IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 9| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Hacienda lo Córdoba Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Hacienda lo Córdoba
Código: 01410240720
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Carmona

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Haciendas Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

La Hacienda lo Córdoba es una de las pocas edificaciones agrícolas que conserva la maquinaria de su antigua almazara preindustrial en perfecto estado, de ahí su particular importancia. Según indica su actual propietario, fue la última hacienda de la zona en la que se produjo aceite de oliva mediante el ancestral procedimiento de prensar la aceituna con una gran viga de madera, de modo que hasta los años 40 del siglo XX mantuvo vigente una tecnología que apenas había cambiado desde época romana.
Ubicada en la carretera Mairena del Alcor-Brenes, a la altura del km 13, y rodeada de otras importantes haciendas, se encuentra detrás de la urbanización la Celada, lo que ha degradado considerablemente su entorno, en un pago también llamado Córdoba.
Todavía mantiene su estructura general, a pesar de mostrar cierto deterioro; así las casillas de los aceituneros están casi arruinadas y las cubiertas del resto del edificio, como las de la nave de la viga, se hallan en precario estado. El caserío es muy regular, cúbico, de cierta verticalidad y se distribuye en torno a un patio empedrado. La fachada es prácticamente ciega, lo que le da una apariencia de fortaleza agrícola que se impone sobre el territorio. En esta fachada destaca la portada, con arco escarzano flanqueado por pilastras dóricas adornadas con cerámica azul, lo que contrasta con su entablamento, decorado con esgrafiado a la almagra. Por encima se eleva la espadaña, en la que vuelve a emplearse la misma decoración polícroma de tradición barroca. En el podio de la espadaña resalta el escudo del duque de Ahumada en mármol. Además, aparecen en esta fachada una puerta que da acceso a una pequeña cuadra con los pesebres originales de madera, así como una gran ventana en alto, que mantiene todavía la polea para meter y sacar grano o paja. El granero, en efecto, se sitúa en la planta alta de esta crujía de fachada, mientras que en la baja se ubica la vivienda del casero, cubierta por bóvedas de arista atirantada, en la que destaca la chimenea. En el lateral izquierdo del patio se disponen dos espaciosas naves; la de abajo la ocupaban las cuadras, cubiertas de nuevo por bóvedas de arista atirantadas para soportar el peso del grano o de la paja que se almacenaba en la planta superior, en este caso con suelo de barro y sencilla viguería de par y nudillo atirantada. Ambas dependencias estaban comunicadas, ya que en una de las bóvedas se abría una trampilla para poder pasar el grano y la paja.
La crujía del fondo es el señorío, de doble altura. En la planta baja hay tres dependencias: a la izquierda la capilla, completamente interior y en cuyo suelo todavía se señala el lugar que ocupaba el altar, de igual forma que en su acceso se mantiene la pila de agua bendita; en el centro, un salón y a la izquierda, un despacho. El piso alto del señorío está prácticamente cerrado hacia el patio y más bien abierto hacia el campo, lo que quizás se deba a que el piso inferior era desde el que se dirigía la explotación y el superior la vivienda. La crujía de la derecha, ante la que se sitúa un gran pozo, está ocupada por la almazara, sin duda el elemento más interesante de la hacienda. Su amplio faldón de teja pone de manifiesto su disposición en naves paralelas, con las dos del molino en primer lugar y, a continuación, la de la prensa. Las del molino están separadas por líneas de arcos transversales con una pequeña bodega en su cabecera con cuatro tinajas enterradas. Ante la misma están la caldera y un abrevadero. El molino propiamente dicho se asienta bajo un arco de gran luz y conserva todos sus elementos: solera, rulos, tolva, escalera... Todavía se ven por aquí varios capachos. A partir del molino hay dos filas de trojes con un pasillo en medio. Subsiste toda la "infraestructura" de la molienda, como los canales, depósitos de decantación o de alpechín. Como detalle significativo hay que indicar que estos canalillos se hacían con pitacos, debido a su longitud, grosor y poco peso.
Pese a la importancia del molino, es la prensa el mecanismo más espectacular. Su nave es de unas llamativas proporciones, muy estrecha a la vez que alargada y alta, con suelo de ladrillos de barro y losas de Tarifa y cubierta con una armadura de par y nudillo atirantada. Las proporciones de este espacio están en función de su prensa de viga, conservada en perfecto estado. El artefacto, que no parece ser demasiado antiguo, está asegurado por zunchos metálicos que le dan un cierto carácter industrial, si bien en sus extremos se adorna con unas volutas decorativas. La cabeza de la viga se encastra en la capilla entre las vírgenes, junto a las cuales se encuentra la solera o regaifa. En la cola de la viga está el husillo, que tiene en su parte inferior un quintal cilíndrico y, por encima, cuatro palancas. En este extremo de la nave se reparten seis tinajas. La prensa conserva todos los elementos y utillaje necesarios para funcionar, como hizo hasta mediados del siglo XX. El maestro molinero aún vivía cuando se realizó la visita a la hacienda en 2001. Como ejemplo de los innumerables detalles de interés conservados en esta almazara, destaca el ábaco de cañas con el que se medía el aceite producido. Elemento fundamental de la prensa era la torre de contrapeso, en este caso muy sencilla y apenas sobresaliente de la nave, debido a la elevada altura de ésta. Como único elemento decorativo la torre tiene en una de sus caras un azulejo de la Santísima Trinidad de carácter popular, que sigue los esquemas blancos y azules de los de Delft.
La nave del molino está rodeada de cuatro casas de aceituneros o "tareeros", como se denominaban en Carmona, cada una con una puerta, una ventana y, en el interior, una chimenea y estacas en las paredes. La autonomía del edificio hace que el único elemento disperso en su entorno sea un pozo ante la fachada. Hay además multitud de otros detalles dignos de atención que podrían reseñarse en esta hacienda, desde los lavaderos de ropa de piedra en el patio a los numerosos elementos relacionados con la producción oleícola que la convierten en un verdadero museo del aceite y del agro andaluz.


Datos históricos

También fue denominada el Ciervo, y a ella debe aludir el listado de molinos de 1814 publicado por Mercedes Gamero cuando aparece tal denominación, que no se encuentra ni en el de 1603 ni en el de 1766, hecho que puede indicar que fuese levantada a finales del siglo XVIII o principios del XIX, como parece confirmar la configuración de su caserío. En cualquier caso, en 1814 era propiedad de don Francisco Javier Fernández de Córdoba, que le dio su nombre. En 1902 fue subastada, pasando a sus actuales propietarios. Sin embargo, antes de pertenecer a los Fernández de Córdoba debió pertenecer al duque de Ahumada, según indica el escudo de su portada.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Álvaro Recio Mir; SÁNCHEZ ROMERO, José Carlos, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Hacienda lo Córdoba , 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417