IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 8| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Molino la Cantera Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Molino la Cantera
Código: 01410410107
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Estepa

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Molinos Oleicultura Edad Contemporánea
Molinos Olivicultura Edad Contemporánea

Descripción

Se trata de un típico molino de aceite con todos los elementos definitorios del tipo: la almazara, la bodega, las cuadras y las viviendas de los molineros y del encargado. Todo ello conforma una planta en U en torno a un patio que se cierra con una alta tapia y una portada resaltada. Lo excepcional del conjunto es el tratamiento arquitectónico de la almazara, sin duda la más extraordinaria fábrica de las asentadas en los campos de la comarca y de las más destacadas de toda Andalucía, una pieza de un desarrollo descomunal que alcanza la envergadura de una auténtica iglesia. Los muros se construyen combinando sillares de piedra arenisca del lugar, en los tramos inferiores, y paños de tapial y mampuestos en los superiores, que aparecen encalados por ser de material deleznable.
La torre contrapeso, al igual que ocurre en otros ejemplos más modestos de la comarca -Traba, la Carmelita, Moniches, etc.- no se sitúa en el extremo de la nave sino en una posición intermedia, como suele ser habitual en tierras de Córdoba, lo que al exterior le confiere la apariencia de un zuncho que abraza el cuerpo de la edificación de lado a lado. La situación de la torre ofrece una inteligente solución a una necesidad productiva, la disposición de dos vigas en paralelo para prensar la aceituna. El contrapeso, en el momento en que trabajan las dos vigas a la par ha de ser capaz de ejercer una fuerte resistencia, lo que se consigue con semejante torre. También es muy inteligente el sistema de encuentro de las vigas con el contrapeso, a través de sendas capillas que, con el arco que las une, definen una línea de carga similar a una arquería que sostuviera un coro. El primer tramo funciona a modo de sotocoro con dos arcos que voltean sobre el muro de fachada y dos potentes pilares que soportan las cabezas de las vigas de prensa El arco central deja una bóveda de arista con decoración de guardamalletas. Los promotores de esta construcción quisieron adoptar la morfología de una iglesia basilical en todos sus detalles. Por eso el piso que apoya sobre las capillas, probablemente utilizado por el supervisor de la molienda, tiene el aspecto del coro alto de un templo. Recorre la nave una cornisa muy elaborada. A los pies de la nave se encuentra la bodega de las tinajas de decantación, bajo bóvedas de arista. Otros tres arcos establecen la separación, como en el nártex. El suelo de este ámbito está empedrado, mientras el resto es de soleras. Las cubiertas, de madera, han sido restauradas recientemente.
Pero sin duda es la portada el elemento que más destaca en esta pieza excepcional, realizada en la misma piedra empleada en otras partes del edificio, una notable caliza extraída de las canteras del término, bien escuadrada. El buen corte de la misma da fe de la tradición estepeña en la producción de cantos para la construcción. Es posible que en su ejecución participara alguno de los reputados canteros que había renovado el patrimonio inmueble de la localidad, quizás Juan Antonio Blanco, que por las fechas en que se levanta esta portada del Molino de la Cantera, está proveyendo de material labrado incluso a la catedral de Cádiz. La versatilidad de este cantero en su producción hay que atribuirla al hecho de que sus trabajos debieron regirse por proyectos de arquitectos. De ahí que, junto a obras de movidas plantas y ricos perfiles, haya que situar otras edificaciones de rotunda planitud y gran potencia masiva. Es el caso de la fábrica de la Cantera, con un hastial clásico, rematado en frontón, cuyo vano de acceso aparece cobijado bajo un monumental bocel. Recuerda en algunos aspectos a la portada lateral del antiguo convento de los Mínimos de Estepa, que hoy se encuentra sirviendo a la iglesia de San Sebastián.
Profundos han sido los cambios que han afectado a la edificación situada al otro lado del patio, enfrente del molino, antaño destinada a granero y quizás a tinao, y tan recia como la almazara, aunque de desigual calidad proyectual. Combina la piedra con el ladrillo y posee unas dimensiones también excepcionales, con numerosos contrafuertes asegurando la estabilidad de un muro que podría estar apoyado en piedra viva. La pieza que une ambas naves es una vivienda de factura más reciente, muy reformada y que no posee especial interés.
Junto a la fachada hay una gran alberca, hoy vacía, que recogía el alpechín, horadada en un suelo pétreo, testimoniando una vez más la calidad del trabajo de ejecución de las construcciones de la Cantera.


Datos históricos

Sobre una colina junto a la carretera comarcal que conecta Estepa con Marinaleda, de sinuoso trazado, se encuentra el Molino o Cortijo de la Cantera. La cota sobre la que se asienta le proporciona una apreciable panorámica. Al propio tiempo, la base rocosa de estos suelos ha sido explotada para la provisión de materia prima en la construcción desde la Antigüedad. Así se explica el nombre del molino, que podría relacionarse con un primitivo asentamiento y la cercana explotación de los Canterones, sistemáticamente aprovechada desde época romana. El monte de la Cantera era ya citado por Alfonso XI en su Libro de la Montería como buen cazadero de jabalíes. El padre Alejandro del Barco, por su parte, localizaba en el cerro de las Canteras un despoblado: Otro poblado que ofrece mucho de que hablar es el lugar que se observa en lo alto del cerro que llaman las Canteras, distante media legua de esta villa de Estepa, a la parte de Poniente declinando algo hacia el Norte. En un pequeño plano que hay en la eminencia estaba lo principal de la población, que descendía por la ladera de Poniente hacia el camino Real que va de Estepa a Écija. El conocimiento de este hecho haría del cerro un lugar de interés para los arqueólogos y eruditos del siglo XIX. Uno de ellos, José Oliver y Hurtado, efectuó una visita a este paraje en 1864 por encargo de la Comisión de Antigüedades de la Real Academia de la Historia.
Don Pablo de Traba, administrador provincial de rentas, poseía un cortijo en el partido de la Cantera, que le fue embargado en 1762; posiblemente en esa fecha pasase a manos de la orden de los Mínimos. Hay constancia escrita que puede confirmar este extremo. La fecha que aparece en la alberca del alpechín, 1768, puede datar el conjunto, en coincidencia con el traspaso de la propiedad. En el proceso desamortizador, hacia 1839 les fue enajenada a los Mínimos una hacienda de olivar que fue valorada en 50.000 reales, además de un molino aceitero en el pueblo; no hay otro bien consignado, por lo que debe tratarse de este inmueble.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. PAVÓN TORREJÓN, Guillermo; Fernando Quiles García, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Molino la Cantera, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417