IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo Trasierra Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo Trasierra
Código: 01410320041
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Cazalla de la Sierra

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

Estamos ante un edificio atractivo por la contundencia de sus volúmenes y ambiciosa concepción. Fue uno de los máximos ejemplos de hacienda de olivar de la comarca, correspondiéndose con la tipología de "haciendas amuralladas" establecida por J. Agudo. Después de la primera e impactante impresión, se descubren los efectos de una profunda intervención que ha alterado notablemente el estado original del edificio para adaptarlo a modernos usos hoteleros y residenciales. Sin embargo, todavía es posible distinguir y apreciar los elementos espaciales y constructivos más significativos de la antigua hacienda.
Las dificultades del relieve no permiten el desarrollo que hubiera sido habitual en este tipo de construcciones, haciendo necesario el meticuloso aprovechamiento del espacio disponible y la introducción de esquemas irregulares en el planteamiento. Esto último es evidente, sobre todo, en el patio, que no responde a un trazado geométrico claro, pues su perímetro está jalonado de entrantes y salientes correspondientes a las construcciones que lo circundan, además de ocupar un plano inclinado. Está cerrado al noroeste por un muro, en medio del cual destaca la portada principal. Entrando a la izquierda destaca el señorío, al que se adosa una torre mirador. En el sector suroeste, en la crujía opuesta a la portada del recinto, encontramos el espacio de la almazara y la torre de contrapeso, mientras que el tercer lado del patio estaba ocupado por edificios residenciales, casillas, cuadras y otras piezas.
Como hemos anticipado, las remodelaciones operadas en el caserío desde hace unos 25 años no permiten establecer con exactitud la organización interna original. La vivienda, de doble altura, planta rectangular, con ventanas regularmente dispuestas en sus cuatro frentes y cubierta a cuatro aguas, es de gran prestancia; sin embargo, tanto interior como exteriormente ha sido objeto de las citadas intervenciones que han alterado su estado inicial. Está conectada con una torre mirador que ocupa el ángulo sureste y que debió además desempeñar funciones de contrapeso, pues viene a coincidir con uno de los extremos la almazara.
El molino y la bodega ocupaban un espacio rectangular, de gran altura, subdividido en dos naves por medio de arcos de medio punto; distinguimos la capilla de la torre y una serie de tinajas dispuestas arbitrariamente. Suelos, paredes y techumbres responden a las citadas reformas. La torre de contrapeso, opuesta al mirador indicado anteriormente, está rematada por una pieza poligonal y pirámide.
El tercero de los lados del patio es el más problemático, pues es difícil distinguir algún elemento originario entre los añadidos y las nuevas construcciones. Es posible que fuera zona de cuadras, casillas y trojes.
Fue sin duda en la segunda mitad del siglo XVIII cuando un viejo lagar o almazara, de mediana entidad fue transformado en una hacienda con las características señaladas, cuyo promotor estaría influenciado por los caseríos olivareros de las tierras llanas del sur. Su interés, sin embargo, está atenuado por las reformas recientes.


Datos históricos

Al contrario de lo habitual respecto a los edificios de esta comarca, disponemos de algunos datos que nos informan si no de la evolución material del caserío, sí de alguno de sus propietarios, en este caso un personaje de especial relevancia en la Sevilla de la primera mitad del siglo XIX. Se trata del deán de la Catedral Hispalense Manuel López Cepero. Pocos hombres ilustres del momento hicieron gala de un ideario tan avanzado para entonces. A su condición de sacerdote canónigo unió su acendrado espíritu liberal, raro entre los clérigos, inquietudes literarias, artísticas y conservacionistas del patrimonio histórico, y hasta hay que considerar su actividad científica. Se le tiene como un fiel exponente de "ilustrado romántico". No está fuera de lugar, por tanto, su acreditación como diputado doceañista, por lo que mereció el destierro a la Cartuja de Cazalla en 1816. Allí permaneció, bajo la atenta vigilancia de los monjes, hasta 1820, cuando fue reestablecida la Constitución de 1812.
Fue en el transcurso de estos años cuando, impresionado por los encantos de la sierra, decide adquirir la Hacienda de Trasierra, precisamente propiedad de los cartujos, que habilita como lugar de retiro, alejado de Sevilla y poco accesible para las fuerzas conservadoras. Después del Trienio Liberal, en 1823, los acontecimientos adversos aconsejaron su confinamiento en la finca que nos ocupa. Trasladó hasta allí parte de sus colecciones, biblioteca y material científico; sin embargo, las tropas fernandinas tomaron por sorpresa la hacienda, saqueándola y destruyendo todo cuanto encontraron en la vivienda. Poco faltó para que fuera aquél el fin de sus días. Prueba de sus inclinaciones científicas, cosa habitual entre hombres de formación ilustrada, es el desarrollo de experimentos que pudieran redundar en aplicaciones prácticas. En la Cartuja de Sevilla, antes de ser trasladado a la de Cazalla, realizó estudios sobre la cría de abejas. Posteriormente, a principios de la década de 1830, desarrolló en Trasierra distintos experimentos tendentes a lograr el incremento de la productividad del olivar. De todo ello resultó un curioso opúsculo, impreso en 1835, que lleva por título Curación de la mangla o tiñuela en el olivo y todos los árboles frutales.
Hasta su última compraventa hace unos 25 años, cuando fue adquirida por su actual propietaria, se conservaba la estancia que sirvió de despacho al deán, junto a algunos cuadros que debieron integrar su importante colección pictórica. Cuando falleció, en 1858, la finca pasó a sus herederos, algunos de los cuales residen aún en la localidad de Cazalla. Carecemos de datos precisos sobre las posibles intervenciones que el clérigo pudo realizar en el conjunto.
Un folleto editado en Madrid en 1821 trazó la semblanza del jerezano López Cepero, significando, entre otros extremos, que era amigo de pinturas, de monedas, y de buenos muebles, y enemigo capital de toda etiqueta; aficionado al verdor de los campos, aunque sea en las picotas de Sierra Morena, y amigo de cuantas bellezas nos ofrece pródiga la naturaleza.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Francisco Javier Herrera García; TEJIDO JIMÉNEZ, Javier, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo Trasierra, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417