IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción
Código: 01239020006
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Bedmar y Garcíez

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Iglesias Ceremonia cristiana Edad Moderna Manierismo

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Canteros Herrera , Francisco de
Maestros de obras del Castillo , Benito
Maestros de obras del Castillo , Francisco

Descripción

De equilibradas proporciones y escala se ofrece una planta de salón de tres naves, más ancha y elevada la central, sostenida por grandes soportes columnarios de orden toscano, sobre basas decoradas con pencas en los ángulos de los pedestales. En tales soportes apean arcos de medio punto, de ladrillo macizo, sosteniendo la cubierta lignea de par y nudillo. Este cuerpo de la iglesia se une a un volumen preexistente cronológica y estilísticamente que estructura la cabecera: plana en su muro de cierre y carga, dividida en tres tramos configurando tres capillas unidas entre si por arcos apuntados y cubiertas por bóvedas de tracería gótica de piedra, de terceletes.
La capilla mayor define el actual presbiterio, sobre gradas. En su bóveda estrellada se conserva restos de pintura al fresco " se trata de filacterias sostenidas por un brazo y una mano. En caracteres góticos reza la siguiente leyenda: FIZOSE ESTA OBRA EN EL ANNO DEL NASCIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DE MIL E QUATRO(OCIE)NTOS ET NOVENTA ET TRES -. En la planta de sótano, y con acceso desde trampilla en las capillas laterales, se instalan dos estancias destinadas a cripta de enterramiento, cubiertas por bóveda de medio cañón.
En la nave de la Epístola, arco protogótico de acceso al volumen de la sacristía, desde donde se tiene acceso a la torre-campanario. En ésta destaca la ornamentación figurativa de las trompas existentes entre el cuerpo cúbico y el poligonal: cabezas de ángeles y diablos.
A los pies, sobre la portada principal, sostenido por tres columnas toscanas existe un coro en alto de madera, de poca profundidad, al que se accede por escalera metálica de factura y diseño modernoExisten dos puertas, aparte de la ubicada en los pies, situadas simétricamente en los muros de cierre laterales donde, además se instalan, con la misma simetría, grandes arcos de medio punto cegados por el muro. En el ala del Evangelio uno de estos arcos da paso a la Capilla de los Chamorro, del siglo XVIII. Se trata un espacio cubierto por cúpula de media naranja sobre pechinas, profusamente decorado con pintura al fresco que por sus características de estilo y temática -símbolos de la pasión en las pechinas, lacería en el casquete, querubines- parece haberse ornamentado en el siglo XIX. Actualmente la capilla está dedicada a Nuestro Padre Jesús, imagen de factura reciente instalada en un pequeño camarín cubierto por cupulita semiesférica, igualmente decorada.
En el exterior, en el ángulo Oeste de la cabecera, adosada al alzado de la torre se añade un volumen menor en cuyo interior se ubica la escalera de acceso al cuerpo de campanas. La torre propiamente distingue dos tramos, el de campanas de planta cuadrada horadado por vanos de medio punto en sus cuatro caras, remate de cornisa volada donde queda la huella de cuatro basamentos que, posiblemente, sostuvieran elementos ornamentales hoy desaparecidos. Sobre este cuerpo, otro octogonal, parcialmente cegado en sus vanos para evitar la entrada de aves.
Junto al cuerpo de torre se adosa el volumen de la sacristía, posible fábrica del siglo XVIII. Ya en el muro de la fachada de Poniente una portada con vano de acceso en medio punto con clave de acanto e impostas resaltadas sobre jambas cajeadas. Sobre el arco, frontispicio con arquitrabe sobre ménsulas en voluta; friso con clavo o roseta y espejos en los extremos, uno de ellos con la incisión del anagrama mariano de doble M. Sobre la cornisa moldurada, voluminosos flameros simétricos a un pedestal central con decoración floral sosteniendo un elemento abalaustrado.
La fachada Sur, a los pies del templo, refleja la estructura de la cubierta interior, horadando un zócalo de cantería se aloja la portada principal del monumento. Es, sin duda, el elemento más destacado por sus valores plásticos y ornamentales y modelo manierista para la edilicia giennense de cierta relevancia.
Sobre pedestales cajeados se levantan elegantes columnas jónicas, de estrías elaboradas en media caña y marcado éntasis cinchado, flanqueando el vano de acceso al templo. Se trata de un impresionante medio punto decorado en su extradós y jambas con un depurado y geométrico diseño destacando la clave resaltada y los dibujos entallados de rombos y trapecios inspirados en los artesonados y lacunarios serlianos de su Libro IV . En las enjutas aparecen sendos espejos con la Cruz de la Orden de Santiago uno, y el escudo del pontífice máximo, el otro. Un entablamento de molduras exquisitas combina husos y cuentas y bordones en el arquitrabe, ovas y flechas en el friso entre la secuencia de almohadillados inspirados también en Serlio.
El segundo cuerpo de la portada se dedica a la Asunción de la Virgen, bajo cuya advocación se acoge el templo parroquial. En la hornacina que marca el eje de la portada, aparece la Virgen en bulto redondo, coronada como Reina del Cielo y orante, ceñida por una voluminosa túnica sobre una media luna con querubín, a sus pies. Sobre su cabeza se recrea en relieve un trozo de cielo con ángeles músicos y la paloma del Espíritu. Los elementos tectónicos que flanquean el nicho siguen la línea manierista de los desarrollados en la parte inferior; entre aletones o molduras en S, y puntas de diamante a modo de clavos, sendas columnitas corintias con visible media caña en estrías sobre arcones, sostienen volada cornisa moldurada. Más arriba un juego de círculo y cuadrado, con molduraje elaborado y adornos de puntas de diamante facetado en las enjutas, justifica la presencia de un óculo de iluminación a los pies del templo.
Finalmente, una tercera portada se inscribe en la fachada oriental, en el lado de la Epístola. Conformada por un arco de medio punto sobre jambas cajeadas, resalta su clave. En el segundo cuerpo, coronando el vano, entablamento sencillo sobre ménsulas en voluta con ornamentación de pináculos esféricos es los extremos; en el centro, escudo orlado por cueros con campo oval donde aparece la inscripción IHS ANO D 1602, enmarcado por finas volutas a modo de filacteria y remate en piñón piramidal
Junto a la portada, a la altura del alero, ventana de medio punto similar a la del muro del Evangelio
En esta fachada se adhiere el volumen correspondiente a la Capilla de los Chamorro, sin que destaquemos elementos de interés en ella, a excepción del dato cronológico que se recoge en una inscripción: IHS AÑO DE 1760, sobre el dintel de una ventana que ilumina el interior de la mencionada capilla.


Datos históricos

Como se refleja en la filacteria existente en la capilla mayor, la fecha de 1493 marca la existencia de la iglesia de la Asunción, primera noticia y documento relevante de los orígenes del edificio.
Pero será a mediados del siglo XVI cuando el monumento adquiera y complete su configuración definitiva, como recogen las investigaciones de Moreno Mendoza:
" En enero de 1558 el clérigo Francisco Bravo, en calidad de fiador del mayordomo difunto de la iglesia parroquial de Bedmar, abona a Francisco del Castillo 15.000 maravedíes como anticipo de la obra comprometida por el maestro en dicho templo, emplazándose a satisfacer un resto de 15.886 mrs. Para el siguiente mes de mayo.
La villa de Bedmar formaba parte de la Encomienda giennense de Santiago de Bedmar y Albanchez, lo que nos obliga a creer que la remodelación casi total de esta fábrica tuvo que ser autorizada "y encargada a Castillo- por el Consejo General de las Ordenes con unos meses de antelación a esta fecha.
En 1562 la villa es vendida por Felipe II "segregando de la Orden su fortaleza, términos, vasallos, jurisdicción alta y baja, etc.- al ubetense don Alonso de la Cueva, comendador de esta encomienda. No obstante "como indica Bernardo de Espinalt en su "Atlante Español"-, aún siendo un nuevo señorío, su jurisdicción eclesiástica "compartida con el Episcopado- va a permanecer en dependencia de la Orden santiaguista, la cual había mantenido suscritas seculares concordias con los obispos de Jaén sobre la administración y gestión parroquial de sus territorios.
Catorce años más tarde Francisco otorga poder a su hermano Benito para proseguir y acabar la obra, pudiendo presentarle ante el mismo Obispo al objeto de percibir cualquier tipo de cobros.
Este dato, junto a reportarnos incuestionables noticias sobre la autoría de la fábrica, nos pone de manifiesto por tanto que, al menos a partir de la enajenación de la villa, los trabajos estaban siendo financiados en exclusividad por la propia diócesis.
Sin embargo el templo "del tipo columnario- permanece inserto en las directrices estilísticas y constructivas emanadas de los Capítulos Generales de las Ordenes, figurando en una de las enjutas de su fachada principal al cruz santiaguista junto al emblema pontificio de la Santa Sede; no apareciendo, en cambio, bajo ningún concepto las armas de su nuevo señor.
La iglesia, de una sobriedad notable, había sido comenzada a principios del siglo XVI en gótico, concluyéndose su triple cabecera plana cubierta por bóvedas polinervadas.
Encomendada su continuidad a Castillo "el Mozo" en 1557 (") En 1583 las obras aún continuaban, apareciendo diversos descargos a favor de Francisco de Herrera, maestro en cantería fallecido un año más tarde, en concepto de saca y asentamiento de la piedra.
Benito del Castillo fallece en 1600 "desentendiéndose tal vez antes de la obra-, dándose por concluidos los trabajos seis años más tarde, según fecha inscrita en la última de sus portadas laterales" .

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AMEZCUA MARTÍNEZ, M.. Los archivos históricos como fuente etnográfica: religiosidad popular giennense a través de la documentación eclesiástica.. 268.

GALERA ANDREU, Pedro A.. Arquitectura y arquitectos en Jaén a fines del siglo XVI. Instituto de Estudios Giennenses ; Diputación Provincial, 1982. 84-00-05278-1.

GOMEZ CARRERAS, Manuel. Los enterramientos en la Iglesia parroquial de Bedmar. 89-94.

MESA FERNÁNDEZ, Narciso. La encomienda de Bedmar y Albanchez en la Orden de Santiago. 1957, -.

MORENO MENDOZA, Arsenio. Los Castillo, un siglo de arquitectura del Renacimiento Andaluz.. Universidad de Granada, 1989. 84-338-896-6.

QUESADA QUESADA, Tomás. La serranía de Mágina en la Baja Edad Media.. Universidad de Granada, 1989.

TROYANO VIEDMA, José Manuel. Bedmar. 15-18.

TROYANO VIEDMA, José Manuel. La villa de Bedmar en la frontera de Mágina (1077-1466). 59-76.

Información documental

Archivo Municipal de Bedmar y Garcíez. Sin título.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. Contrato menor de consultoría y asistencia.

Archivo Municipal de Bedmar y Garcíez. Sin título.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417