IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Ruinas de Mellaria o Ensenada de Valdevaqueros Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Ruinas de Mellaria o Ensenada de Valdevaqueros
Otras denominaciones: Mellaria Código: 01110350057
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Cádiz
Municipio: Tarifa

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Cistas Época romana
Asentamientos Época romana
Fábricas de salazones Época romana
Puertos (Transporte) Época romana

Descripción

La Zona Arqueológica de Mellaria se encuentra ubicada en la Ensenada conocida como Valdevaqueros, al margen oeste de la desembocadura del Arroyo del Valle, y a escasos metros de la línea costera litoral que además le serviría de límite por el sur. El área a proteger se encuentra enclavada en un pequeño istmo que delimita la ensenada, formada en la desembocadura del río y que se corresponde con un estuario natural. Se trata de una zona con una topografía casi llana, con diferencias mínimas entre los puntos más altos y los más bajos.

Este lugar fue visitado por P. Paris y G.E. Bonsor a comienzos del pasado siglo, quienes destacaron la presencia de muros de sillería y piletas para la salazón del pescado.

El sitio arqueológico lo constituye una superficie en torno a las 7 hectáreas. y se extiende de este a oeste en paralelo a línea de costa, limitando al este con el arroyo Las Piñas y al oeste por el río El Valle. La superficie interpretada como área patrimonial se encuentra exenta de actividades arqueológicas que hayan tenido por objeto remociones del terreno, por lo que cualquier valoración e interpretación se hará única y exclusivamente con el análisis superficial, apreciación visual y catalogación de bienes muebles e inmuebles a través de documentación gráfica.

Partiendo de esta premisa, el sitio arqueológico se caracteriza por presentar un abanico cronológico en torno al siglo II a.n.e. y el siglo VII d.n.e. Destacan un importante conjunto de estructuras emergentes diseminadas por todo el área delimitada, siendo más evidentes al oeste del yacimiento, junto a la playa y en paralelo a la linea de la costa, donde a simple vista pueden apreciarse un interesante conjunto de piletas de salazón, que debido a la acción antrópoica y del mar ha perdido la mayoría del revestimiento de opus signinum.

Al este de este sector, a un centenar de metros, se localiza un pequeña elevación (Tell1). Se trata de una superficie con una potencia arqueológica superior a los tres metros, apreciándose en los perfiles restos de estructuras, adobes y abundante material cerámico, estando coronado dicho montículo por una estructura funeraria tardo romana (sin restos óseos en su interior) fechable entre los siglos V- VII d.n.e.

El conjunto de estructuras murarias que se aprecian en los perfiles y que emergen varios centímetros del suelo, se conservan en buen estado pero están siendo afectadas por agentes meteorológicos y la acción antrópica. Estos muros presentan un 0,40 metros de espesor. Se observan algunos mampuestos de los que forman los muros alterados por la instalación de hogueras de los campistas sobre las mismas. Se observa gran cantidad de material arqueológico, sobre todo cerámico, como el formado por materiales constructivos (tégulas, ímbrices, ladrillos, opus....) y recipientes (ánforas, cerámica común, sigilata).

El enterramiento está formado por sillares de piedra ostionera y jabaluna. Se tiene constancia, mediante comunicación recibida por la Delegación Territorial de Cultura en Cádiz, de la remoción y esparcimiento de restos óseos procedentes de la citada sepultura en marzo del año 2000, fragmentos que fueron recogidos por el Seprona y entregados en la administración competente. Por su situación estratigráfica y su ubicación sobre las estructuras constructivas debe pertenecer a un momento posterior al del asentamiento. Por su tipología podría tratarse de un enterramiento tardorromano similar a los existentes en la cercana Baelo Claudia.

El resto de la superficie del yacimiento se caracteriza por presentar un elevado número de estructuras en superfice, y de forma generalizada en toda el área abundantes restos cerámicos constituidos fundamentalmente por material latericio (tegulas, ladrillos y tejas), material anfórico y cerámicas comunes.


Datos históricos

La ciudad de Mellaría se conoce desde la Antigüedad por ser un importante punto de referencia en la ruta costera que llevaba a Kalpe (Gibraltar) y a Tingis (Tánger), además de ubicarse entre las ciudades de Baessippo (Barbate), Baelo-Claudia (Bolonia) y Tingitera (Tarifa).

La mayoría de los datos que certifican la existencia de este asentamiento provienen de fuentes antiguas, existiendo en estas referencias ciertas variaciones con respecto a la grafía del nombre de la ciudad, ya que para unos es Melaría y para otros es Menlaría: "Itinerario de Antonino" (407,2), el "Anónimo de Rávena" IV,42 (305,14) y V,4 (344,8), Estrabón (III, 1, 8), Pomponio Mela (II,96), Plinio (III,7), Plutarco (Sert., 12) y Ptolomeo (II,4,6).

En lo referente a su ubicación existen numerosas y diversas opiniones. Para Saavedra estaría cercana a Tarifa, concretamente en las proximidades al río Maturalo, sin embargo para otros autores como A. Blázquez, el Padre Flores y Thouvenot, su ubicación estaría en al Este del río del Valle. Fidel Fita, usando como base para su hipótesis una inscripción, la sitúa en la Dehesa de la Peña. En esta misma línea se encuentran las opiniones de Bonsor y Schulten, quienes utilizando el Itinerario Antonino, la ubican en las proximidades del Arroyo de Valdevaqueros.
Los trabajos arqueológicos y antropológicos no han permitido su exacta localización Estrabon en su libro Geografía ( III,8) nos dice que después de la ciudad de Karteria viene la ciudad de Menlaria con industria de Salazón.
Antonio García Bellido sostiene que esta ciudad se encuentra en la orilla oriental del Río del Valle en el termino municipal de Tarifa, donde se han descubiertos restos de aljibes para salar pescado. Mela, (II, 96) y Plinio (III, 7) la denominan Mellaria, este ultimo nos cuenta que "Mellaria pertenece al conventos condubensis y tiene oppida tan famosa como la de Arsa, Mirobriga y Sisapon".

Sobre el origen de esta ciudad, al igual que ocurre con otras ciudades del Estrecho, la tesis sostenida es la que la relaciona con los trasvases poblacionales que se realizaron desde el Norte de África a la costa Sur de Hispania, que desde la época de los Bárquidas comenzaron a realizar los Cartagineses. Esta hipótesis viene avalada por la referencia que encontramos en las propias fuentes antiguas, donde se dice que el tramo de la costa que va desde el Estrecho hasta Almería se encontraba poblado por púnicos procedentes de África (Plinio III, 8; Ptolomeo II, 4 y 6; Pomponio Mela II, 96; Appiano 56).

También siguiendo la historiografía se relata como este área fue progresivamente abandonada a partir del siglo IV, al parecer por un terremoto acaecido en la época. Mellaria es citada con posterioridad al igual que Baelo como puerto de embarque para los Vándalos que, desde Hispania, fueron a África. Mellaria parece haber sido asentamiento visigodo y bizantino ya en el siglo VII a tenor de unas inscripciones descubiertas en el subsuelo del Castillo de los Guzmanes. Los restos (tumbas de tipo cista, tégulas y ánforas), aparecidos en el actual enclave tarifeño de Casa de Porros (junto al Rio del Valle), confirman también la presencia romana en este lugar en los siglos I al V.

Esta ciudad que parece haber estado poblada con más o menos continuidad desde hace más de 10.000 años en el Paleolítico superior (Cueva del Moro), ha pasado por muchas culturas y cada una le legó un nombre.

En lo referente al motivo de su existencia y funcionalidad, estaría relacionada con el comercio, concretamente con la explotación de la riqueza pesquera de la que eran acreedoras esta agua desde tiempos remotos. De ahí que algunos de los restos hallados sean piletas de salazones. Asimismo parece que la segunda actividad comercial era la apicultura que, junto con la agricultura la harían tener un activo comercio con las ciudades del norte de África (Estrabón III, 1, 8).

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Cádiz. L. García Ruz, Prospección geológico-geofísica con fines arqueológicos en la desembocadura del Arroyo del Valle. Mellaria.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Cádiz. Mellaria. Prospección geoarqueológica. Mellaria, 1984.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Cádiz. Mellaria, 1987.

Delegación provincial de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Iván García Jiménez , Documentación técnica para la incorporación del yacimiento arqueológico Mellaria, en el CGPHA como Bien de Interés Cultural con la tipología de Zona Arqueológica., 2018.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417