IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 6| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Hacienda Torrijos Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Hacienda Torrijos
Código: 01410960034
Caracterización: Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Valencina de la Concepción

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Haciendas Actividad agropecuaria
Haciendas Oleicultura
Haciendas Olivicultura

Descripción

La histórica hacienda, y antigua población, de Torrijos se ubica junto a la carretera que une Valencina de la Concepción, de cuyo casco urbano dista apenas unos cientos de metros, y Salteras. Un carril flanqueado por árboles conduce al caserío, que se asienta sobre una loma desde la que se divisan las tierras que forman la finca: los Matos, los Llanos, el Alamillo, la Sopa del Vino, la Cañada del Vino y el Catalán. No obstante, no fue éste su acceso original, ya que todavía se conserva, aunque en desuso, una avenida bordeada de eucaliptos ¿el denominado camino "del Pozo"¿ que sale de la portada, toma el sentido opuesto al del acceso actual y enlaza con la cañada de los Carboneros, lo que evidencia, una vez más, la decisiva importancia de las vías de comunicaciones en la orientación de las construcciones agrícolas.
El conjunto se articula básicamente en torno a un amplio patio, en el que se disponen todas las dependencias, contando con un jardín trasero de considerable extensión, que en origen debió ser la huerta. Su estado de conservación es bueno a pesar de haber perdido su función originaria la mayoría de las dependencias. La fachada es, como todo el edificio, muy sencilla, contemplándose ante la misma diversos rulos y soleras de molino. En el ángulo izquierdo aparece una de las referidas torres, en este caso la de contrapeso del molino de viga, que se disponía a lo largo de la fachada. La portada presenta un arco escarzano y, por encima, el nombre de la explotación y un reloj de sol flanqueado por sendos azulejos de san José y de la Inmaculada. El patio es terrizo y en fachada se sitúa, además del molino, la vivienda de los caseros a la izquierda de la portada y, a la derecha, otra nave que fue granero. En la crujía de la izquierda se encuentra, junto a la nave de la viga y paralela a ella, la bodega de aceite así como la gañanía y la oficina. Tras estas dependencias hay una amplia nave para el aderezo de las aceitunas. Al fondo del patio se encuentran, además del acceso a un pequeño patio con una cuadra, los dos elementos más significativos de la hacienda, la capilla y el señorío, que merecen especial atención. Por último, el costado derecho de este patio se cierra mediante una simple tapia.
La capilla de Torrijos es un importante foco de peregrinación al ser el santuario donde se venera la efigie de un Cristo atado a la columna de gran devoción en la zona. El oratorio cuenta con un pequeño acceso, tapizado por una interesante colección de exvotos dieciochescos y decimonónicos. De igual forma, diversos azulejos relatan la historia de este recinto, haciendo mención a su renovación en 1896 y a la visita que realizó el 28 de febrero de 1908 el entonces príncipe de Asturias, don Alfonso de Borbón y Battemberg. En su interior, su reducido espacio se jerarquiza claramente. El presbiterio, al que da acceso un arco triunfal en cuyas enjutas hay dos escudos de caballeros, está presidido por un retablo neoclásico, mientras por el resto de la capilla se reparten diversas tallas, pinturas y lámparas de diversas épocas.
El señorío, por su parte, se distribuye en torno a un patio cerrado y porticado. Compone una suntuosa residencia e doble altura, con llamativos arcos apuntados en la galería alta, escudo y torre mirador de claro carácter defensivo, vestigio quizás de la primitiva alquería. El interior del señorío está muy cuidado, mostrando una interesante decoración.


Datos históricos

Las referencias históricas que se tienen de Torrijos son muy remotas. A pesar de no aparecer citada en el Repartimiento de Sevilla, con anterioridad debió ser una alquería musulmana. Su compleja y "doble" historia a lo largo de la Baja Edad Media ha sido trazada con precisión por Mercedes Borrero. Al parecer, su primer propietario fue don Nuño Bueno, nieto de Fernán González. Con posterioridad, doña María Alonso Coronel aportó como dote para casarse con don Alonso Pérez de Guzmán la mitad de Torrijos. En 1383, por facultad de Juan I, se instituyó mayorazgo sobre la otra mitad por parte del caballero veinticuatro de Sevilla don Alonso Fernández de Marmolejo y su esposa doña Juana de Orta. En 1446 se produce lo que Ortiz de Zúñiga denomina segunda fundación del mayorazgo de Torrijos al unirse sus dos mitades, existiendo ya entonces el título de señor de Torrijos. En 1672, cuando la finca era propiedad de doña Ana María Manuel Marmolejo, el caserío contaba con vivienda, oratorio, torres, dos molinos, huerta, prado y alameda, así como 178 fanegas de tierra calma, 106 de viña y 276 aranzadas de olivar. En 1679 se solicita el derecho de capilla para la hacienda. En 1730, el célebre escultor y ensamblador del Barroco sevillano Pedro Duque Cornejo arrienda parte de las tierras de Torrijos. Por último, cabe indicar que en 1896 se renovó la capilla, siendo su dueño don José María Diosdado y del Castillo, del cual descienden los actuales propietarios, los marqueses de Casamendaro y Angulo.
La extensión de la finca en la actualidad es de 238 ha, la mayoría de las cuales se dedica al cultivo del olivo manzanillo, del que hay más de 8.500 pies, y el resto a tierra calma. El caserío, de imponente desarrollo horizontal y planta cuadrada, ofrece cierto aspecto de fortaleza al estar rodeado por una alta tapia, con arcos ciegos decorativos de tradición mudéjar en la parte trasera, y debido a la presencia de varias torres almenadas. Ricardo Ronquillo lo cree construido en el siglo XVI, pero tenemos diversas referencias de época muy posterior. Así, en 1719 el arquitecto Juan Navarro, maestro mayor de la Real Audiencia de Sevilla y del duque de Medinaceli y autor de la Hacienda de Torrequemada en Gelves, reconoció y declaró que estaba efectuando obras en el heredamiento de Torrijos, propiedad entonces del conde de Torrejón y marqués de Valencina. En 1769 se hicieron nuevas obras en el edificio, llevadas a cabo por Domingo de Chaves, maestro alarife de los Reales Alcázares y de la Casa de Contratación, por encargo del conde de Maceda y de la Fuente del Saúco y que ascendieron a 51.000 reales.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Álvaro Recio Mir; SÁNCHEZ ROMERO, José Carlos, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Hacienda de Torrijos , 2009.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Hacienda de Torrijos, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417