IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 9| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo Monteronja Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo Monteronja
Código: 01410530061
Caracterización: Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Lebrija

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Cortijos Actividad agropecuaria

Descripción

El Cortijo Monteronja se localiza, como todas las grandes explotaciones agrícolas de Lebrija, muy cerca de una de las importantes vías de comunicación que atraviesan el término, en este caso la autopista Sevilla-Cádiz.
Monteronja es no sólo el más importante cortijo de Lebrija sino uno de los más interesantes de toda la provincia. Se puede resaltar su extensa y compleja arquitectura, que desgrana un inagotable repertorio de dependencias en un impecable estado de conservación, tanto de sus bienes muebles como inmuebles, pues la colección de aperos de labranza que conserva puede considerarse única y más que suficiente para confeccionar un museo del agro bético, más aún bajo la sabia y precisa guía de su antiguo aperador, Jesús Sánchez Jiménez, hijo del anterior.
El núcleo principal de Monteronja es una amplia edificación que se articula en torno a dos patios desiguales. El de la izquierda, de pavimento empedrado, es el principal y cabría denominarlo de labor. El acceso se realiza por una sencilla portada con el nombre de la finca. En la crujía de fachada se halla, en planta baja, el guadarnés, con todas las sillas, arreos y correajes e incluso la silla del talabartero, a pesar de que en la finca hace tiempo que ya no hay mulos y caballos. Encima de esta dependencia hay un amplio y diáfano granero al que se sube por una empinada escalera y en el que se solían guardar los garbanzos los años del barbecho. Sobresaliendo de esta crujía de fachada hay una estancia ¿de reciente construcción, aunque sustituye a una dependencia anterior¿ que ocupa buena parte del patio y que es denominada "casería" en la finca. Aunque en origen era la cocina de los gañanes, en la actualidad sirve de garaje.
En el lado izquierdo de este patio se encuentra el "lupín", pequeña habitación así denominada en el cortijo donde se custodia buena parte de su colección de herramientas y útiles de medida, peso, cocina o matanza. A esta dependencia se accede desde la leñera, que guarda más utillaje, como los hierros para marcar el ganado. Junto al "lupín" hay una cuadra con caballerizas, entre las que destaca la del semental, de mayor tamaño y con pesebre de piedra, así como la del burro padre. Tras dos dependencias hay una gran nave que sirve de granero y de pajar con acceso desde el exterior, cruzando otra nave, menor, con la que forma una unidad de cubierta, que fue usada como gañanía y luego también como granero.
Al fondo de este mismo patio está uno de los elementos más interesante del cortijo, el tinao, denominado "estancia" al igual que en la mayoría de las comarcas de la provincia de Cádiz, con la que tanta relación tiene Lebrija. Se articula mediante dos galerías de arcos longitudinales como es habitual, pero en este caso las arquerías están enlazadas en sus extremos por sendos arcos transversales que resaltan el andén del pensaor. Tras este tinao se dispone al exterior una cuadra de verano. Por último, en el flanco derecho del patio hay una vivienda que parece de reciente factura, utilizada en la actualidad por el propietario de la finca.
El segundo patio también tiene su acceso a través de la sencilla fachada del edificio. Está empedrado y es de menores dimensiones que el anterior. Aunque contó con diversas dependencias, como cuadras y almacenes, ahora tiene una función básicamente residencial, con la vivienda del capataz. Al perímetro exterior de este patio se adosan diversas dependencias como la casa de máquinas, situada a su espalda, con pavimento de adoquines e interesante viguería fechada en 1915. Junto al costado derecho de este patio, y también con acceso exterior, se hallan la herrería y la carpintería, con todas sus instalaciones y herramientas.
En torno a este núcleo principal de Monteronja se disponen numerosas dependencias en diversos edificios exentos. Entre otras destacan, ante la fachada del núcleo principal, además de una patera, una gran nave en cuya fachada se lee "Colegio San Francisco Javier", señal inequívoca del gran número de familias que llegaron a poblar Monteronja. El edificio, de factura reciente, era también utilizado parcialmente como almacén. A la izquierda del núcleo principal hay asimismo una vasta e interesante construcción, la vaqueriza, una inmensa nave para albergar 112 vacas con la cubierta sostenida por una espectacular viguería. En sus inmediaciones se hallan unas pequeñas viviendas que en origen fueron becerreras. Por detrás del núcleo del cortijo sobresalen dos voluminosos silos cilíndricos de pienso de color rojizo, desde los que se obtiene una privilegiada vista del caserío y de la finca. Detrás de los silos, ya a cierta distancia, se encuentra una noria con su correspondiente abrevadero. Por último, a la derecha del núcleo central del cortijo hay un garaje para los tractores que labran la finca.


Datos históricos

En cuanto a su historia es poco, por desgracia, lo se sabe, aunque cabe pensar que sea remota. El Inventario artístico de Sevilla y su provincia indica que en esta finca hubo una villa romana, lo que al menos indica su antiguo poblamiento. Debió ser un referente tradicional del latifundio lebrijano, por lo que fue una de las fincas que el alcalde republicano de la localidad pidió que fuesen expropiadas al amparo de la reforma agraria de 1932. No obstante, tal petición no fue atendida por el gobierno de Azaña. En ese momento la finca estaba unida a otra llamada Hierro y dividida en dos propiedades, cuyos titulares eran don Juan Sánchez de Alva, que tenía casi 450 ha, y don Fernando Halcón Sáenz de Tejada, con poco más de 300. En ambos casos era ampliamente mayoritario el cultivo del cereal, contando también con pastizales y algo de olivar.
El caserío de Monteronja responde a las pautas clásicas del cortijo cerealista de secano. En este sentido, resulta llamativo comprobar que pese a su importancia arquitectónica no alcanza la riqueza constructiva de las cercanas haciendas del Rulo, la Guaracha y Micones. De igual forma, si el referido trío de haciendas lebrijanas obedece a proyectos constructivos de fines del siglo XVIII, compactos y uniformes, en el caso de Monteronja el conjunto es más producto de la agregación de elementos en torno a un núcleo principal, de forma que se llega a configurar una verdadera agrociudad, que suponemos debió adquirir su actual configuración sobre todo a lo largo de los siglos XIX y XX. Sus construcciones se ciñen a las producciones de la finca, cereales ¿trigo principalmente¿ y legumbres, junto con una numerosa cabaña ganadera de bueyes, vacas y caballos ante todo.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Álvaro Recio Mir; SÁNCHEZ ROMERO, José Carlos, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo Monteronja, 2009.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Cortijo Monteronja, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417