IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 9| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo la Algaidilla Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo la Algaidilla
Código: 01410410106
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Estepa

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

En las faldas de la sierra de Estepa, ante la campiña cubierta de olivares que se desenvuelve hacia La Roda y el curso del Genil, se encuentra este antiguo cortijo de pintoresca imagen. Imagen que en gran medida se debe a la inserción de las edificaciones en la pronunciada pendiente del terreno y a su posición entre la vegetación de monte que cubre las vertientes de la sierra y los olivares que empiezan a derramarse ladera abajo, con ejemplares de más de cien años. La cercanía de la transitada A-92 no resta calidad a los valores paisajísticos de este singular asentamiento.
En fin, y pese a los años de abandono que ha sufrido en algún periodo de su trayectoria, en fechas recientes se han acometido diversas reformas que han respetado la imagen tradicional de tan notable edificio, incorporando a sus usos el de alojamiento para turismo rural.
La Algaidilla articula un conjunto de gran envergadura delimitado por un muro perimetral que encierra un rectángulo regular, duplicando el lado mayor al menor, con unas dimensiones y disposición en las que resulta determinante la topografía. Dentro de este ámbito se distribuyen las dependencias en dos franjas paralelas que se adaptan a las curvas de nivel, sobresaliendo, en una ubicación preponderante, el señorío. Precisamente señorío y almazara, por la posición central que ocupan, son los elementos que focalizan la explotación y el espacio construido. Este núcleo edificatorio central está rodeado por una secuencia de construcciones que abraza el conjunto y le confiere la unidad formal, que, por otra parte, queda ratificada por la funcionalidad.
Es interesante apreciar cómo la línea de fachada está constituida en parte por una sucesión de dependencias habilitadas para los trabajadores, a modo de gañanía, en las que se conservan algunas estancias con la campana y los poyos. La dilatada línea de fachada, en la que destaca la portada rematada por un frontón de grandes dimensiones, refuerza el aspecto longitudinal del cortijo. Parte de esta edificación frontera ha sido renovada, sobre todo el antiguo cuartelillo de la Guardia Civil, edificio casi exento hoy reconvertido en vivienda de doble crujía y dos plantas para adecuarse a los usos hosteleros recientemente introducidos.
Por encima de esta línea de cierre se ve una segunda banda construida a la que antes nos referíamos, constituida por el señorío, que se interpone entre la bodega de aceite, de triple cubierta a dos aguas, y la almazara. La importancia de esta instalación se hace patente en la propia magnitud de la fábrica de aceite. Todavía se conserva el azulejo que muestra la marca "San Francisco de Paula", con la fecha de 1901, indicativa de la renovación de las instalaciones aceiteras, de la bodega mencionada y quizás de una considerable intervención en todo el conjunto que cabría relacionar con el marqués y senador don Francisco Sánchez Pleytes.
Pese a las modificaciones efectuadas para adaptarse a las necesidades productivas, la almazara conserva aún vestigios de su trazado primitivo como molino con prensas de viga: aún se mantienen en pie la nave del molino, de gran amplitud, sostenida por una arcada de amplio radio, y una vieja torre de contrapeso, testimoniada por una exedra que encabeza la nave. Es poco lo que queda del antiguo molino de sangre, habiendo desaparecido casi en su totalidad por la profunda transformación de la estructura fabril al introducirse el sistema de molienda hidráulico, que está señalado por la conspicua presencia de una alta chimenea. Por otra parte, todavía se reconoce la antigua bodega, con las tinajas empotradas en el suelo.
El señorío tiene la apariencia de un gran caserón de aspecto norteño. Tiene una fachada muy regular, enmarcada por un listón amarillo albero y con una falsa sillería de refuerzo en los esquinazos. Posee tres líneas de ventanas, debido a la existencia de una entreplanta. En planta baja hay una despensa cubierta por una bóveda vaída. En el interior se atiene a las formas de la arquitectura urbana y burguesa. Cuenta, asimismo, con un oratorio particular, con un retablo decimonónico presidido por el santo titular de la familia, san Francisco de Paula, y con acceso directo desde las habitaciones de la casa. Al lado del señorío queda otro elemento singular, un antiguo jardín sobreelevado, con pequeñas acequias y alcorques. Completan el amplio rectángulo del conjunto diversas construcciones menores, como una recia torre palomar bajo cubierta de pabellón, corrales y otros espacios.


Datos históricos

El topónimo de este enclave probablemente proceda de la voz de raíz hispanoárabe algaida, referente al carácter del paraje y definida por el Diccionario de voces españolas geográficas de la Real Academia de la Historia, de 1796, como cerro poblado de matorrales espesos.
Configura un conjunto de extensión muy considerable cuya obra inicial data, al parecer, de 1857, cuando se llevó a cabo una intervención constructiva por encargo de sus propietarios doña Carlota Sánchez Pleytes y don Pedro Cabello Martínez, siendo posible que éste fuese responsable del proyecto, dada su condición de arquitecto. Al filo del siglo XX, según parecen denotar diversos indicios, debieron efectuarse otras obras de importancia, tanto en sus dependencias residenciales como productivas.
La propiedad se mantuvo ligada al mismo linaje familiar, relacionado con el marquesado de los Soidos, título ¿con Grandeza de España¿ que ostentó el gran propietario y senador por derecho propio don Francisco Sánchez Pleytes e Hidalgo de la Quintana, marqués de los Soidos y de Frómista, nacido en Estepa en 1862. Precisamente, en la documentación que sobre éste se conserva en los archivos del Senado se hallan diversas notas de interés sobre la Algaidilla. Así, en la certificación expedida por el registro de la propiedad de Estepa en 1910, se describe a la cabeza de su cuantiosa relación de bienes la Hacienda llamada de la Algaidilla¿ en el pago de la Algaidilla, Peña Rubia o el Trapero, la cual consta de setecientas treinta y siete fanegas y noventa y cinco estadales¿, en cuya superficie se comprende una casería con un molino aceitero de dos vigas, bodega, casa principal para el amo, cocina y oficinas de labor para sirvientes, aceituneros y bestias, varios patios y un huerto, colmenas y fuera de aquí dos pozos, porquerizas y una era empedrada, con una extensión dicha casería de cuatro mil cincuenta y dos metros cuadrados, y una casilla para guarda nombrada del Trapero, con sesenta y dos metros¿, con un pozo dulce fuera de su recinto¿ Entre las diversas porciones y suertes que agrupaba, comprendía 611 aranzadas de olivar, casi 200 fanegas de chaparral, acebuches y romeral, y otras 23 de tierra de labor. La descripción parece corresponder al momento (1879) en que se redactó el testamento que le reportó el usufructo de la finca.
Como curiosidad adicional, cabe reseñar igualmente las referencias acerca de la Algaidilla que contiene el opúsculo de M. Sánchez del Arco El Sur de España en la reconquista de Madrid, publicado en Cádiz en 1936, con motivo de la llegada al cortijo de la columna de tropas rebeldes del comandante Castejón: Al mediodía [del día 29 de julio de 1936] alcanzamos el cortijo La Algaidilla, donde se halla un fuerte contingente de obreros. Con ellos, la marquesa de los Sóidos y de Frómista, con su hijo¿ Los episodios de que el cortijo, bellísima posesión, ha sido teatro, merecen descripción¿ vuestra finca, cuyo caserío se levanta sobre los cimientos de una alquería árabe donde¿ la hospitalidad era religión¿

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. PAVÓN TORREJÓN, Guillermo; Fernando Quiles García, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo la Algaidilla, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417