IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Iglesia de San Pedro Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Iglesia de San Pedro
Otras denominaciones: Iglesia y Torre de San Pedro ; Iglesia Parroquial de San Pedro ; Parroquia de San Pedro Código: 01410240507
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Carmona

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Iglesias Ceremonia cristiana Baja Edad Media 1400/1499 Mudéjar
Iglesias Ceremonia cristiana Edad Moderna 1600/1784 Barroco (Estilo)

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Acevedo , José de 1771-1772
Escultores Acosta , Francisco de 1784-1785
Arquitectos Figueroa , Antonio Matías de 1777-1778
Arquitectos Ruiz , Hernán II Hacia 1565 elaboró las trazas de la torre. 1565-1566
Arquitectos Figueroa , Ambrosio de 1760-1761
Arquitectos Díaz , Diego Antonio Colaboró en las obras del crucero y de las cubiertas del templo. 1728-1729
Doradores Valdés , José 1786-1787

Descripción

Se encuentra situada extramuros de la ciudad muy cernaza de la Puerta de Sevilla, concretamente en el arrabal que comenzó a formarse en la Edad Media, donde confluían los caminos de Sevilla, Alcalá del Río y los Alcores.

Cuenta con una posición privilegiada, destacando el conjunto edilicio del resto del caserío que lo rodea, por lo que la superposición de volúmenes es muy potente, destacando la cúpula del sagrario, las cubiertas de la nave central y crucero de teja a dos aguas, la linterna del crucero y la torre, inspirada en la Giralda de Sevilla.

La construcción del templo puede fecharse en el siglo XV, si bien reformas posteriores alteraron sustancialmente el edificio. Hacia 1565 el arquitecto Hernán Ruiz II elaboró las trazas para la torre, cuya construcción no se concluirá hasta el siglo XVIII. Entre finales del siglo XVI y el primer tercio del XVII se llevó a cabo la construcción de la capilla de la Merced. Sucesivas remodelaciones llevadas a cabo a lo largo del siglo XVIII reformaron las naves, las puertas y la capilla sacramental. Su diseño se debe al arquitecto Ambrosio de Figueroa, fechada en 1760.

La iglesia es de planta basilical, con tres naves dividida en cinco tramos, crucero y capilla mayor con cabecera plana. Las naves se encuentran separadas por arcos apuntados que apoyan en medias columnas adosadas a pilares cuadrangulares. En los lados más anchos de los pilares se ubican grandes pilastras toscanas sobre las que cabalga el entablamento que recorre el interior de la iglesia, arrancando de la cornisa las bóvedas que cubren las naves. La central y brazos del crucero se cubren mediante bóveda de cañón con lunetos y arcos fajones en los tramos, mientras que las laterales con bóveda de arista. En el centro del crucero se sitúa una cúpula sobre pechinas con friso muy moldurado y movido con claras influencias de la de la Iglesia del Salvador de la misma localidad, rematada por linterna, solución utilizada en dos de las capillas que se sitúan en la nave de la Epístola.

La capilla del sagrario se encuentra adosada a la capilla de la cabecera del lado de la Epístola. El diseño y las obras fueron llevadas a cabo por Ambrosio de Figueroa, quien plantea un trasunto de la Iglesia de San Luis de Los Franceses de Sevilla, donde se conjugan los grandes ábsides y las cuatro hornacinas abiertas en la base de los pilares coronado el conjunto una cúpula sobre tambor ochavado.

Interiormente presenta planta centrada con exedras, simulando cuatro ábsides y al centro la cúpula. Se estructura partiendo de pilastras pareadas que arrancan de las hornacinas dispuestas en los pilares dispuestos entre los ábsides. El tambor distribuye también sus columnas pareadas que alternan con dos hornacinas que flanquean un ventanal rectangular, de los ocho lados sólo cuatro son de iluminación.

La distribución de los elementos arquitectónicos del conjunto es muy significativa y estrechamente vinculada a otras obras del autor como la capilla de afuera de la Cartuja de Sevilla, donde es patente el uso en el exterior del ladrillo avitolado, las pilastras y los frontones redondos y triangulares alternados.
El tambor de la cúpula se presenta en ladrillo avitolado de planta ochavada, en el que se disponen pilastras pareadas que flanquean un vano moldurado. Los vanos se presentan alternos, uno abierto y otro que presenta un azulejo cerámico de un arcángel, por lo que se encuentran representados los cuatro. Sobre las pilastras corre el entablamento que se curva sobre cada uno de los vanos, al igual que la cornisa que se remata con copetes cerámicos al hilo con las pilastras. La cúpula se encuentra cubierta por tajas de que alternan el blanco y el azul, destinando la división de los lados o nervios el color verde. El conjunto se remata con una escultura que representa a la Fe.

El templo cuenta con tres portadas de acceso, una situada a los pies de la nave central, otra en el segundo tramo de la nave del Evangelio y la última entre el segundo y tercer tramo de la nave de la Epístola.

La torre se encuentra situada a los pies de la iglesia, adosada a la nave del evangelio, rematada por un cuerpo de campanas inspirado en la Giralda. El fuste o caña presenta en sus frentes una serie de vanos superpuestos, se inicia por un vano de medio punto, a modo de balcón protegido por cristal, flanqueado por medias columnas rematadas en frontón triangular, realizado en ladrillo tallado y avitolado. Sobre este se sitúan superpuestos dos balcones con vanos de medio punto, con antepecho abalaustrado de mármol blanco. Sobre ellos un vano rectangular protegido por celosías, sobre los que corre un arquitrabe bajo el cual se sitúan medias bolas de cerámica.

El primer cuerpo es similar al cuerpo de campanas de la Giralda de Sevilla, aunque en menores proporciones. En cada frente presenta tres vanos medio punto peraltado en cada uno de sus frentes, separados por pilastras, siendo los laterales de menor tamaño, sobre los que se sitúan sendos óculos. Sobre las pilastras se asienta un arquitrabe rematado en cornisa que sirve de apoyo al antepecho pétreo con remates piramidales rematados en azucenas, de cuyo centro emerge el segundo cuerpo.

Éste cuerpo se eleva sobre un basamento, destacando su forma a modo de arco cuadrifonte, con un vano de medio punto en cada uno de sus frentes con antepecho de balaustres pétreos. Los vanos se encuentran flanqueados por pilastras, presentando columnas toscanas angulares. Sobre las columnas y pilastras corre un arquitrabe con friso decorado, disponiéndose sobre la cornisa un nuevo antepecho de balaustres de planta mixtilínea. Del centro surge el tercer cuerpo que es de planta hexagonal, con un vano de medio punto en cada uno de sus lados flanqueados por columnas sobre las que se asienta un entablamento muy decorado que sirve de sustento al cupulín circular con seis vanos rectangulares entre pilastras mensuladas sobre el que descansa el cupulín que sirve de base a la Giraldilla.


Datos históricos

La construcción del templo puede fecharse en el siglo XV, si bien reformas posteriores alteraron sustancialmente el edificio. Hacia 1565 el arquitecto Hernán Ruiz II elaboró las trazas para la torre, cuya construcción no se concluiría hasta el siglo XVIII. Entre fines del sigo XVI y el primer tercio del siglo XVII se llevó a cabo la edificación de la Capilla de la Merced.

Este recinto es una interesante obra barroca en la que se siguen muy de cerca las soluciones obtenidas en la Iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla. Su diseño se debe al arquitecto Ambrosio de Figueroa y se fecha en 1760. Con posterioridad a su construcción se procedió a decorar su interior y a dotarla de una portada de movido diseño, tareas ambas en las que pudo intervenir Antonio Matías de Figueroa.

También participó en las obras del crucero y de las cubiertas Diego Antonio Díaz, quien al respecto emitió un informe en 1728 y en 1771 José de Acevedo realizó la portada principal, siendo el mismo artista quien cinco años más tarde levantó la linterna del crucero, realizando los evangelistas de las pechinas.

Por último en 1777, tras un informe de Antonio Matías de Figueroa, se dio un nuevo impulso a la construcción del campanario, cuya obra fue finalizada en 1784, con la realización del Giraldillo por el maestro Francisco de Acosta. Dos años después fue dorado por José Valdés, así como las azucenas del primer cuerpo del campanario.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 20/05/1963

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

VILLA NOGALES, Fernando de la ; MIRA, Esteban. La antigua capilla del Sagrario en la parroquia de San Pedro de Carmona. 1991, -.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura, Consejería de Cultura, Dirección General de Bienes Culturales, Expedientes de obras de intervención en el patrimonio inmueble Guajardo-Fajardo, Alfonso, Iglesia de San Pedro de Carmona, 1987.

Archivo Central de la Consejería de Cultura, Consejería de Cultura, Dirección General de Bienes Culturales, Expedientes de obras de intervención en el patrimonio inmueble Guajardo-Fajardo, Alfonso, Iglesia de San Pedro de Carmona (P), 1987.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417