IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Chalet Canals Más imágenes Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Chalet Canals
Otras denominaciones: Residencia tercera edad Mirasierra ; Edificio del Movimiento Moderno Código: 01140210140
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Chalés Actividad residencial Edad Contemporánea 1956 Estilo racionalista

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos de La-Hoz Arderius, Rafael Proyecto 1956

Descripción

La casa se sitúa en el barrio de El Brillante, al Norte de la ciudad de Córdoba. Se trata de un emplazamiento que disfruta de la cercanía de la sierra, elevado sobre la cota de la capital, y que tradicionalmente fue ocupado por la burguesía cordobesa para la construcción de segundas residencias, luego devenidas en primeras, con el modelo del suburbio jardín como referente. La tipología edificatoria predominante es la vivienda unifamiliar aislada, con un máximo de dos plantas de altura.

La avenida del Brillante, a la que se abre la casa, es el eje estructurante principal del barrio, y es una de las vías históricas principales de conexión entre Córdoba y la sierra. La presencia de la casa queda disuelta por la abundante vegetación que crece en el frente de la parcela. Situándose en una posición elevada, la casa orienta sus estancias públicas en dirección Sur, permitiendo el disfrute de las vistas.

Se trata de una vivienda unifamiliar aislada de alto standing, ubicada en una parcela de 3356 m2. Aunque inicialmente el entorno tenía un carácter agrícola, actualmente forma parte de una zona altamente colonizada por viviendas que buscan en esta situación privilegiada sobre la ciudad (se encuentra elevada sobre la misma) las brisas y el frescor que en verano proporciona la serranía cercana.

El acceso a la finca se realiza a través de un camino situado paralelo a su borde izquierdo, y que salva el curso encauzado de una escorrentía natural que atraviesa el frente de la parcela mediante un puente de hormigón en "V" invertida. El camino desemboca en el frente de la vivienda, con acceso directo al aparcamiento situado en la planta baja, y a través de un sistema de aterrazamientos, rampas y escaleras, hasta el nivel superior del jardín, desde el que se accede a la vivienda y en el que se localiza la piscina, con forma de "L", y pegada al lindero derecho del solar. El acceso a este aterrazamiento superior a través de la escalera exterior se realiza por debajo de la losa volada de hormigón armado de la terraza principal del edificio, haciendo de efectivo umbral hacia el jardín superior.

La visión de la casa desde este acceso es de enorme atractivo por la contundencia del gesto: la planta baja sirve de zócalo pétreo sobre el que se apoya el volumen superior, reducido figurativamente a una caja de hormigón armado con sus lados abiertos hacia el paisaje. La configuración arquitectónica del Chalet Canals parte de una contundente definición volumétrico-funcional que se ve posteriormente matizada por problemas de implantación y orientación. El edificio queda definido en planta por dos cuerpos perfectamente diferenciados. Un recinto rectangular que aparece quebrado en una de sus esquinas, acoge las zonas de día de la vivienda; cocina, oficio, salón y comedor. Los cinco dormitorios con sus correspondientes baños y zonas de vestidores, quedan engarzados por un largo pasillo, configurándose así un segundo rectángulo alargado que alcanza el fondo de la parcela. Como charnela entre ambos cuerpos aparece el vestíbulo de acceso.

Los condicionantes planteados por el deseo de optimización de los factores de orientación sirven de excusa para matizar el rígido planteamiento volumétrico. Mientras que el cuerpo de día, buscando las orientaciones Sur y Oeste para los salones, se ciñe ortogonalmente a la dirección del paralelo, el cuerpo de dormitorios gira levemente buscando el Sureste. El resultado es una planta clara y segura capaz por ello de admitir ambigüedades y rupturas geométricas que la enriquecen y la impregnan de una cierta "espontaneidad". A partir de aquí se desarrolla un inequívoco vocabulario moderno, basado en la horizontalidad de las cubiertas planas y los grandes vuelos de hormigón armado, aunque repleto de los guiños y puntualizaciones característicos de la madurez arquitectónica alcanzada por el movimiento moderno en los años cincuenta.

Como circunscribible a esta segunda actitud, aparece una forma delicada de implantación en el territorio, donde las vistas son importantes y el edificio se rodea de pequeños objetos que hacen suyo el entorno más inmediato; el puentecillo sobre el arroyo, la piscina y su expresivo trampolín, las sendas que recorren el lugar, etc.

En definitiva, el ejercicio que supone el Chalet Canals, recuerda las amables traducciones que Richard Neutra hacía de los dogmas del Movimiento Moderno. El entorno agreste de la sierra cordobesa le sirve a Rafael de la Hoz como desierto de fondo donde recrear el universo hedonista y optimista que reclamaba para sí la esnobista clase media alta que empezaba a disfrutar de las ventajas de la modernización y el proceso de apertura económica de los felices 50. Su carácter singular como prototipo de residencia burguesa avanzada de mediados de siglo constituye un importante valor patrimonial. El rasgo más característico de la casa viene dado por los grandes vuelos horizontales de hormigón armado que protegen fundamentalmente a las estancias públicas de la casa. Este manejo virtuoso del hormigón armado se hace extensivo a los elementos singulares, tales son el puentecillo de acceso.

La construcción de la casa es contemporánea a la consolidación de la estética pop que acompañaría el curso de la modernidad desde la segunda mitad de los años cincuenta hasta la postmodernidad. En lo relativo a la utilización de materiales, el empleo de la pizarra como revestimiento de los paramentos, así como de elementos singulares del interior de la vivienda, empareja al chalet Canals con obras de arquitectos de la modernidad estadounidense, como son el propio Frank Lloyd Wright o el mencionado Neutra. Especial significación tienen elementos que hermanan a este edificio con la Cámara de Comercio de Córdoba; en especial el empleo de la piedra en los revestimientos, así como la figuratividad onírica del trampolín de la piscina, construido en acero.

A partir de aquí se despliega una edulcorada arquitectura de ficción planteada para el disfrute de los sentidos; amplias terrazas al Sur protegidas por elegantes vuelos de cubierta, muros de mampostería en contraste con los blancos planos de hormigón, grandes cristaleras visualmente orientadas, cerramientos de lamas de madera a modo de sugerentes veladuras y generosidad en la distribución de los espacios "nobles" de la vivienda.

El edificio sirve de testimonio de los cambios que se producían en la sociedad y la economía española en la segunda mitad de los años 50: una clase media emergente, el auge del consumismo y la entrada progresiva de los modos de vida occidentales de la mano de la apertura del régimen de Franco hacia los Estados Unidos. El proyecto, fechado en 1956, es solo un año anterior a los cambios de gobierno que se produjeron en España con la entrada de los primeros ministros tecnócratas vinculados al Opus Dei, y que llevarían a cabo las reformas legislativas conducentes al Plan de Estabilización Económica de 1959.

El estado general de conservación del edificio es deficiente, debido a la reutilización de espacios de manera irreflexiva, así como a la sustitución indiscriminada de materiales y a la realización de obras de ampliación absolutamente carentes de criterio y que no han tenido en cuenta los valores del edificio.

El edificio principal se encuentra íntegro en su volumetría, aunque ha sufrido diversas ampliaciones que comprometen sus valores. El principal de ellos es la adición de una pieza de habitaciones frente a la crujía original de estancias privadas, frente a la misma, y cancelando las relaciones que se establecían originariamente con el jardín. Esta ampliación, de una planta de altura, ha supuesto la ocupación casi completa del fondo de la parcela, creando un claustro de exiguas proporciones incoherente con la apertura del proyecto original.

Igualmente es necesario reseñar la desaparición del sistema de lamas verticales de madera de suelo a techo que protegía la terraza del salón hacia el Oeste, así como la barandilla de esquina en el vuelo de la terraza sobre la escalera. Ambos elementos fueron sustituidos por una barandilla metálica convencional, corrida a todo lo largo de la terraza.

El entorno aterrazado del jardín y de la piscina se mantiene en buen estado, aunque es necesario señalar la ocupación progresiva de espacios libres en la parcela. A la mencionada construcción de la pieza anexa a la vivienda hay que añadir la implantación de otra pieza exenta en el frente derecho de la parcela, que ocupa el espacio de huerta frontal originalmente planeado para el edificio.

La proliferación de obras a cargo de los actuales propietarios puede comprometer la preservación de los valores del edificio.


Datos históricos

Con las vanguardias de principios de siglo y su posterior expansión en un movimiento de alcance internacional, la arquitectura "el arte en general- dio un salto sin precedentes en la historia. Aquello que se estaba buscando desde mediados del siglo XIX, una nueva arquitectura para una nueva sociedad industrial, pudo alcanzarse con plenitud. En pocos años se pasó del lenguaje academicista, incapaz de generar una nueva arquitectura y una nueva ciudad para la nueva ciudad (problemas tecnológicos, higiénicos...), a una arquitectura tendente a la abstracción, formalmente pura y plásticamente transparente, resuelta de manera pulcra, técnicamente avanzada, sin ornamentos ni añadidos innecesarios.
El Movimiento Moderno en arquitectura, considerado como uno de los productos más característicos de las llamadas Vanguardias Históricas, se desarrolló de modo distinto en cada país en función de una serie compleja de circunstancias de carácter político, económico y en función también de su cultura, tradiciones, disponibilidad de materiales, su desarrollo tecnológico y su capacidad creativa.
De la etapa inicial del movimiento moderno, entre los años 1920-1930, necesariamente experimental, nos han llegado obras preciosas, construcciones con lenguajes dispares, espacios y formas moderada o radicalmente modernas. De los años cuarenta del presente siglo hay testimonios de proyectos que intentan denodadamente romper con la pesada cortina política. En los cincuenta se vive una nueva etapa de dinamismo y capacidad innovadora y se avanza hacia una aceptación creciente y general de los modelos. Los sesenta anuncian una crisis profunda en este sistema moderno, surgiendo actitudes manieristas y cuestionando los postulados anteriores.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito CG BOJA 25/10/2001

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AA. VV.. Arquitectura del Movimiento Moderno en Andalucía. Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, 1999. 84-8095-202-4.

AA.VV.. Guía de Arquitectura. España. 1920-2000. Tanais Ediciones S.A., 1998. 84-496-0007-3.

AA.VV.. Rafael de La-Hoz, Medalla de Oro de la Arquitectura 2000. Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), 2001. 0214-1124.

DAROCA BRUÑO, Francisco; DÍAZ LÓPEZ, José; PEÑA AMARO, Antonio. Rafael de La-Hoz, Arquitecto Catálogo de Obras y Proyectos. Demarcación en Córdoba del Colegio de Arquitectos de Andalucía Occidental. CO. 1331/1991 (Depósito Legal).

DAROCA BRUÑO, Francisco; YLLESCAS ORTIZ, María; DE LA FUENTE DARDER, Felipe. Guía de Arquitectura de Córdoba. Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba. Junta de Andalucía. Consejería de Obras Públicas y Transportes, 05/02/2003. 84-8095-327-6.

MORALES, Emilia. Itinerarios de Arquitectura 02: Rafael de La-Hoz. Fundación Arquitectura Contemporánea, Diciembre 2005. 84-609-7723-4.

MOSQUERA ADELL, Eduardo; MORENO PÉREZ, José Ramón; PEREZ ESCOLANO, Víctor; PEREZ CANO, María Teresa. 50 años de arquitectura en Andalucía: 1936-1986. Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía, 1987. 84-505-4974-4.

MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa. La Vanguardia Imposible. Quince años de arquitectura contemporánea andaluza. Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, 1990. 84-87001-50-5.

PEREZ ESCOLANO, Víctor. Transformaciones. Cinco siglos de Arquitectura en Andalucía. 1492-1992. Colegios Oficiales de Arquitectos de Andalucía Occidental y Oriental, 1992. 84-88075-15-4.

Arquitectura del Movimiento Moderno 1925-1965. Registro Do.Co.Mo.Mo. Ibérico, 1996.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Córdoba. Chalet Canals, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417