IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 5| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Convento de San Francisco Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Convento de San Francisco
Otras denominaciones: Convento de Nuestra Señora de la Esperanza Código: 01210500037
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Huelva
Municipio: Moguer
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01210500082 Sitio Histórico de los Lugares Colombinos

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Conventos Actividad doméstica Baja Edad Media 1337/1338
Iglesias Ceremonia cristiana Edad Moderna 1500/1599 Manierismo

Descripción

Se trata de un complejo conventual fundado entre 1337 y 1338, muy destruido por las ocupaciones posteriores, del que sólo permanece la iglesia y el claustro.

Varios sucesos coinciden en el tiempo con la desmembración y destrucción del patrimonio artístico del convento: el saqueo perpetrado por los franceses (1810); la exclaustración e inmediata desamortización eclesiástica (1836); el abandono secular del edificio; y, finalmente, la guerra civil de 1936. Desde el exterior destaca la severidad de los muros de la iglesia con su sistema de contrafuertes.

El claustro central, obra del último cuarto de siglo XVI, en torno al cual se disponían las principales dependencias del cenobio, se compone de dos cuerpos. En el cuerpo inferior presenta por cada lado cinco arcos de medio punto, moldurados, que apean sobre columnas de mármol blanco sustentadas por elegantes pedestales. En las enjutas aparecen discos de cerámica vidriada azul cobalto, elemento ornamental muy difundido por Hernán Ruiz. Remata el conjunto un entablamento, cuyo friso está decorado con triglifos, que mantiene el espíritu clasicista del mismo. Las techumbres lígneas de las crujías presentan casetones y vigas decoradas con trenzados.

El segundo cuerpo ostenta una arquería por cada flanco exceptuando la oriental. Su arquitectura es semejante a la inferior, pero las columnas carecen de basamento y los arcos son rebajados. Se cubre con techumbre de madera del tipo de colgadizo. El antepecho es de cerrajería, y en el lateral que queda sin arquería el antepecho es de material perforado con cinco gárgolas.
Por el costado septentrional abre un arco palladiano, con decoración almohadillada, del que arranca la escalinata de traza manierista, que accede al cuerpo superior y al coro lato de la iglesia. Se compone de dos tramos. En el rellano hay tres arcos almohadillados que apean sobre dos columnas de mármol blanco y capitel dórico. El barandal es de madera tallada y el zócalo de pintura mural incisa en tonos rojo, amarillo y negro.

En el ángulo sureste hay un pozo con brocal de ladrillo, y en el ángulo opuesto un aljibe con pileta octogonal. Este claustro puede fecharse entre 1575 y 1600. Por el flanco norte se accedía al refectorio, por el sur a la iglesia, por el este a la portería y por el oeste a las celdas.
Contiguas al convento se hallaban la hospedería, la bodega, los establos, el granero y la huerta con su noria. Actualmente esta zona la ocupa el colegio público Pedro Alonso N y parte de las viviendas municipales de la actual Plaza de San Francisco.

El templo, de estilo manierista, y dispuesto al costado meridional del convento, es de planta de cajón. Posee una sola nave con capilla mayor y sin capillas laterales. A los pies se dispone el coro alto, cuyo sotocoro tiene arco rebajado. Abarca los dos últimos tramos y también tiene lunetos. La tribuna superior avanza por los laterales con un barandal de madera.
La bóveda elíptica, ubicada ante el presbiterio es típicamente manierista y descarga sobre pechinas, en las que están representados los cuatro pontífices de la Orden de San Francisco. En el centro de la bóveda se alude ala estigmatización de San Francisco de Asís. Se accede al presbiterio por una amplia escalinata, y bajo este se la cripta. Tanto la escalera como el frontal del presbiterio se hallan recubiertos de cerámica. La capilla mayor, acabada en testero plano, se cubre con bóveda de cañón.

La nave se caracteriza por su desnudez: los retablos fueron trasladados a la parroquia después de 1936, a excepción del retablo mayor. Igual suerte corrieron otros objetos de arte, hoy expuestos en el monasterio de Santa Clara, sede del Museo Diocesano de Arte sacro.
La portada principal del templo, de piedra, adopta un esquema clasicista hacia 1580. La iglesia fue labrada en el último tercio del siglo XVI sin embargo el buque del templo responde al gusto arquitectónico de la segunda mitad del XVIII.

Destaca de todo el conjunto la airosa espadaña que se compone de dos cuerpos superpuestos con arcos de medio punto. El inferior presenta un frontón partido y el superior otro completo. Se decora con recuadros y discos de cerámica vidriada, inspirada en la obra de Hernán Ruiz. Es obra anónima de finales del siglo XVI.


Datos históricos

En el último tercio del siglo XV el convento franciscano del Corpus Christi resultaba insuficiente para una comunidad de frailes en aumento incapaz de atender las demandas sociales y religiosas de la población. Por este motivo, los señores de Moguer, Pedro Portocarrero y su mujer Juana de Cárdenas, mandaron construir a su costa el nuevo Convento de San Francisco.
Los franciscanos se trasladaron al mismo en 1482. El nuevo edificio conventual llegó a albergar a un número respetable de religiosos.

En 1836 tendría lugar la exclaustración, pasando todos sus bienes, incluida la residencia conventual, con la única excepción de la iglesia, a dominio público. Los franciscanos ejercieron en Moguer a través de una escuela de niños y cátedra de gramática un apostolado religioso y cultural relevante. Por otro lado, la proximidad al monasterio de Santa Clara revela la estrecha relación que existió entre ambos desde su fundación.

La notable influencia que la orden de San Francisco ejerció sobre la población ayudó al mantenimiento del convento. Subsistía gracias a una serie de rentas y, sobre todo, a los donativos y limosnas de los particulares y señores de Moguer. El importe se destinaba a finales concretos: sustento de la comunidad, reparos y ampliación del edificio, adquisición de objetos de culto, obra social y educativa, servicio litúrgico, jornales de los empleados, etc. Otros ingresos procedían de las capellanías y memorias fundadas en la iglesia del convento, de los sermones y misas de difuntos, y de las cofradías instituidas en dicho cenobio.

Las obras del edificio conventual se iniciaron en las últimas décadas del siglo XV, aunque las intervenciones más importantes se llevaron a cabo en la centuria siguiente Queda algún rasgo de la época de los Reyes Católicos en la base de la espadaña. A lo largo de los siglo XVI y XVII el convento fue sometido a numerosas reparaciones, realizadas por alarifes locales. En 1584 Gaspar Ruiz, carpintero, se comprometió por 90 ducados a labrar treinta y cinco vigas para el entresuelo del refectorio nuevo. En 1598 Bernardo García y Alonso García Lobo procedieron a la reparación y afianzamiento de parte del claustro, caja de la escalera principal y dependencias anexas al templo. Este cenobio llegó a contar con la biblioteca más rica de toda la provincia de Huelva durante la Edad Moderna.

La reconstrucción de la iglesia tras el terremoto de Lisboa de 1755 fue la actuación más importante. En 1818 los invasores franceses lo saquearon. En el momento de la exclaustración definitiva (1836) el conjunto contaba con una amplia residencia y terreno de huerta que más tarde pasó a dominio público. Madoz comenta en su diccionario el aspecto de ruina y precariedad que presentaba el edificio a mediados del siglo XIX.

Después de la marcha de los frailes la zona residencial del convento fue reconvertida en función a las necesidades de la población: las dependencias circundantes al claustro, y parte de éste, se usaron como viviendas; en el solar que ocupó la huerta se construyeron las escuelas públicas, accediéndose a ellas por la plaza de la Soledad, antiguo atrio del convento. Igualmente y en paralelo al muro de la huerta, se edificaron once viviendas de protección oficial.

En 1961 la crujía del refectorio fue demolida construyéndose en su lugar el antiguo centro de salud. En 1991 y dentro del convenio Colón 92, este centro de salud fue demolido para construir en su lugar la Biblioteca Iberoamericana y Archivo Histórico, también se restauró la iglesia y el claustro del primitivo convento.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

SÁNCHEZ SÁNCHEZ, José María; GONZÁLEZ GÓMEZ, Juan Miguel; CARRASCO TERRIZA, Manuel J.. Guía artística de Huelva y su provincia.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura, Consejería de Cultura, Dirección General de Bienes Culturales, Expedientes de obras de intervención en el patrimonio inmueble Restauración integral del Convento de San Francisco de Moguer (PPCC), 1989.

Archivo Central de la Consejería de Cultura, Consejería de Cultura, Dirección General de Bienes Culturales, Expedientes de obras de intervención en el patrimonio inmueble Restauración integral del Convento de San Francisco de Moguer, 1989.

Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte en Huelva. Francisca Florido Moro; Fermín Seño Asencio; Rosa Otero Béjar, Documentación técnica para la inscripción en el CGPHA de los ámbitos sectorizados de los Lugares Colombinos y de los Conjuntos Históricos de Moguer y Palos como Bienes de Interés Cultural , 2014.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417