IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 10| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo de la Torre de la Reina Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo de la Torre de la Reina
Otras denominaciones: Torre de la Reina Código: 01410490034
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Guillena

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Haciendas Olivicultura Baja Edad Media 1200/1299
Fortificaciones Baja Edad Media
Haciendas Olivicultura Edad Contemporánea
Hoteles Edad Contemporánea

Descripción

Situado en el poblado de Torre la Reina, próximo a Guillena en la carretera de la Algaba.
Desde el punto de vista arquitectónico, en Torre de la Reina hay dos polos de interés: en primer lugar los restos de una torre fortaleza medieval, datada en el siglo XIII y que no creemos desempeñara función alguna desde el punto de vista agrario, y en segundo lugar las unidades que componen un edificio rural con su zona residencial y agraria, hoy transformadas en un moderno establecimiento hotelero.
La primera de ellas supera en interés a la segunda, pues constituye un importante ejemplo de arquitectura militar medieval, que ha sido relacionado con los modelos de casa fuerte del norte de la Península. Las necesidades defensivas del territorio, todavía expuesto en aquellos tiempos a posibles incursiones de musulmanes desde el norte de África, explicarían su construcción. No hay que olvidar que en el Repartimiento de Sevilla es frecuente la denominación de muchas suertes de tierra con el topónimo "torre", aludiendo a una construcción defensiva como elemento fundamental de su arquitectura. En este caso, todavía algunos destacados testimonios de su primitiva fábrica siguen en pie. Los caracteres constructivos y estilísticos del baluarte nos hacen pensar en una construcción anterior, sin duda reformada en época cristiana, pero constitutiva de los vestigios que han llegado a nuestros días. Es posible que nos hallemos ante estructuras de período almohade, como parece desprenderse de algunos detalles como el achaflanamiento de esquinas o el despiece de los arcos de ladrillo de los huecos. Están claras, sin embargo, reformas en el siglo XVI, como pueden ser el añadido de los cuerpos superiores de los torreones o la cubrición del espacio central.
El núcleo principal consta de una casa fuerte dotada de sólidos muros de carga de mampostería, de planta rectangular. En el centro, un espacio alargado, hoy cubierto, serviría en origen de patio. En torno al mismo se suceden pequeñas cámaras cuadrangulares cubiertas por bóvedas de cañón. Al exterior se abren estrechas saeteras. En los ángulos noroeste y sureste se alzan sendos torreones, de planta cuadrada y esquinas en chaflán rematados, según hemos dicho, por cuerpos menores quizás del siglo XVI. Desaparecida las amenazas que aconsejaron su construcción, al tiempo que se expande el resto del caserío, la solidez de este torreón y su idoneidad para la conservación de productos agrícolas, aislados aquí de la humedad y la luz, le salvarían de la ruina.
El resto del conjunto fue intervenido intensamente para convertirlo en instalación hotelera. Prevalecen los patios y algunos elementos identificables según sus primitivas funciones, como es el caso del señorío, abierto al este y distribuido en dos crujías con planta superior. Tras el ingreso se ubican dos patios correspondientes al sector residencial y, a un, lado la analizada casa fuerte. Al norte, en torno a otro patio alargado, se disponían almacenes, pajares y lo que parece pudo ser una cuadra. Como vestigios de las actuaciones del siglo XVI podemos señalar las arquerías de arcos rebajados enmarcados por alfices, algunos sostenidos por columnas de mármol, que vemos en dos frentes. Guardan relación con soluciones semejantes de edificios cercanos como la Huerta de Lebrena o Comendadores.


Datos históricos

Parece que en el lugar estuvo asentado uno de los campamentos de la retaguardia de Fernando III. La historia del Cortijo de Torre de la Reina está documentada desde tiempos de la reina María de Molina, a quien debe su nombre y a la que sabemos perteneció el donadío, probablemente heredado de su padre el infante don Alfonso de Molina, quien adquirió en el entorno distintos lotes de tierras procedentes del reparto efectuado a los conquistadores por el rey Fernando III. Una de estas adquisiciones debieron ser las tierras propias del cortijo. Figura igualmente el testimonio de la venta de las mismas por parte de la citada reina a un tal Abad de Hervás, quien a su vez las enajenó a Ruy Pérez de Alcalá. Ambas operaciones tuvieron lugar en tiempos de Fernando IV, entre 1295 y 1312. A finales del XIV, estaba ya entre las posesiones de la Casa de Ribera, siendo propiedad en 1388 de Ruy González, a partir del cual quedó vinculado a sus sucesores. Están documentadas, igualmente, autorizaciones expedidas por Juan II a Perafán de Ribera para convertir parte del donadío en dehesas.
Desconocemos el momento en que pasa a manos del marqués de Alcañices, que más tarde aparece como su propietario. En 1822, aprovechando la coyuntura favorable del Trienio Liberal, la viuda del marqués, necesitada de liquidez, logró su desvinculación, vendiéndolo seguidamente a su administrador J. A. Díez, por 400.000 reales. Sin embargo, la restauración absolutista de Fernando VII, al año siguiente, anuló la venta, anulación que finalmente sería desestimada por el propio rey, dando por buena la operación. Fallecido el nuevo propietario en 1846, fue adquirido por su hermana, Trinidad Díez Martínez, en 800.000 reales, percibiendo para efectuar la operación un préstamo hipotecario de Ignacio Vázquez, de 384.000 reales, que al no poderse rembolsar ocasiona la adjudicación de la propiedad al prestamista, en 1849, cerrándose así un capítulo más de la expansión territorial de la familia Vázquez en el noroeste de Sevilla. Posteriormente integraría el lote que correspondió a la herencia de su hijo Juan.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 12/11/1977

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ANGULO IÑIGUEZ, Diego. El caserío de la Torre de La Reina en Guillena : Sevilla. 1973, p.101.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Cortijo de Torre la Reina, 1992.

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Francisco Javier Herrera García; TEJIDO JIMÉNEZ, Javier, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo de Torre de la Reina, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417