IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 9| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Hacienda Los Miradores Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Hacienda Los Miradores
Otras denominaciones: Hacienda de Los Miradores ; Finca Los Miradores Código: 01410240568
Caracterización: Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Carmona

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Haciendas Actividad agropecuaria
Haciendas Actividad doméstica
Haciendas Olivicultura

Descripción

Los Miradores es una de las más interesantes y mejor conservadas haciendas de Carmona. Está ubicada en el borde oeste de su término municipal, muy próxima a Mairena del Alcor, junto al km 3 de la carretera que une esta localidad con Brenes, donde unos postes y rulos indican su acceso.
Los Miradores se mantienen hoy en plena actividad, aunque su primitiva orientación olivarera se haya cambiado por el cultivo de frutales, la cría de caballos y el uso hostelero. Pese a los cambios de funciones o añadido de dependencias, estas intervenciones se han realizado de manera muy respetuosa y presenta un admirable estado de conservación, por lo que sirve de buen ejemplo del mantenimiento y adaptación de este tipo de edificios a los tiempos actuales.
El caserío se organiza alrededor de dos patios, el primero de labor y el segundo de señorío. La fachada principal del edificio es muy cerrada y está almenada, con la portada a un lado, rematada por un frontón, bajo el cual unos azulejos indican su nombre y que "Se renovó en 1830". Tras el frontón se dispone una cubierta de pabellón. Desde la entrada se divisa una sucesión de vanos que configuran una llamativa serie de pantallas arquitectónicas que tamizan el espacio.
En el primer patio, empedrado, se encuentran el guadarnés en la crujía de fachada, la vivienda del encargado en el lateral derecho y frente a ella, la antigua almazara, de tres naves paralelas al patio. Con acceso directo al patio y en primer lugar se encontraba el empiedro, cuya ubicación viene indicada por un arco de mayor luz que los demás de esta nave; esta zona en la actualidad se utiliza como salones. La tercera nave era la de la prensa de viga, donde se conserva la capilla, que ha sido compartimentada en altura. La torre de contrapeso está remontada por un mirador. En el fuste de la torre hay interesantes motivos esgrafiados: unos simulan sillería, otros representan rosetas, e incluso aparece un anagrama de Cristo, "I. H. S.". El acceso al mirador se realiza por una escalera que parte del segundo patio, con los peldaños por encima del tejado.
En la crujía del fondo del primer patio se abre un vano de medio punto que sirve de tránsito al segundo. En este tránsito se encuentra la capilla. Su primer tramo lo cubre una bóveda de arista y la cabecera, una cúpula con linterna, un elemento en verdad excepcional que enlaza con las capillas de Vistahermosa, la Buzona y la Plata. La espadaña del oratorio está sobre el tránsito al segundo patio.
El segundo patio es de reducidas dimensiones. A través de él se accede a otro de reciente construcción situado tras la capilla y que está rodeado por boxes para caballos. También en este patio hay un cajón de curas. De nuevo en el patio anterior y a la derecha del mismo se encuentra una amplia nave que fue el primitivo tinao, que sólo tenía una fila de comederos y que conserva restos de esgrafiados. Por este tinao, que hoy se utiliza como pajar, se pasa a un nuevo patio trazado en fechas recientes y rodeado también de boxes. Tras este segundo patio se dispone el señorío ante el cual hay un jardín, accediéndose a este sector final del edificio por una nueva portada, de manera que podría entenderse este espacio como un tercer patio. El señorío es de doble altura y cuidada factura, destacando la puerta principal y los numerosos vanos al jardín, que aparece cercado y con otra portada monumental almohadillada que da al campo. También junto a este jardín se eleva el segundo mirador de la hacienda. En este caso se trata de una torre de planta cuadrada que sólo responde a la referida función de mirador, siendo más elaborada que la anterior, ya que tiene dos ventanas en cada frente, bajo cubierta de pabellón. En torno al edificio principal se distribuyen cercados para los caballos, así como un pozo.
Al describir el caserío de los Miradores es obligado resaltar la variedad de sus cubiertas, cuyos faldones articulan un animado juego de planos. Los Miradores podría pasar por el estereotipo de la hacienda, de un blanco cegador, rodeada de buganvillas, naranjos y caballos. No obstante, más allá de esta imagen tópica se encuentra un edificio en extremo interesante y muy bien cuidado. Su deslumbrante encalado es, como en tantas ocasiones, reciente, ya que todavía quedan restos de esgrafiados que atestiguan su primitiva policromía. Por otra parte, el frente de la almazara que da al campo todavía muestra la combinación del color blanco de la cal y el ocre amarillo del albero.


Datos históricos

En el listado de molinos de Carmona de 1766 aparece citada la Hacienda el Mirador, propiedad de don José del Rey Benavides. De ser la que en esta ocasión tratamos, como suponemos, éste debió ser su nombre original, luego convertido en plural cuando se levantó el segundo mirador. En el listado de 1814 era propiedad de don Felipe García, dueño también de Torrepalma. Como se indica en la portada, el edificio fue renovado en 1830, momento en el que suponemos que se levantaría su monumental señorío, jardín y segundo mirador. No obstante, el primer patio, que debió ser el núcleo inicial del edificio, cabe fecharlo en la primera mitad del siglo XVIII. A fines de esa centuria, en 1792, el edificio fue visitado por Antonio del Toro, maestro alarife y maestro mayor de la obras de la colegial del Salvador de Sevilla, y por Francisco Salinas, maestro carpintero, por orden de los herederos de don José del Rey. Ambos valoraron el caserío de la hacienda en más de 200.000 reales de vellón. Además, el aludido Salinas también apreció los muebles de la hacienda, cuyo valor ascendió a casi otros 1.000 reales. Se da la circunstancia de que el referido José del Rey era también propietario de la Hacienda el Mato en Sanlúcar la Mayor, que fue tasada por los mismos técnicos en la mitad que esta de Carmona.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Hacienda los Miradores, 1992.

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Álvaro Recio Mir; SÁNCHEZ ROMERO, José Carlos, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Hacienda los Miradores, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417