IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Noria del Pozo de los Frailes Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Noria del Pozo de los Frailes
Código: 01040660136
Caracterización: Etnológica
Provincia: Almería
Municipio: Níjar

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Norias Abastecimiento de agua

Descripción

Esta noria de sangre, se encuentra ubicada dentro del núcleo de población de El Pozo de los Frailes, habiéndose convertido en un espacio de sociabilidad de la población. Originariamente era un pozo comunal, posteriormente adecuado para noria. El estado de conservación de todos sus elementos es excelente, debido a su rehabilitación. Es un conjunto formado por Noria (con todas sus "artes"-maquinaria), lavadero y abrevadero dentro dela conducción del agua a la alberca (no conservada). La plataforma es redonda, con dos gruesos postes que sostienen la viga. Al andel se accede a través de dos rampas ubicadas en los laterales. El pretil queda interrumpido por el acceso de las rampas al andel. El pozo tiene brocal. Frente a la plataforma se ubica la conducción del agua hacia la alberca, aprovechada para situar un abrevadero y un lavadero (con piedras de lavar en las pilas). El material y técnica constructiva es la piedra en mampostería.

Todo el conjunto está revocado y encalado y la maquinaria es de nueva factura, formada por la rueda del agua, arbolete, arcaduces y artesa, así como la viga y el mayal. La rehabilitación fue llevada a cabo por Manuel García, de Las Negra, hijo del último carpintero de la zona que se dedicó a la construcción y arreglo de estas maquinarias.

El tipo que representa esta noria es frecuente en la zona, se caracteriza por sustentar la parte superior del arbolete en una viga sujeta por dos postes situados en los extremos del "andel", entre los cuales daba vueltas la "acémila". La noria se compone de una "rueda de agua", la vertical, que sirve para elevar los "arcaduces" y un "arbolete", el conjunto recibía su impulso a través del "mayal", del que tiraba la bastia o, circunstancialmente, cualquier persona. La "rueda del agua" está formada por una maza central en cuyos extremos aparecen sendos "cojinetes" y los correspondientes "guijos" para apoyar en los soportes situados en los lados mayores del pozo rectangular del que se extrae el agua. En este pozo de una longitud aproximada de 11 o 12 m. La "rueda del agua" presenta 32 "puntos", de madera, ocho por "cuadrante" para poder engranar el "arbolete"; entre la "maza" y los "puntos" se colocan 4 "palometas" o "radios" en su parte interior. En la "rueda del agua" se sitúa la maroma que desde la misma bajaba hasta un palmo del piso del fondo, con 18 arcaduces, que en esta noria se ponían "tan claros" para que pudieran hacerle funcionar las personas cuando no hubiera bestia en el "andel". El mecanismo aparece sobre el pozo alargado en el que los "arcaduces" dejan caer el agua sobre una "artesilla" de madera en la que se iniciaba una "tarjea" que, bajo "andel", salía de la plataforma y conduce el agua, a través de un lavadero, a una balsa cercana donde se acumulaba para el regadío de la huerta baja.

En posición horizontal aparece el "arbolete", cuyo centro lo forma una "caña" de madera que acaba en dos "guijos" de hierro; se completaba con 30 "puntos o lusillos", mide más de medio metro. El "arbolete" descansa su parte inferior sobre un plato de hierro situado encima de una piedra. El "guijo" superior se acuña en una "cuella", situada en la viga superior, a unos dos metros y medio sobre el "andel". En la "maza" se sujeta el "mayal" de olivo o eucalipto, como el resto del arte, de unos 4 m. y medio al que se enganchaba la "guiadera", que, situada delante, guiaba el animal en su paso por el "andel". Todo este artilugio se sobrepone al brocal de la noria que se sitúa en el centro de la plataforma realizada en obra de construcción, a una altura elevada para lograr el regadío por gravedad.


Datos históricos

Los vestigios de poblamiento prerromano y romano en la zona son de muy escasa entidad, cuando no discutidos. En el período musulmán el panorama cambia, y aunque en líneas generales sigue siendo una zona casi despoblada, las evidencias que tenemos son ya más sólidas. De este período hay que destacar que aparece el núcleo de Níjar como emplazamiento defensivo, mientras que en la zona más cercana a la costa sólo tenemos referencias muy aisladas, como es el caso de Agua Amarga (al-Hawan). En la costa también aparecen, durante el período nazarí, las torres defensivas de los Lobos (Rodalquilar), Vela Blanca y la Testa, empezando así una preocupación por el control de esta costa que durará cinco siglos. De esta época son también las primeras noticias fehacientes de la actividad ganadera organizada, que utiliza sus pastos en una trashumancia a pequeña escala desde aquí hasta las vecinas Sierras de Gádor y Filabres.

La actividad principal del período hispanomusulmán es la agricultura intensiva de regadío donde se ponen en juego todas las habilidades técnicas para la gestión del agua y en la que el cultivo de secano solo es una actividad complementaria y hasta marginal. Por eso los núcleos de población están más al interior, en las faldas de Sierra Alhamilla (Níjar, Inox, Huebro, etc.), donde las escorrentías permiten el desarrollo de esta agricultura.

Tras la reconquista no se modificó la organización del espacio de la época islámica hasta la guerra civil de 1568 en que algunos pueblos quedaron abandonados.

Los nuevos repobladores se encontraron ante la alternancia de períodos de fuertes sequías y lluvias torrenciales. Estas condiciones determinaron el emplazamiento de los cortijos aislados en zonas de contacto con el Trias, por las mayores posibilidades que este hecho suponía en la obtención de agua. Con pequeñas zonas de regadío, la zona árida de la llanura se destinó a la ganadería y a la producción de miel, complementando estas actividades productivas con otras extractivas (granates y cantera de columnas) o recolectoras (barrilla y sal).

La utilización de las construcciones relacionadas con el agua, como mojones territoriales en la división de términos, jurisdicciones y diezmerías, fue ampliamente utilizada durante la conquista y el repoblamiento de la zona pudiéndose rastrear en la documentación de la .poca (Libros de repartimiento y de Apeo). Así, en 1563, un contrato de arrendamiento de los pastos del Campo de Níjar hecho entre los Jerónimos de Granada y los «regidores herbajeros» de la ciudad de Almería delimitaba la zona objeto del contrato recurriendo a los pozos y aljibes de la misma.

Estos sitios relacionados con la ganadería, en torno al agua, se van a convertir en muchos casos en núcleos de población a finales del s. XVIII gracias al efecto que produce en la zona el «Reglamento que ha de regir la defensa de la Costa del Reino de Granada» durante el reinado de Carlos III. El sistema defensivo de castillos, baterías y torres con sus dotaciones tiene una doble transcendencia: Primero, una garantía de seguridad que propicia el poblamiento en base a cortijos aislados y pequeños núcleos que subsisten con una agricultura extensiva cerealista, complementada con ganado. Y segundo, constituyen el embrión de núcleos litorales pesqueros.

El aprovechamiento agrícola del Campo de Níjar se incrementará en el siglo XIX con la desamortización civil, que favoreció un abundante poblamiento disperso en grandes cortijos orientados a la explotación comercial del esparto. Las roturaciones indiscriminadas desarmaron la cubierta vegetal de los terrenos en pendiente favoreciendo, a largo plazo, la pérdida de suelos y el avance de la desertificación.

La ampliación de los terrenos irrigados, especialmente durante el último tercio del siglo XIX, con la tecnología y medios energéticos tradicionales se bloqueará hasta los años 1920-1950 cuando con la electricidad y el uso de motores en los pozos de riego se aprovecharán los depósitos hídricos s

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito CG BOJA 20/02/2001 21 2874

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CONSEJERÍA DE CULTURA. El Viento y el Agua en la Construcción de un paisaje cultural: Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar y de la Comarca de los Vélez (Almería). Andalucía . Consejería de Cultura, 01/01/2005. 84-8266-493-X.

RESOLUCION de 23 de enero de 2001, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se resuelve inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con carácter genérico colectivo, los aljibes, norias, molinas, molinos de viento y molinos hidráulicos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería).. -.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura, Consejería de Cultura, Dirección General de Bienes Culturales, Inventario de Arquitectura Popular de Andalucía Sin título.

Archivo Central de la Consejería de Cultura, Consejería de Cultura, Dirección General de Bienes Culturales, Expedientes de Inscripción en el CGPHA Sin título.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417