IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Almazara Alhorí I
Código: 01230010011
Caracterización: Etnológica
Provincia: Jaén
Municipio: Albanchez de Mágina

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Viviendas Actividad doméstica 1885/1914
Almazaras Oleicultura 1885/1914

Descripción

Vivienda con planta de forma irregular. Las plantas de la casa son tres: el semisótano, que tiene entrada desde una calle lateral, en el que se encuentra la cuadra y la bodega, con su chanca incluida. La planta principal, está dedicada a vivienda; y la planta segunda o "doblao", que alcanza poca altura, sirve de almacén de productos agrícolas o de otros enseres y productos.

La casa tiene tres crujías: dos de ellas son paralelas al muro de la fachada principal y una perpendicular, que ocupa el tramo izquierdo del espacio construido. Esta distribución un tanto irregular de crujías, que no responden a un modelo único y que más bien se adaptan a las condiciones particulares del terreno y del espacio es algo normal en la localidad y en la Sierra en general, debido a las condiciones orográficas, pero también a los modelos de poblamiento imperantes, que indican un reacondicionamiento sucesivo del espacio urbano, para adecuarlo a las coyunturas sucesivas de expansión o receso demográfico.

En cuanto a la distribución de las dependencias, al entrar por la puerta principal, nos encontramos con la "medio casa", es decir, con el zaguán o "entrada". Desde ella se accede a cuatro espacios diferentes: a la izquierda nos encontramos la puerta por la que se accede a la sala principal de la casa; a la derecha de la "medio casa" nos encontramos dos puertas, por la primera se llega a unas angostas escaleras, aunque de poca inclinación por las que bajamos a la bodega y cuadra. Por la segunda puerta, subiendo dos peldaños o "gradas", accedemos a la sala más pequeña o "saleta".

A la entrada de la misma se encuentra el arranque de las escaleras que suben al "doblao". Por último, frente a la "medio casa", está la puerta por la que llegamos al comedor, también después de salvar unos peldaños. Por cierto, esto de los peldaños entre unas y otras dependencias, para salvar diferentes niveles de la vivienda es algo muy común en la arquitectura vernácula de la Sierra, por la necesidad de adecuarse al terreno y porque según la concepción tradicional de la vivienda, el salvar desniveles entre unas y otras dependencias no era tenido como negativo o reflejo de pobreza, dejadez o impericia en la construcción o cualquier otro síntoma peyorativo. Desde el comedor nos comunicamos con la cocina, que queda a la derecha y con la azotea posterior, que fue techada en tiempos, es decir, que fue una "solera".

Estando en la sala, la habitación más espaciosa de la casa, al fondo encontramos dos puertas, sin cierres, que se suplen por cortinas. Estas dos puertas nos comunican con sendos dormitorios, de pequeñas dimensiones, como es lo común en la arquitectura tradicional de la Sierra. La casa carece de patio y corral. El aseo fue instalado en una obra de los años setenta quitando el espacio correspondiente a la cocina. Las puertas de acceso al exterior son dos: la principal para entrar en la vivienda y la puerta para cuadra y bodega, en una fachada lateral y a un nivel inferior. La fachada principal cuenta con unos diez metros, una de las fachadas laterales, la más larga es de ocho metros y la más corta es de cuatro o cinco. La fachada posterior es, por tanto, quebrada. La fachada de la casa adquiere bastante longitud en relación con la altura, que no es mucha. De igual forma, puede decirse que si algo la caracteriza es la ausencia de simetría en los volúmenes y la no correspondencia en cuanto a la ubicación de los vanos, y la irregularidad de tamaño de los mismos.

Esta ausencia de simetría, que no de un cierto equilibrio, pues éste es logrado gracias a la adaptación al terreno y otros recursos, es característica de este tipo de arquitectura popular y sencilla, muy abundante en la localidad como en el conjunto de la Sierra. Los muros de la casa son de mampostería desde el arranque de los mismos hasta la altura del techo de la planta baja, altura a partir de la cual nos encontramos con el tapial, visible desde el interior del "doblao". Los techos de la casa son todos de madera, siendo vigas en las habitaciones principales o con destino a la interacción social y rollizos en el resto. También son de madera los techos de la bodega y la cuadra del sótano, aunque en este caso tienen más solidez, por ser los rollizos de mayor sección y haber menos distancia entre madero y madero. Es esto lo que hemos encontrado en todos los casos en que hemos topado con techos de madera en los dos niveles, tanto en esta localidad en concreto como en el resto de la Sierra.

La cubierta es a tres aguas: hacia la calle, hacia la parte posterior de la casa, en que las canales son recogidas por un canalón y hacia otra calle lateral. Es de tipo boquituerta, asentando los pares sobre los mismos muros de tapial: sobre los pares están clavadas las alfajías, que dejan ver las tejas, superpuestas a ellas. La solería de la casa es de varios tipos: encontramos planchas de mármol en el umbral de la casa o "grada", como también se le llama por aquí, cortadas y pulidas con los métodos tradicionales de los picapedreros de la Sierra, que dejan en el mármol la huella indeleble de su trabajo. En la "medio casa", o zaguán encontramos un empedrado, al igual que lo encontramos en la bodega del semisótano. En la cuadra y otras dependencias del semisótano encontramos una capa compacta de tierra o "terrizo".

En las otras dependencias de la planta principal encontramos una vieja solería hidráulica ajedrezada de colores gris y rojo. En el doblao, la misma tablazón que forma el techo de la vivienda sirve de suelo, que se frecuenta lo menos posible, para evitar su deterioro y la caída de polvo y suciedad a la planta baja. Los vanos son todos adintelados y los cierres de puertas y ventanas todos de doble hoja. Debe señalarse que los vanos de las ventanas que dan al exterior desde las dos salas tienen doble cierre, uno exterior con más superficie acristalada y uno interior, también de doble

hoja, de madera más robusta y con sólo un pequeño postigo para permitir la entrada de la luz. La fachada carece de zócalo, como es lo común en esta localidad y en otras de la Sierra, lo que no quiere decir que el zócalo en las fachadas sea algo extraño en la arquitectura serrana. Las paredes son todas encaladas. Merece destacarse también los materiales empleados en las escaleras que suben al "doblao", pues son íntegramente de madera, que es vista desde la "medio casa", como se aprecia en una de las fotos. En esta medio casa encontramos también dos vasares superpuestos, o cantareros, pues no se distingue bien entre uno y otro en Alájar.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Almazara Alhorí I, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417