IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de Zambra
Código: 01140580008
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Rute
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01140580007 Zambra

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Defensa Edad Media

Descripción

El castillo de Zambra se emplaza sobre un montículo calizo con excelente visibilidad. Al norte domina cumbres que conectan con la zona de Baena, como el Cerro de la Camorra y Los Lanchares de Cabra. Hacia el Norte-Noreste se divisan la Sierra de la Cabrera y la de Los Pollos. Al sur, hacia los 170º, se encuentra Rute, importante ciudad medieval. Al oeste se divisan los campos de Lucena, con el importante cerro de la Virgen de Araceli. Al frente, hacia el Este - Noreste, se encuentra Priego de Córdoba, con la Sierra de la Horconera, donde se emplaza la importante ciudad fortificada del Jardín del Moro. Hacia la misma dirección se halla la Tiñosa, máximo techo del entorno y de la provincia de Córdoba. Al este se divisa Algarinejo y Montefrío, municipios ya de la provincia de Granada. Al Este - Sureste está la Sierra de Rute, donde se emplaza el importante hisn o ciudad fortificada islámica de Rute el Viejo. Finalmente, al Noreste se localiza la aldea de Zambra, con su importante manantial.

Esta fortificación se levanta en un cerro de cierta elevación, en la cota 680, dominando por su cara Este el tajo de la roca natural, de unos 30 metros, sobre la que se eleva majestuosa su torre del homenaje, muy deteriorada y situada en el ángulo Noreste del recinto. El acceso es posible por sus caras Sur y Norte. El recinto, aunque pequeño, de 18 x 26 metros, lo es fundamentalmente por los relieves naturales pétreos que lo constriñen por el S y por cierto declive que lo limita por el Oeste. No existe muro en la cara Norte, por lo que se desconoce si ésta fue la entrada natural.

En el ángulo noroeste existe una torre incompleta con arranque en su cara o a un nivel más inferior por la elevación del terreno. El muro Oeste es el mejor conservado; es de una mampostería con piedras desbastadas en hileras; en el ángulo Sur se aprecia el grosor del muro y las características de su fábrica, la disposición ordenada del paramento y la mezcla del mampuesto y mortero del aparejo, para nuevamente estructurarse mejor el paramento interior, que da lugar a los habitáculos superpuestos, con bóvedas de cañón un tanto apuntadas y la disposición a tizón del mampuesto, con un grosor semejante al ladrillo.

Estos habitáculos tienen unos 18 metros de longitud, más reducido el superior, con una saetera en el muro Oeste. La altura es próxima a los 2 metros y la anchura de 2,40. Aún quedan delimitadas dos estancias entre estas habitaciones y el muro Este, independientes de la torre del homenaje, de las que sólo se dibujan los cimientos.

La torre del homenaje es cuadrada, de 9 metros de lado y unos muros de 2,20 metros de espesor. Se inicia en su cara Este a continuación de la piedra sobre la que apoya más bajo nivel del suelo sobre la que asienta por dentro. Da la impresión de elevarse para constituir una bóveda, pero sólo quedan restos de ella en el ángulo Noreste, ya que su cara Este deja un amplio hueco debido a la agresión o el deterioro.


Datos históricos

El origen del asentamiento humano en el solar de esta fortificación se remonta a época protohistórica (Edad del Bronce), pues aquí han sido halladas, entre otros materiales, puntas de flecha de arpón del período orientalizante (siglos VII - VI a. C.). Pero su gran importancia se registra en época romana, apreciándose gran cantidad de cerámicas en el lugar, sobre todo tegulae y terra sigillata itálica e hispánica. En el lugar está ampliamente documentada la existencia de una ciudad romana llamada Cisimbrium, sin duda origen de la posterior Zambra. Según María Luisa Cortijo, esta ciudad se extendería por el término actual de Rute y también por parte del de Priego de Córdoba, a juzgar por una inscripción encontrada en El Torcal, un terminus augustalis o mojón indicador de límite, fechado en el 84 d. C., y que marcaría la frontera de la ciudad en esta dirección. Posiblemente alcanzaría al oeste tierras de Lucena, al sur la villa romana de El Pamplinar, y al norte limitaría con Cabra. La ciudad aparece citada por Plinio (III, 10), sin que este autor le otorgara ningún estatuto privilegiado, siendo en época julio-claudia una de tantas ciudades estipendiarias. En el período Flavio alcanzaría, junto a otras ciudades de la zona, la categoría de municipio, tras la reordenación territorial comenzada por el emperador Vespasiano. Prueba de ello, además del mencionado mojón limítrofe, serían otras inscripciones en las que aparecen personajes que agradecen a los Flavios la consecución de la ciudadanía romana para ellos y su familia por haber desempeñado el cargo político más alto de la ciudad (duunvirato).

Esta ciudad antigua se enclavaba en uno de los caminos que unían la campiña cordobesa con el río Genil y alcanzó cierta importancia en su momento debido precisamente a su situación, que le permitía, como indica J. F. Rodríguez Neila, controlar un área tan importante como el valle medio del mencionado río. Sin embargo, según algunos autores como A. Arjona Castro, a la llegada de los árabes y beréberes en el siglo VIII es posible que esta entidad poblacional ya estuviese destruida o despoblada y sus gentes agrupadas en torno a las villas de los terratenientes visigodos o hispanorromanos, pero carecemos de datos fiables para dar por segura esta suposición.

A partir de ese momento estas tierras entran en una nueva época histórica - la medieval- caracterizada por dos períodos totalmente diferentes entre sí. Uno, el musulmán, durante el cual este territorio formará parte del mundo islámico, y otro, el cristiano, que implantó la civilización del Occidente europeo.

Del período musulmán en Zambra es poco lo que conocemos. Tal vez fue incorporada a territorio de los nuevos conquistadores después del 711, concretamente cuando el hijo de Musa ben Nusayr, Abd al-Aziz, conquistó los territorios de Granada (Ilbira) y Málaga (Rayya). Con la reestructuración territorial que se produce a raíz de la conquista islámica, Zambra pasará a englobarse junto con Rute en el distrito de Iznájar, que, según indica el cronista magrebí Ibn Idari, constituía el sector septentrional de la cora de Rayya (Málaga).

Al desaparecer el Califato y comenzar el período de los reinos de taifas, Zambra se integrará "como el resto de poblaciones cordobesas pertenecientes a la cora de Rayya- en el reino de los Banu Zirí de Granada, quedando vinculada probablemente al territorio granadino durante los restantes siglos de dominio musulmán.

Como indica A. Arjona, durante la etapa islámica Zambra, junto a Cabra, Lucena e Iznájar, se encontraba en el camino que desde Córdoba se dirigía a Loja.

La inmensa mayoría de la población del sur de Córdoba era indígena, aunque dominada por la minoría árabe. Concretamente, en la cora de Rayya se asentaron, como indica Joaquín Vallvé, los sirios del yund del Jordán, pero en poco tiempo un sector importante de la población hispanovisigoda se convirtió al Islam, recibiendo el nombre de muladíes.

Respecto al aprovechamiento económico, Zambra, cuyo

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985 155
Inscrito BIC Monumento BOE (C.E) 11/12/1985

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ARJONA CASTRO, Antonio. El reino de Córdoba durante la dominación musulmana. Diputación Provincial, 1982. 84-500-7882-2.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. MUÑIZ JAÉN, Ignacio, Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Córdoba. Castillo de Zambra, 1995.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural . Sur de Córdoba. Volumen II, 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417