IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 05/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Arquitectura Contemporánea de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Hotel Los Lebreros Más imágenes + Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Hotel Los Lebreros
Código: 410910637
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla
Dirección y vías de acceso: C/ Luis de Morales, nº 2

DESCRIPCIÓN

Tipologías Actividades Cronología
Hoteles Hostelería 1973/1978

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos García de Paredes Barrera, José María Proyecto y Dirección de las Obras 01/01/1973
Arquitectos Olivares James, Gerardo Proyecto y Dirección de las Obras 01/01/1973
Arquitectos La-Hoz Arderius, Rafael de Proyecto y Dirección de las Obras 01/01/1973
Aparejadores Blandón Soto, José Antonio Dirección de la ejecución de las Obras 01/01/1973
Arquitectos Martín Nieto, Lorenzo Dirección de la ejecución de las Obras 01/01/1973
Aparejadores Mauriño Pérez, Antonio Dirección de la ejecución de las Obras 01/01/1973
Aparejadores Pérez Val, Ricardo Dirección de la ejecución de las Obras 01/01/1973

Descripción

Situado en una de las parcelas de esquina que conforman la calle Luis Montoto y la avenida Luis de Morales, en pleno barrio de Nervión, este edificio destinado a hotel es hoy una oferta de alojamiento propia de una zona de actividad económica que garantizan los grandes centros comerciales y de ocio que en las proximidades hoy se acumulan: el Corte Inglés y el Centro Comercial Gran Plaza. En este proceso de revitalización social y económica ha de considerarse también la cercanía de la estación de Santa Justa, construida en el año 1992. El uso hotelero se está consolidando en el eje que definen las avenidas Luis de Morales y San Francisco Javier, con edificios para este uso de reciente construcción, confirmando la creciente especulación inmobiliaria del sector, uno de los más cotizados de la ciudad.

Las avenidas que en continuidad unen la estación ferroviaria con el puente de las Delicias, entre la que se encuentra Luis de Morales, hacen de este eje un corredor rápido de conexión entre la estación, los centros comerciales y el Aljarafe. Se deduce por lo tanto un entorno colmatado y densificado de edificaciones de gran volumen con escasos espacios abiertos. Perpendicular a este eje, la calle Luis Montoto, conecta la ciudad histórica con la parte este del término municipal, prolongándose hasta transformarse primero en la avenida de Andalucía y luego en la autovía A92. Por esta circunstancia, la calle Luis Montoto presenta un alto nivel de tráfico rodado, aliviado en parte al cruzarse con la Avenida Luis de Morales, utilizada para distribución del tráfico hacia el norte y sur dentro del ámbito urbano de la ciudad.

Como ocurre con otras vías de similares características, en la calle Luis Montoto, aún es posible observar algunas de las construcciones típicas que desde principios del siglo XX se situaron alineadas a esta vía de salida de la ciudad. El más próximo es el antiguo colegio Oriente, unas instalaciones que adecuó Juan Talavera en la década de los veinte a tal uso; y no mucho más alejado las instalaciones industriales de la fábrica de cervezas Cruz del Campo; construcciones pioneras en esta zona al realizarse sus edificios a partir del año 1903.

El hotel Los Lebreros ha mantenido su uso desde su inicio a finales de los años setenta lo que a nivel general ha supuesto la permanencia de los principales rasgos formales, volumétricos y constructivos. Propio del uso de hotel de alto nivel, los bajos se destinaron a actividades comerciales y de ocio, siendo lógicamente las partes más alteradas con los cambios de propietarios y tipo de comercio que se han sucedido a lo largo de los años.

El edificio se posiciona en la parcela de manera contundente, alineado a Luis de Morales pero retranqueado ocho metros, en una inteligente operación de los arquitectos que ampliaba el ancho de la calle y consecuentemente la altura máxima del edificio, concentrando así la edificabilidad en las plantas destinadas a las habitaciones. Con ello se resolvía además el acceso, mediante un apeadero cubierto por un gran vuelo. La posición de este volumen emergente próximo a la avenida Luis de Morales, dejaba el mayor espacio abierto en su parte trasera, en el contacto con el barrio de Nervión, entonces con una escala más doméstica, por lo que en esta parte del solar se situaron la piscina y los jardines.

Acorde a la categoría del hotel y con la intención de ofrecer variedad de ocio tanto a sus huéspedes como a los habitantes de la zona, en las dos plantas de sótano, planta baja y primera se desarrollaba un amplio programa funcional, desde aparcamientos para vehículos y múltiples salas destinadas a las instalaciones centralizadas de agua sanitaria, eléctricas (centro de transformación propio), mecánicas, talleres para reparaciones, almacenajes, vestuarios para personal, peluquería, zonas de bar y comedor, cocina, vestíbulo etc., hasta las hoy habituales salas de reuniones y sala de convenciones para 300 personas; a partir de 1978 se añadieron además un bingo y una discoteca, diseñadas también por los arquitectos del hotel. Todo este extenso programa se desarrolla en gran parte bajo rasante evitando agotar edificabilidad sobre la cota cero, aunque las necesidades de espacio para responder a este extenso programa obligó a que en las dos primeras plantas el volumen fuese mayor que el que se destina a las habitaciones a partir de la planta segunda.

Para el uso propiamente de hotel se proyectaron once plantas, desde la segunda a la decimotercera, con habitaciones simples, dobles y suite. La organización es del tipo corredor que da acceso a las habitaciones que se orientan indistintamente hacia las fachadas este y oeste. La disposición del núcleo de comunicaciones verticales es central. Para aliviar la contundente imagen que al exterior supone la contemplación de esta parte del edificio de trece plantas de altura, el corredor interior es utilizado para desplazar tres módulos (en total 10,50 metros) las baterías de habitaciones orientas al este, de las orientadas al oeste. De esta manera los testeros no muestran al exterior el total del ancho que se alcanza en la sección transversal del edificio (16,80 metros). Esta operación compositiva permitió también incluir en el volumen de una manera discreta la escalera de incendios, siendo hoy un ejemplo de integración a seguir con estos elementos de seguridad.

El espacio vestibular tiene especial significado, a través de los materiales empleados y sobre todo por la escalera semicircular de gran dimensión que introduce en escala a este representativo espacio de recepción.

Propio de las arquitecturas de esa época, el edificio está racionalmente estructurado y modulada su construcción. La estructura es una retícula que en sentido longitudinal separa cada pilar 7,00 metros, siendo variable en sentido transversal. El volumen destinado a las habitaciones, es en triple crujía y la modulación de la estructura en sentido longitudinal permite ajustar las estancias a 3,50 metros de ancho, es decir dos por cada vano estructural. La racionalización de la estructura en fachada supone la estandarización de los elementos constituyentes del cerramiento, en las carpinterías y en las celosías que finalmente fueron añadidas al edificio. La imagen exterior quedó aún más uniformada con los revestimientos cerámicos de color marrón oscuro.

Resulta difícil imaginar una estampa actual de la zona sin el emergente volumen del hotel Los Lebreros, siendo hoy parte del paisaje colmatado de la primera periferia urbana de la ciudad. Han que resaltarse sus cualidades constructivas, especialmente en el uso contenido de los materiales de revestimientos y en la aplicación racional de las distintas unidades constructivas, que permite que tanto la estructura, las instalaciones, las carpinterías o los revestimientos de fachada queden acoplados unos con otros favoreciendo la imagen del edificio. Esta preocupación por la construcción está también presente en la racionalización de las dimensiones, resultando un edificio modulado y repetitivo muy funcional al uso hotelero que necesita para la distribución más óptima y rentable de las habitaciones.


Datos históricos

Fecha del proyecto: octubre 1973.
Licencia de obras: 23 marzo de 1974
Inicio de las obras: 1 de junio de 1974
Recepción provisional fin de obra: 27 de julio de 1978.

Inicialmente, en el solar se desarrolló un proyecto para la ejecución de un grupo de 308 viviendas. El proyecto llegó a contar con la aprobación del Ayuntamiento (16 de diciembre de 1967), promovido por la sociedad Ibero Costain S.A. La decisión de construir un hotel en lugar de las viviendas fue tomada en 1972 para lo cual, la sociedad Hoteles Agrupados S.A., perteneciente al mismo grupo que Ibero Costain S.A. adquirió una nueva parcela a las existentes, con fachada a la calle Santo Domingo de la Calzada. La superficie de esta nueva parcela era de 1.151,37 metros cuadrados y junto a las anteriores, el hotel contaba para su construcción su superficie de terreno de 8.900,42 metros cuadrados.

El proyecto de 1973, denomina al hotel como ¿Hotel Faisán¿, con la categoría de tres estrellas. En el proyecto de final de obra de fecha noviembre de 1977, el hotel se denomina ya ¿Hotel Los Lebreros¿. Entre el proyecto de 1973 y 1977 se observan modificaciones en la distribución pero la más significativa es la de su fachada. Además del cambio de nombre y del relieve de dos cabezas de faisanes que junto a la entrada se había diseñado, el hotel incorporó en obra la celosía de sus fachadas este y oeste que tanto caracterizan hoy su imagen.

La altura máxima del edificio es de 41,60 metros (42,00 metros de ancho presentaba tras el retranqueo de ocho metros la Avenida Luis de Morales). El hotel se construyó con un total de 216 plazas de aparcamientos y 602 habitaciones. En el proyecto de 1973, el presupuesto ascendía a 215.897.435,58 pesetas, pero cuando se concluyó se certificaron 439.863.000 pesetas.

DOCUMENTACIÓN

Información Bibliográfica

AA.VV: Guía de arquitectura de Sevilla y área metropolitana siglo XX., En 1992, Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Oriental y Occidental, SE-048. A.I.S.:21; G. 84-88075-15-4

CAPILLA RONCERO, Ignacio; SÁNCHEZ-CID ENDÉRIZ, José Ignacio; RAMOS CARRANZA, Amadeo: Arquitectura del Racionalismo en Sevilla: inicios y continuidades, Sevilla: Fundación para la Investigación y Difusión de la Arquitectura, Colegio Oficial de Arquitectos, 2003. 264. 84-931315-7-1

GARCÍA TORRENTE, Ubaldo; REINA FERNÁNDEZ, Juan Carlos; YÁÑEZ SEMPERE, Juan Luis: Guía de la Arquitectura de Sevilla y Área Metropolitana. SXX., En 1992, Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental, 1992. 99. 84-88075-14-6

VÁZQUEZ CONSUEGRA, Guillermo: Guía de Arquitectura de Sevilla, En 1992, Sevilla, Junta de Andalucía. Consejería de Obras Públicas y Transportes., 1992. 84-87001-94-7

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417