IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Torre del Homenaje del antiguo Castillo Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Torre del Homenaje del antiguo Castillo
Otras denominaciones: Torreón del antiguo Castillo Código: 01230140001
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Begíjar

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Torres Edad Media

Descripción

Situada al oeste de la calle de Paso Castillo, en la zona más occidental del municipio, a 555 metros sobre el nivel del mar. Del antiguo castillo de Begíjar se conserva la torre del homenaje en muy buen estado y del resto sólo son identificables un trozo de muralla, un talud y un escudo episcopal que debe ser una adición tardía. Fue levantada en el siglo XIII, siendo conquistado por Fernando III en 1226, y donado a la recién creada Diócesis de Jaén, para ser rehabilitada como residencia episcopal dos siglos después. El obispo que hizo construir la torre del homenaje debió traer un maestro de obras superior a los que por la misma época operaban en la región, quizá uno más acostumbrado a las construcciones de uso religioso que a las militares. Fue por tanto vivienda de los Obispos Jiennenses y más tarde se convirtió en cárcel eclesiástica.

El origen del castillo se vincula a los visigodos, aunque es posible que existiera una fortaleza anterior a ésta época. Posteriormente fue ampliado y reestructurado en época andalusí y posteriormente reformado por los cristianos.

Todo el recinto del Castillo de Begíjar se encontraba cercado de una alta y gruesa muralla, transitable por su adarve, accediendo a la segunda planta de la torre del homenaje a través de un puente arcado, convirtiendo ésta en albarrana. La torre tiene planta cuadrada de 9,80 m de lado con una altura actual de 13,70 m, probablemente un par de metros menos que la original, que queda al descubierto la bóveda apuntada que techaba la segunda planta y sostenía la terraza. Está fabricada con mampostería, los muros muestran ventanas saeteras y contaba con elementos defensivos.

En su interior, se muestran detalles arquitectónicos y refinamientos ornamentales más propios de la arquitectura religiosa y palaciega que de la militar, en el que destacan la calidad arquitectónica de las bóvedas que cubren las tres plantas.

En el primer cuerpo de la torre, al nivel del suelo exterior, se alberga un aposento circular de 4 m de diámetro, cubierto por bóveda de media naranja construida con ladrillo. En el suelo de esta cámara hay un aljibe.

La entrada de la torre estaba al nivel de la primera planta, a 2,80 m sobre el nivel del suelo. Esta planta está cubierta con una bóveda terminada en unas falsas trompas de ladrillo. El aposento correspondiente a este nivel tiene la misma forma y dimensiones del inferior y también se cubre con bóveda de media naranja, algo aplanada. De aquí parten, obrado tardíamente a lo largo del muro, un vuelo de escaleras que dobla, ya empotrado dentro del muro del suroeste, para comunicar con la segunda planta.

En la segunda planta se abre una sala cuadrada de 4,90 m de lado, cubierta con una espléndida bóveda apuntada octogonal que descansa sobre trompas para adaptarse a la planta cuadrada. Esta bóveda quedó exteriormente descubierta al quedar mocha la torre. Las trompas presentan sendos arcos apuntados de ladrillo. De ladrillo es también toda la obra de la bóveda, así como las ocho nerviaciones que descargan empuje sobre otras tantas ménsulas de cantería aunando la plasticidad a la fortaleza. Esta segunda planta tiene cuatro huecos: dos aspilleras apuntadas y dos ventanas con bóvedas de medio cañón

En el centro de cada uno de los muros de la segunda planta observamos sendas aberturas de las que dos son saeteras; la del noroeste, ventana con alacena en el pasillo y la del suroeste, hoy también ventana, fue originalmente acceso a un puente de ladrillo que comunicaba con otras dependencias de la fortaleza. El puente ha desaparecido, pero quedan trazas de su arco en el muro exterior.


Datos históricos

Begíjar fue conquistado por Fernando III, en 1226, al mismo tiempo que Baeza, y entregada por el monarca al obispo de Jaén, a mediados del siglo XIII, como compensación por trasladar la sede episcopal de Baeza a Jaén: `y os doy la heredad que tengo en Bexixar, tanto el olivar como la torre¿. 

Los obispos de Jaén desde este momento mantuvieron el castillo de Begíjar, en el que se parapetaron para dilucidar sus malas relaciones con el Concejo de Baeza, lo que dio lugar a conflictos armados entre ambos poderes y a pleitos ante la Corona. 

En 1321, el Alfonso XI decidió recuperar Begíjar para entregarlo a Baeza, siendo una pieza de competencia entre la ciudad y el obispo de Jaén. El pleito entre el concejo de Baeza y el obispo de Jaén por Begíjar se prolongará durante toda la Baja Edad Media.

Así, a mediados del siglo XV, el obispo Rodrigo de Narváez empuñó la espada para conquistar el castillo y de nuevo reintegrarlo a la titularidad del Obispado, por lo que Baeza denunció ante el rey, sin embargo, al no prosperar estas gestiones, posteriormente en 1445, fue el Concejo de Baeza el que tomó el castillo por la fuerza. El litigio se resolvió con el empleo de la fuerza por medio de Baeza que tomó el castillo por la fuerza, hasta que finalmente los Reyes Católicos resolvieron el problema asignándole la propiedad al Obispado de Jaén.

Durante la guerra civil entre Enrique IV y la nobleza, en 1471, los Benavides, uno de los sectores litigantes de la nobleza baezana, cercaron el castillo, por lo que hubo de acudir en su auxilio el condestable Iranzo, partidario del rey.
 
Finalmente, en 1477, los Reyes Católicos definitivamente asignaron la posesión del castillo de Begíjar al Obispado de Jaén.

Con el paso de los años, el castillo cayó en el abandono, hasta que en el siglo XVI el obispo Fray Diego Deza decidió su derribo para la construcción del Palacio Episcopal dentro del mismo recinto, que contaba con un frondoso huerto que sirvió de residencia de verano a los prelados jiennenses.
Del derribo del castillo se salvó la torre del homenaje, al ser la parte mejor conservada. Ésta fue restaurada y convertida en cárcel del Obispado de Jaén. Finalmente, la torre quedó como residencia privada empotrada entre las viviendas colindantes.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

MORALES, Santiago de. Castillos y murallas del Santo Reino de Jaén. Instituto de Estudios Giennenses, 1958. 4300351.

Información documental

Centro de Documentación y Estudios. Jonathan Ruiz Jaramillo; María Isabel Alba Dorado; Luis José García Pulido, Revisión, cualificación y actualización de la información sobre arquitectura defensiva de la comunidad autónoma andaluza. Torre del Homenaje del antiguo Castillo, 2018.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417