IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 08/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Arquitectura Contemporánea de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Residencia Sanitaria Virgen de las Nieves Más imágenes + Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Residencia Sanitaria Virgen de las Nieves
Otras denominaciones:Hospital Ruiz de Alda Código: 180870247
Provincia: Granada
Municipio: Granada
Dirección y vías de acceso: Plaza de la Caleta, s/n

DESCRIPCIÓN

Tipologías Actividades Cronología
Hospitales Sanidad 1954

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Botella Enríquez, Aurelio Autor del proyecto 01/01/1954

Descripción

La Ciudad Universitaria Virgen de las Nieves engloba los hospitales General de Especialidades o Centro Médico-Quirúrgico, el Materno-Infantil, Rehabilitación y Traumatología, la Unidad de Rehabilitación de Salud Mental, San Juan de Dios y el Centro de Diálisis y Transfusiones Sanguíneas. Su alma máter es la antigua residencia de la Seguridad Social Ruiz de Alda, un moderno centro sanitario, dotado de las tecnologías más avanzadas y estrella de Andalucía en trasplantes renales y que ofrece prácticas a alumnos de Medicina. La residencia sustituyó al sanatorio Santa Escolástica, de cuatro plantas, que estaba en el Camino de Ronda. El proyecto fue diseñado en 1954 por el arquitecto Aurelio Botella, quien también diseñó con anterioridad la Facultad de Medicina y el Hospital Clínico (1927-45).

La Residencia Sanitaria Virgen de las Nieves fue proyectado para su construcción en un solar situado al final de la Avenida de la Constitución (antigua Avenida de Calvo Sotelo), en su encuentro con la actual Plaza de la Caleta. Este solar, adquirido por el Seguro de Enfermedad, estaba ubicado en una zona ya urbanizada, con perfectas comunicaciones y contando con todos los servicios municipales.

La construcción de este hospital fue rapidísima, avanzando las obras a un ritmo de casi una planta por semana. Estaba incluido en el Plan de Instalaciones Sanitarias del Ministerio de Sanidad y su ejecución fue aprobada el 25 de enero de 1950, colocándose la primera piedra el 14 de junio del mismo año. Este hospital también era conocido como ¿hospital grande¿ (por su gran volumen y dimensiones) o como ¿hospital blanco¿ (por el color de su fachada).

El edificio se sitúa sobre un solar de 30.186,75 m2, en una ladera de ligera pendiente, que fue aprovechada para establecer accesos al edificio en diferentes niveles, independizando así las circulaciones del Hospital propiamente dicho, el Ambulatorio y la zona reservada a enseñanza, conferencias, etc. Siguiendo el criterio mantenido en otras residencias sanitarias del Seguro de Enfermedad, se proyectó un hospital ¿monobloc¿, constituido por las tres zonas o servicios fundamentales: hospitalización, ambulatorio y enseñanza.

El arquitecto dibujó un inmueble de catorce plantas que al final se redujo a once. El proyecto, fue objeto de un concurso convocado a tal efecto y que ganó el arquitecto Aurelio Botella, contemplaba un hospital de acusada verticalidad para favorecer así la conexión de las instalaciones y la comodidad de los pacientes. El edificio, que presenta una distribución en peine, parte de un bloque central que hace de conexión entre los demás prismas de la misma altura, formando un conjunto de una presencia imponente que se enfrenta a la Plaza de la Caleta. En estos bloques se define un ritmo y una disposición de huecos uniformes en las fachadas que homogeniza todo el edificio. La estructura, en planta esquemática, está organizada en torno a una pastilla a la que se le adosa un grupo de bloques perpendiculares que forman una U invertida.

El acceso al interior está precedido de una escalinata y un zaguán rectangular. La maqueta y planos fueron enviados a Chicago con motivo de la Exposición Internacional de Hospitales. La obra, presupuestada en 50 millones de pesetas, costó casi 200.

En planta baja aparece la pieza de acceso de doble altura, a la cual se han ido añadiendo diferentes dependencias. El vestíbulo principal permitía, a la izquierda, el acceso a los servicios directivo-administrativos. A la derecha, el departamento de médicos, sala de estar, biblioteca y sala de juntas. En el cuerpo principal del edificio, y enlazado con las enfermerías por medio de las escaleras y ascensores, se proyectaron los servicios. En un extremo de la planta se situaba la radioterapia, y relacionada con ella, la radiología. El ambulatorio tiene su entrada por la fachada opuesta, la noreste, desde cuyo vestíbulo tenían acceso los vestuarios y aseos de médicos y enfermeras. A derecha e izquierda del vestíbulo del ambulatorio se disponen las consultas de las diferentes especialidades, agrupándose con independencia. Cada consulta cuenta con su sala de espera y para la atención del grupo de consultas disponía de una estación de enfermería y aseos de hombres y mujeres.

En las plantas quinta, sexta, séptima y octava se situaban las habitaciones de las especialidades de cirugía y cada una constaba de dos unidades clínicas: una para hombres y otra para mujeres, con sus servicios generales. En relación con los departamentos quirúrgicos se disponía uno por cada planta, formando un bloque de dos quirófanos. El estudio y distribución de los bloques quirúrgicos se hizo sobre la base fundamental de que ningún local careciera de luz y ventilación propia directa.

La planta novena se destinó a pediatría, formada por unidades de niños y unidades de niñas. Contaba con las dependencias generales de cuartos de aseo, baños, salas de enfermería, estaciones de control, etc., y además, dos salas de estar y juegos para los niños ingresados.

También incluía el proyecto una residencia para médicos y otra para enfermeras y monjas. Ésta última se colocaba en la planta décima, distribuyéndose por un lado dormitorios y salas para las enfermeras y por otro para las monjas, reservando algunas dependencias para la madre superiora. Igualmente en esta planta se situó la capilla, que ocupa el centro del edificio, y cuyos accesos son los ascensores y escaleras principales.

La de los médicos se colocó en la planta undécima y última, estando reducida a un núcleo central en la que se emplazaron las residencias para cuatro médicos. Igualmente sobre esta planta se dispuso un depósito de agua para el servicio general del edificio.

La inauguración de esta residencia, que estaba ¿destinada a ofrecer al trabajador toda la protección posible contra la enfermedad y el accidente¿ tuvo lugar el 26 de septiembre de 1953, sábado, víspera del último domingo de mes, festividad de la patrona de Granada, por el marqués de Villaverde, yerno del jefe del Estado. Originalmente iba a llamarse sanatorio Virgen de las Angustias, pero se entendió que ese nombre en un hospital podía ser objeto de burla. Durante su construcción las autoridades provinciales instaban a que las obras aceleraran para hacer coincidir su inauguración con acontecimientos de tipo político o fiestas religiosas, como el 4 de junio, día del Corpus, pero no pudo ser, ya que la Dirección General de Asistencia no había adquirido aún el mobiliario corriente, que ascendía a un millón de pesetas. Además, los comisarios del Plan de Instalaciones eran contrarios a esta decisión, ya que la alteración de plazos y la precipitación incidía negativamente en la calidad de los trabajos y aumentaba el coste de los mismos, como había sucedido recientemente en el hospital de Teruel.


Datos históricos

En un principio, la Junta Nacional de Instalaciones Sanitarias quería ubicar el hospital junto a la Facultad de Medicina y al Clínico, pero los solares no eran muy recomendables (el barrio de San Lázaro no estaba muy bien considerado) y los precios eran elevados. Se consultó al Decano de Medicina, que propuso dos solares. El primero cerca de la estación de tren y el otro cercano a la facultad de Medicina, pero ninguno de los dos es aceptado, tanto por razones económicas como de incompatibilidades, puesto que en el primer solar propuesto, en la zona de Fuentenueva, el Ayuntamiento iba a construir un gran parque para la ciudad que al final no prosperó.

En esta época el alcalde de Granada, Antonio Gallego Burín, consigue unas parcelas en la zona de la Caleta y además con una rebaja en el precio, ya que de las 320 pesetas por metro cuadrado en que estaban valoradas, finalmente cuestan 120 pesetas por metro cuadrado. Estos terrenos, con una superficie de 35.556,25 metros cuadrados, son comprados a los herederos de Luis Oliveras, propietarios de los mismos en esa época. Este solar limita por el suroeste con la Avenida de la Constitución (entonces Avenida Calvo Sotelo) y linda con fincas medianeras por el sureste. Al noreste aparece una nueva calle, la actual Doctor Azpitarte, que era prolongación de la calle Altillo de las Eras y al noroeste otra nueva vía, que aún no estaba hecha y que luego sería la calle Ribera del Beiro. El hospital ocupa 69.000 metros cuadrados construidos y 15.000 metros cuadrados de jardines y viales.

Uno de los asuntos a tratar por el Instituto de la Seguridad Social era la adecuación de las fachadas con el callejón que compartía medianería, justo al lado de las urgencias. Se hicieron gestiones con el Ayuntamiento para que se comprometiera a instar a los propietarios de los inmuebles que daban a este solar a que realizaran y adecentaran sus fachadas, para que esta plaza no se viera afeada con paños sin acabar llenos de pequeñas ventanas donde normalmente se tendía la ropa. El Ayuntamiento pretendió expropiar el espacio de la actual plaza de la Caleta, aunque finalmente el Estado se lo cedió para ubicar unos jardines a la entrada del hospital. Espacio que quedó fuera del vallado que Sanidad llevó a cabo para evitar que la situación de suciedad y descuido de la zona fuera a más, y que finalmente fue ajardinado por el ministerio y perforado con un pozo de unos 30 metros de profundidad para abastecer al hospital debido a las restricciones de agua que sufría la ciudad en determinadas épocas del año.

Con el paso del tiempo la Residencia Sanitaria Ruiz de Alda envejeció. El edificio se desocupó y vació en 1978, alojándose los residentes en el cercano hospital de Traumatología, que se inauguró en 1977, y en la clínica privada de La Inmaculada. Finalmente, tras tres años de obras, el hospital volvió a funcionar, aunque sin el salón de actos, que fue reconstruido posteriormente respetando escrupulosamente sus características originales, gracias a la Organización Nacional de Ciegos que financió estas obras. Con motivo de la celebración, en 1995, del Mundial de Esquí Alpino en Sierra Nevada varias obras de entidad fueron acometidas en los diferentes centros de la ciudad sanitaria, entre ellas la ubicación de un nuevo pabellón situado a la derecha del edificio principal de la residencia Ruiz de Alda.

En fecha reciente, se ha aprobado un Plan de Modernización que incluye, entre otras medidas, la renovación de la zona de las urgencias, ya ejecutada, la construcción de un nuevo bloque quirúrgico frente a la fachada principal y un aparcamiento subterráneo para unos 900 vehículos, proyecto redactado por Rafael Soler Márquez y Francisco Martínez Manso y que está previsto que concluya en 2010.

DOCUMENTACIÓN

Información Bibliográfica

BOTELLA, Aurelio: Residencia sanitaria en Granada (Hospital Virgen de las Nieves), En 1954, Revista Arquitectura, 150,

FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, Gloria: Nueva Granada. Destrozo de un paisaje, Granada: Caja General de Ahorros de Granada. Obra Social, 1999. 84-95149-04-4

ISAC MARTINEZ DE CARVAJAL, Angel: Granada en tus manos. La Ciudad Contemporánea, Granada: Corporación de Medios de Andalucía S.A., 2006. 97-98. 84-690-2285-7

MARTÍN MARTÍN, Eduardo; TORICES ABARCA, Nicolás: Guía de Arquitectura de Granada, Junta de Andalucía. Consejería de Obras Públicas y Transportes, 1998. 320. 84-8095-167-2

MORENO PÉREZ, José Ramón; MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa; PEREZ ESCOLANO, Víctor: 50 años de arquitectura en Andalucía: 1936-1986, En 1987, Sevilla: Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía, 1987. 84-505-4974-4

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417