IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de los Blázquez
Otras denominaciones: Maldegollado ; Castillo de Tolote Código: 01140110001
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Blázquez (Los)

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Asentamientos Edad del Hierro II - Iberos
Murallas Edad del Hierro II - Iberos
Asentamientos República romana
Murallas República romana

Descripción

El castillo está situado al este de Los Blázquez, sobre la cota más alta de la Sierra del Cambrón (753 metros sobre el nivel del mar). Se asienta sobre crestones de cuarcitas y posee una situación defensiva espléndida, como atalaya del norte y del sur.
Según las investigaciones de Juan Bernier, la meseta de asentamiento de la fortificación y el mismo poblado, también defendido por muralla, está ligeramente inclinada al sur y el recinto, de unos 700 u 800 metros cuadrados, se apoya en los crestones cuarcíticos. La cerca o muralla del recinto sigue al norte de la línea del despeñadero natural, rellenándose sus encías o entalladuras con material pétreo que en algún caso afecta la forma del torreón. Normales a una línea este - oeste, bajan otros cimientos o paredones construidos en piedra en seco de 0,80 por cerca de 2 metros de anchura. Esos dos muros están unidos a otro normal al sur, dejando un espacio rectangular, pero sus prolongaciones en la vertiente meridional siguen hasta encerrar el emplazamiento del poblado, definido por recintos rectangulares de habitación y calles claramente delimitadas. Una calle principal alineada de este a oeste, a la que siguen otros muros perpendiculares, definen las plantas de las edificaciones que allí se elevaron y cuyos restos aparecen en ciertos casos borrados por la acumulación de derrubios. Dentro del emplazamiento del recinto se encuentran dos aljibes, uno al norte y otro al sur, y a la bajada en esta misma dirección un dique de tierra arcillosa y piedra contiene un gran charco de agua en la época de lluvia. Las cerámicas que se encuentran son trabajadas a mano y de manera muy rudimentaria. Otros fragmentos son de cerámica rojiza, sin cerner, análogos a los de las ánforas encontradas en las minas de Sierra Morena, con total ausencia de motivos decorativos. En este lugar apareció una barra de oro de 7 por 2 centímetros. y otros restos, pero en sus investigaciones la vegetación impidió a Bernier hallar cerámicas más útiles para la datación. Sin embargo, M. Nieto Cumplido recogió en las vertientes del "Cerro del Castillo" fragmentos de cerámicas andalusíes, entre ellas cerámicas de engobe blanco, comunes de pastas rojizas y abundantes asas de cántaros y tinajas. Esto llevó a Nieto a afirmar que "el hábitat musulmán fue tan denso que apenas puede encontrarse en las vertientes otro material que la típica cerámica musulmana vulgar de pastas rojizas o anaranjadas, algunas tejas curvas, y, en menor proporción, cerámicas vidriadas y de engobe blanco, alguna con decoración en verde y negro" (1980, p. 270). Asimismo, R. Córdoba (VVAA, p. 255) señala que abundan los vidriados de verde-manganeso y negro sobre melado, lo cual es muy característico de la época almohade. En la vertiente sur Nieto halló un borde de tegula, posible indicador de una anterior ocupación romana del yacimiento. Al pie de la fortificación M. Nieto observó restos de tegulae y un fragmento de cerámica campaniense, que vienen a corroborar según él la ocupación de este estratégico lugar en época romano-republicana.

Según Nieto, el recinto del castillo está definido por una muralla muy mal conservada de 1,60 metros de anchura que se ciñe al borde de la crestería rocosa. En el tapial de este lienzo se han hallado fragmentos de cerámica a mano, de dudosa cronología, incorporados como material de relleno en el muro. En la cresta del cerro puede verse que únicamente se utilizó la piedra del lugar sin argamasa con bloques irregulares y tierra. Falta casi por completo el ladrillo, siendo abundantes las tejas curvas de pasta roja. Por su parte, las laderas aparecen cubiertas de bloques de cuarcita de todos los tamaños. En la vertiente meridional del cerro puede verse abundante material de época musulmana. Toda la ladera se encuentra dividida en rediles formados con muros de bloques de cuarcita hacinados, que se cortan siempre en ángulo recto. En opinión de Nieto, estos apriscos estarían destinados a la salvaguarda del ganado en momento de peligro al abrigo del castillo.


Datos históricos

Durante el siglo XII y la primera mitad del siglo XIII, es decir, en época almohade, esta fortificación ya aparece en escena, como demuestra la cerámica en ella encontrada. El núcleo corresponde a la población que después se conocerá como Tolote. Desgraciadamente, como indica Ricardo Córdoba (VVAA, p. 254), no se conoce ninguna mención de esta población en las crónicas musulmanas, pero al parecer surgió en esa zona para controlar las vías de comunicación que enlazaban Córdoba y Mérida, que en la época pasarían algo más al norte de lo que lo iban a hacer con posterioridad, a partir de la fundación de Fuente Obejuna. Tolote, enclavado en un cerro de 753 metros de altitud, es un ejemplo típico de hábitat elevado, tan común en el contexto de las serranías andalusíes.

Cuando Fernando III recupera este territorio a mediados del siglo XIII, los nuevos pobladores cristianos intentan establecerse en dicho lugar. De 1272 data la delimitación de los términos parroquiales de la iglesia de Tolote (Sanz Sancho, p. 143), y de la misma fecha conocemos un documento por el que Domingo Pérez, clérigo de esa localidad, en unión a los de Espiel-Dos Hermanas, Belmez, Obejo y Trassierra, cede al obispo Fernando de Mesa el diezmo de los ganados extremeños que pastaban en su término. Según Nieto Cumplido, la extensión de esta feligresía perteneciente al arcedianato de Pedroche sería de unos 580 kilómetros cuadrados (1991, p. 239). El obispo D. Fernando de Mesa llegaba, pues, a un acuerdo con ese clérigo, además de con otros en diversos lugares del Pedroche, por el que le concedía una feligresía muy amplia "dont uos pudiéredes mucho retener pora uos" a cambio de ceder al obispo y al cabildo todo el diezmo del ganado extremeño, sin quedarse nada para ellos ni para sus fábricas (Nieto, 1991, pp. 268-269).

Desde finales del siglo XIII no vuelve a mencionarse esta villa en documentación alguna. Parece que la repoblación cristiana de la misma fracasó y que, a principios del siglo XIV, estaba ya despoblada, si es que realmente alguna vez se había instalado en ella los cristianos, porque en realidad la delimitación de su feligresía más bien parece corresponder a un empeño teórico que a una realidad poblacional. En todo caso, la despoblación de Tolote coincide y se relaciona con el nacimiento de Fuente Obejuna (Carpio Dueñas, p. 49), villa que aparece mencionada por primera vez en torno al año 1315, y será ella la que asuma los términos jurisdiccionales que, a fines del siglo anterior, se habían asignado a la parroquia de Tolote. En concreto, a Fuente Obejuna se le concederá el término vacado del castillo de Tolote (Nieto, 1991, p. 102). En el Libro de la Montería de Alfonso XI (1311-1350), redactado a mediados del siglo XIV, la actual Sierra del Castillo aparece con el significativo nombre de Sierra de Tolote, lugar donde había cazaderos de osos y jabalíes, hecho que evidencia lo agreste del lugar, en el que sabemos que aún a finales del siglo XV no se labraba (Carpio Dueñas, pp. 55-56).

Durante la guerra civil española el solar de esta fortificación va a ser objeto de operaciones militares, en concreto por parte del 225 Batallón de Granada (60ª División), que ocupó la cumbre del Cerro del Castillo (Moreno Gómez, p. 663).

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

BERNIER LUQUE, Juan. Nuevos yacimientos arqueológicos en Córdoba y Jaén. Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1981.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural. Norte de Córdoba. Volumen I. Ficha 5, Castillo de Tolote, 2005.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Córdoba. Castillo de los Blázquez, 1987.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417