IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 7| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo el Alcornocalejo Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo el Alcornocalejo
Código: 01410990035
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Villanueva del Río y Minas

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

Implantado a escasos kilómetros de la ribera del Guadalquivir en las primeras ondulaciones de terreno que anuncian la Sierra Norte. En su entorno se alternan tierras de labor, con cultivos de cereales, oleaginosas, remolacha, maíz y otros regadíos, con los olivares y dehesas dedicadas a la ganadería extensiva. El caserío ocupa el alto de una loma lo que le brinda gran espectacularidad al ser contemplado de lejos. Como en tantos otros casos se trataba de un complejo dedicado al almacenaje de cereales y la producción de aceite, remodelado con grandes ínfulas de grandeza en los primeros años del siglo XX, cuando debió igualmente instalarse una almazara hidráulica, hoy desmantelada. Por ello, sus elementos constructivos acusan el contraste entre la blanca arquitectura cortijera tradicional en los campos andaluces, y los refinamientos eclécticos de una arquitectura de importación, acorde a la distinción que procuran sus propietarios. Las formas tradicionales predominan en el sector de labor, mientras la residencia señorial incorpora un lenguaje propio de mansión anglosajona.
Dispuesto en una suave inclinación, el patio de labor, empedrado, ocupa un nivel inferior mientras el señorío se eleva en la cota más alta. El citado espacio, rectangular, centra la distribución de los distintos sectores. Es difícil hacerse una idea de las funciones que originariamente debieron albergar cada una de las crujías. La fachada principal se asoma a un amplio espacio abierto dotado de cierta pendiente y poblado de eucaliptos. El vano de acceso principal fue monumentalizado a principios del XX, quizás en 1900, año que figura esgrafiado en el portón de acceso. Se le dotó de una apariencia de fortificación militar, con gran hueco de medio punto y paramentos laterales almohadillados, todo culminado en una hilera de almenas. Recuerda las fórmulas en uso durante el siglo XIX para ciertos edificios públicos, como palacios, cuarteles y otros, denotando una obvia inspiración neoclásica. Ofrece un curioso contraste con las crujías desplegadas a sus lados, de carácter más vernáculo y tradicional. A la izquierda de este núcleo central se desarrollan una serie de corrales, compartimentados por muros de obra, y junto a ellos, una sencilla vivienda cubierta de teja plana. Al otro lado hay también corrales y gallineros.
En origen la crujía de fachada albergaba el molino de aceite, del que hoy únicamente resta la huella de la solera en el pavimento. No se distinguen indicios de una torre de contrapeso, por lo que la almazara debió instalarse hacia principios del siglo XX, cuando las prensas hidráulicas habían sustituido ya a las tradicionales vigas. En la crujía de la derecha estarían situadas las cuadras y, sobre ellas, un pajar o granero. A la izquierda se distribuyen algunas casillas y dependencias de almacenaje.
Al fondo del patio, en el costado opuesto a la portada, destaca el imponente y disonante señorío, añadido en la primera o segunda década del pasado siglo, siguiendo criterios extraños a la arquitectura acostumbrada en el agro andaluz. En concreto, se haría uso de fórmulas extraídas de la arquitectura inglesa, según criterio frecuente de la construcción del momento. Debió sustituir a un señorío anterior mucho más humilde y menos representativo.
Dispone de dos crujías paralelas. La abierta al patio consta de tres niveles, uno inferior dedicado a almacenes y cuadras, mientras los dos superiores integran la residencia. Esta fachada procura establecer una clara homogeneidad con el resto de construcciones al emplear la cal para revestir sus muros. En la primera planta se abren vanos triples, muy estrechos, y en la superior existe una sucesión de ventanas de distinto tamaño armónicamente repartidas. Mayor interés reviste la fachada abierta a espaldas del complejo, ante la cual se extiende un jardín moderno. En esta crujía encontramos el acceso principal, compuesto por un arco de medio punto rebajado, y otro par de arquerías a ambos lados. Sobre esta primera planta se ubica una terraza protegida por un antepecho abalaustrado, tras el cual se eleva una potente buhardilla, flanqueada por otras dos menores, que centra la composición. Los otros elementos distintivos de este frente son los dos torreones de los lados, de diferente composición. El de la derecha presenta una superposición de gran ventanal inferior, cierro acristalado intermedio resguardado por tejaroz, de impresión más bien andaluza, ventana alta y remate almenado. El segundo de los torreones acusa algunas diferencias respecto al citado, así en las dos plantas superiores se superponen un ventanal apuntado y un óculo, para cubrirse mediante un chapitel apiramidado. Las cubiertas actuales reemplazan a las originales, de teja plana, como muestran otras piezas anexas al cortijo.
Las buhardillas, con los perfiles angulados, los sillares resaltados en los esquinazos de torres y enmarcando huecos, los fondos de tonalidad oscura, las balaustradas, arcos apuntados, torre de apariencia fortificada, tejados pronunciados, etc. son rasgos de inequívoco gusto anglófilo. Sin embargo, para su completa filiación dentro del estilo doméstico inglés decimonónico echamos en falta los miradores poligonales avanzando del muro, el molduraje recercando vanos, etc. En definitiva, la residencia, recoge formas sumarias de esta tendencia, sin profundizar excesivamente en su gramática.
Respecto a la autoría es imposible aventurar un nombre, sin embargo el estilo de esta mansión está próximo a la "etapa inglesa" del arquitecto jerezano Francisco Hernández Rubio, autor de palacetes como la Casa Sundheim (1914-16) o la Casa Castillo (1914-16), ambas en la sevillana avenida de la Palmera. Especialmente muestra coincidencias con la primera. Entorno a estos mismos años debió tener lugar la construcción del Alcornocalejo.
Por último llamamos la atención sobre otro elemento, situado a escasos metros del conjunto, como es el palomar, compuesto por un cuerpo central y dos alas laterales, de menor altura, todo cubierto a dos aguas por teja plana y dotado de las correspondientes aberturas para facilitar el acceso de las aves. Los hastiales laterales vuelven a ofrecer las típicas angulaciones de sus perfiles.
No puede olvidarse, volviendo con las importantes reformas de carácter anglófilo o noreuropeo que experimenta el caserío a principios del siglo XX, la cercanía de Villanueva de las Minas, cuya explotación está en pleno apogeo en estos instantes y donde pudieron recalar ingenieros o arquitectos franceses o de otras procedencias, a quienes se le pudo haber encomendado el proyecto que nos atañe.


Datos históricos

Según noticias verbales que nos han sido transmitidas por don Adrián Rojas, este palacete de aspecto anglicista fue encargado por don Anselmo Rodríguez de Rivas, gobernador civil de Sevilla a comienzos del siglo XX y propietario entonces de la finca. Estaba casado con la marquesa de Angulo. Se da la circunstancia de que también fue propietario de la Hacienda de Guzmán, actual Colegio Universitario de Santa María del Buen Aire, conjunto reformado por el arquitecto Juan de Talavera. Este traspasaría la finca a don Miguel Pinillos, padre de doña María Pinillos, fallecida en 2005.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Francisco Javier Herrera García; TEJIDO JIMÉNEZ, Javier, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo el Alcornocalejo, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417