IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Sitio Arqueológico de Córdoba
Código: 01140210146
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba
Códigos relacionados

Incluye a:
Código Denominación
01140210158 Calle Cruz Conde nº 14
01140210330 Casa Carbonell
01140210341 Avenida del Brillante s/n
01140210352 Edificio Ícaro. Polígono de Poniente
01140210353 Edificios Albero y Alamares. Polígono de Poniente
01140210362 Calle Pintor Espinoza
01140210240 Avenida de las Ollerías nº 2 esquina Plaza de la Lagunilla
01140210327 Calle Costanillas nº 34 esquina a Calle Rosales nº 5 y 9
01140210285 Calle Blanco Belmonte nº 4 esquina Calle Ricardo de Montis
01140210382 Edificio Danubio II. Polígono de Poniente
01140210404 Calle Yeso nº 2 y 4
01140210411 Capilla de San Bartolomé
01140210319 Calle Badanas nº 19 esquina Calle Consolación
01140210325 Calle Arroyo de San Lorenzo nº 10 y 12
01140210430 Calle Antonio del Castillo nº 5 y 7
01140210403 Calle Arroyo de San Lorenzo nº 2
01140210386 Edificio Coral. Polígono Margaritas-1
01140210394 Edificio Occidente. Polígono de Poniente
01140210357 Instituto Enseñanza Secundaria de Poniente
01140210366 Calle Adarve nº 4
01140210336 Calle Almanzor nº 20
01140210477 Calle Cárcamo esquina a Calle Moriscos
01140210466 Calle Mucho Trigo nº 37 recayente a Paseo de la Ribera nº 31
01140210182 Plaza de Colón: Diputación Provincial de Córdoba
01140210469 Torre de los Perdigones
01140210479 Plaza de la Corredera nº 46, 47 y 48 esquina a Rodríguez Marín
01140210457 Calle Concepción nº 12 esquina a Calle Uceda
01140210459 Calle Montemayor nº 12
01140210290 Calle Zamorano nº 7 y 9
01140210184 Calle Duque de Hornachuelos nº 6 y 8
01140210185 Calle Duque de Hornachuelos
01140210188 Plaza de San Pedro nº 25
01140210189 Calle La Palmera nº 8
01140210193 Calle Jesús María nº 5 y 7
01140210196 Calle Carbonell y Morán
01140210197 Calle Manuel de Sandoval nº 4
01140210198 Plaza de San Juan
01140210201 Plaza López Neyra nº 1
01140210203 Calle Rey Heredia nº 2 y 4
01140210438 Calle Arroyo de San Andrés nº 6
01140210441 Calle La Golondrina nº 8
01140210444 Calle Eduardo Dato nº 20
01140210455 Plaza Vaca de Alfaro nº 4 esquina Calle Osario
01140210292 Parque Zoológico
01140210293 Avenida del Aeropuerto
01140210296 Calle Duque de Fernán Núñez nº 11 y 13
01140210310 Calle Tomás Conde nº 8
01140210312 Calle Abéjar nº 32
01140210314 Calle Horno del Agua nº 9
01140210154 Calle Góngora cruce con Calle Cruz Conde
01140210156 Calle Cruz Conde nº 11
01140210159 Calle Cruz Conde nº 16
01140210161 Calle Cruz Conde nº 20
01140210163 Avenida del Gran Capitán nº 21
01140210165 Avenida del Gran Capitán nº 12 y 16
01140210166 Avenida del Gran Capitán nº 5
01140210169 Ronda de los Tejares nº 15
01140210170 Ronda de los Tejares nº 18 y 20 esquina Calle Manuel de Sandoval
01140210172 Ronda de los Tejares nº 25 esquina Calle Alonso de Burgos
01140210176 Calle Cruz de Juárez
01140210177 Calle Cruz de Juárez nº 16
01140210478 Calle Abéjar nº 14-16
01140210473 Calle Tafures nº 12
01140210205 Calleja del Niño Perdido
01140210207 Avenida de Manolete nº 3
01140210208 Avenida Teniente General Barroso Castillo nº 12
01140210213 Calle Ramírez de las Casas Deza
01140210468 Calle Moriscos nº 21
01140210180 Calle Ramírez de Arellano nº 5 y 7
01140210445 Plaza de la Alhóndiga
01140210052 Torre de la Calahorra
01140210122 Templo romano calle Claudio Marcelo
01140210307 Calle Santa Rosa esquina a Avenida de los Almogávares
01140210390 Edificio Amsterdam. Polígono de Poniente
01140210395 Edificio Picasso. Polígono de Poniente
01140210337 Calle Góngora nº 8 recayente a Calle Eduardo Lucena
01140210318 Calle Moriscos esquina Calle Aceituno
01140210304 Calle Escultor Fernández Márquez
01140210281 Calle Maese Luis nº 20
01140210284 Calle Blanco Belmonte nº 22 y 24
01140210239 Ronda de Tejares nº 6. Solar Viuda de Victoriano Gómez
01140210279 Manzana de Regina
01140210399 Calle Alfonso XIII nº 22
01140210315 Cuesta del Bailio nº 3
01140210334 Calle Blanco Belmonte nº 6
01140210133 Cercadilla
01140210405 Calle San Eulogio nº 15 esquina Calle El Portillo
01140210349 Edificio Caravelle. Polígono de Poniente
01140210369 Conjunto Esmeralda. Tablero Bajo
01140210323 Calle Reyes Católicos nº 17 recayente a Gonzalo de Ayora
01140210389 PRYCA La Sierra. Polígono Margaritas-1
01140210467 Calle Gutiérrez de los Ríos nº 56
01140210475 Calle Imágenes nº 13
01140210408 Calle Domingo Muñoz nº 2
01140210409 Calle Realejo nº 1 esquina a Calle Hermanos López Diéguez
01140210209 Calle Eduardo Quero nº 11
01140210392 Edificio Praga. Polígono de Poniente
01140210322 Calle Alfonso XIII nº 23
01140210212 Avenida Medina Azahara
01140210437 Calle Cárcamo nº 17 esquina Calle Moriscos
01140210440 Pasaje Ruíz Armenta nº 4 y 6
01140210443 Calle Conde de Gondomar nº 5 esquina Calle Sevilla
01140210447 Calle Concepción nº 13
01140210042 Baños árabes de San Pedro
01140210356 Edificio Zeus. Polígono de Poniente
01140210415 Calle Osio nº 18
01140210417 Pasaje Ruiz Armenta esquina a Calle Garellano
01140210418 Calle Músico Ziryab esquina Vial Sur
01140210402 Avenida Medina Azahara nº 43
01140210480 Baños árabes de la Pescadería
01140210423 Calle Postreta nº 5
01140210425 Calle Gutierrez de los Ríos nº 311
01140210429 Edifico La Cañada. Polígono de Poniente
01140210343 Calle Medina y Corella
01140210345 Calle Rodríguez Marín nº 5 y 7
01140210354 Edificio Comander. Polígono de Poniente
01140210363 Calle Ravé nº 14
01140210237 Calle Córdoba de Veracruz
01140210283 Calle Conde de Arenales nº 22
01140210288 Teatro de la Ajerquía
01140210309 Calle Empedrada nº 12 y 14
01140210311 Avenida Gran Capitán nº 29
01140210204 Calle San Pablo nº 13 y 19
01140210449 Calle Romero Barros nº 5
01140210450 Calle Eduardo Dato nº 24
01140210453 Calle Concepción nº 15 recayente a Calle Eduardo Dato
01140210465 Calle Magistral González Francés nº 5
01140210381 Edificio La Pérgola. Polígono de Poniente
01140210388 Tiendas CODECO y casas unifamiliares. Polígono Tablero Bajo
01140210407 Calle Alfaros nº 28
01140210102 Iglesia de San Pedro Apóstol
01140210436 Calle Ángel de Saavedra nº 10 y 12
01140210317 Calle Duque de Fernán Núñez nº 5
01140210321 Calle Muñices nº 33
01140210328 Calle San Fernando nº 93
01140210335 Calle Horno Venticuatro nº 6
01140210101 Iglesia de la Magdalena
01140210088 Mezquita Catedral
01140210339 Avenida de Barcelona
01140210347 Calle El Avellano nº 13
01140210316 Plaza de Maimónides s/n esquina Plaza Cardenal Salazar
01140210295 Plaza Gonzalo de Ayora nº 7
01140210435 Convento de Santa Clara
01140210456 Calle Averroes nº 6
01140210178 Calle Ramírez de Arellano esquina Calle Arguiñán
01140210244 Alcázar de los Reyes Cristianos
01140210282 Avenida de América nº 43
01140210428 Calle Lucano nº 24
01140210406 Calle Rejas de Don Gome esquina a Calle Muñoz Capilla
01140210432 Calle Moriscos nº 23
01140210305 Ronda de Isasa nº 4 y 6
01140210194 Urbanización Urbalegre
01140210210 Calle Córdoba de Veracruz - I.N.S.S.
01140210348 Calle Abéjarnº 33 y 35
01140210351 Zoco Córdoba
01140210364 Calle Amparo nº 5, 7 y 9 esquina Calle Pozo del Cueto
01140210241 Solar del Museo Arqueológico y Etnológico Provincial
01140210380 Calle Doña Berenguela esquina prolongación Avenida Gran Capitán
01140210414 Calle Valladares nº 14
01140210427 Calle Huerto de San Pablo nº 1
01140210332 Calle Terrones nº 4 y 6
01140210470 Calle Marroquíes
01140210421 Calle Olmillo nº 2
01140210331 Calle La Bodega s/n
01140210379 Edifiicio Minarete. Polígono de Poniente
01140210391 Edificio Proherto. Polígono de Poniente
01140210401 Plaza de la Lagunilla nº 4
01140210416 Calle San Pablo nº 17
01140210036 Puente romano
01140210422 Calle Muro de la Misericordia nº 20
01140210300 Ronda de Isasa esquina Calle Caño Quebrado
01140210324 Calle Muñoz Capilla nº 1 y 3 esquina Arroyo de San Andrés
01140210340 Arco Viario Sur
01140210342 Calle San Pablo nº 9 y 11
01140210419 Plaza de San Rafael 1 esquina Calle Arroyo de San Rafael
01140210434 Calle Costanillas nº 10
01140210234 Calle San Álvaro nº 8 esquina Calle García Morato nº 3
01140210368 Plaza de Judá Leví nº 6
01140210238 Avenida Gran Capitán -Aparcamientos
01140210410 Calle Morería nº 5
01140210326 Calle Góngora nº 13
01140210338 Plaza de la Compañía nº 1 y 2
01140210280 Calle Alfonso XIII nº 14 y 16
01140210046 Baños árabes de Santa María
01140210400 Calle Pérez de Castro nº 5-9 esquina Calle Montemayor
01140210383 Calle Escritor Conde de Zamora esquina a Calle Guerrita
01140210393 Edificio Puerta Real. Polígono de Poniente
01140210190 Calle Abderramán III
01140210424 Calle Averroes nº 8 y 10
01140210426 Calle Conde de Torres Cabrera nº 24 esquina Calle Ramírez de las Casas Deza
01140210350 Calle Guerrita esquina Calle Vicente Aleixandre
01140210355 Edificio Corvette. Polígono de Poniente
01140210365 Calle Frailes nº 19
01140210236 Plaza de Judá Leví
01140210245 Iglesia de Santo Domingo de Silos. Plaza de la Compañía
01140210294 Calle Saravia nº 3
01140210202 Avenida de las Ollerías nº 19
01140210211 Calle Fray Diego de Cádiz nº 1 y 3
01140210162 Avenida Gran Capitán
01140210446 Calle Judíos nº 15 esquina Calle Averroes
01140210481 Muralla urbana
01140210164 Avenida del Gran Capitán nº 1
01140210171 Ronda de los Tejares nº 22
01140210179 Calle Ramírez de Arellano nº 9
01140210191 Calle Cardenal Herrero nº 28
01140210157 Calle Cruz Conde nº 30 y 32
01140210160 Calle Cruz Conde nº 18
01140210301 Calle Pedro López nº 5
01140210308 Calle Adarve nº 18
01140210442 Calle Pedro López nº 31
01140210454 Avenida Gran Capitán nº 2
01140210385 Edificios Zafiro y Turquesa. Polígono Margaritas-1
01140210346 Calle Blanco Belmonte nº 20 y 22
01140210333 Calle Ramírez de las Casas Deza nº 13
01140210297 Cuartel de Lepanto
01140210298 Calle Armas nº 1
01140210452 Calle Valladares nº 3 y 5
01140210462 Calle Almanzor nº 3
01140210464 Molino de la Alegría

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Ciudades Edad Contemporánea
Ciudades Edad Media
Ciudades Edad Moderna
Asentamientos Epipaleolítico
Asentamientos Paleolítico
Asentamientos Prehistoria reciente
Aldeas Protohistoria
Ciudades Época romana

Descripción

Si toda ciudad debe entenderse como fruto de un proceso histórico enmarcado en un espacio en el que se han establecido distintas relaciones dialécticas entre el ámbito urbano y su entrono no urbano, Córdoba puede resultar paradigma de esta constante histórica. Buena parte de las razones de la larga trayectoria de Córdoba como núcleo urbano se deben a su localización en una encrucijada de caminos:
- Punto en el que el Guadalquivir dejaba de ser navegable en la Antigüedad, a medio camino entre la Alta y la Baja Andalucía.
- En los alrededores de Córdoba confluían las principales rutas de comunicacion entre la Meseta y el Valle del Guadalquivir, rutas que sólo, y parcialmente, se vieron modificadas en el siglo XVIII con la apertura de Despeñaperros y que el trazado del Tren de Alta Velocidad se ha encargado de recuperar.
Junto a este emplazamiento especialmente afortunado en la red de comunicaciones intererregionales que, desde los albores de la historia, se establecen en la mitad meridional de la Península Ibérica, y que hacen de Córdoba una auténtica Puerta de Andalucía, otro cúmulo de factores explican la formación de un núcleo urbano en el solar de la actual ciudad.

DE LA ALDEA A LA CIUDAD
La frecuentación humana del entorno de Córdoba se remonta al Paleolítico Inferior Arcaico. Cantos de río tallados, lascas retocadas, bifaces y otras piezas han aparecido en las antiguas orillas del Guadalquivir a su paso por Córdoba. El Tablero o el barrio del Naranjo hsn proporcionado industria de este tipo. Poco se sabe sobre el Paleolítico Superior, Epipaleolítico y Neolítico, y sí sobre el Calcolítico. De la misma ciudad de Córdoba, en el Cerro de la Sagrada Familia, en el Campo de la Verdad, procede un pequeño fragmento del borde de un vaso campaniforme que tiene la particularidad de presentar decoración tanto en la cara interna como en la externa. Sin embargo, no será hasta el III milenio a.C. cuando encontremos una primera fijación de la población, con unidades de producción dedicadas al cultivo de cereales y a la ganadería. La concentración de algunas de estas unidades debió propiciar la formación de una pequeña aglomeración en la zona del actual Parque Cruz Conde, donde una acumulación de depósitos arqueológicos de ocho metros de potencia testimonia el desarrollo de la Corduba prerromana a lo largo de tres milenios.
Hacia el X a.C., comienza la formación del núcleo protourbano tartésico de Corduba. En este monento, Corduba tendría el aspecto de una gran aldea situada en un punto elevado sobre el Guadalquivir, junto a varios vados que permitían la comunicacion con la inmediata Campiña, y rodeada de numerosas granjas destinadas a la explotación de las ricas tierras de la vega fluvial. El procesado y redistribución del mineral de cobre llegado desde las cercanas minas de la Sierra, del que ha quedado abundante constancia en el registro arqueológico, completaba las bases económinas sobre las que comenzaba a cimentarse su fortuna en cuanto núcleo de población.
En el siglo VII a.C., momento de máximo florecimiento de la cultura tartésica, Corduba constituye ya un centro de población al que podemos denominar como urbano. Asentada sobre una superficie superior a 50 hectáreas, posiblemente amurallada y con un urbanismo incipiente, comienza a articular un territorio económico y político, todo lo cuál la llevará a transformarse en la principal ciudad tartésica del valle medio del Guadalquivir. Esta vocación central de Córdoba sobre el Guadalquivir Medio continuará, durante toda la etapa ibero-turdetana, hasta la llegada de los ejércitos romanos a la Península con motivo de la II Guerra Púnica. Pronto el naciente poder romano a orillas del Guadalquivir tendrá en Corduba uno de sus pilares.
La ciudad romana, cuya fundación es atribuída a Claudio Marcelo, se establece al NE de la primitiva ciudad tartésica e ibérica, con la que coexistirá a lo largo de más de un siglo hasta el definitivo abandono de ésta, en un momento hasta ahora impreciso de comienzos del siglo I a.C.. La continuidad poblacional entre ambas ciudades se realizó mediante la paulatina integración de la población indígena en la ciuadad romana, y a través de la adopción del nombre prerromano de aquélla: Corduba.
Localizada entre el curso de dos arroyos que la flanqueaban por el Este y por el Oeste, y sobre el escarpe que descendía hacia el río, el recinto amurallado fundacioneal abarcaba un perímetro de unos 2650 metros y una superficie de 47.6 hecáreas. Las características de esta muralla han podido ser establecidas a partir de excavaciones realizadas en los sectores oriental, septentrional y occidental, estando formada por dos lienzos paralelos de grandes sillares de calcarenita miocénica con una separación de 6 metros, el externo de unos 2 metros de ancho y el interno de 0,60 metros. Entre ambos muros se disponía un relleno que pudo servir de base a un camino de ronda. Torres cuadradas y semicirculares reforzaban esta primitiva fortificación, que en su frente Norte estaba completado por un foso de 15 metros de anchura que se comenzó a colmatar en el siglo I d.C..
En cuanto a la trama urbana, todo parece indicar una articulación de cardines y decumani a partir de una orientación prácticamente cardinal que coincidiría casi exactamente con la del viario conocido para época altoimperial. Para el siglo II a.C. sólo se han documentado estructuras de carácter doméstico, con cimentación y zócalos construídos con cantos rodados y mampuestos, alzados de tapial y/o adobe, y cubiertas de madera y entramado vegetal. Las paredes se encontraban estucadas y pintadas en rojo y negro, y los pavimentos consistían, por lo general, en débiles capas de tierra batida y cal. Este horizonte fundacional está caracterizado, en contraste con lo que se constata en la contemporánea ciudad turdetana de la Colina de los Quemados, por la débil presencia de cerámicas indígenas, y especialmente, de producciones pintadas. Por contra, los contextos cerámicos parecen estar definidos por una masa de importaciones itálicas (ánforas vinarias, vajillas de barniz negro campaniense, lucernas...) que subrayan el carácter foráneo de los habitantes de la fundación de Marcelo.
Varias excavaciones realizadas en el sector meridional de la primitiva ciudad romana, permiten definir una temprana fase de monumentalización de la ciudad en el tránsito del siglo II al I a.C.. Por primera vez se documentan sólidos muros de sillares de calcarenita, cimentados con frecuencia sobre los viejos zócalos de cantos y guijarros. Las paredes aparecen revestidas con decoraciones de estuco pintado al fresco con vivos colores y encontramos los primeros pavimentos de opus signinum con diseños geométricos formados por teselas de caliza o cuarcita. Igualmente es novedoso el empleo de tegulae en las cubiertas. La evidente transformación en la fisonomía de la ciudad, que corre paralela al definitivo cese en la ocupación de la vieja ciudad turdetana, se aprecia en el edifico público excavado en el Corte I de la Casa Carbonell, que contaba con capiteles de tipo dórico-toscano tallados en arenisca local, paralelizables a los del foro republicano de Ampurias.
Para esta etapa de los siglos II-I a.C. carecemos de datos arqueológicos relativos a las relaciones entre la ciudad y el territorio inmediato, en el que no contamos con evidencias de asentamientos de carácter rural hasta mediados del siglo I d.C.. La inseguridad propiciada durante el siglo II a.C., por las incursiones lusitanas, junto a la canalización de la inversión de capitales hacia la minería de Sierra Morena podrían explicar la aparente falta de interés por la agricultura que observamos en estos momentos.

COLONIA PATRICIA: EXPANSIÓN URBANA Y PROGRAMA IMPERIAL.
La imagen de la Córdoba romana, capital de facto de la provincia Bética desde un momento impreciso del siglo II a.C. y denominada oficialmente como Colonia Patricia desde época de Augusto, se encontraba prácticamente configurada en el tránsito del siglo I al II d.C.. Tras la profunda destruccción sufrida a manos de las tropas cesarianas (45 a.C.), la refundación augustea aumentó el recinto urbano hacia el río, alcanzando una superficie de 79 hectáreas. Al menos desde época flavia, los límites de las murallas ya habían sido rebasados, constituyéndose vici o barrios residenciales suburbanos al Oeste, Norte, y Este, urbanizándose áreas que hasta entonces habían estado ocupadas por necrópolis alineadas a los largo de las vías que penetraban en la ciudad.
Los descubrimientos arqueológicos confirman la monumentalidad de Córdoba, como expresión de su grandeza histórica. Ello es especialmente elocuente en los restos de obras y edificios públicos, símbolo palpable de la civilización imperial romana. La existencia de importante construcciones, calles de cuidadoso trazado, viviendas privadas de gran lujo decorativo, refleja tanto su condición capitalina y las funciones políticas que la ciudad asumió, como la existencia de una sociedad acomodada, que tomaba el ejemplo edilicio de Roma, y la inversión de cuantiosos recursos por parte del tesoro municipal y del gobierno central para embellecer y mejorar su fisonomía urbana.
La urbe anterior a Augusto está mal documentada. Sabemos que estuvo ya amurallada, pues las defensas son mencionadas por las fuentes durante las guerras civiles. También está constatada la existencia del foro y de un barrio anejo, el Vicus Forensis, así como de la basílica, edificio destinado a las actividades judiciales y mercantiles. Fue un período en el que Corduba sufrió numerosas destrucciones, que afectarían obviamente a su original disposición urbana, exigiendo a partir de Augusto una gradual labor de reconstrucción, acorde con su categoría de capital de la Bética.
Arqueológicamente es la ciudad imperial la que mejor conocemos. Cuando los vestigios afloran queda de manifiesto que, en cuanto a la calidad de materiales empleados (destacando el mármol), amplitud de calles y espacios destinados a uso comunal y grnadiosidad de proporciones de los edificios públicos, Corduba estuvo a la altura de las grandes urbes del imperio. Su perímetro quedaba definido por el recinto amurallado, dotado de torres cuadradas y puertas (Osario, Roma, Almodóvar, Gallegos y Puente) donde desembocaban las calles principales y de donde partían las vías. El trazado del recinto no fue estrictamente cuadrangular, a fin de adaptarse a las condiciones topográficas. En época augustéa la ciudad debió experimentar una importante ampliación hacia el río, dilatándose hasta allí el cinturón defensivo, fuera del cuál se proyectó en adelante la expansión urbana, como atestiguan las villae excavadas en la Corredera y en Cercadilla.
Tres capítulos importantes de la Corduba romana, la sociedad, las instituciones y la vida religiosa, tuvieron en su momento la correspondiente plasmación urbanística y arquitectónica. En el primero debemos considerar a su vez tres aspectos: la casa particular, los edificios para espectáculos y las termas.
Las viviendas de los cordobeses más acomodados fueron del tipo domus, mansión de lujo ricamente decorada con mosaicos, pinturas parietales y esculturas, cuyas estancias se distribuían en torno a atrios, peristilos, jardínes y fuentes. Se han identificado algunas ubicadas en la vecindad del foro colonial, en torno a las calles Cruz Conde y Ramírez de las Casas Deza, y recientemente en la zona de Blanco Belmonte.
Buena parte del tiempo libre sería consumido en largas jornadas de espectáculos públicos. Desconocemos el exacto emplazamiento de los edificios lúdicos, pero los datos epigráficos parecen confirmar la exstencia de recintos para los juegos gladiatorios (anfiateatro), escénicos (teatro) o las carreras de carros (circo). Especialmente los primeros apasionaban a la sociedad romana. Es muy interesante una serie de lápidas procedentes de la necrópolis romana de Ciudad Jardín (Camino Viejo de Almodóvar), que corresponden a luchadores que murieron combatiendo en el área cordobesa. Incluso es factible que aquí hubiera una escuela de gladiadores.
Lugar de encuentro y ocio en una ciudad romana eran las termas públicas que también acogían actividades culturales y atléticas. A ellas acudía la mayor parte de la población, pues sólo los más ricos tenían baños particulares. Tales edificios, a menudo de gran lujo de materiales, eran mantenidos por los ediles con dinero público o donaciones de ricos y munificentes ciudadanos. Vestigios de unas posibles termas públicas (una piscina y restos del sistema de calefacción o caldarium) aparecieron en los años cuarenta en la calle Cruz Conde.
Capitulo monumental destacado serían los grandes edificos que albergarían tanto las insttituciones de la colonia como las de carácter provincial. Numerosos restos arquitectónicos (columnas, basas, capiteles, arquitrabes, relieves) confirman su espléndida ornamentación y sus notables dimensiones. Como era común en una ciudad romana, muchos se dispondrían en torno a un centro cívico o foro, donde tenían lugar las principales actividades públicas. Puesto que debía acoger a una multitud, el foro sería un amplio espacio abierto, enlosado con grandes baldosas de piedra de mina, pavimento del que han quedado restos, lo mismo que los cimientos y decoración de algunos edificos públicos anejos. En tal lugar se erigían basas epigráficas y estatuas dedicadas a emperadores, altos dignatarios o personajes honrados públicamente. Debió extenderse desde los aledaños de la Avenida Gran Capitán hasta Cruz Conde, Góngora y Plaza de San Miguel. El conjunto debió levantarse cuando la gran reconstrucción urbana de época augustéa.
Corduba pudo tener también un segundo foro provincial, emplazado más al sur, en la zona de las calles Jesús y María y Angel de Saavedra. De allí proceden varios retratos de miembros de la familia julio-claudia, e inscripciones dedicadas por el concilium de la Bética a algunos flamines del culto imperial provincial, También se han idenrtificado restos de una gran fuente. Pudo ser erigido durante la otra gran reforma urbanística de Corduba bajo los Flavios (segunda mitad del siglo I d.C.).
La vida religiosa tendría adecuada proyección monumental en los templos consagrados a diferentes divinidades. Hasta el momento sólo tenemos los restos del ubicado en la calle Claudio Marcelo. De grandes dimensiones, y situado en medio de una plaza porticada, se elevaba sobre un alto podio, ceñido su perímetro por esbeltas columnas corintias. Construído en época flavia, se ha sugerido que estuviera dedicado al culto imperial. Epígrafes y hallazgos escultóricos podrían indicar la existencia de santuarios de Hércules, Minerva, Magna Mater Cibeles y Tutela.
El panorama urbano se completa con la red viaria y las obras hidráulicas. La primera, según plano ortogonal adaptado al terreno se artícularía en torno a dos calles principales, de mayores dimensiones, cardo (eje norte-sur) y decumano (eje este-oeste) máximos, que al parecer se cruzaban junto al foro colonial. Las demás calles, paralelas a las líneas de las murallas, se cortarían en ángulo recto. Se ha identificado bien el pavimento del cardo maximus, que comenzaba en el Puerta Osario, y continuaba por Osario, Ramírez de Arellano, San Álvaro, Jesús y María y Blanco Belmonte. Se han localizado restos de un arco romano en Osario y en varios puntos vetigios de una enorme cloaca, la principal de la ciudad, que iba por debajo del cardo maximus.
En cuanto a las obras hidráulicas, acueductos y cloacas estuvieron a la altura de la categoría de Corduba, como los restos arqueológicos confirman. Uno de los aspectos más cuidadosamente atendidos por los romanos era el suministro de aguas, a fin de abastecer termnas, casas , fuentes públicas e industrias. En época augustéa se construyó el Aqua Vetus (acueducto de Valdepuentes), del que nos han llegado muchos restos de su trazado. Traía las aguas del arroyo Bejarano y de la fuente de Vallehermoso, en la sierra cordobesa. Con un recorrido mayoritariamente subterráneo, superior a los 24 kilómetros. el canal se diversificaba hasta llegar a la ciudad por dos ramales que abastecían los sectores nordeste y suroeste. En época flavia se levantó un segundo acueducto, el Aqua Nova Domitiana, para abastecer la parte sur, que entraba por la zona de San Pablo. También han quedado huellas de los castella o depósitos que redistribuían el agua por el interior de la ciudad.
A las ya conocidas ubicaciones del foro colonial y el foro provincial se ha unido la reciente identificación y excavación del teatro, así como una hipótesis sobre la localización del anfiteatro, conformando ambos edificios un auténtico barrio lúdico en el sector oriental de la ampliación augustéa. Paralelamente, las investigaciones en curso en el sector del antiguo convento de San Pablo (Palacio de Orive), inmediatamente al Oeste del Templo de la calle Claudio Marcelo, están poniendo de relieve determinadas estructuras y elementos articuladores del territorio que permiten plantear la ubicación en este sector extramuros de un gran edificio de espectáculos (circo) vinculado con el programa edilicio del citado templo, conformando un conjunto de culto imperial ultimado en época flavia, paralelo a los de Tarraco o Ancyra y abastencido de agua con un acueducto propio creado al efecto: el Aqua Nova Domitiana.
Por último, recientes trabajos se están centrando en las transformaciones del sector extramuros occidental, donde sobre una interesante necrópolis tardorrepublicana y julioclaudia se levanta un vicus en época flavia. También en esta zona occidental debemos destacar la localización del tercer acueducto romano hasta el momento conocido en Colonia Patricia, que se une al Aqua Augusta (acueducto de Valdepuentes) y al Aqua Nova Domitiana.
A la altura del tránsito del siglo I al II d.C., la ordenación del territorium inmediato a Colonia Patricia se encontraba configurada en base a una red de villae y de otros asentamientos rurales dependientes destinados a las explotación de las propiedades de los patricienses.
Una semblanza, por apretada que fuera, del urbanismo de Colonia Patricia rebasaría con este espacio, razón por la que remitimos a la bibliografía específica indicada y muy especialmente a las recientes aportaciones del Coloquio sobre Colonia Patricia celebrado en 1996.

TRANSFORMACIÓN Y CAMBIO EN LA ANTIGÜEDAD TARDÍA.
La imagen de la Córdoba romana arriba descrita se mantendrá a lo largo del siglo II y parte del III. Sin embargo, en la segunda mitad de esta centuria, y sobre todo a lo largo de la siguiente, se percibe una transformación que acabará siendo radical. Los antiguos centros del poder político, ubicados en el foro colonial y en el foro provincial, experimentan un declive que, en el caso de este último va acompañado incluso de una remodelación espacial, ocupándose el anterior espacio público con casas. Lo mismo acontece en otros puntos de la ciudad, donde las calles experimentan una reducción de su anchura en beneficio de las casas colindantes.
La razón de este proceso se encontraría más en las transformaciones políticas y sociales del Bajo Imperio que en la supuesta decadencia de la ciudad. Así, el palacio recientemente excavado en la antigua Estación de Cercadilla, construído por iniciativa del tetrarca Maximiano Hercúleo durante su estancia en Hispania, se transformaría en la sede de la nueva organización administrativa imperial en detrimento del antiguo foro provincial. En relación directa con este singular elemento de la arquitectura bajoimperial debemos señalar el circo existente 300 metros al Sur, en la zona ocupada por la antigua Facultad de Veterinaria, actual Rectorado de la Universidad de Córdoba.
Tras la efímera mutación del centro urbano que representa el palacio de Cercadilla, se acelerarán los cambios conducentes a la configuración de la ciudad medieval. Poco a poco desciende el número de ciudadanos afincados en terreno urbano y grandes áreas de la ciudad quedan sin edificar, utilizadas posiblemente como simple huertas o vertederos. Como consecuencia de ello, en el siglo VI nos encontramos con un fenómeno que pocos siglos antes habría sido inadmisible: la aparición de enterramientos en el interior del recinto amurallado, concretamente en la parte Norte.
La presencia de tales sepulturas está directamente relacionada con la concentración de los nuevos centros de poder de la ciudad tardoantigua en la zona sur, en las inmediaciones del río, en especial en lo que se refiere a la construcción del palacio del gobernador visigodo en el solar que posteriormente ocupará el alcázar omeya y de la basilica de San Vicente -advocación que cuenta con ciertas connotaciones de culto estatal-, en el lugar que más tarde ocupará la Mezquita Aljama.
Ya en otro orden de cosas no se puede soslayar la incidencia y repercusión que tuvo el cristianismo, a través de sus diferentes manifestaciones, en la imagen de la ciudad. Sin duda la difusión de este culto experimentó un importante desarrollo en la Córdoba del siglo IV. Prueba de ello sería tanto la figura de Osio, obispo de Cördoba a la vez que consejero del emperador Constantino, o el importante grupo de sarcófagos cristianos encontrados en la ciudad.
De las iglesias, elemento fundamental para el estudio de la implantación del culto y de la cristianización de la topografía urbana, prácticamente nada sabemos para los primeros momentos, así que es necesario acudir a época visigoda para perfilar someramente su distribución. De ellas cabe destacar la ya mencionada de San Vicente, la recientemente localizada en el convento de Santa Clara y la de San Acisclo, esta última ubicada fuera del recinto amurallado.

HACIA UN NUEVO CONCEPTO DE CIUDAD.
Como resultado del proceso que acabamos de describir, la imagen que de la ciudad tuvieron los guerreros norteafricanos que el 711 ganaron la mayor parte de la Península Ibérica para el Islam no podía ser más lamentable: murallas parcialmente destruidas, puente abandonado y cortado, extensas zonas de la parte Norte de la ciudad desurbanizadas y transformadas en cementerios, ruina del caserío... Sin embargo, la integración de la antigua Hispania en el ámbito del Islam y las nuevas necesidades de organización administrativa, militar y tributaria propiciaron la recuperación de la fortuna de Corduba (ahora denominada Qurtuba), transformada en sede del emir de al-Andalus, dependiente de los califas omeyas de Damasco. La crisis de crecimiento del Islam, plasmada en el cambio de dinastía y en el traslado del poder abbasi a Bagdag, se traduce en al-Andalus en la constitución de un nuevo emirato, independiente de Bagdag y regido por Abd al-Rahmán I (756-788), un príncipe omeya exiliado en Occidente. El resto del siglo VIII y todo el IX marcan el afianzamiento del estado omeya andalusí, en constante conflicto con los reinos cristianos que se van configurando en el tercio septentrional de la Península y con las tendencias desintegradoras, de carácter tribal y autonomistas, existentes en el seno de al-Anadalus.
Durante una primera etapa, Qurtuba se crcunscribirá al espacio heredado y que coincide exactamente con el de la ciudad romana altoimperial. Esta será la Madina o ciudad propiamente dicha. En su conformación espacial encontramos una cierta continuidad con la ciudad visigoda, con la disposición de los centros de poder poítico y religioso (alcázar omeya y mezquita aljama) en la parte más meridional, inmediatamente adyacente al río. Por lo que respecta al Alcázar, sabemos por al-Maqqarí que fue construído por Abd al-Rahmán I sobre el emplazamiento del palacio de los gobernadores visigodos. Desde entonces, sería objeto de constante atención por parte de los emires y los califas cordobeses, ocupando un amplio espacio entre la mezquita aljama y el ángulo suroeste de la muralla de la Madina. Igual proceso se aprecia en relación con la Mezquita aljama, cuya cosntrucción se inicia entre el 784-786 por el mismo Abd al-Rahmán I sobre una parte de la basilica cristiana de San Vicente, siendo dobjeto de mejoras y ampliaciones por sus sucesores.
Para el resto de la Madina, la información de las fuentes escritas es sustancialmente más escasa, si bien la localización de las puertas y la restitución del trazado de las principales calles, a partir de la cartografía histórica del siglo pasado, permite una primera aproximación. En síntesis, la transformación de la red viaria romana, iniciada ya a finales del siglo III, se hallaba prácticamente consumada, si bien aún se manternía el trazado de un gran eje que, desde la Bab al-Yahud (Puerta de los Judíos, posterior Puerta de Osario cristiana) atravesaba de Norte a Sur la Madina, conduciendo a la Mezquita aljama y a la Bab al-Qantara (Puerta del Puente). Junto a esta gran arteria, varias calles principales unían las orientales Bab Rumiyya (Puerta de Roma) y Bab al-Hadid (Puerta de Hierro) con las occidentales Bab'Amir (la cristiana Puerta de Gallegos), Bab al-Yawz (Puerta de los Nogales, la cristiana Puerta de Almodóvar) y Bab Ishbiliya (Puerta de Sevilla).
Al igual que su antecesora romana, la Qurtuba islámica pronto comenzaría a rebasar los límites amurallados de la Madina, tanto con cementerios como con arrabales. En estos últimos habitaría la población mozárabe y la creciente masa de musulmanes de la ciudad. Ibn Baskuwal e Ibn al-Jatib, que nos han traducido una lista de ventiún arrabales de la capital de al-Andalus, anteriores a la desintegración del califato, sitúan nueve en el sector occidental, tres en el septentrional, siete en el oriental y dos en el meriodional.
Durante los siglos VIII y IX estos arrabales constituían pequelas aglomeraciones suburbanas con un bajo nivel de urbanización, alternando con cementerios, algunas almunias y, fundamentalmente, con un paisaje dominado por huertas.
La gran expansión de los arrabales de Qurtuba corresponde al siglo X y fundamentalmente al reinado de Abd al-Rahmán III, primer califa de al-Andalus. En este momento, la mayor parte del entorno inmediato de Córdoba que venimos analizando queda convertido en un espacio densamente urbanizado que rompe, ya de un modo total con el concepto de ciudad que había imperado durante la Antigüedad. La Medina, pese a conservar sus funciones religiosas y políticas y pese al simbolismo que aún mantienen las murallas, acaba convirtiéndose en una parte más de una aglomeración urbana que se encuentra en línea con las grandes ciudades del Oriente islámico.
La transformación es total a partir de los primeros decenios del siglo X pudiéndose hablar ahora de un programa urbanístico que, en parte planificado e impulsado por el propio Estado andalusí, transforma la fisonomía de Qurtuba. Aunque por el momento no estemos en condiciones de evaluar los ritmos y fases concretas de este proceso, sí podemos vislumbrar el resultado final que no es otro que la conformación de un tejoido en parte urbano y en parte suburbano, en el que alternan extensas áreas domésticas con equipamientos comunitarios (zocos y mezquitas), extensas necrópolis, instalaciones estatales... Y todo ello dentro de un territorio estructurado por una red de caminos, en buena parte de origen romano, que actúan como elementos articuladores de los diferentes arrabales.
Los trabajos arqueológicos en curso están permitiendo tanto una aproximación de carácter macroespacial como un análisis semimicro y microespacial de unos arrables que presentan una depurada ordenación urbanística, con un trazado jerárquico de calles regulares que en algunos casos disponen de una infraestructura de evacuación de aguas residuales, grandes espacios abiertos y pavimentados que cabría interpretar como zocos o mercados de arrabal, casas de variada planta, pero siempre articulada en torno a un patio central, mezquitas y cementerios. Más allá de estos arrabales, y en algunos casos encerradas dentro de ellos como consecuencia del crecimiento urbano, encontramos gran número de almunias, equivalentes de las villae de época romana y en las que también se simultanéa la producción agrícola con la residencia campestre de sus propietarios. En algunos casos, como el de las almunias de al-Rusafa o al-Naura, nos encontramos con auténticos palacios periurbanos pertenecientes al soberano.

QURTUBA POSTCALIFAL.
La historia urbana de Córdoba tras la desintegración del Califato es un preámbulo de su posterior desarrollo a lo largo de los siglos bajomedievales y modernos. La ciudad queda circunscrita a la antigua Madina y a una parte de los arrabales de la al-Yiha al-Sarquiyya, encerrados desde al menos la segunda mitad del siglo XI por una muralla que experimentará transformaciones y refecciones a lo largo del siglo XII, durante la ocupación almorávide y almohade.
A nivel de la cultura material esta etapa está caracterizada por el tremendo marasmo subyacente a la desintegración del Califato, plasmado en un progresivo deterioro de la imagen urbana de la ciudad al que únicamente escapan las murallas en cuanto elemento que, frente a la etapa omeya, cobran ahora un valor estratégico de
primer orden en un cotexto político y social de gran inestabilidad. Este panorama general sólo experimentará una cierta inflexión al comienzo de la etapa almohade, cuando el emir Abd al-Mu'min convierte de nuevo a Qurtuba, por unos meses (1162) en capital de al-Andalus e inicia un programa edilicio en el que participó el arquitecto Ahmad ben Baso. Pruebas de esta renovación urbana la encontramos en la construcción de un nuevo barrio residencial en las proximidades de la Bab Rumiyya y junto a la vieja Vía Augusta, en el sector probablemente ocupado por la munyat Abd Allah, así como en determinadas residencias suburbanas documentadas en las proximidades de la Bab al-Yahud, Bab Amir, Bab al-Yawz y el antiguo rabad al-Raqqaquin.

LA CIUDAD CRISTIANA.
Los siglos XI y XII, en los que se suceden la taifa cordobesa, la subordinación al reino taifa de Sevilla, la dominación almorávide y la almohade, constituyen una etapa de enorme conflictividad política y de desintegración de lo que al-Andalus había significado en cuanto formación social y cultural. Las diversas coyunturas políticas no logran ocultar el elemento substancial del momento: el retroceso del Islam peninsular frente al avance de los reinos cristianos del Norte, avance en el que acabará cayendo Córdoba en el año 1236.
Tras la conquista cristiana se establecerán, a lo largo de los siglos XIII y XIV, las claves de los que será la imagen de la ciudad hasta, prácticamente, los albores del presente siglo, con una intensa implantación de la componente religiosa (mediante parroquias y conventos) en la trama urbana. Un momento floreciente en las décadas centrales del siglo XVI no supondrá sino una ligera transformación en una ciudad que, salvo limitadas operaciones urbanísticas (v.gr. la Plaza de la Corredera) y de construcción de elementos singulares en los siglos XVII y XVIII, llegó a la desintegración del Antiguo Régimen y la configuración de la nueva ciudad burguesa con un aspecto esencialmente medieval.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Actualización y Revisión del Inventario de Yacimientos Arqueológicos de 1998. Casco Urbano de Córdoba, 1999.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417