IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo Las Quinientas y Roalabota Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo Las Quinientas y Roalabota
Otras denominaciones: El castillo Código: 01110200317
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Cádiz
Municipio: Jerez de la Frontera

NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo Las Quinientas y Roalabota Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo Las Quinientas y Roalabota
Otras denominaciones: El castillo Código: 01110200317
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Cádiz
Municipio: Jerez de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea 1912/1925

Descripción

El núcleo edificatorio de las Quinientas propiamente dicho corresponde, según los rasgos funcionales de su arquitectura, a una unidad de olivar, con almazara, dotada de un notable componente residencial, configurando un conjunto de considerable envergadura con la clásica estructura de doble patio, singular por la arquitectura y dimensiones del señorío.

El acceso se realiza a través de un largo camino definido por arbolado que le confiere una fuerte presencia territorial. Ante los edificios se extiende un pequeño jardín con palmeras. El bloque construido es de planta casi rectangular y estructura de dos patios, señorial y de labor, con accesos independientes, y con un tercer espacio abierto en U fruto del añadido de dos cuerpos menores. El patio señorial está dividido en dos partes por una reja de forja: en la zona delantera se sitúan las dependencias de la almazara, y en la otra y en torno a un espacio ajardinado, las dependencias señoriales y la capilla. En el patio de labor actualmente están las cuadras y dependencias auxiliares y de almacenaje.

El conjunto se estructura en base a dos ejes ortogonales: un eje longitudinal que alinea el paso entre los dos patios, con el palomar y el cuerpo de acceso a la planta alta del señorío, y un eje transversal menor, de honor, que enfila la portada de acceso hacia el patio señorial y la portada de la capilla. Ambos patios están empedrados con bolos y adoquines.

Aunque existen elementos arquitectónicos anteriores, la edificación actual, por su sistema estructural "el mismo en casi toda la construcción- y controlada resolución en planta, con naves de proporciones similares, parece datar casi en su totalidad de principios del siglo XX. Según información oral, fue en estas fechas cuando se construyó prácticamente todo el cortijo, realizándose también una importante reforma de unas instalaciones anteriores, que se encontrarían en el sector actual del señorío. Algo alejadas se encuentran dos edificaciones en ruinas, correspondientes a una gañanía y zahúrda, que están datadas en 1922 y 1925, fechas en torno a las cuales, o quizá algo antes, pudiera haberse llevado a cabo el conjunto de la obra.
Por las características estéticas de la misma bien pudiera atribuirse la edificación a alguno de los arquitectos del regionalismo sevillano, ciudad en la que están establecidos los marqueses propietarios desarrollando activa vida social. La misma fuente afirma que la actual construcción se levanta sobre un primitivo castillo medieval, pero no es posible asegurar que permanezcan vestigios del mismo, a pesar de lo cual al señorío se le sigue conociendo como "el castillo", bien por su ascendencia o por su estética historicista. Quizás los dos torreones ochavados y almenados que luce el cortijo sean herencia real o formal de ese castillo.

Además de algunos elementos menores, se conservan dos portadas de piedra datadas en fechas muy anteriores a esta reforma general, quizás ya presentes en el lugar o, más probablemente, traídas con motivo de la obra. Se trata de la portada de la capilla y de la portada de acceso al patio señorial. La de la capilla es de buena cantería, de composición clásica de tintes platerescos, con imaginería labrada, y está fechada en 1591. El oratorio tiene también un cuidado zócalo de azulejería. La portada del patio ostenta la fecha de 1787, es también de cantería, y está presidida de una escultura del Sagrado Corazón y adornada por unas cadenas de eslabones de hierro, símbolo habitual de haber pernoctado una persona de la realeza en la casa. Se distinguen además otros elementos menores de acarreo, varias columnas de mármol y la fuente de mármol del jardín.

Casi toda la estructura de la edificación, tanto en las naves de labor como en el señorío, está resuelta con cerchas metálicas de gran luz sobre muros exteriores de carga, y viguetas también metálicas. En las zonas más públicas de la edificación -porches de señorío y cuadras- se han empleado vigas de madera, así como en la nave del molino de aceite, en la que se ha seguido una estructura heredada de las bodegas jerezanas, con pilarón central y cubierta de madera. La almazara debió de contar con prensas hidráulicas industriales, no apreciándose vestigios de la existencia de instalaciones aceiteras anteriores de tecnología tradicional. Aún se conservan dos bodegas de tinajas semienterradas anexas a la nave de la fábrica de aceite, una bajo el cuerpo de cocinas del señorío y la otra en el "torreón" exterior.

La división entre el sector señorial y el de labor se pone de manifiesto mediante el empleo de distintos recursos formales. Así, a las dependencias de labor le corresponden huecos limpios, ausencia de elementos ornamentales, y un tratamiento de los paramentos "a la tirolesa" en color gris similar al que se observa en Roalabota. Por el contrario, los huecos de los cuerpos que acompañan al señorío y a la capilla se resaltan con recercados. En cuanto a sus líneas estilísticas, las dependencias señoriales adoptan la estética regionalista, con los clásicos estilemas neomudéjares, ladrillo visto, vanos con arcos de herradura, tejaroces de tejas vidriadas de colores, almenados y azulejería, junto con detalles ornamentales de imaginería religiosa, azulejería heráldica, cerrajería de forja con el escudo de Villamarta, entro otros motivos.

El acceso al señorío se realiza a través de un cuerpo adelantado de tres plantas que repite la forma ochavada de los torreones y proyecta la imagen principal del cortijo. Una monumental escalera interior une las plantas de la casa, en tanto que una escalera de servicio conecta la cocina, en planta alta, con el patio de la almazara. La capilla se cubre con bóvedas neogóticas. Cuenta con varios imágines, pinturas, reliquias, numerosas lápidas funerarias de la familia Dávila Garvey, una de ellas fechada en 1870, aparentemente traída de fuera. En la sacristía se conserva un azulejo, quizás conmemorativo de la bendición de la capilla, con la inscripción "Año del Señor 1912".
Roalabota, por su parte, se cuenta entre los cinco cortijos que el monasterio de San Jerónimo de Bornos poseyó en el término de Jerez, adquirido en cuatro partes sucesivas entre 1516 y 1532 hasta completar un total de 1.068 aranzadas de tierras de labor y dehesa. El asiento del cortijo comprende una serie de construcciones distribuidas paralelamente al camino de acceso, agrupadas en dos grupos edificatorios diferenciados, el destinado al ganado bravo, por un lado, y el residencial y agrícola, por otro.


El núcleo básico y principal de Roalabota obedece a una instalación asociada a la explotación de sembradura de secano y ganadería complementaria, con dependencias residenciales, almacenes y establos. Es de estructura cerrada y patio central, mostrando la modestia constructiva propia de las construcciones utilitarias, cuya sencilla ornamentación se limita al uso del color en el recercado de huecos. El ingreso se realiza a través de un gran arco de medio punto, destacando la pieza del granero principal, de dos plantas con acceso a la segunda desde el patio a través de una amplia escalera. Frente al conjunto, probablemente en la explanada de la antigua era, se construyó un nuevo granero o pajar, coetáneo al tentadero, hoy dedicado a casa de máquinas, con rasgos de una arquitectura de aire ecléctico, con falsas pilastras en fachada, recercado de huecos reforzados con cantería y hastial partido.

A cierta distancia se hallan las instalaciones que se edificaron en 1897 al servicio de una explotación de ganadería de lidia, que permanecen sin uso. El tentadero es de gran interés, contándose entre los más antiguos conservados, de planta octogonal, con tribuna descubierta y pasos elevados sobre los chiqueros, con corrales, mangas y cercados que configuran un conjunto compacto adosado a la plaza, hecho a base de gruesos muros de mampostería enfoscados.


Datos históricos

El asentamiento de las Quinientas se remonta a una fortificación medieval sobre la que se solaparon después diversas construcciones. La finca es propiedad familiar, al parecer, desde la reconquista. J. D. Pérez Cebada menciona las Quinientas entre las dehesas concejiles del término de Jerez, que en 1576 se destina a dehesa de bueyes, función que se confirma en 1609, dado que la anterior ubicación de la dehesa boyal, en la Jarda, se hallaba a excesiva distancia, lo que dificultaba el tráfico de este ganado desde las tierras de labor. Así, por Real Provisión se dispone que se acoten anualmente desde el primero de octubre hasta fin de diciembre las dehesas de la Espadañuela y Quinientas de la Puente "para abrigo de los bueyes de labor y carreteros".

La edificación incorpora una destacada residencia señorial e instalaciones relacionadas con el olivar, al tiempo que actúa como cabecera de una extensa explotación agropecuaria a la que también pertenece el Cortijo de Roalabota. El cultivo del olivar se mantuvo hasta los años sesenta. Tuvo también ganadería de lidia hasta hace unos años, del hierro del marqués de Villamarta, con las instalaciones pecuarias en el cercano Cortijo la Roalabota, actualmente en desuso. Hoy, el conjunto productivo de las Quinientas y Roalabota se dedica a los cultivos herbáceos de secano -trigo, pipa, etc.-.


Datos históricos

El asentamiento de las Quinientas se remonta a una fortificación medieval sobre la que se solaparon después diversas construcciones. La finca es propiedad familiar, al parecer, desde la reconquista. J. D. Pérez Cebada menciona las Quinientas entre las dehesas concejiles del término de Jerez, que en 1576 se destina a dehesa de bueyes, función que se confirma en 1609, dado que la anterior ubicación de la dehesa boyal, en la Jarda, se hallaba a excesiva distancia, lo que dificultaba el tráfico de este ganado desde las tierras de labor. Así, por Real Provisión se dispone que se acoten anualmente desde el primero de octubre hasta fin de diciembre las dehesas de la Espadañuela y Quinientas de la Puente "para abrigo de los bueyes de labor y carreteros".

La edificación incorpora una destacada residencia señorial e instalaciones relacionadas con el olivar, al tiempo que actúa como cabecera de una extensa explotación agropecuaria a la que también pertenece el Cortijo de Roalabota. El cultivo del olivar se mantuvo hasta los años sesenta. Tuvo también ganadería de lidia hasta hace unos años, del hierro del marqués de Villamarta, con las instalaciones pecuarias en el cercano Cortijo la Roalabota, actualmente en desuso. Hoy, el conjunto productivo de las Quinientas y Roalabota se dedica a los cultivos herbáceos de secano -trigo, pipa, etc.-.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

Cortijos, haciendas y lagares. Arquitectura de las grandes explotaciones agrarias en Andalucía. Provincia de Cádiz. Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía, 2003.

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Cádiz. Cortijo Las Quinientas., 1993.





Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417