IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 11/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Arquitectura Contemporánea de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Estación del Ferrocarril de Madrid Más imágenes + Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Estación del Ferrocarril de Madrid
Código: 230550006
Provincia: Jaén
Municipio: Linares
Dirección y vías de acceso: Paseo de Linarejos, s/n

DESCRIPCIÓN

Tipologías Actividades Cronología
Estaciones (Transporte) Transporte 1885/1914

Descripción

El edificio consta de un cuerpo central de dos plantas con los laterales algo más altos y sobresalientes del plano de la fachada y de dos laterales de un solo piso y techo plano, coronado por una balaustrada. Los vanos, rectangulares, se suceden rítmicamente por las fachadas y lucen arcos de medio punto muy rebajados -arcos segmentados-. Además el edificio se ve animado por el uso alternante en arcos y fachadas, de bandas de ladrillo rojo y blanco. El conjunto se completa con un porche, en el lado del andén, de cerchas metálicas sostenidas por columnas de forja. Su estilo se adscribe al eclectismo regionalista.


Datos históricos

La reactivación, modernización y explotación intensiva de la minería del plomo desde mediados del siglo XIX, bajo el protectorado de la Hacienda pública y acogida a la nueva legislación minera (Leyes de 1849 y 1859), supuso para Linares el ciclo expansivo más destacado de toda su Historia Moderna. Desde el siglo XVI había mantenido la estructura y funcionamiento social de una villa rural y en el XIX sufre un profundo cambio, a veces traumático, que afecta a la demografía, el urbanismo, la cultura, la educación, etc. En los quince años comprendidos entre 1860 y 1875, cuando Alfonso XII le concede el título de Ciudad, la población pasa de 12.342 habitantes a 36.630.
Su urbanismo está marcado por el inacabado "Plan de Ensanche" de 1875, de calles anchas y rectilíneas, donde predominan las casas de vecinos de dos o tres plantas, con fachadas de perfecta simetría en sus vanos y equilibrada conjunción del ladrillo rojo con la piedra de asperón, no exenta de filigranas, motivos y claves artísticas en sus elementos de adorno. Como consecuencia de este rápido desarrollo llega el ferrocarril a la ciudad a finales del XIX, construyendose la estación de Madrid por la compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante)
El modernismo, que tímidamente se asomaba a algunos proyectos finiseculares en la provincia de Jaén, como el de las Casas Consistoriales de Jaén (1899-1906), está preñado de resonancias históricas en una síntesis de la que arranca el tardoeclecticismo del primer tercio del siglo XX. La consideración del estilo modernista como un capítulo más de éste movimiento decimonónico es una de las aportaciones teóricas recientes y, desde luego, más polémica (Navascués y Quesada, 1992). A nivel provincial el proceso arquitectónico va a ir acompañado de una disgresión territorial importante, manteniéndose la pugna a principios del siglo XX entre el poderío económico de Linares y el poder político de Jaén capital, aunque este último se verá reforzado a partir de la segunda década de la centuria. En cualquier caso, la arquitectura ecléctica se va a convertir ahora más que nunca en el símbolo del enriquecimiento burgués, generalizándose en toda la provincia en un proceso que va íntimamente ligado a las oligarquías locales de ciudades como Andújar, Martos, Alcalá la Real, Úbeda, Villacarrillo, etc...; esto repercutirá en su variedad estilística, introduciéndose variedades formales atentas al capricho del comitente o del constructor, según las modas observadas en ámbitos más cosmopolitas, y creando obras difícilmente clasificables. Buena parte del hilo conductor de la arquitectura tardoecléctica del siglo XX reside en el empleo del ladrillo, existiendo aquí una corriente más funcional ligada a proyectos públicos, y otra que subraya los efectos orientalizantes, ligada a la arquitectura del ocio o a la doméstica. Dentro de la arquitectura del ladrillo, propiamente dicha, destaca la construcción de la Granja Agrícola de Jaén (1904).
La construcción del Teatro Cervantes de Jaén (1906) introduce importantes cambios en el panorama estilístico de la arquitectura provincial. Si bien éstos se enmarcan dentro de las corrientes del clasicismo ecléctico, vemos por primera vez matices que pueden ser considerados modernistas; así, se combina un elemento muy característico del eclecticismo decimonónico como es el arco rebajado, con molduras, guardapolvos y cornisas de un decorativismo que resulta novedoso. Esta línea moderna y elegante, cosmopolita y de buen gusto, representativa de la Belle Epoque. En la Estación de Madrid de Linares también se observa esta alternancia cromática, aunque con el empleo de la sillería, como corresponde a la envergadura de un proyecto de arquitectura pública. Esta obra constituyó en su día la tercera estación urbana de la ciudad, la cuarta si contamos el enlace de Vadollano, y supuso el impulso definitivo para la urbanización del Paseo de Linarejos, el gran ensanche urbano de Linares.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417