IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación
Otras denominaciones: Iglesia de Santa María de la Purificación ; Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación Código: 01210470006
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Huelva
Municipio: Manzanilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Iglesias parroquiales Ceremonia cristiana Edad Media 1400/1499 Mudéjar
Iglesias parroquiales Ceremonia cristiana Edad Moderna 1710/1781 Barroco (Estilo)
Iglesias parroquiales Ceremonia cristiana Edad Moderna 1782/1787 Neoclasicismo

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Fundidores Falcón , Vicente En 1787 se funden las campanas del templo.
Arquitectos Cintora , Lucas 1760 dirige las obras de la torre hasta el segundo cuerpo de campanas, 1762.
Arquitectos de Figuero , Antonio Matías Tarea de erigir de nuevo el templo desde 1780-1781.
Arquitectos Díaz , Diego Antonio En 1728 dicta nuevas condiciones para levantar unas tres varas la capilla mayor.
Arquitectos Álvarez , José Entre 1782-1783 dirige las obras, realizando la neoclásica portada de la nave del evangelio.
Maestros de obras Díaz Pinto, Francisco 1778-1779 culmina el segundo y último cuerpo de campanas de la torre de iglesia.
Maestros de obras Pedrero , Manuel La obra de levantar tres varas la capilla mayor se encarga a este maestro.

Descripción

Aunque se trata de un edificio exento, la existencia de dependencias anejas en torno al presbiterio y la excesiva proximidad del caserío circundante dificultan en buena medida la completa percepción de su potente volumetría.

La actual iglesia es de planta basilical con tres naves de dos tramos cada una, crucero y capilla mayor de testero plano. La nave central, más alta y ancha que las laterales, se cubre con bóveda de cañón con lunetos y las laterales con bóvedas de aristas.

Las tres naves se encuentran separadas por arcos formeros de medio punto, moldurados, que descansan sobre pilares rectangulares con impostas. En las enjutas de estos arcos se establecen sendos resaltes triangulares. Hacia la nave central se adosan pilastras toscanas que descansan en pedestales cuadrados. Sobre los capiteles cabalgan sendos fragmentos de entablamento decorados con triglifos. Una gruesa cornisa marcadamente longitudinal indica el arranque de las bóvedas. Los tramos de las naves quedan delimitados por los arcos fajones que en la nave central son de medio punto y, en las laterales, de medio punto peraltados que descargan sobre pilastras adosadas a los pilares de los arcos formeros.

A los pies de la nave central se ubica el coro el cual conecta con la misma a través de un vano de medio punto sobre el que apoya la tribuna superior compuesta con antepecho de balaustres de hierro. A ella se accede mediante una escalera situada a los pies de la nave del Evangelio.

A los pies de la nave de la Epístola se ubica la capilla Bautismal, de planta rectangular cubierta con bóveda de arista. La zona central de la capilla la ocupa la pila bautismal, realizada en mármol blanco dispuesta sobre una solería compuesta de dos gradas hexagonales. Se trata de un conjunto de piezas cerámicas polícromas del siglo XVI, de estilo renacentista, realizadas con la técnica de arista y decoradas con motivos geométricos que alternan con otros vegetales de colores azules, verdes, marrones y negros. Las piezas colocadas de cantoneras son planas, se decoran con motivos vegetales de tonos azules, son barrocas y datan del siglo XVIII.

El crucero está cubierto de cúpula sobre pechinas que apoyan sobre cuatro arcos torales compuestos de pilastra adosadas en sus frentes. Los brazos del crucero, que no sobresalen en planta, se cubren mediante bóvedas de cañón con lunetos. El brazo izquierdo comunica con la capilla Sacramental la cual es de planta cuadrangular cubierta con bóveda baída. En el brazo derecho se abre el camarín de Nuestra Señora de la Soledad.

La capilla mayor, que se encuentra a mayor altura que el resto de la iglesia, tiene planta cuadrangular y está cubierta también con bóveda de cañón y lunetos. A ambos lados se sitúan las dependencias parroquiales; a la izquierda comunica con la sacristía, recinto de planta rectangular, compartimentada, que conecta a través de un corredor con el despacho parroquial y tiene acceso además al patio del aljibe, antiguo cementerio del templo.

En el exterior, la fachada de los pies del templo destaca por su gran sencillez y originalidad. Se compone de un alzado de dos cuerpos; el inferior se encuentra centrado por una portada denominada del Sol, construida en ladrillo visto sobre el paramento liso de la fachada. Se estructura con dos cuerpos; el primero se compone de un vano central escarzado, con ménsula en la clave, que actualmente se encuentra tapiado, y en las enjutas muestra el escudo pontificio. El conjunto está flanqueado por altas pilastras dobladas, con ménsulas a modo de capitel, y frontón triangular partido, interrumpido por un rombo de resalto en cuyo centro presenta la inscripción «año de 1685». En ambos extremos de esta composición se ubican pirámides de bolas sobre pedestales.

El segundo cuerpo consta de una hornacina central flanqueada con cartones y espirales terminados en pináculos piramidales y frontón curvo partido, coronado con tres pilastras con bolas.

El trazado del segundo cuerpo y el contorno general de la fachada traduce la visión espacial del interior del templo. Está compuesta de un cuerpo central más alto que se corresponde con el hastial de la cubierta de la nave central de la iglesia. El conjunto está decorado en ladrillo visto, dispuesto en arcadas de medio punto, almohadillado y de carácter geométrico.

La fachada de la Epístola, de gran sencillez, se compone de la portada y del volumen poligonal del camarín de Nuestra Señora de la Soledad, el cual se estructura con pilastras toscanas elevadas sobre un basamento y terminadas con un entablamento decorado con triglifos y metopas, interrumpido en la zona central por un óculo que proporciona iluminación a la capilla. Corona el conjunto una cornisa y antepecho dispuesto con dados en correspondencia con las pilastras y un remate trifolio en el centro. La portada se abre en el segundo tramo de la nave de la Epístola. Realizada en ladrillo visto, se compone de un vano de medio punto, moldurado, con clave resaltada y triángulos rehundidos en las enjutas. El conjunto se encuentra flanqueado por pilastras cajeadas, que sostienen un entablamento con triglifos y metopas bajo un movido frontón triangular coronado con jarrones.

La fachada del Evangelio hace las funciones de principal tras el cierre de la portada de los pies. En ella se aprecian los diferentes volúmenes que la conforman: a la izquierda se ubica el patio del aljibe, antiguo cementerio de la iglesia, delimitado por un grueso muro coronado con merlones de capuchón. En los ángulos achaflanados de dichos muros se establecen dos retablos de azulejos realizados en el último tercio del siglo XVIII, con la representación de las Almas del Purgatorio. El primero muestra sobre las Ánimas a Cristo Resucitado, a la Virgen del Carmen y a San José con el Niño. El segundo, la Coronación de la Virgen y a la Santísima Trinidad. La portada da acceso al interior del templo a través del segundo tramo de la nave del Evangelio. Está considerada como una de las portadas del más puro estilo neoclásico. Construida en ladrillo visto se estructura mediante un vano de medio punto con ménsula en la clave, flanqueado con medias columnas adosadas, de fustes estriados en la zona inferior, que descansa sobre un pedestal cajeado, entablamento superior compuesto de metopas y triglifos, coronado con frontón triangular movido rematado con jarrones.

La torre se encuentra adosada y situada detrás de la cabecera del templo. Tiene dos accesos; uno interior que abre a la altura del primer cuerpo de campanas, a través de una escalera de caracol ubicada tras el testero de la iglesia y comunicada con el salón parroquial; y otro exterior, abierto al patio del aljibe. La torre se compone de caña, dos cuerpos de campanas superpuestos decrecientes y chapitel superior. Todo el conjunto tectónico, de gran riqueza ornamental, está construido en ladrillo visto tallado y azulejos embutidos. La caña de gran altura, compuesta de un basamento de piedra, muestra los ángulos redondeados y decorados en la zona superior a modo de capitel. En tres de sus frentes y dispuestos en eje, se abren balcones semicirculares con antepecho de balaustres, vanos trilobulados, pilastras dobladas y entablamentos con pinjantes y frontones partidos. Asimismo, presentan óculos moldurados y decorados en la zona superior con diversos motivos. También aparecen un retablo de azulejos con la representación del Sagrado Corazón de Jesús, así como una lápida de mármol con una inscripción alusiva al año en que se inicia la construcción de la torre, 1760.

El primer cuerpo de campanas se compone de banco y antepecho de pedestales y balaustres ondeados. Abre por cada flanco un vano con arco mixtilíneo flanqueado por pilastras de orden jónico. En los ángulos achaflanados se encuentran sencillas columnas jónicas, pilastras y columnas que soportan un sencillo entablamento sobre el cual se establece el antepecho.

El cuerpo superior presenta también los ángulos achaflanados y columnas salomónicas pareadas de orden corintio. El chapitel se compone de recortados perfiles y acusadas estrangulaciones que configuran su singular morfología.


Datos históricos

Parece ser que la más temprana construcción del templo corresponde a una traza mudéjar y se remonta al siglo XV, llevándose a cabo a partir de entonces diferentes modificaciones, sobre las que se conservan escasas noticias documentadas. La más antigua de todas ellas, en relación con la construcción del templo, se trata del contrato firmado el 4 de marzo de 1555 por el albañil Bartolomé Ruiz y el carpintero Alonso Ruiz, obligándose ambos a labrar un costado o nave de la iglesia. El siglo XVII también ofrece algunos datos aislados en torno a la construcción de la iglesia y la ultimación de su equipamiento mueble. 1685 es finalmente la fecha que aparece grabada en el frontis de la portada de los pies de la iglesia, único vestigio que subsiste en el actual conjunto de su etapa anterior al terremoto de 1755, suceso que ocasiona graves daños en la estructura del edificio, subsanados con una importante reconstrucción del mismo a lo largo de la segunda mitad de la centuria.
El mayor volumen de referencias documentales sobre el proceso constructivo del inmueble corresponde al siglo XVIII, especialmente a su segunda mitad, momento al que se debe sin duda el aspecto del edificio que hoy contemplamos. En 1710 se llevan a cabo diversas reparaciones en el cuerpo de la torre y la cubierta de la nave central. Igualmente sabemos que, en 1722, el arquitecto Diego Antonio Díaz informa sobre la techumbre de la iglesia, y el 31 de marzo de 1728 dicta nuevas condiciones para levantar unas tres varas su capilla mayor, con el objeto de equilibrar su altura con la del resto del templo, obra de la que se encargaría el maestro albañil Manuel Pedrero.
Hacia mediados del setecientos, se inicia una etapa completamente nueva en el edificio. Los graves desperfectos sufridos por el terremoto de 1755, llevan al Arzobispado hispalense a plantear la reconstrucción del inmueble, que tiene lugar a partir de 1759. Pedro de Silva, en calidad de maestro mayor de obras, reconoce la deteriorada fábrica y presupuesta una obra básica, con la sustitución de la espadaña por una torre. Aprobado por el Cabildo metropolitano, la empresa de la torre se llevaría a cabo, estableciendo Pedro de Silva algunas directrices para el emplazamiento de la torre. Las obras comienzan el 4 de mayo de 1760, bajo la dirección del maestro Lucas Cintora, paralizándose el 19 de febrero de 1762, cuando sólo se había llegado hasta el segundo cuerpo de campanas. En 1777, Pedro de Silva volverá a reconocer el estado de las obras del edificio. Tras varios años de paralización, el 10 de junio de 1778 se vuelven a reanudar las obras, esta vez a cargo del maestro Francisco Díaz Pinto, que trabaja hasta el 17 de abril de año siguiente, culminando el segundo y último cuerpo de campanas.
Ultimada la torre, se afronta inmediatamente la tarea de erigir de nuevo el templo, esta vez bajo las trazas de Antonio María de Figueroa. El propio Matías de Figueroa reconoce el edificio y en julio de 1780 dirige las obras. Posteriormente, entre 1782 y 1783 dirige las obras José Álvarez, realizando la neoclásica portada de la nave del evangelio. En 1784 corresponde al arquitecto Fernando Rosales inspeccionar la marcha de los trabajos y, por fin, el 18 de febrero de 1787 se inaugura la nueva iglesia, fundiéndose en este mismo año las campanas, a cargo de Vicente Falcón. Al año siguiente, Antonio de Figueroa culmina el proceso, con el reconocimiento del edifico recién terminado.
A partir de la terminación, a finales del setecientos, no se tiene ninguna noticia más sobre el templo hasta el desafortunado incendio que, el 22 de julio de 1936, ocasiona su completa ruina, tanto en lo que se refiere a su aspecto arquitectónico, como a los bienes muebles, de los que no pudo salvarse ninguno. Aurelio Gómez Millán firma un proyecto de intervención el 15 de agosto de 1939, donde defiende la necesidad de reconstruir por completo el inmueble, respetando su concepción primigenia.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOJA 27/04/2009 79 26

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

GARCIA DE LA CONCHA DELGADO, Federico. Nuevas noticias sobre la vida y la obra de Pedro de Silva. 1990, pp.93-98.

DECRETO 86/2009, de 14 de abril, por el que se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, con tipología de Monumento, la Iglesia de Santa María de la Purificación, en Manzanilla (Huelva). . 27/04/2009, 29.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural, categoría Monumento, de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Purificación de Manzanilla (Huelva).



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417