IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 5| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Tercia de Córdoba Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Tercia de Córdoba
Código: 01140210916
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Tercias Edad Moderna

Descripción

Está delimitado al este por una pequeña plazuela, al norte por la calle Medina Corella, al oeste por la calle Manrique y al sur por otro inmueble. Tiene planta irregular y supuestamente presentaba en origen fachada hacia el este, donde a corta distancia se encuentra la Mezquita-Catedral. Este lado es de trazado rectilíneo y regular, al igual que el orientado hacia el oeste, en tanto que el norte se adapta a la ligera curva de la calle y dibuja un quiebro en fachada, y el sur, colindante con el inmueble contiguo, es más irregular aún, curvándose para formar un pronunciado apéndice hacia el río.

Consta el edificio de tres plantas, de las cuales la inferior conserva algunas bóvedas. Hoy es muy complejo descifrar el esquema original del edificio, en general, por su adaptación en planta baja a locales comerciales, portal de viviendas, dos patios para éstas y un restaurante. Sin embargo, se distingue en el ángulo noroeste una nave con bóveda de cañón con pronunciados lunetos, que se aprovechan hacia la calle Medina Corella para apertura de vanos de ventilación y hacia el opuesto, para abrir comunicación con una nave contigua a través de arcos de medio punto sobre pilares de ángulos en chaflán. Esa nave contigua se cierra mediante bóveda de cañón y tiene menos luz o anchura que la anterior.

A continuación de este local se halla otro, el más modificado en lo que a su aspecto primigenio se refiere, que se cubre con una bóveda de cañón perpendicular a calle Manrique, pero que se ha visto modificada mediante la intersección de vanos adintelados ubicados de trecho en trecho. Hacia esta calle se encuentra otro local más, en esta ocasión con bóveda de cañón con lunetos dispuesta paralelamente a la mencionada calle.

En el lado orientado al este, dando a la plazoleta, existe hoy día un local dedicado a la hostelería. A pesar de las transformaciones, aún se reconocen algunos elementos originales. Se estructura en tres naves perpendiculares a la plaza. Originalmente debían cubrirse todas mediante cañones, de los que actualmente sólo se conserva el que cierra la nave inmediata a la puerta de acceso. Están separadas entre sí mediante arcos de medio punto. Se aprecia como uno de estos arcos ha sido interrumpido a causa de la apertura de un patio contiguo que en origen no debió existir. En la sala del fondo, la que menos modificaciones ha conocido, existe un pequeño vano de iluminación y ventilación y se advierte la considerable altura a la que está, justamente por debajo de la bóveda. En el intradós del vano se distingue la fortaleza de los muros.
Las plantas superiores del edificio han sido adaptadas a viviendas y no conservan nada de la primitiva estructura.

En cuanto a las fachadas, la principal debía ser la que mira al este, que da a la plazuela. Según nos situamos frente a ella, cuenta con amplia portada en forma de arco de medio punto cerrado mediante puerta de madera de dos hojas tachonadas. Se trata de un acceso para carros, según pone de manifiesto la huella del escalón, casi a ras de suelo, así como el saledizo en el centro y el ensanchamiento del vano en el tercio inferior, con el fin de que las ruedas no rozasen el zócalo, realizado con grandes sillares graníticos de gran fortaleza. A la izquierda de la portada, según nos situamos frente a ella, se encuentra la fuente realizada en época reciente, posiblemente por Víctor Escribano Ucelay en 1945, que quizá reemplazara otra previamente existente. Es posible que se hiciera al tiempo que se reformaba ya en el XX la plazoleta y la portada de la Filmoteca, muy retocada y en la que realmente no se aprecia si queda algo original. El pilón tiene planta similar a la mitad de un dodecágono y el material empleado es mármol gris sin pulir. Se adosa a la pared y en ella muestra un frontal en forma de conopio rematado por cuatro pequeñas bolas en gradiente. En el centro del conopio se halla el vertidor que surge de una hemiesfera. A ambos lados de la fuente se alzan dos pilarcillos modernos de inspiración neogótica, constituido cada uno de ellos por tres baquetones sobre basas parciales a distinta altura, originalmente características del XV, y coronados por capiteles de cesta lisa y, por encima, el entorchado del pilar, claramente inspirado en los pilastrones, a modo de contrafuertes, que hay a ambos lados de la cercana portada del hospital de San Sebastián.
Más a la izquierda de esta fuente se halla otra portada que en la actualidad ha sido decorada fingiendo un estilo gótico tardío de finales del XV o primeros del XVI, pero en el estado actual de la investigación no es posible dilucidar si existió originalmente.

En las tres alturas de las fachadas se abren vanos. De los originales quedan algunos. Son de forma cuadrada, pequeños, con fuerte derrame hacia el interior y sin rejas. Muchos de ellos han sido agrandados para hacer en su lugar grandes ventanales.

Los muros aparecen hoy encalados a partir del zócalo de losas de granito, si bien los ángulos del edificio se encuentran pintados en ocre, policromía que también aparece bajo el alero. Se cubre el conjunto con teja árabe.


Datos históricos

Muy escasos son los datos acerca de este importante edificio, dado su tamaño y su estratégica ubicación en la Judería de Córdoba. Aunque no hay fuente documental que lo acredite, su construcción debió llevarse a cabo en el siglo XVII, si nos atenemos al lenguaje arquitectónico. Así es como lo manifiestan las bóvedas de cañón, cañón con lunetos y de aristas, y los pilares de ángulos achaflanados conservados en planta baja. Sin embargo, una tercia debió existir en la ciudad desde época medieval, ya que comenzaron a hacerse imprescindibles a partir de la regularización del diezmo desde la segunda mitad del siglo XIII. Recordemos que las rentas de las iglesias parroquiales se nutrían, además de los aniversarios, derechos de sepultura, ofertorios y donaciones, de los diezmos, una de sus principales fuentes de financiación. El cardenal Gil Torres fue quien decretó la participación de las parroquias en los diezmos y quien estableció su regulación en 1250. Dichos diezmos se aplicaban a la producción del campo en sentido amplio, como deja entrever la norma dictada bajo el obispo don Pascual acerca de los diezmos en 1277: "comiénçase el año de las viñas e de las huertas desde Sant Miguel a Sant Miguel, e de los oliuares de Sant Andrés a Sant Andrés".

Según don Manuel Nieto Cumplido, canónigo archivero de la catedral, la tercia de Córdoba pudo estar originalmente en el palacio episcopal, antiguo palacio califal, pues se acredita documentalmente la existencia de unas dependencias para almacenamiento de grano justamente en el extremo del sabat que recaía al palacio. Evidentemente, todo esto desapareció cuando se inició la construcción del palacio episcopal, pero es muy interesante esta referencia, ya que la cercanía de la Puerta del Puente, entrada principal a la ciudad justamente desde la campiña, convertía tal lugar en el idóneo para almacenamiento de la producción cerealística, vitivinícola y oleícola de una feraz vega. Es ilustrativo un pleito sobre percepción de diezmos de 1426, en el que consta que los arrendadores de la renta de la uva tenían obligación de abrir las tercias para recoger la cosecha el día de San Cebrián (San Cipriano), 16 de septiembre, procedente del Llano, entendiéndose por éste la margen derecha del Gualdaquivir a ambos lados de la capital, y el día de San Miguel, 29 de septiembre, para la de la Sierra. Conviene aclarar que hoy corren diez días de adelanto respecto al cómputo medieval por la adaptación al calendario gregoriano.

Abundando sobre este primer almacén de grano de la Iglesia, hay que exponer un dato que aporta el citado investigador referido a las Cuentas de Fábrica de la Catedral del año de 1581 -las primeras que se conservan-, en el que se alude a la renta de una casa situada bajo uno de los arcos del sabat o pasadizo entre el mihrab y el antiguo palacio califal. Tiene por título "Casas al pasadizo de la Iglesia" y consta: "Tiene más otras casas devaxo del pasadizo frontero del alhorí del pan de esta Fábrica que la tiene a renta de por tiempo Catalina Hernández, labandera, por cinco ducados de renta en cada un año". Noticia importante por cuanto nos sitúa el alhorí (alfolí o alforía, del árabe hurí o granero) en una parte del antiguo alcázar califal, justamente donde se situaba un extremo del primitivo sabat. Servía para almacenar los cereales destinados a la Fábrica de la catedral, procedentes de los diezmos. Entiéndase Fábrica no como obra de la catedral, sino como su base financiera.

De común conocimiento es la utilización de aquel alcázar como las casas del Obispo. En 1609 se vuelve a encontrar una nueva referencia al alhorí integrado en dichas casas, con motivo del "Empedrado de la calle de los Arquillos¿ y así consta: ¿Mas por discargo treinta reales que dio y pagó a alonso Hernández, empedrador, por el empedrado que hizo en la calle de los Arquillos, junto al alhorí". Sin género de duda, el nombre de Arquillos provenía de los que sustentaban el antiguo sabat, algunos de los cuales se cerr

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

GIL PEREZ, M. D. , TORRES HIDALGO. M. , RAMIREZ MORENO, N.. Pósitos, cillas y tercias de Andalucía : catálogo de antiguas edificaciones para almacenamiento de grano. Dirección general de Arquitectura y Vivienda, 1991. 7040018.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Mª de los Ángeles Jordano Barbudo, Inventario de Pósitos y Tercias de la provincia de Córdoba para el Expediente de inscripción Genérica Colectiva en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Ficha nº 8. Tercia de Córdoba, 2008.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417