IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo la Rana Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo la Rana
Otras denominaciones: Cortijo La Reina Código: 01410650132
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Morón de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

Las alturas en las que se erige hacen de este cortijo un espléndido otero, desde el que se aprecia un paisaje alomado en el que las tierras de cereal se solapan con manchas de olivar y dehesa. Constituye una pervivencia de las formas y la estética tradicionales en la gran hacienda barroca, con incorporación de elementos de significación de esta procedencia. Este reinterpretación del lenguaje barroco, en piezas como la presente, deriva hacia un neobarroco atemporal.
La portada de acceso al patio principal, en una de cuyas crujías se dispone el señorío, constituye una muestra del revival barroco, con el tradicional tejaroz sobre tornapuntas y el piñón de la espadaña flanqueado por los pináculos que rematan los dos pilares del marco. La alternancia del amarillo albero con el blanco forma parte también del conjunto de invariantes estéticas de esta arquitectura rural. Los poyos que se ubican a un lado y otro de la puerta complementan este repertorio semántico. Sobre esta arquitectura de desarrollo horizontal, de telúrica evocación, emerge un señorío con una torre de dos cuerpos en fachada, y la voluminosa caja de muros del salón que se dispone en uno de los extremos de la crujía frontal. Ambos hitos arquitectónicos son de planta cuadrangular y aparecen coronados por cubiertas a cuatro aguas con tejas en canal y redoblón. La base de la torre sirve como porche y elemento transitorio hacia el jardín, y el piso superior, como mirador, con hiladas de ventanas en tres de sus lados, acordes con la estética neobarroca. La relevancia de este elemento justifica el hecho que de él penda el escudo de armas de la familia.
La hacienda descansa sobre una plataforma elevada desde la que se contempla una amplia extensión de tierras cultivadas. En la construcción de las edificaciones se ha cuidado la situación de las distintas áreas funcionales a fin de potenciar al máximo el disfrute de las panorámicas desde la zona residencial. Precisamente el jardín y la zona de recreo que se desarrolla por delante de la fachada del señorío se ha habilitado mediante un movimiento de tierras para facilitar el disfrute de las vistas. Estas potencialidades paisajísticas han sido cuidadas hasta el extremo de trazarse un largo camino orillado con casuarinas desde la carretera Morón-La Puebla de Cazalla hasta el ingreso a la finca.
En su conjunto, este caserío funciona como centro de una explotación agropecuaria que se ha visto afectada por la evolución del campo sevillano, con la desaparición del olivar y la dedicación a los cultivos cerealistas. En consecuencia, el sector productivo se ha visto afectado por estas circunstancias, de modo que el molino aceitero ha quedado en desuso. Al propio tiempo, el sector residencial ha crecido hasta convertirse en un elemento altamente significativo. En el caso de la Rana, los cultivos se complementan con la cría de ganado vacuno, contando así con diversas edificaciones relacionadas con esta actividad, como una plaza de tientas o las cuadras del ganado caballar que se utiliza para su manejo.
La planta se estructura en torno a dos patios con accesos independientes. El patio situado más al sur es el de mayor importancia; se trata de un patio empedrado, al que se accede por la crujía oeste, en la que se ubica la gañanía con una gran cocina, mientras que al sur se sitúan las cuadras del ganado caballar, de cuidado diseño, donde destaca el guadarnés. Perpendicular a la cuadra y paralelo a la crujía de acceso se halla un granero de gran anchura que aún conserva las particiones interiores o trojes para el grano. En continuidad con la nave del granero se encuentra la almazara, una nave que dobla en anchura a la anterior y que hoy muestra una cubierta a dos aguas, pero que por su distribución interior nos atrevemos a suponer que la solución original debió de ser a base de dos naves adosadas, una destinada a bodega y otra al molino. Adyacentes a la crujía sur, pero con acceso independiente desde el exterior, se ubican las viviendas del encargado y del vaquero.
Recorriendo toda la longitud de la almazara se llega al patio trasero, que hubo de servir como lugar para el acarreo de los frutos. Hoy funciona como una especie de muelle de carga, donde desde las oficinas situadas en el interior de la nave de la almazara, puede controlarse el acceso y la entrega de las mercancías. El mantenimiento de la hacienda requirió en tiempos pasados la habilitación de espacios para atender otras necesidades. Quedan todavía restos de algunas de estas dependencias, abiertas al patio trasero. Allí podemos encontrar, junto al taller, una fragua con su fogón y yunque.
De todo este complejo de excepcional interés destaca el señorío, ubicado en la fachada occidental, en una posición predominante al frente del conjunto y sobre la plataforma desde la que se visualiza el paisaje. Es obra de principios del XX, construida probablemente por Jerónimo Villalón, hermano del ilustre poeta Fernando Villalón. La vivienda se desarrolla en dos plantas sobre una nave de similar longitud a la almazara. A la planta baja se adosan tres elementos que se destacan en la volumetría: la capilla en la fachada interior, en el patio que delimitan la almazara y el propio señorío; la torre mirador en la fachada oeste; y en el extremo de esta misma fachada, una ampliación del salón de planta baja. La edificación se encuentra en un impecable estado de conservación. Hacia el interior, está centrada por un salón estructurado en dos espacios, el comedor, con una gran mesa, y el living, presidido por una gran chimenea. Abundantes trofeos de caza decoran las paredes del ámbito principal. Una serie de azulejos con motivos cinegéticos refuerzan el aparato ornamental de estos espacios.
Dos elementos exteriores completan el programa de la hacienda: el jardín situado al oeste del señorío, y la plaza de tientas de planta rectangular ubicada al otro lado del complejo, en el lado este, adosada a la nave del granero. Aun cuando sea una hacienda de historia relativamente reciente, le han sido reconocidos valores patrimoniales.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. PAVÓN TORREJÓN, Guillermo; Fernando Quiles García, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo la Rana, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417