IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de La Buhaira Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: La Buhaira
Otras denominaciones: Antiguos Palacios y Jardines de la Buhaira ; Alcázares de la Buhayra ; Huerta del Rey Código: 01410910046
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Palacios Actividad residencial Edad Media 1100/1199
Villae Alto imperio romano
Edificios agropecuarios Plena Edad Media - Almohades

Descripción

El Palacio fue descubierto en 1971. Se trata de un pabellón rectangular construido completamente en ladrillo, formado por cuatro pórticos de pilares ochavados y flanqueado, en sus costados, por cuatro modestas torres colocadas a modo de estribos de las arquerías. Las fachadas de poniente y occidente se modulan a partir de un amplio vano central de mayores dimensiones que el resto, situado a eje de la gran alberca lo que provoca una fuerte disimetría en la distribución de la fachada. Así, partiendo del arco medial, los tramos se organizan en base a dos módulos sucesivos formados por una triple y una doble arquería respectivamente. Los cambios de módulos son señalados por anchos pilares similares a los que enmarcan el hueco central mientras que los vanos interiores de cada tramo descansan en machones de menor longitud. En el extremo meridional de estas fachadas , para corregir la simetría que impone la piscina, se agregó a través de un ancho machón un arco más.. En el pórtico de Levante los machones de mayor grosor que separan cada módulo muestran en el centro de su cara exterior una pilastra que originariamente la enmarcaría constituyendo calles o registros decorativos independientes. Las fachadas norte y sur, cuya longitud supera los veinte metros, conforman una arquería de cuatro huecos, los dos centrales algo más estrechos que los laterales.

En el interior del pórtico se levanta una estancia rectangular concebía en simple crujía, una central de planta rectangular y dos alcobas laterales asimétricas a las que se accede a través de un arco simple que descansa sobre pilastras. La alhamía meridional muestra una mayor proporción para resolver la descompensación que imponía el eje de la alberca. En algunos lugares de este pabellón se han localizado vestigios muy puntuales de una solería de ladrillos dispuesta en espiga y un grueso zócalo parietal de color blanco. Por la fachada meridional del edificio circulan los caños que llevaban el agua del interior de la piscina y posteriormente a las zonas de las huertas, se trata de un espeso y opaco muro que perimetra las torres y el soportal de pilares.

La alberca constituye un gran estanque cuadrangular de 43 x 43 metros de lado por 1.70 metros de profundidad, realizado con una fábrica mixta de ladrillo y tapial. Sus paredes conforman dos tabiques exteriores de ladrillos separados entre sí 1.85 metros. Y un conglomerante de tapial rojizo bastante compacto, que rellena el espacio exterior de esta obra. En sentido constructivo las paredes de ladrillo funcionarían como encofrado exterior mientras que el tapial actuaría como muro de contención verdadero. En el interior de cada entramado de ladrillo se labraron adarajas machiembradas y se construyeron contrafuertes en los lados, todo ello para robustecer el conjunto. Actualmente la fachada original de la piscina se encuentra oculta en tres de sus cuatro lados tras una serie de arrimos de ladrillos de distinto espesor algunos de los cuales datan de mediados del siglo XVII. El espesor de los muros que limitan la piscina permitió crear un ancho paseo en su límite superior. De este andén se han conservado restos dispersos de antiguas solerías.

Del pabellón meridional se sabe por las excavaciones realizadas que su planta es cuadrangular de 6.77 x 6.77 metros, de estructura compositiva muy simple, se levanta exento en el eje meridional del estanque. Se trata de un sencillo quiosco en ladrillo. Prácticamente arrasado, se hallan muy pocos datos sobre niveles de solería, entradas etc.,. asociados a esta construcción se hallan un canal de agua y un pequeño andén de tránsito, elementos que perimetraban la qubba y toda la alberca a la cota aproximada del suelo de las huertas.
Relacionados por nivel y alineación con este pabellón se localizó en el lado sur del palacio, entre la fachada de pilares y el costado meridional de la estancia, una serie de pilares, a nivel de cimiento que constituyen las únicas huellas del primitivo acueducto que surtía de agua a la piscina antes de la construccción del palacio.

Los primeros trabajos arqueológicos en el recinto se deben a Collantes de Terán y J. Zozaya en 1971 que descubrieron el palacio, una alberca y el acueducto.

En 1982 estos terrenos se vieron afectados por obras para la construcción del tunel de ferrocarril metropolitano, con excavaciones de urgencia realizadas por F. Fernández y A, de la Hoz. Con motivo de los trabajos previos para la redacción del PGOU de Sevilla se realizó una campaña de actuaciones arqueológicas en 1985. Las últimas intervenciones de esta naturaleza se realizaron en 1994, para definir con la mayor precisión posible, los distintos elementos que conforman la Buhaira, desde el punto de vista histórico. Se concibieron en varias fases de las cuales la primera se centró en el sector sureste del parque, en torno al pabellón mudéjar de María de los Angeles.


Datos históricos

Los orígenes de los actuales jardines se remontan al reinado de Al-Mutamid: al desecar la antigua laguna "al "buhayra", que ocupaba este lugar, se construyen una serie de huertas de recreo en las que los botánicos de la sevilla musulmana " Ibn Bassal, Abul-Jayr e Ibn-Hayay - realizan numerosas experiencias que les permitirían escribir los más importantes tratados de arquitectura de la época. Pero fueron los almohades en el siglo XII durante el mandato de Abu Yacub Yusuf los que amplían estos huertos con miles de olivos, viñas, frutales y palmeras. Edifican un hermoso palacio y una serie de jardines que disponían de agua corriente traída desde los Caños de Carmona, con la que se regaban los campos mediante un sistema de acequias y una gran alberca, que se han conservado hasta nuestros días.
Cuando Fernando III conquista Sevilla en 1248, encuentra La Buhayra completamente arruinada, que en nada recuerda ya al espléndido conjunto hispanomusulmán. El lugar recibió el nombre a partir de ahora de Huerta del Rey y no sería reforestado hasta el siglo XVI época en la que perteneció a la Casa de los Ribera, recuperando algo de su antiguo esplendor y siendo escenario de tertulias literarias según narran las fuentes.
Posteriormente la finca inicia un periodo de decadencia y, a finales del siglo XIX (1892) se levanta el Pabellón neomudéjar de "Maria de los Angeles", por orden de Mª de los Angeles Medina Garvey, obra del arquitecto Aníbal González, quien también proyectó en 1928 la Basílica de la Inmaculada Milagrosa y el complejo escolar Portaceli, por encargo de los jesuitas que en esa fecha compraron 28 hectáreas de los terrenos de Huerta del Rey, conjunto este que no se llegó a ejecutar. Posteriormente los propios jesuitas encargan otro proyecto para construir un centro docente en estos terrenos al arquitecto Antonio Illanes del Río, quien sólo edificó una serie de pabellones y centros deportivos semiautónomos conectados a través de largos pasillos con una modesta iglesia central. Esta construcción destruyó todo el tramo de los primitivos caños que atravesaban el área del nuevo colegio y dejó como usos tradicionales de explotación agrícola el sector occidental de la propiedad. Esta zona llega al siglo XX como zona agrícola, que acosada por el desarrollo urbanístico, estuvo a punto de desaparecer. Sería en 1971 cuando se llevaron a cabo excavaciones arqueológicas sobre los restos que aún podían verse que por fortuna hicieron que el Ministerio de Educación y Ciencias una año después, declarase Monumento Histórico Artístico a los " Antiguos Palacios y Jardines de la Buhayra (Declaración de 3 de Febrero de 1972. B.O.E. del 22 del mismo mes).Finalmente sería ya en 1985 cuando se produjo la última intervención arqueológica que permitió estudiar los restos que han sido ampliamente divulgados, llevándose a cabo una comprensión global del conjunto y un estudio que los contempla en todo su desarrollo histórico, dándose a conocer importantes datos inéditos sobre el mismo.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 22/02/1972

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AMORES CARREDANO, Fernando. Memoria de gestión de las actividades arqueológicas de la provincia de Sevilla, 1985. 1987, p. 66.

COLLANTES DE TERAN, Francisco. La Sevilla que vió Guzmán el Bueno. 1957, pp.9-44.

COLLANTES DE TERAN, Francisco , ZOZAYA, J.. Excavaciones en el Palacio Almohade de la Buhayra : Sevilla. 1972, pp.221-259.

COLLANTES DE TERAN Y DELORME, Francisco. Arquitectura civil sevillana. Desconocida, 1976. 84-505-1306-5.

DE LA HOZ GÁNDARA, Antonio; FERNÁNDEZ GOMEZ, Fernando. El cementerio judío de la Buhayra, Huerta del Rey, Sevilla. 1987, ,.

LAFUENTE IBAÑEZ, Pilar , HOZ y ABDELYZ, Antonio de la. La Buhayra de Sevilla : un parque arqueológico en peligro de desaparición. 1988, pp.29-33.

MORENO MENAYO, María Teresa. Los jardines y alcázares musulmanes de la Buhayra (Sevilla). 1987, pp. 43-51.

PILLEMENT, Georges. Palacios y castillos arabes de Andalucía. Gustavo Gili, 1953. 84-252-0034-2.

TORRES BALBAS, Leopoldo. Notas sobre Sevilla en la época musulmana : los baños : las casas : los alcázares de la Buhayra. 1981, pp. 11-30.

TRAVER TOMAS, Vicente. Las calles, las casas y los jardines de Sevilla. Colegio Oficial de Aparejadores, 1979. 84-300-1721-6.

VALOR PIECHOTTA, Magdalena. El último siglo de la Sevilla islámica. Universidad, 1995. 84-472-0248-8.

VERA REINA, Manuel; AMORES CARREDANO, Fernando; MORENO MENAYO, María Teresa; LORENZO MORILLA, José; CAMPOS CARRASCO, Juan Manuel. Estudio histórico-arqueológico de la Huerta del Rey (Sevilla), 1985. 1987, 366-371 .

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. S.D..

Archivo Central de la Consejería de Cultura. MORENO MENAYO, Mª Teresa ... et al., La Huerta del Rey : Estudio de su evolución espacial a través del análisis histórico-arqueológico. Huerta del Rey, 1987.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Sevilla. AMORES CARREDANO, Fernando , CAMPOS CARRASCO, Juan Manuel , MENDOZA, Francisco, Catalogación y delimitación de yacimientos arqueológicos y paleontológicos. Huerta del Rey, 1986.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. MORENO MENAYO, Mª Teresa ... et al., Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Sevilla. Huerta del Rey, 1986.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Sevilla. Informe Geológico y Edafológico. Huerta del Rey.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Sevilla. Noticiario Arqueología 84-85. Huerta del Rey, 1985.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. AMORES CARREDANO, Fernando , VERA REINA, Manuel , HERRERA RUÍZ, Carmen, Buhayra-Huerta del Rey. Informe de la Intervención Arqueológica. Huerta del Rey, 1996.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417