femenina, así como las Escuelas. Las vías de comunicación interiores se diseñaron de manera que tuvieran una sección y anchura adecuadas, intentando potenciar en su diseño las mejores perspectivas, todo ello dentro de la sencillez de formas, texturas, materiales y tipologías de las que el nuevo poblado de El Chaparral hacía gala.

En la zona norte del poblado se destinó una zona reservada para una posible ampliación del poblado. En ella se construyeron posteriormente un conjunto de veinte secaderos colocados en formación reticular. Estas edificaciones, construidas para el servicio común de los colonos, presentan una singularidad arquitectónica excepcional, tanto por responder a una tipología de uso específico, puesto que estaban destinados a albergar hojas de tabaco de la Vega de Granada, como por la singularidad del conjunto arquitectónico. A pesar de su indudable valor arquitectónico y paisajístico, y de ser una tipología ya característica en el núcleo urbano de El Chaparral, no existe ninguna consideración de protección específica desde las normas de planeamiento urbanístico del municipio.

Lo que sí contempla la normativa urbanística es que los posibles crecimientos de este núcleo deberían contribuir al mantenimiento y reproducción de la tipología existente, aunque sin llegar a densificarlo ni a entrar en conflicto con el asentamiento original, puesto que las necesidades y, sobre todo, los nuevos modelos sociales, son diferentes a las de entonces.


Datos históricos

En el año 1956 tiene lugar un gran seísmo en Granada que tuvo graves consecuencias materiales e incluso personales en la población de Albolote, con enormes daños económicos y tres víctimas mortales. Este suceso tuvo una gran repercusión a nivel nacional y, pese a lo dramático de la situación, acarreó una serie de ventajas. Una de la más importantes fue la reconstrucción de las viviendas destruidas en el pueblo y la modificación urbanística del mismo, creando nuevos viales, más modernos y equipados. Además, otra de las medidas que se adoptó fue, a petición del propio Ayuntamiento al Instituto Nacional de Colonización, la creación de un nuevo poblado de colonización, a través de la parcelación del llamado Cortijo del Chaparral, cercano al pueblo.

La configuración del poblado sigue conservando esta relación ¿agrourbana¿ originalmente proyectada. Sus elementos representativos y simbólicos (los ubicados en la plaza principal) han sufrido todavía menos alteraciones. En ellos podemos comprobar cómo las pérgolas estructuran los recorridos y comunicaciones y cómo estos espacios singulares han sido tratados desde la intervención de artistas plásticos en trabajos de pintura y vidriería.

Este poblado, su paisaje y las transformaciones agrarias producidas en su creación, son una prueba y testimonio de una manera de concebir la vida agrícola en un periodo muy concreto de nuestra historia más reciente, el periodo franquista, en donde se demostró una manera de desarrollo autárquico y una gran capacidad de adaptación al medio. Este es precisamente el valor de este asentamiento, en el que se refleja y se identifica un grupo social muy específico, que, a pesar de que el proceso de creación de este poblado siguiera unas líneas de cierta artificialidad, se desarrollaron localmente lazos sociales, económicos y culturales.

DOCUMENTACIÓN

Información Bibliográfica

CALZADA PÉREZ, Manuel: Pueblos de colonización I: Guadalquivir y cuenca mediterránea sur, Córdoba: Fundación Arquitectura Contemporánea, Diciembre 2006. 154. 84-611-4189-X

MORENO PÉREZ, José Ramón; MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa; PEREZ ESCOLANO, Víctor: 50 años de arquitectura en Andalucía: 1936-1986, En 1987, Sevilla: Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía, 1987. 84-505-4974-4

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417