IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Vivienda 0010
Código: 01210740010
Caracterización: Etnológica
Provincia: Huelva
Municipio: Villalba del Alcor

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Viviendas de pequeños propietarios Actividad doméstica

Descripción

Vivienda de pequeño propietario, compuesta por tres crujías, dos de ellas propias de la concepción originaria de la casa y la tercera de nueva planta. La primera crujía de la casa, en disposición paralela a la calle, tiene dos dependencias: el zaguán y un dormitorio, que desde hace unos años se emplea como "salita" o "sala de estar". A éste se accede desde una puerta lateral del mismo zaguán, que no tiene cierre, aunque sí el marco y las bisagras para colocárselo. En cuanto al zaguán, vemos de nuevo que más que una habitación individualizable arquitectónicamente, es un pasillo o corredor, sin cierre en su frente, aunque con vano adintelado y casi sin paños de muro, por la estrechez de los mismos. Algo muy diferente, por tanto, a lo que ocurre en las casa de medianos y grandes propietarios, donde el zaguán es claramente individualizable y se le concede además gran importancia, como denotan sus cierres de cancelas de hierro macizo y con trabajosos dibujos, la calidad de los azulejos de las paredes, muchas veces los más suntuosos de la casa, etc. A la segunda crujía, que es comedor y "galería" o "recibidor" (aunque las informantes no emplearon ningún nombre específico para designarla) se llega desde este zaguán-pasillo. Ocupa todo el ancho de la casa. Desde esta dependencia, en línea recta nos encontramos con otra puerta que da ya al patio, estrecho y largo. La casa tenía originariamente, por tanto, sólo dos crujías, a las que estaban adosadas una pequeña cocina y un retrete con poza ciego. En los años setenta la cocina fue hecha de nuevo, empleando ya cemento y materiales industriales, con alguna mayor amplitud, pero en la misma ubicación originaria. Posteriormente, y accediendo desde ella, nos encontramos con un pequeño dormitorio ("habitación"). De esta habitación parte un estrecho pasillo, sin iluminación directa desde el que se accede primero a un cuarto de baño y después a una última "habitación". Como vemos, las necesidades de los moradores han procurado satisfacerse ampliando hacia la parte posterior la casa, sin ningún orden preconcebido, haciendo de la necesidad virtud. Otra particularidad de esta casa, no ya tan común es que no cuenta con corral, sino sólo con un estrecho y largo corral.
Las dimensiones aproximadas son: cuatro metros de ancho de fachada por siete al muro de la segunda crujía. El patio originario tenía los mismos cuatro metros de ancho por 10 de profundidad. Hoy tiene la misma profundidad, pero su parte derecha es ocupada por las nuevas dependencias que acabamos de describir.
La fachada es de proporciones muy pequeñas, señalando la poca anchura de la vivienda y su poca amplitud. La puerta se encuentra en el extremo izquierdo de la misma, siendo el único vano practicado en el muro. Existía hasta los años setenta una pequeña ventana a la derecha, pero se tapó para poder colocar un ropero en el dormitorio. Este recibe luz y ventilación de la puerta que da al pasillo. Una particularidad de esta fachada, que se desvía del modelo más común de fachada de vivienda jornalera, es la cornisa en que remata el muro, que oculta el alero y el tejado. Este es un rasgo más común en casa más ricas. Una estilizada franja de color rojizo señala en la fachada la altura a que se encuentra el suelo del soberao y nos permite comprobar la poca altura que este adquiere, algo normal en las casas jornaleras, pues las hay y, sobretodo, las había, que ni siquiera tenían soberao, sino que la cubierta hacía a su vez de techo.
Elementos sustentantes: el muro de la fachada es de ladrillo cocido macizo, es decir del tipo que llaman "moruno", colocados a "cítara", es decir, a tizón; los dos muros de carga posteriores son de tapial; hay un cuarto muro de carga, colocado en perpendicular a éstos, rescatando parte del espacio del patio original para vivienda construida, que es de ladrillo de gafa moderno, sobre el que asiente una cubierta de uralita.
Elementos sostenidos: las techumbres son a base de rollizos de eucalipto, tablazón y capa de terrizo, que es el suelo del pequeño soberao; la parte nueva de la casa, desde la cocina a la habitación, tiene techo de uralita y un delgado tabique a soga que sostiene la estructura de la uralita. La cubierta es a dos aguas, con teja cocida tradicional, pero del tipo que llaman "natural", es decir, de ángulo más cerrado. Los pares, también de rollizo de eucalipto asientan directamente sobre la prolongación de los muros de carga y sobre la tablazón hay una ligera capa de terrizo. La armadura de la techumbre es del tipo boquituerta, como en todos los casos estudiados hasta ahora.
El suelo de la vivienda es de terrazo (losetas de cemento cocido y pulimentado), pero de los que forman dibujos geométricos, en este caso cuadrados, ya de alguna antigüedad y que no se fabrican. El pequeño soberao, al que se accede desde una escalera de madera portátil, tiene suelo de terrizo.
Los vanos son todos adintelados y esta casa tiene la particularidad, un tanto anómala, de tener tapada la ventana que originariamente daba luz al dormitorio de la primera crujía. Los cierres son escasos también, como suele ocurrir con estas casas, donde la necesidad se hace virtud: sólo la puerta de la calle, de doble hoja y de madera de pino, y la del patio, de idénticas características. También tiene puerta, en este caso de aglomerado, el pequeño cuarto de baño restado en los años setenta al espacio originario del patio. Las paredes son blancas, aunque ya no de cal, sino de pintura plástica, que es más resistente, necesita menos mantenimiento y se consiguen en cualquier tienda a pesar de ser venenos muy tóxicos.
En el interior, sólo un pequeño plinto marca el límite entre el suelo y la pared blanca. Este plinto, en otras muchas casas jornaleras es sustituido por una franja de pintura, normalmente rojiza.
No hay más elementos ornamentales.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Vivienda 0010, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417