IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Casa en calle Lealas, nº 20 Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Casa en calle Lealas, nº 20
Otras denominaciones: Palacio de los marqueses de Hoyos ; Casa-Palacio de la marquesa de La Puebla de los Infantes. ; Palacio de los duques de Almodóvar del Río Código: 01110200024
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Cádiz
Municipio: Jerez de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Casas Actividad doméstica Edad Moderna 1600 Estilo herreriano
Casas Actividad doméstica Edad Contemporánea 1899 Neorrenacimiento

Descripción

La casa-palacio se ubica hacia la mitad de la calle Lealas y su solar abarca un importante espacio de la misma. La edificación que ha llegado hasta nuestros días se puede fechar, casi en su totalidad, en la primera mitad del siglo XIX cuando a iniciativa de don Antonio Sánchez Romate se amplían los edificios que constituyen la casa. En sus inicios formaba parte de un conjunto arquitectónico más complejo, compuesto por varias bodegas y dependencias anexas a las mismas, en una clara relación con lo que constituía la bodega familiar.

La casa, cuya fachada principal está distribuida en dos plantas, es de factura sencilla, sin decoración ni ornamentos. La planta baja está surcada por acanaladuras horizontales, que se interrumpen en las embocaduras de los vanos, y sobre éstos forman un diseño a modo de dovelas; en la planta alta el revoco imita un suave despiece de sillares. Sobre la ventana de la derecha de la entrada principal hay una placa conmemorativa colocada por el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera en 1906, dedicada a don Juan Manuel Sánchez y Gutiérrez de Castro, duque de Almodóvar del Río, político del partido liberal y ministro de Estado.

En la planta baja la fachada se abre al exterior mediante siete vanos, correspondiendo el central, que es de mayor tamaño, a la puerta de ingreso al inmueble. A ambos lados de la puerta se sitúan las ventanas, dos a cada lado. Se interrumpe este ritmo en el lado izquierdo de la fachada, tal vez como consecuencia de una reforma posterior en la que se abrieron los huecos correspondientes al garaje y al vano situado sobre el mismo. En la planta principal, buscando una simetría con la distribución de la planta baja, se abren seis vanos. El central, sobre la puerta de ingreso, es un balcón con cerrajería simple que comunica con el salón de baile. El hueco está enmarcado por una moldura plana y se cierra con una puerta de persiana tipo veneciana. A ambos lados del balcón se sitúan dos ventanas, con similar embocadura, menor tamaño y contraventanas también de tipo veneciano. Flanqueando dicho balcón, se sitúan dos cierros de madera y tejaroz. En el extremo izquierdo de dicha planta, sobre la puerta del garaje, hay un cierro de mayores dimensiones y similares características. Remata el edificio una cornisa y sobre ésta un antepecho que oculta las tejas.

La planta de la casa es de forma cuadrilonga, disponiéndose sus dependencias en torno a un patio rectangular, con suelo de barro y olambrillas, ajardinado con parterres de flores y naranjos, y con fuente hexagonal de azulejos en su centro. Una balaustrada a modo de antepecho recorre la mayor parte del perímetro superior del mismo. En dicho patio se ubican dos portadas de piedra, posiblemente piezas de acarreo. La portada que da acceso a las dependencias principales presenta una composición compleja, con acceso flanqueado por columnas pareadas sobre podio y embocadura mixtilínea. Sobre dicha portada, cerrada por una cancela de hierro forjado en estilo neogótico y con el blasón familiar, se yergue un balcón monumental coronado por un frontón partido. Flanqueando el cuerpo superior de la portada se sitúan las ventanas del piso principal que, enmarcadas por un alfiz, se disponen en parejas de vanos de medio punto peraltado y columna de mármol central. Este esquema se repite en el arranque de las alas laterales del patio, conformando un cuerpo de doble altura y composición unitaria en forma de «u». La otra portada, situada en el lado opuesto del patio (noreste) dando acceso a las dependencias secundarias del inmueble, es manierista y debe fecharse en la primera mitad del siglo XVII. En su composición destacan las pilastras corintias, los mascarones del friso y el frontón partido coronado en sus extremos por remates piramidales de raigambre herreriana.

Entre los elementos decorativos de la casa destacan las yeserías y los azulejos de los alfares sevillanos de Triana. Estos últimos pueden fecharse entre los siglos XVII y XVIII. Los azulejos decoran zonas del zaguán, vestíbulo bajo, escalera principal, patio y jardín, destacando especialmente los de la escalera y el paño del patio que alberga el escudo de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios con la leyenda «ARMAS DE NUESTRA MILICIA».

Ofrece particular interés el zaguán de acceso desde la calle Lealas, con cúpula de mocárabes, zócalo de azulejos y suelo pavimentado con losas de mármol blanco. Igualmente destacan, dentro de las dependencias de la planta baja, el billar y la biblioteca en estilo neorrenacentista. Esta última se realizó entre 1881 y 1885 según consta en la portada labrada en madera de cedro que da ingreso a la misma. Dicha portada, concebida a modo de frontispicio, presenta en sus extremos columnas de fuste estriado sobre pedestales y capiteles pseudocorintios, sobresaliendo en el cuerpo superior, como elementos ornamentales, dos grifos o animales fantásticos enfrentados. Remata todo el conjunto un frontón curvo, cuyo tímpano alberga un escudo de armas. La biblioteca queda singularizada por su chimenea, con decoración de grutescos, tondos y animales fantásticos. Asimismo resaltan las librerías de madera tallada, el artesonado con casetones de inspiración serliana, las vidrieras y los cordobanes policromados que recubren la zona alta de las paredes.

El vestíbulo bajo, contiguo al patio, se divide en tres piezas separadas por arcos rebajados sobre columnas de mármol. El espacio central, cubierto con bóveda de crucería, sirve de distribuidor. A su izquierda se abre una estancia en la que destacan el artesonado de inspiración neomudéjar, el zócalo de azulejos de Triana y la chimenea de campana realizada en piedra labrada. Ésta consta de dos cuerpos independientes: el inferior, con embocadura en forma de arco pseudoconopial, sobre el que se disponen tres rosetas; y la campana, diseñada a modo de cornisa sostenida por cuatro ménsulas. En el extremo contrario del vestíbulo está la escalera de acceso a la planta principal, cuyo diseño está inspirado en la «Escalera dorada» de la Catedral de Burgos. Se compone de tres tramos. En el primero la barandilla es de mármol de Carrara y en los restantes, de madera tallada con representaciones de animales marinos, que combina con celosía cuando alcanza la galería de la primera planta. Un pequeño fragmento volado de esta galería, con baranda de hierro forjado, comunica con la sala de los azulejos de Alcora. En el primer rellano, la escalera recibe luz a través de una ventana bífora enmarcada por un alfiz. La cubierta de la caja de escalera se cubre con cúpula sobre falsas trompas y decoración de lacería neomudéjar, en cuya clave aparece el escudo del linaje Hoces con el lema «SANGUINE EMPTA, SANGUINE TUEBOR». Completan la decoración los zócalos de azulejos trianeros, las columnas de mármol y las yeserías del hueco bajo de la escalera.

En el piso principal destaca el amplio recibidor y las extensas galerías con columnas de mármol que recrean la tradición mudéjar. El vestíbulo, decorado en estilo neorrenacentista, da acceso a los salones y al comedor, y se concibe como un lugar diáfano, delimitado mediante arcos sobre columnas e iluminado a través de grandes ventanales, con montante en abanico, que comunican con el patio. El suelo está pavimentado con baldosas de mármol en blanco y negro formando una variante del tradicional diseño de damero. Son de interés las cúpulas ovales con linterna que se sitúan en una de las galerías de dicho recibidor. Contiguo al mismo, destaca una sala presidida por una gran chimenea de inspiración medieval. Sobre el hueco de la misma se levanta un cuerpo dividido en dos registros: en el inferior destaca una pareja de leones sedentes sobre ménsulas de rodillos, mientras que el superior está definido por un arco apuntado que enmarca tres escudos de linajes vinculados a la familia: Fernández de Córdoba, Hoyos y Ximénez de Góngora; sobre dicho arco, en las albanegas, hay una pareja de guerreros a caballo.

Adyacente a este recinto, en su extremo sureste, hay una estancia a la cual se accede por una arcada triple de raigambre clásica. Dicha sala o «loggia», como tradicionalmente se le ha denominado, evoca un jardín interior y está pavimentada de azulejos de Alcora con representaciones de animales y arquitecturas chinescas. En el centro una fuente a ras de suelo, a modo de surtidor, centra la composición de la sala. Es significativa la chimenea realizada en mármoles de colores y de clásico diseño arquitectónico. Todas las paredes de la habitación están decoradas con trampantojos, simulando un zócalo con incrustaciones de mármol y en la parte superior plantas y aves. Del mismo modo, en el techo hay otro trampantojo imitando un celaje.

En el lado opuesto de la planta y aledaño al recibidor se encuentra el comedor. Posee solería gris y blanca, zócalo de mármol negro y chimenea realizada con distintos tipos de mármol, en la que destacan dos pequeñas ménsulas y el busto de un beduino. En el paramento opuesto a la chimenea y empotrado en el muro hay un aguamanil con relieve de mármol blanco que representa a una ninfa acuática que porta en su regazo un cántaro y se sienta sobre un pez. En la parte superior una cartela contiene las iniciales A.S.R. que aluden a don Antonio Sánchez-Romate. Las paredes, decoradas al gusto italiano, están pintadas en amarillo y adornadas con imitación de pilastras clásicas coronadas por un friso con motivos vegetales. Es muy significativa la puerta de laca china, en rojo y dorado con motivos de «chinoiserie» y aplicaciones de grabados con vistas de ciudades en la zona inferior.

Los salones de la planta principal se suceden consecutivamente con magníficos pavimentos de mármoles formando dibujos en blanco y rojo. Los espacios son amplios y suntuosos; sobresaliendo el antiguo salón de baile, que comunica con el recibidor. Una arcada separa los dos ambientes del mismo, decorándose sus paramentos con diferentes tratamientos. La zona más amplia, que conecta con el recibidor, está pintada en verde claro y sus paredes se enmarcan con molduras blancas de gusto romántico francés; mientras que el extremo que comunica con el salón de damasco rojo tiene las paredes blancas y ornamentadas con un fileteado en rojo. El salón posee una chimenea de mármol blanco con decoración en relieve de roleos de hojas de acanto, guirnaldas de frutas, ménsulas y cabezas de leones. La biblioteca de la planta alta, en estilo Luis XIV, tiene las paredes enteladas en damasco color miel y alberga en uno de sus frentes dos librerías con puertas de madera, protegidas con tela metálica y tiradores de bronce. El salón entelado en damasco color rojo, habilitado como despacho y zona de tertulia, posee una chimenea francesa de mármol negro con incrustaciones en bronce.

Al jardín de la casa se accede en eje acodado desde el patio central. El primer tramo se separa del resto a través de una escalinata flanqueada a ambos lados por una balaustrada de piedra. Esta zona del jardín está diseñada siguiendo las pautas decorativas del patio, encontrándose pavimentada con losetas de barro, olambrillas, pequeños arriates laterales, banco de fábrica recubierto de azulejería y dos vanos decorados con molduras barrocas de corte regionalista que albergan los escudos familiares de Sánchez y Góngora. El resto del jardín, de clara influencia francesa, tiene un diseño sencillo, organizándose en parterres mixtilíneos y rotondas, delimitados por setos de grama y mirto. En la vegetación destacan los naranjos, limoneros, palmeras, tuyas, glicinias, jazmines trepadores, celindas, rosales, varios ejemplares del árbol del amor o de Judas y diversos tipos de flores ornamentales. El cerramiento del jardín en la calle Rendona se realiza mediante un muro con vanos cegados, rematado por una pequeña cornisa, y acabado en un cuerpo central con forma de trapecio mixtilíneo.


Datos históricos

Esta casa constituye un testigo excepcional del modo de vida de la aristocracia andaluza durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Sus interiores se han conservado de modo intacto, siendo una muestra fidedigna de la transformación que experimentaron muchas de las residencias de la nobleza durante el período romántico. Refleja a la perfección el gusto por la mezcla de estilos y la búsqueda del embellecimiento mediante el uso de las artes decorativas en la arquitectura, según los cánones estéticos de la época. Por ello, la casa alberga un compendio de estilos artísticos con una clara influencia historicista, en un pretendido intento de recuperar las corrientes arquitectónicas del pasado, mezclándolas de un modo ecléctico y buscando crear un nuevo resultado. Los estilos predominantes en la definición de sus interiores son el neorrenacimiento y el neomudéjar, en un claro ejemplo de conciliación y búsqueda de un estilo propio, que a mediados del siglo XX se definió como «estilo español». También está presente el estilo isabelino y el gusto francés con la recreación de los estilos Luis XIV y Luis Felipe.

El inmueble, que ha experimentado diversas modificaciones desde su construcción hasta principios del siglo XX, es una muestra evidente de la pujanza económica y el gusto por las artes de una de las familias más ilustres de la sociedad jerezana de la época. En concreto, en 1870, doña Genoveva de Hoces y Fernández de Córdoba, VIII duquesa de Almodóvar del Río y VI marquesa de la Puebla de los Infantes, y su esposo don Juan Manuel Sánchez y Gutiérrez de Castro realizaron obras en el edificio que dieron a su interior un ambiente romántico. Entre 1881 y 1885, según consta en el rotulado de la portada de madera que da acceso a la biblioteca de la planta baja, se realizó una reestructuración considerable de la casa, introduciéndose una gran profusión de elementos ornamentales muy característicos en los palacetes de la época. Posteriormente, en 1902, volvieron a realizarse nuevas obras de consolidación, encargadas por doña Isabel Sánchez de Hoces, VII marquesa de La Puebla de los Infantes, y por su esposo don José María de Hoyos y Vinent.

Incrementa el interés histórico de esta casa haber sido lugar de nacimiento de don Juan Manuel Sánchez y Gutiérrez de Castro, duque de Almodóvar del Río. En 1925, siendo el palacio propiedad de los marqueses de Hoyos, fue visitado por SS.MM. los Reyes don Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia, durante el viaje que realizaron a Andalucía.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOJA 27/04/2010 80 60

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

Decreto 129/2010, de 6 de abril, por el que se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Monumento, la casa en la calle Lealas, núm. 20, en Jerez de la Frontera (Cádiz).. 60.

Incoación de expediente de declaración B.I.C. Resolución de 5 de marzo de 1985. 22/03/85, 594.

Información pública del expediente de declaración BIC. Anuncio de 28 de octubre de 2002. 28/11/02, 23316.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417