IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 5| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo de la Alcaría Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo de la Alcaría
Código: 01110200346
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Cádiz
Municipio: Jerez de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria 1865

Descripción

El caserío constituye la cabecera rectora de una finca de 2.000 ha. inserta en el Parque Natural de los Alcornocales, reducto del bosque mediterráneo de alcornoques, quejigos y acebuches. La propiedad actual es la suma de varias fincas primitivas. En un documento del XIX figura integrada por las dehesas de Mogea de Asencio y Marrufa y otras fincas, entre ellas la dehesa de Cardela. Finca corchera por excelencia, tuvo ganado bravo hasta hace unos años en que se vendieron los hierros y gran parte de la vacada. Actualmente la explotación principal de la finca gira en torno a la extracción del corcho y la caza mayor. También se tienen arrendados pastos para ganadería de lidia y de engorde. En épocas anteriores tuvieron importancia las labores de carboneo. Cuenta con varias presas que proporcionan agua abundante todo el año. La riqueza de la finca permite la caza mayor de venado, gamo, muflones y, sobre todo, de corzos, especie de la cual posee la mayor densidad por hectárea de Europa. La situación actual de la finca es resultado de un proceso de gestión forestal y cinegética iniciado ya en el XIX por su primer propietario.
El caserío principal de la dehesa es de gran envergadura, extendiéndose sobre una parcela de unos 2.500 m2. Ofrece una fisonomía muy singular en el conjunto del agro gaditano, ajena al concepto autóctono tradicional de la arquitectura del cortijo y más bien relacionada con las casas de campo inglesas, línea que, no obstante, cabe observar en otros caseríos de dehesa de la sierra de Cádiz y de similar cronología, como el Picado, el Marrufo o, incluso, la Almoraima. Su primer propietario particular mandó construir la vivienda, que ya estaba concluida básicamente en 1865, inspirada en las casas de campo inglesas que conocía y poseía. A final de siglo la familia se trasladó definitivamente desde Inglaterra a la dehesa, mandándose por entonces habilitar la capilla, que se inauguraría en 1891. Actualmente es residencia habitual de varios miembros de la familia.
La construcción, de dos plantas, fue ejecutada por un maestro albañil de Algar, y aunque algunas de sus dependencias fueron agrícolas en origen, hoy día su función es casi exclusivamente residencial. Se estructura en forma de peine con varios patios abiertos al paisaje. El cuerpo longitudinal alberga las dependencias principales, salones y dormitorios de la familia. En los cuatro cuerpos perpendiculares se sitúan salón y dormitorios de invitados en lo que fuera casa de máquinas y granero en planta alta, la capilla, el área de servicios, y el pabellón de cazadores o invitados con salones y dormitorios. La edificación ha sufrido reformas y mejoras a lo largo del tiempo pero en general conserva la imagen original del XIX. El actual pabellón de cazadores se reconstruyó completamente en 1992. Las dependencias principales se amueblan con cuadros y mobiliario de época de estilo inglés. En el costado meridional de la edificación se desarrolla un amplio jardín, también del XIX, de trazado romántico, con numerosas palmeras, naranjos, buganvillas, glicinias, rosales, etc.
Desde el siglo XIX el conde de Torre Díaz se preocupó por la catequesis y escolarización de los trabajadores y su familiares, habilitándose una capilla en un primitivo almacén o granero, consagrada el 7 de mayo de 1891, según recoge el periódico El Guadalete de Jerez en su número de 16 de Mayo de 1891. Su arquitectura es de carácter neogótico, con ventanales apuntados, vidrieras y artesonado de madera. El altar y sagrario aparecen tallados en piedra. Desde el dormitorio principal se abren dos huecos que sirven de tribuna para la asistencia a los oficios religiosos. Hasta 1997, cuando las obras del pantano de Guadalcacín II dificultaron la asistencia de sacerdotes, se celebraba misa todos los domingos. Durante la Guerra Civil se empleó como casa de la Guardia Civil. La escuela estuvo funcionando hasta 1977, llegando a contar con tres profesores que vivían en la finca. Junto a la casa se levanta el edificio de las cuadras, de reciente construcción, planteado al modo de los boxes.
La construcción es de muros de piedra, en mampostería, con forjados de viguetas y rollizos de madera, cerchas también de madera y cubiertas a dos aguas de tejas planas. Patios y jardín están enlosados de piedra de laja. Los materiales empleados son en su mayoría los proporcionados por el entorno, junto con algunos importados de Inglaterra, como la teja. Las construcciones reflejan una arquitectura sobria, descansando su imagen en la potencia de los propios volúmenes. En el conjunto resaltan la fachada de la capilla, presidida por la espadaña, y el frente de la nave simétrica a ésta que reproduce algo de la labor de cantería de la primera. El patio principal, cerrado por una alta reja de forja, está presidido por una atractiva galería de parapeto de madera que recorre todo su frente. La campana de la espadaña fue fundida en San Fernando en 1890.
La explotación llegó a concentrar antaño a más de doscientos trabajadores, y aún en la actualidad cinco familias trabajan y viven en la finca. Además del caserío principal existían numerosas construcciones para trabajadores diseminadas por el territorio de la dehesa e innumerables chozos. Hace una década se derribó la mayor parte de estas casas de trabajadores. Frente al caserío principal destaca, en un altozano, la construcción de una casa de labor, en la actualidad sin uso. También en las inmediaciones del caserío se localiza un tentadero. El recinto de la dehesa está recorrido por cerca de cien kilómetros de caminos. El de acceso, desde la entrada de la finca hasta la vivienda, salva dos riachuelos mediante unos puentes que fueron construidos en el XIX con vigas de acero traídas desde Inglaterra.


Datos históricos

A mediados del siglo XVIII, el Catastro de Ensenada, según J. D. Cebada Gago, reseña el baldío de la Alcaría entre las tierras de pasto comunal del término de Jerez, situación que confirma todavía hacia 1840 P. Madoz en su Diccionario al mencionar la Alcaría como dehesa en" término jurisdiccional de Jerez, perteneciente al común de vecinos. Poco después, al desamortizarse la mayor parte de los bienes municipales, la Alcaría "o Alquería, como es denominada también con cierta frecuencia tanto en la documentación como de manera oral" destaca entre los grandes latifundios que se crean en el contorno de la sierra gaditana, figurando, al decir de Cebada Gago, con una extensión de 4.066 aranzadas. Así, en efecto, la finca pertenece a sus propietarios actuales desde 1849, cuando fuera comprada por don Pedro José de Zulueta y Wilcox, conde de Torre Díaz y banquero en Londres, en las subastas de bienes de propio procedentes de las desamortizaciones.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. ALADRO PRIETO, José Manuel; LEDO MÁRQUEZ, Pedro; ORÚE VÁZQUEZ, Jesús, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Cádiz. Cortijo de la Alcaría., 1993.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417