IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Castillo de Alcocer Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de Alcocer
Otras denominaciones: Las Grúas ; Castillo Medieval Alcocer Código: 01140180005
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Carpio (El)

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Actividad militar Edad Media 1245/1254
Asentamientos Edad del Hierro - Turdetanos
Asentamientos Edad del bronce
Asentamientos Época romana

Descripción

Es muy poco lo que se conserva de la fortaleza de al-Qusayr. En el lado este y en dirección norte, a entre siete y diez metros de la cima del cerro donde se asienta, se observa la existencia de un muro de guijarros y grandes cantos rodados de cuarcita trabados por mortero que rodea una parte del montículo en una longitud visible de aproximadamente once metros. Quizás se trate, como indica J. L. del Pino García, de estructuras anteriores a la época musulmana. Sí pertenecen a la etapa islámica los lienzos de muralla conservados en la parte NE del cerro, ya que presentan características similares a otros recintos fortificados de la época. Estos lienzos están hechos de tapial, es decir, a base de encofrados hechos con tapiales o cajones de madera que son rellenados sucesivamente con una argamasa o mezcla de cal, arena, cantos rodados, cerámica y mampuestos. De los dos muros conservados, ninguno presenta restos de enlucido, aunque es muy probable que en la época fuesen revestidos con esta técnica para su embellecimiento, pues se trata de un emplazamiento relativamente importante, residencial, y al mismo tiempo así se protegería de la erosión ocasionada por los agentes meteorológicos. Asimismo, en el lugar se aprecian restos de placas de cerámica decoradas con la técnica del vidriado (verde-manganeso, vedrío verde, etc.) que pudieron servir para decorar algunas estancias de la fortificación, lo que nos da idea de su especial relevancia estética con respecto a otros asentamientos menores del entorno.

El muro mayor, situado al norte, tiene una altura de unos 6 metros y una extensión aproximada de 17 metros con una anchura difícil de precisar a causa de la maleza existente en el lugar. La distancia entre las tabicas o mechinales es de unos 50 centímetros de largo y 75 u 80 de alto. El número de tongadas por encofrado se sitúa aproximadamente en quince y el ancho de las mismas en 5 ó 6 centímetros, medidas que se aprecian también en el muro oriental, aunque éste conserva una altura aproximada de 3 metros y una extensión de unos 10. Es posible que, como señala Nieto Cumplido, el tapial, al menos en algunos puntos, descansase sobre un basamento de sillares reutilizados y tomados, tal vez, del yacimiento romano existente bajo la fortificación. Sin embargo, tras observar varios de estos sillares que aún hoy se pueden ver en la cara Noroeste de la fortificación, no existe seguridad de que hayan servido de asiento a los muros de la fortificación islámica, pues no se aprecia tapial por encima de estos bloques de cantería.

Aparte de solar de una fortaleza y una comunidad islámica y bajomedieval cristiana, Alcocer o la Ermita de San Pedro de El Carpio es un lugar ocupado al menos en tres momentos históricos anteriores: la Edad del Bronce, la etapa íbero-turdetana y la época romana. Todos estos asentamientos tuvieron lugar en el emplazamiento mismo que ocupa la fortificación. En cambio, la aldea aneja a la fortificación medieval (una probable alquería islámica y luego la aldea cristiana de Alcoçer) se ubicó algo más al noroeste del bastión defensivo, ya fuera de sus muros, como se aprecia en superficie por las múltiples cerámicas "medievales prácticamente de forma exclusiva (vidriadas, verde-manganeso, comunes, a la almagra, etc.)- que se hallan dispersas por esa zona.
.


Datos históricos

El nombre de al-Qusayr, diminutivo de al-Qasr y del que deriva el de Alcocer y Alcázar, hace alusión en lengua árabe a un palacete o una fortificación pequeña, y sin duda a la población que existía al amparo de esa construcción. La noticia más antigua sobre esta población la debemos al historiador árabe al-Idr"s", quien en su estudio del río Guadalquivir (de hacia 1154) donde menciona las villas y lugares por donde éste pasa señala "que sale de un estanque formado por la reunión de las aguas en el seno de la montaña y que dirigiéndose al monte de Nochenda pasa por Úbeda, después Baeza y por las inmediaciones del Fuerte de Andújar; pasa por Cántara (Montoro) y se dirige a Alcoçer, situada en la margen izquierda de este río, pasando después por el puente de Extesán y Córdoba". Al-Qusayr pertenecía a la cora de Córdoba y es citada en el siglo XII como uno de los distritos en que se dividía el reino de Córdoba, distrito que pudo estar formado por los territorios actuales de El Carpio y Montoro, lo que nos da idea de su relativa importancia en las últimas etapas de dominio islámico.

Estas tierras eran surcadas por la antigua Via Augusta romana, ahora llamada al-Rasif y ruta principal por el lado sur del Guadalquivir durante la etapa islámica. Al-Qusayr era un pequeño castillo, el segundo que se encontraban los viajeros "después de Alcolea (al-Qulaya)- cuando salían de Córdoba, construido probablemente para la defensa de este camino, que sería conocido en el siglo XIII como carrera de Andújar. Por este lugar pasó el emir al-Muminin Abu Yaqub en 1171-72 cuando se dirigía hacia Huete.

El castillo y villa de Alcocer o Alcázar fueron conquistados, junto a otros enclaves como Almodóvar, Hornachuelos, Castro del Río y Montoro, por Fernando III en 1240, siendo donados por este rey el 20 de febrero de 1245 al concejo o ciudad de Córdoba con los términos que tenía en época musulmana, entre los que estarían los de la aldea o villar con iglesia parroquial de La Parrilla de Alcocer. Según indica Nieto Cumplido, en el Libro de Diezmos de Donadíos de la Catedral de Córdoba el lugar aparece mencionado en todas las copias existentes como Alcázar, añadiendo la copia de Pedro Díaz de Rivas "en el alcázar del Carpio". La donación efectuada por Fernando III en este lugar, según recoge el mencionado libro, fue de un total de 30 yugadas de tierra (1.080 fanegas) y recayó sobre la familia Meléndez (o Méndez) y en Ovieco García, participante éste último también en el repartimiento de Sevilla. A cada uno correspondieron cinco yugadas (180 fanegas). En el donadío se incluyeron las viñas y los higuerales que en él existían. Hacia 1340 un manuscrito del mismo libro alude a la construcción en 1325 de la torre que daría lugar a El Carpio e indica igualmente que el donadío de Alcázar estaba ya exclusivamente en manos de la familia Meléndez, concretamente de Garci Meléndez o Garci Méndez de Sotomayor, fundador de esa torre y casado con Urraca Alfonso, nieta del alguacil mayor de Córdoba don Alfonso Fernández.

Desde el punto de vista espiritual, se sabe que en 1260 el obispo de Córdoba don Fernando de Mesa crea en Alcocer una limitación o parroquia rural, asignándole jurisdicción sobre "la Figuera et las casas de don García sobrino de Ivánnes Gómez et de sus annados los fijos de Martín Pérez de Almaçán et las casas de don Matheo de Gálves". Por consiguiente, el castillo y la villa de Alcocer parecían en principio destinados a ser cabecera de comarca y plaza fuerte de la Campiña, al estilo de Cañete. Sin embargo, con la fundación y repoblación de El Carpio en el segundo cuarto del siglo XIV debió de sufrir un traslado poblacional de cierta importancia, favorecido por la nueva fortaleza construida por Garci Méndez de Sotomayor en 1325. No consta que Alcocer pagara tercias reales en los siglos XV y XVI, mientras que sí lo hacía El Carpio, ni tampoco consta en la relación de iglesias pertenecientes al arcedianato de Córdoba ya en los Estatutos de Fresneda, por lo qu

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985 155

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

LACORT NAVARRO, Pedro José. El yacimiento arqueológico de la Ermita de San Pedro. El Carpio, Córdoba y la posible ubicación de la Onuba de Plinio. 1991, 65-72.

ORTIZ JUÁREZ, Dionisio. Catálogo artístico y monumental de la provincia de Córdoba. 1981, 259.

PINO GARCÍA, J. L.. Al-Qusayr: Consideraciones sobre la historia y la arqueología de una fortaleza musulmana. 1991, pp. 107-122.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural. Sur de Córdoba.Volúmen I, 2005.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Córdoba. Castillo de Alcocer, 1987.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Córdoba. Castillo de Alcocer, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417