IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Iglesia de San Jacinto Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Iglesia de San Jacinto
Otras denominaciones: Iglesia Parroquial de San Jacinto ; Antiguo Convento de San Jacinto Código: 01410910195
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Iglesias parroquiales Ceremonia cristiana Edad Moderna 1735/1774 Barroco (Estilo)

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos de Figueroa , Matías José Construcción

Descripción

La Iglesia de San Jacinto se encuentra situada en pleno barrio de Triana, en la confluencia de las calles Pagés del Corro y San Jacinto y cercana a la Iglesia parroquial de Santa Ana, de Nuestra Señora de la O, así como al convento de Nuestra Señora de Consolación y al antiguo castillo de la Inquisición y Plaza del Altozano.
Volumétricamente, la Iglesia de San Jacinto se dispone como una alargado paralelepípedo del que solo sobresale por la parte superior un cuerpo de remate que marca la línea ascensional de la fachada de los pies y la cubierta de dos aguas exterior, presentando en el lado de la calle San Jacinto elevados muros rematados en los tejados.
La planta es rectangular alargada con tres naves y un ancho crucero que no se manifiesta al exterior. Las naves laterales se cubren por bóveda de arista y la central por bóveda de medio cañón con lunetos, separados por arcos fajones. El espacio del crucero se remata por una airosa cúpula sobre pechinas de 36 metros de altura, con tambor articulado por medio de columnas salomónicas pareadas sobre ménsulas, de las que arrancan gallones dobles festoneados por una línea ondulante.
A los pies se sitúa un profundo coro, elevado sobre un gran arco rebajado y con prolongaciones laterales; en los brazos del crucero se disponen estrechas tribunas protegidas por barandales de forja.
El alzado interior se organiza a base de pilares con potentes pilastras adosadas de orden compuesto, entre las que se abren arcos de medio punto que dan paso a las naves laterales. En el espacio superior de estos arcos se sitúan sencillas molduras destinadas a contener lienzos pictóricos, y sobre ellos un entablamento de perfil quebrado.
La sacristía se sitúa tras el retablo mayor, de planta circular, se cubre por bóveda muy rebajada determinada por pares de nervios de sección rectangular que apean sobre pilares con pilastras jónicas adosadas. A ambos lados de la sacristía, y completando en la cabecera el espacio marcado por las naves laterales, se sitúan dos dependencias parroquiales parejas de planta rectangular.
El conjunto edilicio, se presenta exento en tres de sus frentes, estando adosado al antiguo claustro, hoy día colegio mediante el muro del Evangelio. La fachada principal da a la calle Pagés del Corro, la del lado de la Epístola a la calle San Jacinto y la de la cabecera a la calle Ruiseñor.
La fachada principal se encuentra precedida por una zona ajardinada protegido su perímetro por verjas de hierro, siendo abatible la hoja central. Esta fachada se estructura en función de las tres naves que configuran el espacio interno del templo, aunque camufladas mediante grandes mensulones con pináculos para las naves laterales y para la central mediante la colocación de un edículo de remate, a modo de una buhardilla muy desarrollada, junto a la cual y sobre el muro de separación de las naves central y del Evangelio se sitúa la espadaña.
La portada principal se plantea en un gran arco de medio punto rematado por un frontón flanqueado por pináculos barrocos sobre pedestales y coronado por un notable óculo remarcado por una cornisa mixtilínea con apliques cerámicos. Dentro de esta especie de arco-hornacina se abre la portada propiamente dicha, adintelada, con frontón roto que da paso en su zona central a una hornacina con una imagen de la Virgen de la Candelaria. Para resolver el desequilibrio considerable entre la altura de la nave central y las laterales, se coloca en la fachada de los pies una especie de mensulones o roleos de gran desarrollo. En la parte superior del cuerpo central se abren troneras ovales y romboidales en el friso del entablamento de potente y salediza cornisa que corona la fachada. Sobre esta se dispone un edículo o remate de fachada que se estructura en torno a un pequeño vano rectangular, de acceso a las cubiertas, sobre el que se dispone una hornacina rectangular con peana y enmarcada por dos medias columnas adosadas con capitel de penca compuesto. Este espacio flanqueado por dos potentes estípites con capiteles corintios, decorados con pinjantes, y estos a su vez flanqueados por pilastras sobre los que descansa un arquitrabe que se remata por un frontón triangular quebrado coronado por remates con copetes cerámicos. El conjunto se encuentra precedido de un balcón corrido protegido por baranda de forja.
La fachada de la calle San Jacinto se presenta como un gran paramento corrido con vanos de distinto calibre y forma, recorrido por un entablamento sobre el que apoya el tejado, decorado en su friso por un ornato geométrico en forma de rosetas, apoyado secuencialmente en pinjantes. En esta fachada lateral aparece la portada de la Epístola, actualmente cegada, debido al desnivel que existe entre el suelo de la iglesia y el de la calle. Se plantea en torno a un vano adintelado, rematado con molduras mixtilíneas y flanqueado por pilastras sin basa ni capitel sobre las que se asienta un entablamento con cornisa pronunciada que da paso al segundo cuerpo. Éste gira en torno a una hornacina central, de medio punto enmarcada, que aloja una cruz, flanqueada por medias columnas sobre pedestal, molduras y pilastras sucesivamente, sobre las que se asienta un entablamento muy moldurado con friso decorado utilizando la misma cornisa que recorre el exterior del edificio. Sobre la cornisa se dispone un remate a modo de frontón mixtilíneo moldurado con un tondo cerámico en el tímpano, coronado por copetes de cerámica.
La fachada de la calle Ruiseñor se corresponde con las dependencias que se disponen en torno a la cabecera del templo, la cual presenta una serie de vanos de distintos tamaños y formas dispuestos en función de las necesidades internas del propio edificio.
La torre proyectada no se llegó a construir siendo sustituida por una espadaña situada sobre el muro de separación de la nave central y la nave del Evangelio. Se eleva sobre un gran basamento decorado con fajas de azulejos que, a su vez, se apoya sobre un voladizo protegido por baranda de forja que comunica con la caja de escaleras. Ésta es de planta circular y se presenta decorada con pilastras y pequeños vanos moldurados, rematándose por un cupulín.
La espadaña se compone de un solo cuerpo y tres vanos, los laterales en forma de arco de medio punto rebajado y el central, de mayor altura, en arco polilobulado. Los vanos se separan por pilastras con capiteles corintios decoradas con azulejos vidriados en azul, sobre las que se asienta un entablamento moldurado y decorado su friso con elementos cerámicos, rematándose el conjunto por una cornisa.
En sus laterales presenta sendos cartabones, verticales rematados en volutas, siendo de mayor volumen las de las bases. También se encuentran decorados con un rosario de cerámica vidriada con cuentas en azul y amarilla. A ambos lados de los cartabones se sitúan, sobre peanas, pináculos muy potentes rematados en florones de cerámica vidriada en blanco.
El edificio presenta sus paramentos encalados en rojo almagra y los elementos estructurales verticales y horizontales en amarillo albero, esta bicromía se acentúa con los copetes vidriados en blanco y los azulejos vidriados en azul que decoran algunas partes de la espadaña.


Datos históricos

El primitivo convento se fundó en 1625 para la Orden de Predicadores, advocación de San Jacinto, en el sitio llamado de Cantalobos, cerca del Hospital de San Lázaro. Posteriormente fue trasladado, en 1679, a la ermita de la Candelaria situada en el barrio de Triana. En este lugar se construyó un nuevo convento con su iglesia que se hundió el 30 de mayo de 1730.
En 1735 se documenta la solicitud del Prior del Convento de los Dominicos, fundado en 1604, al Concejo de Carmona para obtener cal de las caleras de su término para acometer la reconstrucción de la primitiva iglesia, que se les había hundido en 1730, solicitud a la cual accedió el Cabildo. Este es el origen del actual templo de San Jacinto. La construcción del templo se inicia en 1735 por Matías José de Figueroa. A este pertenece la planta y el alzado, dirigiendo las obras hasta que estas alcanzaron la cubierta, momento en el cual abandona por incidentes con la Comunidad. Sabemos que en 1740 ya estaba cubierta la nave mayor, no obstante debieron producirse problemas, pues la iglesia no se estrenó hasta Enero de 1775.
Tras la exclaustración la iglesia siguió abierta al culto regentada por un sacerdote de la parroquia de Santa Ana y en el convento se fundó una escuela de párvulos. En 1906 volvieron los dominicos a San Jacinto, instalándose en unas dependencias y casa colindante. Hasta 1939 este asentamiento no fue constituido en convento formal, cuando el Vicario General de la Orden así lo determino, nombrando primer prior a Fray Ángel Peinador.
Por fin en 1966 se erigió como parroquia a cargo de la comunidad dominica que reside en unas dependencias construidas sobre la sacristía del templo, tras la cabecera del mismo.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 10/11/1990

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

SOLER VÁZQUEZ, Miguel Ángel. Paseos por las espadañas de Sevilla. Sevilla . Diputación Provincial de Sevilla, 01/01/2010. 8477982953.

El conjunto histórico de Sevilla : rehabilitación singular. Gerencia Municipal de Urbanismo. Ayuntamiento, 1996.

Las Iglesias de Sevilla.. El Avapiés S.A., 1994.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417