IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 20| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo Sotillo Nuevo Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo Sotillo Nuevo
Código: 01119020095
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Cádiz
Municipio: San José del Valle

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria

Descripción

Amplio conjunto de edificaciones a caballo entre los términos de San José del Valle y Jerez de la Frontera, junto a la carretera A-393, compuesto por el núcleo principal del cortijo y multitud de piezas exentas y dispersas en sus inmediaciones y por el territorio de la explotación. Según indica G. Florido, que incluye este edificio en su estudio en el apartado de los caseríos tradicionales de las tierras calmas, la envergadura del Sotillo Nuevo "al que califica de "auténtico cortijo-aldea"" está en consonancia con la extensión y carácter de la finca para cuyo laboreo se levantó "unas 700 ha. de sembradura de secano con una considerable porción, unas 250 ha., de monte adehesado para la ganadería". La histórica ausencia de núcleos urbanos cercanos en este paisaje típicamente latifundista reforzaría la importancia del asiento del cortijo, circunstancia que hoy día se ve alterada por el crecimiento de San José del Valle como entidad demográfica y por la conversión de la explotación en un moderno establecimiento agroindustrial de orientación comercial basado en los cultivos de regadío. El caserío principal del cortijo es de gran interés, organizado alrededor de un patio cuadrangular cerrado por edificaciones. Presenta un potente cuerpo de fachada de dos alturas presidido por la gran portada de piedra con arco rebajado del acceso, sobre cuyo eje se sitúan un balcón y una espadaña que sobresale por encima de los faldones de teja de la cubierta, con un cuerpo inferior con pilastras y hornacina central con una cruz de forja coronado por el vano único del campanario. La construcción, con muros de notable espesor, se articula en planta baja, a uno y otro lado del portal, en sendas alas simétricas divididas en dos naves de bóvedas de arista mediante arquerías de medio punto sobre recios pilares cuadrados de piedra con toscos ábacos y basas. En el ala occidental se aloja la antigua capilla y diversas salas, y en la opuesta, con pavimento empedrado, cuadras para caballos de monta. El esquema constructivo se prolonga en la planta superior, que sirvió de granero y alfolí "obsérvense sus escasos huecos de reducido tamaño", de nuevo dividida longitudinalmente por una arquería de medio punto sobre gruesos pilares circulares de piedra de una sola pieza que soporta el caballete del tejado a dos aguas y en la que apoyan los pares de la cubierta, resuelta a la molinera. El costado hacia el interior del patio del cuerpo de fachada está recorrido por una galería de arcos de medio punto apoyada en pilares circulares de piedra similares a los de los graneros. Otro pórtico se dispone en el frente opuesto del patio, en torno al cual se distribuyen antiguos almacenes de arreos, viviendas de caseros y otras dependencias habilitadas en la actualidad para oficinas, almacenes y cámaras frigoríficas. Anexa al ángulo septentrional del conjunto se hallaba la gañanía, convertida en almacén.
Particular atención merece, por su parte, la voluminosa edificación de dos alturas que ocupa el flanco occidental del patio del cortijo, destinada a señorío, obra de intención simbólica y representativa de trazas eclécticas ajena al tono de arquitectura popular del resto de las construcciones. Un plano conservado por la propiedad, firmado por un arquitecto "de signatura ilegible" en Madrid el 15 de abril de 1915, aporta indicios acerca de su concepción como proyecto y su datación aproximada, si bien las líneas del dibujo y de lo edificado no sean del todo coincidentes. Domina el señorío un torreón mirador almenado con terraza enclavado en el ángulo de fachada al que se adosa, por el lado del patio, la caja de escalera con muros de entramado de madera, al uso de la arquitectura de la meseta castellana. En su cara exterior muestra una cuidada fachada de amplios huecos y composición simétrica ante la que se extiende un frondoso jardín.
En las proximidades de este núcleo rector se ubican varias piezas independientes de factura más modesta y reciente, una nave de preparación de productos, molino de pienso y almacén, casa de máquinas, talleres, antigua carpintería, graneros y almacenes en diverso grado de uso. Hacia la carretera destacan una serie de viviendas de trabajadores, de la primera mitad del siglo XX, y la dilatada construcción longitudinal de la estancia o tinao de los bueyes de labor, con las hileras paralelas de pesebreras y el correspondiente pasillo central y un tramo dedicado a pajar, bajo cubierta a dos aguas de teja de escasa altura. Enfrente de la estancia se mantiene la modesta vivienda del boyero. Al otro lado de la carretera, por último, todavía quedan otras dependencias ganaderas, zahurdas, en planta de doble U, y dos núcleos de establos con viviendas de pastores. La extensión, calidad, variedad y sucesión cronológica de las construcciones que aún se distinguen el Sotillo Nuevo constituyen un excelente ejemplo de la arquitectura de las grandes explotaciones agrícolas de las campiñas occidentales de Andalucía, facilitando una pormenorizada lectura de sus rasgos tradicionales y de su evolución.


Datos históricos

El Sotillo, según reseña Pérez Cebada, aparece citado desde fines de la Edad Media como parte de las tierras de propios municipales que se distribuyen entre pequeños agricultores y ganaderos de Jerez, cediéndose aquí un número particularmente importante de aranzadas en la década de 1530, en pleno proceso de roturación a costa de antiguas zonas de dehesa y monte. Entre 1583 y 1585, sin embargo, se resuelve la venta de numerosas parcelas de los antiguos repartos, constando entonces la compra de la finca del Sotillo, con una superficie de 2.200 aranzadas (unas 983 has), por Miguel Martínez, caballero veinticuatro de Jerez. En 1752 el Catastro de Ensenada distingue la existencia del cortijo del Sotillo, propiedad de Martín Ramírez López Carrizosa, con 1.352 aranzadas de sembradura, y el baldío comunal del Sotillo, con otras 1.200 aranzadas de sembradura, enajenadas en 1755 en beneficio del marqués de Villapanés.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. ALADRO PRIETO, José Manuel; LEDO MÁRQUEZ, Pedro; ORÚE VÁZQUEZ, Jesús, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Cádiz. Cortijo Sotillo Nuevo., 1993.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417