IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 8| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Molino del Duque Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Molino del Duque
Otras denominaciones: Molino Viejo Código: 01140020071
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Aguilar de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

El Molino del Duque se encuentra en la actualidad en el término municipal de Aguilar justo en el límite con el de Puente Genil, pero hay que tener en cuenta al analizar las referencias anteriores que, como bien señala Madoz, Aguilar, Monturque, Puente Genil, Montalbán y Montilla formaron parte del antiguo estado de Priego, por cuya razón no tenían término propio marcado y aún en la época en la que él escribe".el término sigue siendo proindiviso entre dichos pueblos, siendo un semillero de discordias". Independientemente de su interés histórico, el volumen construido, la regularidad de su traza, la eficaz organización funcional, los materiales y técnicas constructivas, entre otros, otorgan a este edificio un elevado interés arquitectónico, en el que predomina el carácter utilitario y funcional, dentro de una gran austeridad formal.
A pesar del mal estado de conservación mantiene aún legibles su estructura y proporciones básicas, con una organización basada en una planta cuadrangular cerrada en torno a un patio central y simétrica según un eje este oeste que arranca donde se sitúa el acceso. El ingreso divide la crujía de fachada en dos zonas destinadas a uso residencial, con accesos independientes a planta primera a través de sendas escaleras. El resto del edificio se dedica íntegramente a dependencias para la producción oleícola, para lo que contaba en su día con ocho prensas de viga de grandes dimensiones. Marcadas por la disposición central de las torres de contrapeso, las naves de prensado se extienden a ambos lados del patio. Las cuatro torres de contrapeso, concebidas como muros regruesados de sillería con cubierta a cuatro aguas de escasa pendiente, están pareadas, de modo que habilitan un espacio entre ellas transitable cubierto con una estructura fuertemente arriostrada a través de arcos y bóvedas. Cada una de estas torres dispone de dos capillas para las cabezas de las vigas. La estructura de las naves responde a un patrón común que se extiende por el sur de la provincia: una doble crujía con arcada central de tres vanos y la torre de contrapeso en uno de los hastíales, lo que permite un espacio diáfano de altura adecuada para el movimiento de la viga y el husillo. Los empiedros para la molturación de la aceituna se ubican simétricamente con respecto al eje norte sur en torno al paso central antes aludido entre las torres de contrapeso, que las relaciona con las áreas de prensado, componiéndose finalmente un complejo de cuatro empiedros y ocho prensas. No parece que el edificio dispusiera de una bodega acorde a la gran producción que se obtendría en estos molinos, lo que hace suponer que el almacenamiento se realizaría en algún otro lugar de la propiedad, donde se pudiera ejercer un mayor control sobre el aceite. Posiblemente de construcción posterior son unos espacios de planta cuadrada con bóveda de crucería y cubierta a cuatro aguas que se levantan en las esquinas del ala sur, en el patio, y de los que se desconoce su función. Al fondo, frente al ingreso, se localizan las cuadras y el pajar, junto a otras dependencias de servicio.
La fachada principal cuenta con una portada adintelada de piedra y dispone de vanos irregulares vinculados al uso residencial de este ala. Las fachadas laterales mantienen la simetría respecto a las torres de contrapeso y presentan una secuencia de pequeños vanos enrejados para ventilación, muy necesaria en esta actividad industrial.
La construcción se realiza con sillares de piedra perfectamente labrada en las torres de contrapeso y en la base de los pilares de las naves de prensado. Se utiliza para ello piedra molinaza, lo que resulta singular porque la arquitectura agraria suele utilizar materiales de un entorno próximo, pero en este caso, al no existir canteras cercanas de esta piedra, tuvo que ser traída ex profeso desde otro lugar. En los cerramientos predomina el tapial y la cubierta se resuelve a dos aguas con teja de torno sobre rollizos de madera y cañizo.


Datos históricos

Nos encontramos sin duda ante uno de los edificios más destacables de la arquitectura agraria andaluza y ante uno de los mejores ejemplos que se conservan de las almazaras surgidas en el marco del antiguo régimen señorial, de forma que, el Molino del Duque nos permite aproximarnos a la realidad de aquellas imponentes factorías bajo control nobiliario. El topónimo de esta explotación pone en evidencia su pertenencia al duque de Medinaceli, en su calidad de marqués de Priego y, aún más, de señor de Aguilar. No era éste el único molino que poseía en la localidad, ni siquiera el mayor, ya que en un interminable listado que se conserva en el Archivo Ducal de Medinaceli y que recoge todas sus propiedades y demás derechos a finales del siglo XVIII y principios del XIX, se alude, en Aguilar de la Frontera, a tres molinos. El primero de ellos es el molino de azeite que es propio de su excelencia, el qual está sito en dicha villa de Aguilar y llaman Corral Nuevo, componiéndose de 5 casas y 10 vigas. En el mismo documento se cita otro molino también urbano: molino de azeite propio de su excelencia y sito en dicha villa, que llaman Corral Viejo y se compone de dos vigas sin uso, con sus vodegas y demás peltrechos. Por último, se refiere al plantonar de garrotal de olivo, con su casería al medio, que es en el sitio nombrado de Zoñar, término de la villa de Aguilar. En esta ocasión se trata de un molino rural, pero Zóñar se sitúa bastante más al norte, por lo que bien pudiera aludir a otra construcción. Ramírez y las Casas Deza hace también referencia a los impresionantes molinos de la casa ducal en la zona: (en Lucena)" Las posesiones más notables son el molino grande del duque de Medinaceli con doce vigas...; (o en Puente Genil)... de los cuales sobresale el del Duque de Medinaceli... se principió a crear en 1595. Es de sólida y elegante fábrica y cuenta en el día (1850) once vigas por haberse abandonado las demás hasta veinticinco que contenía cuando el tener molino era un privilegio exclusivo del Señor del estado... Al principio no tuvo mas que ocho y en 1622 se hicieron todas las demás. Otro comentario acaso desproporcionado es sobre el molino del duque en Baena: ubicado en la margen del río Marbella y del que en 1738 contaba con ¡cuarenta y ocho! vigas y veinticuatro piedras. En dicho tiempo que no se podía moler en otro molino que este, y en que se pagaba de maquila una arroba de ocho produjeron estas 1.798 arrobas.
Probablemente, el molino que ahora nos ocupa sea una de las edificaciones incluidas en las referencias que existen sobre las posesiones de la Casa de Medinaceli en Castil Anzur. Este lugar es así descrito por Ramírez y las Casas Deza: Al medio día de Aguilar de la Frontera y a distancia de dos leguas está la posesión de Castil-anzur así llamada de su castillo y del río que la baña. Es propia del duque de Medinaceli y tiene dehesa y coto y un palacio capaz y fuerte en el que vive el alcalde, y otras casas separadas para los guardas. Se extiende una legua en cuadro en que se incluyen tierras llanas, quebradas y cerros y en el más elevado de estos se ve el castillo de que toma nombre la posesión. A mediados del siglo pasado (1750) se rompió la dehesa en un pedazo como de 2.500 fanegas y se formaron 5 cortijos de 500 fanegas cada uno, en los que se encuentran pozos dulces y otros nacimientos de agua. La extensión de esta heredad es de unas 12.000 fanegas de tierra muy fértil y propia para criar ganados. Dentro de este gran latifundio estaban también el cercano Cortijo de las Yegüerizas y el Lentiscoso. Por último, Antonio Aguilar y Cano hace referencia a estos edificios en El Libro de Puente Genil: Yegüeriza, Casa de labor, propiedad Duquesa Angela viuda de Medinaceli, distante unos 7 kilómetros del pueblo, y la almazara como Castillo Anzur, Molino Aceitero y casa de Labranza, propiedad Duquesa Angela viuda de Medinaceli, distante unos 8 kilómetros del pueblo.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Córdoba. Molino del Duque., 1991.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417