IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 08/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Arquitectura Contemporánea de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Casa Montoya Más imágenes + Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Casa Montoya
Otras denominaciones:Chalet de Antonio González Egea Código: 40130217
Provincia: Almería
Municipio: Almería
Dirección y vías de acceso: Plaza Circular, esquina C/ Gerona

DESCRIPCIÓN

Tipologías Actividades Cronología
Viviendas unifamiliares Actividad residencial 1928

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Langle Rubio, Guillermo Proyecto 01/01/1928

Descripción

Chalet-vivienda burgués de estética regionalista con arreglo al modelo de caserío vasco, situado en un solar en esquina con ubicación estratégica al final del Paseo y aislado de la trama urbana con jardines.
La estructura constructiva muestra pilares de hormigón armado y cubierta general con vigas de hierro en T, mientras el cierre se realiza con muros de mampostería y ladrillo. El juego de madera al exterior, característico de la arquitectura montañesa o vasca, es puramente epidérmico e ilusorio, obtenido mediante la pintura sobre las vigas de hormigón armado.

El chalet presenta una planta aproximadamente rectangular, con distribución obtenida a partir del juego de dos ejes, el paralelo a la calle y el transversal de la entrada a la puerta principal. La planta baja presenta las habitaciones más nobles y representativas, con gran entrada de distribución y alto zócalo de madera, mientras que la planta alta albergaba las habitaciones privadas con dormitorios y aseos. Ello refleja una jerarquización espacial típica de la alta burguesía almeriense.

El alzado de la vivienda presenta con sótano, dos plantas y buhardilla aprovechando la cubierta a dos aguas con grandes aleros del modelo de casona vasca. La fachada se diseña con arreglo a la estética regionalista y nacionalista de principios de siglo, materializada en enorme tejado, grandes aleros, pórticos, escudo nobiliario, solana en la última planta, maderas vistas, textura de materiales ¿, en realidad un juego exótico a la tradición local reflejando el deseo de diferenciación económica y cultural de su propietario, el financiero Antonio González Egea. Sin embargo algunos de esos elementos son pervivencia de detalles compositivos y decorativos de la tradición neobarroca en la arquitectura almeriense de los años 20.
La planta es solucionada de manera brillante y sencilla a partir del juego de dos ejes creados por las dos crujías paralelas al plano de fachada y el recorrido transversal de la entrada con la terraza trasera.
La obra se inscribe dentro del nacionalismo genérico que define a la arquitectura española del primer tercio del siglo hasta la irrupción del movimiento moderno durante la Segunda República, y que se formula un regionalismo adaptado a las tradiciones locales, pero sistematizado en dos grandes opciones geográficas y estéticas: la arquitectura montañesa para el norte peninsular y el estilo sevillano para el Sur Ambas opciones serán propuestas por Guillermo Langle, aunque sin olvidar sus aportaciones personales. La Casa Montoya es el único proyecto de arquitectura montañesa desarrollado por nuestro arquitecto, explicable únicamente por la exigencia y reto de diseñar una casa vasca en recuerdo, quizás, de algunas vacaciones de la familia González Egea. El resultado es un juego exótico y una indiferencia ante las condiciones climáticas, que permiten liberar las opciones culturales del proyecto.
Sin embargo, a pesar de esos elementos descontextualizados, hay en esta vivienda unos rasgos de clara relación con su arquitectura historicista neobarroca, como es el interés decorativista reflejado en el juego de color y textura producidos por la exteriorización de los materiales de construcción: madera, piedra, ladrillo. Asimismo hay un deseo premeditado de romper cualquier rígida regularidad de la composición académica: variación en el tamaño y forma de los huecos, falta de simetría en la composición de la fachada...
El balance en encontrarnos con un proyecto brillante que aglutina un estilo exótico de vivienda montañesa, elementos de su peculiar lenguaje neobarroco y la experimentación de una distribución interna coherente con la funcionalidad y la representatividad de una vivienda de alta burguesía. No siempre tendrá esas magníficas posibilidades de expresión.

El jardín forma un bloque conceptual y urbanístico con el edificio, al darle el necesario complemento verde y frondoso para una casona tradicional vasca, y le permite aislarla del resto de la trama urbana, otorgándole un papel de mayor prestigio social y económico al propietario, Antonio González Egeaa, el hombre más rico de la ALmería del momento.


Datos históricos

El proyecto fue promovido por Antonio González Egea, un rico prohombre de la burguesía almeriense: terrateniente, consignatario de uva, banquero (heredero de la antigua Casa Mercantil J. Egea e Hijos), además de concejal en varias ocasiones y alcalde de Almería.
Algunas vacaciones en Biarritz, en territorio vascofrancés, le pudieron sugerir un especial interés por la arquitectura del caserío vasco y el uso de la madera como elemento constructivo diferencial. También podemos remitirnos a la influencia de la arquitectura inglesa, conocida por Antonio González Egea por sus múltiples negocios en aquel país.
Sin embargo la realidad es que nunca llegó a habitarla, porque lo impidió la propia conclusión de las obras y el inicio de la Guerra Civil (estuvo durante los tres años en la cárcel, salvando milagrosamente la vida, y morirá 6 meses después del término de la contienda). Posteriormente allí vivió su hijo José González Montoya (1901-75), que ocupa la vivienda de recién casado y cuyo apellido define de manera coloquial a la casa, y actualmente su viuda, Francisca Díaz Torres, habiendo sido donada posteriormente al Ayuntamiento de Almería con la obligación de convertirla en casa-museo.

La vivienda había sufrido graves desperfectos y expolio durante la Guerra Civil, por lo que hacia 1942-43 se restaura con ayudas públicas para la Reconstrucción de la Dirección General de Regiones Devastadas. Es la oportunidad para que José González Montoya haga una reforma en profundidad de la vivienda, pues había sido diseñada para un viudo (su padre, Antonio González Egea) con apenas 3 dormitorios

Como anécdota y reflejando el momento más ¿ilustre¿ de la casa, debemos recordar que allí se alojó Franco el 9 de Mayo de 1943, dentro del programa de su primera visita a la ciudad, posiblemente por la carencia de un edificio público con suficiente nobleza para tal ¿huésped¿ tras la Guerra Civil.

DOCUMENTACIÓN

Información Bibliográfica

MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa: La Vanguardia Imposible. Quince años de arquitectura contemporánea andaluza, Sevilla: Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, 1990. 333. 84-87001-50-5

RUIZ GARCIA, A.: Arquitectura, vivienda y reconstrucción en la Almería de posguerra (1939-59), Almería: Instituto de Estudios Almerienses, Colegio Arquitectos y Colegio de Aparejadores, Almería, 1993.

VILLANUEVA MUÑOZ, Emilio Angel: Urbanismo y arquitectura en la Almería moderna (1780-1936), Almería: Ed. Cajal, 1983.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417