IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Vivienda 0039
Código: 01210040039
Caracterización: Etnológica
Provincia: Huelva
Municipio: Almonaster la Real

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Viviendas de grandes propietarios Actividad doméstica 1670/1679

Descripción

Corresponde a una vivienda de gran propietario, de 12 metros de fachada por unos 17 metros de profundidad. La casa cuenta con tres plantas y cinco crujías: la planta baja o vivienda, que se continúa en la bodega de la parte posterior, la planta segunda, también destinada a vivienda, y una tercera planta que es el "doblao". Las dos primeras crujías son paralelas a la calle. Otras dos crujías, en la mitad izquierda, son perpendiculares a estas dos primeras. La quinta crujía vuelve a ser paralela a las dos primeras. En la primera crujía se ubican: el zaguán en el centro y dos salas a ambos lados, a las que se accede desde el "hall" de la segunda crujía. En la segunda crujía encontramos este "hall" o recibidor y dos dormitorios, uno a cada lado. Una tercera crujía es ocupada por el comedor y la cocina, ubicadas sucesivamente en el sentido de la profundidad. Un pasillo que conduce desde el recibidor (hall) al patio posterior más una bodega forman la segunda crujía perpendicular. El baño, el hueco de las escaleras, el garaje y la cuadra conforman la última crujía. Las escaleras no son las originarias de la casa, sino que fueron reconstruidas en los años treinta y se hicieron en forma de caracol, una solución que no hemos encontrado en ninguna otra casa de la Sierra. El jardín de la casa no está en la parte posterior, como es lo más frecuente, sino en el lado derecho.
La fachada es, proporcionalmente, más ancha que alta, lo que es normal en la arquitectura tradicional andaluza, tratándose de muros de mampostería o tapial, como lo son éstos, anteriores a finales del XIX. Consta además la fachada de dos grandes ventanas a ambos lados de la puerta, ambas sobresalientes del plano de fachada y provistas del respectivo dosel y pedestal. Igual solución adoptan las ventanas de la planta segunda, equidistantes del balcón central y un poco más pequeñas que las inferiores. Muy destacable y característico de la arquitectura de las grandes casas del XVII y XVIII es el alero, bastante saliente del plano de fachada y que salva el ángulo a base de molduras corridas sucesivas. En los sillares de las esquinas este sistema sobresale aún más creando una sensación visual de refuerzo del muro, que remata incluso en las tejas, que adoptan otra forma para amoldarse a los ángulos de las esquinas. La puerta de entrada es de proporciones considerables, enmarcada por falsas pilastras, que constituyen una portentosa portada que remata en una protuberante cornisa que sirve de suelo al balcón superior.
Los elementos sustentantes son muros de mampostería. Pero en este caso, y como una verdadera excepción en toda la comarca, las esquinas cuentan con auténticos sillares de piedra como refuerzo de unos muros que deben soportar la presión de las bóvedas del interior. Son muy pocos los ejemplos de este tipo que se encuentran en la Sierra.
Elementos sostenidos: En la techumbre encontramos sólidas y hermosas bóvedas baídas con luetos en toda la planta baja, las conocidas como "bóvedas extremeñas". En la segunda planta los techos son ya de maderación, lo que es incluso una exigencia técnica, pues otro sistema de bóvedas superpuesto al de la planta baja se haría ya excesivo para ser soportado por los muros. La cubierta es a dos aguas, la parte anterior y posterior de la casa, y es idéntica a todas las que venimos describiendo: pares que asientan en los muros de carga, sobre los que se disponen las alfajías y las tejas finalmente.
La solería de la planta baja y de la segunda, también vivienda, son las tradicionales losas hidráulicas, de gran calidad, pues conservan el brillo de los colores, siendo éstos distintos en cada dependencia. El suelo del "doblao" es de baldosas de barro cocido, al igual que el suelo de la bodega.
Los vanos son todos adintelados, excepto los de comunicación del zaguán, el pasillo y la puerta de salida al jardín. En cuanto a los sistemas de cierre, todos son de doble hoja y no acristalados, a excepción del cierre de la puerta entre el zaguán y el "hall", que es acristalada y de una sola hoja.
En el interior destaca especialmente las pinturas de las bóvedas, de diferentes colores, todos tenues y cálidos, acompañados de dibujos geométricos y florales.
Debe destacarse también la presencia de escayolas de adorno en las puertas de comunicación entre las distintas crujías.
La cocina cuenta con varías alacenas y en el comedor hay dos grandes chineros.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Vivienda 0039, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417