IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Vivienda 0009 Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Vivienda 0009
Código: 01210740009
Caracterización: Etnológica
Provincia: Huelva
Municipio: Villalba del Alcor

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Viviendas de grandes propietarios Actividad doméstica

Descripción

La estructura de esta casa es tremendamente compleja, por haber experimentado sucesivas remodelaciones que han ido complicando el plan originario. Además, algunas de sus partes se encuentran alquiladas y no forman actualmente parte del conjunto que estudiamos, como el comercio y la pequeña oficina que dan a la avenida o la vivienda alquilada con salida a la fachada lateral, la que está justamente por debajo de la balconada descrita. Los contornos, o la línea que definen los muros exteriores y medianeros forman una estructura casi regular de forma rectangular. En cuanto a la distribución de crujías y dependencias, nos encontramos, claramente, ante un tipo de casa que se asemeja bastante al modelo de casa Sevillana, construida en torno al patio central; modelo que se aleja bastante del que es usual en el Condado. Ocurre, sin embargo, que, al estar alquilada parte de la estructura unitaria, la disposición de las partes de ésta que hemos inventariado es un poco anómala y parece que el patio no tiene la posición central y la centralidad que en su concepción original si tuvo. En este caso, y excepcionalmente a lo que ocurre en la comarca, las plantas son tres, pues la balconada o mirador forma una tercera planta a la que se accedía desde una escalera de madera de obra, hoy sustituida por una escalera portátil, dado el mal estado en que se encontraba. De todas formas, la tercera planta sólo lo constituiría este mirador, pues el resto de la casa se pliega al modelo casi universalmente extendido en la comarca: dos plantas, siendo la superior el soberao. En cuanto a las crujías, la distribución que nos encontramos es la común en la casa Sevillana que se construye en torno a un patio central: en rigor, sólo existen en la casa dos crujías concéntricas e integradas la una en la otra: la primera crujía tiene uno de sus muros de carga en el muro exterior que forma las dos fachadas y que no existe ya en el otro extremo, por haber sido sustituido por nuevos muros de la casa medianera cuyo espacio se arrebata a ésta que comentamos. El otro muro de carga de esta primera crujía rectangular marca una línea también rectangular paralela a la anterior. Estos dos muros forman un espacio que a través de tabiques crean la mayoría de las dependencias de la casa. La segunda crujía de la casa, también quebrada en la parte izquierda, parte del muro que acabamos de comentar y termina en el plano casi cuadrado que forman las columnas del patio porticado. Es decir, esta segunda crujía, en su concepción originaria, formaba un pasillo en torno al patio, desde el que se accedía por diversas puertas a las dependencias de la primera crujía. Esta estructura originaria se encuentra hoy bastante oculta y poco relacionada con la ubicación de las distintas dependencias que hemos visto. Por ejemplo, no hemos podido ver parte de la primera crujía, pues en su parte derecha pertenece a una casa alquilada y en su parte izquierda ha sido destruida para dar lugar a una nueva vivienda. En cuanto a la segunda crujía, ya no es toda ella un pasillo, sino que parte de su espacio ha sido aprovechado para crear nuevas dependencias que amplíen el espacio habitado de la vivienda que ha quedado a los propietarios.
Teniendo esto en cuenta pasamos ya a describir las dependencias vistas en la casa: por la puerta de entrada se accede a un espacioso zaguán; a la derecha, y con entrada también desde la calle, existen dos dependencias más dedicadas en la actualidad a negocios; a la izquierda del zaguán nos encontramos un dormitorio o "habitación", al que se accede desde la segunda crujía que pasamos a comentar. La segunda crujía, originario pasillo en torno al patio, esta convertida hoy en la parte paralela a la fachada principal en una alargada "galería" o recibidor, interrumpida a su izquierda por un tabique que crea un segundo espacio más pequeño dedicado a "salita" o "sala de estar". Parte del pasillo de esta segunda crujía se conserva en el flanco paralelo a la fachada lateral de la casa. Desde este pasillo se accede a dos "habitaciones". En la parte posterior del patio, mirando desde la entrada de la casa nos encontramos de nuevo con que el pasillo de la segunda crujía o crujía interior está convertido en dependencias: cuarto de baño y lavaderos, sin tabique en este último tramo. por lo que conserva, hasta cierto punto el aspecto del pasillo original. El espacio de la primera crujía en esta parte posterior de la casa lo ocupan dos dormitorios. Estas complejas remodelaciones, muy difíciles de datar, porque han sido sucesivas han dado lugar a que las columnas de dos paños del patio se encuentren hoy tapadas o semitapadas por tabiques. La segunda planta es hoy toda ella soberao y sus crujías, superpuestas a las de la planta baja, evidentemente, son corredores alargados que han servido como almacén de granos: originariamente debieron cumplir funciones semejantes a las de la planta baja: la segunda crujía o crujía interior no forma el pasillo que debió ser originariamente, sino que la parte que da al patio está tabicada en su integridad. Otra particularidad de la casa, comprensible si tomamos en cuenta su concepción originaria, es la no existencia de patio posterior ni de corral. En conclusión, estamos ante una casa concebida según los cánones que vemos aún hoy en muchas casas solariegas y palaciegas del centro de Sevilla, pero fraccionada y profundamente remodelada para adecuarla a los estándares de casa agrícola del Condado.
La fachada que da a la avenida tiene tres puertas, todas ellas de carpintería metálica y hierro de baja calidad y acristaladas. La puerta de la izquierda es de entrada a la casa inventariada; las otras dos dan entrada a una pequeña gestoría y a un comercio. En lo que corresponde a la planta superior y soberao, nos encontramos dos balcones de desigual extensión, aunque con puertas de amplitud idéntica, de madera de doble hoja. El suelo de los balcones tiene también su interés, pues presenta remates metálicos de complicados dibujos geométricos que se suceden de parte a parte. En conjunto, sin embargo, la fachada es bastante sencilla, de formas predominantemente planas y terminada en el alero del tejado, que es visto y que no se acompaña de ningún entablamento o friso, sino sólo de una estrecha franja de color rojizo que separa la fachada del escueto alero. Esta misma franja marca, a la altura de los balcones, la situación de la techumbre de la primera planta. La fachada que da a la calle lateral es de mayor importancia, por salirse de los moldes al uso en la comarca y por tener su terminación en la soberbia balconada que ya hemos descrito. La diferencia primera es que se encuentra en parte no lucida ni blanqueada, sino que es visto el ladrillo y la argamasa (cal y arena) desde la calle. En la parte inferior que da a la planta baja tiene dos puertas y dos ventanas de desigual amplitud y con ubicación caprichosa, que, con toda probabilidad, no serán las que existieron en origen siendo abiertas en sucesivas y difícilmente datables remodelaciones. En lo que corresponde a la segunda planta o soberao hay dos pequeñas ventanas situadas, éstas sí, simétricamente.
Un elemento curioso y que se repetirá, sobre todo en la comarca de la Sierra, es el blanqueado de los flancos y el remate superior de los vanos, como destacándolos en la fachada, toda ella del color marrón claro de ladrillos y argamasa.
Lo más interesante de esta fachada es, por supuesto la balconada de la parte superior, elemento arquitectónico muy peculiar y que es, sin duda, la supervivencia de una arquitectura señorial extinta en la comarca, proveniente del XVII. La sucesión de los vanos y de los arcos escarzanos entre los pilares, que adquieren mayor delgadez hacia el exterior, crean un impacto visual de prolongación de la fachada, buscado seguramente por el arquitecto o maestro sabio que la diseñó. Su nacimiento está marcado por un friso corrido que sirve también de vuelo en la fachada para que las aguas de la azotea techada y balconada no resbalen fachada abajo. La cubierta es vista desde la calle, con escaso vuelo, que es logrado por un friso de molduras similares al que acabamos de comentar.
En la fachada que da a la avenida nos encontramos tres puertas de entrada, de desiguales proporciones. La puerta más ancha es la que da entrada a la vivienda estudiada; las otras dos dan entrada a dos negocios que tienen lugar en lo que fueron dependencias de la casa, concretamente, un espacioso dormitorio o "habitación".
Los muros sustentantes son todos de ladrillo cocido tradicional, dispuestos en la forma que llaman en el pueblo "de citarón" o "cruzados", es decir, a soga y tizón diatónicos.
Tiene dos sistemas de cubierta distinto: uno de ellos es el más común en la comarca, a base de pares (vigas de madera de nogal) que asientan en cumbrera y solera; sobre los pares se encuentra la tablazón. En este caso estamos ante un tipo de cubierta boquituerta, prolongable a base de soleras, tanto como muros de carga sucesivos tenga la construcción. Hay, sin embargo, otro tipo de cubierta, que es la primera vez que nos la encontramos en la comarca y que es ciertamente excepcional en todo este territorio: es la cubierta más completa de maderación, pues consta de pares, cumbrera, soleras, nudillos y tirantes, con escorrentía a cuatro aguas, por lo que consta de limas sencillas laterales. En todos los casos la teja es árabe. En las techumbres o separación entre plantas nos encontramos también variantes que complejizan la descripción, pues aunque todas son de maderación, las hay de vigas y de rollizo. Las de viga, constan de vigas más pequeñas -especie de contrapares- sobre las que asienta un suelo de ladrillos. En otros casos nos encontramos la más común tablazón machihembrada. Desde la planta baja las techumbres están ocultas por "cielos rasos".
Los suelos de la planta baja son de terrazo moderno, aunque algunas dependencias conservan la loseta de dibujos geométricos tradicional ya en la comarca y en extensas zonas de Andalucía. En la segunda planta, que hoy es toda ella soberao, aunque debió tener parte de vivienda en otro tiempo, los suelos son unos de ladrillo cocido basto y en otros a base de grandes tablones que asientan sobre rollizos.
En cuanto al remate superior de los vanos, los encontramos de tres tipos: adintelados, en las partes más nuevas de la casa, formando arcos escarzanos, como el las puertas de algunos balcones, en el propio mirador, etc y, finalmente, arcos peraltados en el patio porticado, arrancando desde esbeltas columnas de mármol de capitel dórico, que en conjunto contribuyen a dar gran esbeltez y elegancia a un patio que hoy nos encontramos en parte tabicado y ganado para dependencias interiores, pero que sería rescatable, puesto que se conservan el resto de columnas y arcos aprovechados en los muros y tabiques, cumpliendo aún su originaria función arquitectónica. Las columnas del patio se continúan en la segunda planta en pilastras que sostienen las soleras de la cubierta; los entrepaños entre las pilastras son tabicados.
Ya hemos afirmado, está bastante modificada en su interior, en general, para detrimento de su interés y belleza arquitectónica. Sin embargo, conserva dos partes fundamentales que con tener una función constructiva y práctica, la tienen también ornamental y ostentatoria, símbolo de la distinción que en ella quisieron reflejar sus primeros moradores: nos referimos al patio porticado y a la balconada de la tercera planta.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Vivienda 0009, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417