IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Almacén Central Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Almacén Central
Código: 01140520080
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Peñarroya-Pueblonuevo

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Almacenes Abastecimiento Edad Contemporánea

Descripción

Según la ficha de los lugares vinculados al Patrimonio Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo, se trata de un edificio que presenta planta cuadrada y una sola altura situado en el límite Nordeste del Cerco Industrial. Es el edificio de mayores dimensiones dentro del Cerco ya que cuenta con una superficie aproximada de 12.000 metros cuadrados.
Posee una gran centralidad debido a la doble vía que lo atravesaba y al muelle de descarga en dirección Norte-Sur, quedando bajo el cuerpo central a dos aguas. Posteriormente se onstruyeron dos cuerpos de oficinas laterales a la puerta principal en la fachada Sur que potenciaban todavía más esa centralidad pero uno de ellos ha desaparecido.
Sus fachadas Este y Oeste presentan una línea de huecos de ventana rectangulares a un nivel superior acabadas en arcos rebajados intercalados entre los pórticos.

Edificio aislado de planta cuadrada cuya tipología representa un ejemplo magnífico de los edificios industriales de finales del siglo XIX y principios del XX, ya que la solución estructural empleada para conseguir esta gran superficie supone la unión del tipo longitudinal de nave a dos aguas, en este caso apoyando en pilares formados por la unión de distintos perfiles formando una gran sección empotrados en muros de cerramiento y exentos en el interior, de forma que recorren todo el perímetro ( dos naves en un sentido y otras dos en el otro hasta cerrar el espacio) y otra en la zona central de tal forma que deja dos espacios interiores intercalados. Estos espacios se resuelven con cubierta en dientes de sierra para poder iluminar este espacio interior.
Todo esto da lugar a la ejecución de estudiadas soluciones estructurales para formar el sistema espacial de perfiles metálicos que lo constituye.
Esta tipología deriva, como se ha descrito previamente, de las soluciones estructurales que se desarrollan en la época de la industrialización para dar cabida a grandes espacios diáfanos. Tipología que presenta el inicio de un tipo de nave industrial que es el que finalmente se ha adoptado hasta hoy para estos edificios, evolucionando el sistema estructural a la formación de pórticos metálicos como se puede ver en este edificio.


Datos históricos

Este edificio con el tiempo ha devenido en uno de los más emblemáticos de todo el Cerco Industrial tal vez por la regularidad de sus líneas, su grandiosidad, o quizás por que se ha mantenido en un buen estado de conservación, habiéndose salvado de la piqueta y el soplete por motivos que se desconocen pero que seguramente hayan sido meramente especulativos.
Terminado de construir en 1917 según afirman unas placas metálicas situadas en las viguerías de los pasillos centrales, sus estructuras, aún siendo impresionantes, no presentan ninguna solución novedosa en la arquitectura de hierro de la época, incluso podía decirse que esas formas ya estaban superadas, pero que, dado el uso a que estaba destinado este edificio, esa era una solución suficiente y probada por lo que no había necesidad de diseños más complejos. Aún así, si que debía ser algo poco frecuente en España, incluso muchos años después de haber sido construido, porque de siempre recibió este edificio visitas de escuelas de ingenieros que venían a conocer sus forjados.
Por cierto que parece que su diseño fue más de la mano de ingenieros que de arquitectos, lo que era habitual en la época.

Aparte de sus funciones como depósito, el Almacén Central ejerció una gran fascinación en la conciencia colectiva de Peñarroya-Pueblonuevo en los años de carestía y escasez, tanto en los años veinte del pasado siglo como en los posteriores a la guerra civil de 1936.
El almacén Central era el paradigma de la opulencia y la abundancia pues sus anaqueles y estantes, además de repuestos, tornillería o maquinaria, siempre estaban surtidos de los bienes de consumo necesarios al funcionamiento de las industrias así como los que se precisaban para atender la intendencia doméstica de los altos directivos de la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya sin que esto incluyese alimentos.
En los años difíciles los más favorecidos se podían surtir allí de jabones, papel higiénico, lienzos, toallas, mobiliario, objetos de escritorio, aceites para alumbrado, bombillas eléctricas, etc. Pero posiblemente su fama de riqueza se debiera a que en sus sótanos se almacenaba la plata obtenida del refinado del plomo en espera de tener una cantidad suficiente como para hacer una venta o fletar una expedición hasta el puerto de Sevilla.

Hace unos años, desde instancias oficiales se hizo correr la historia de que tanto el diseño del almacén Central como el de la nave de la Fábrica de Tejidos fueron obra del mismísimo Eiffel. Cuando fue evidente que esto no podía sostenerse, la versión fue cambiada asignando la autoría al "Estudio de Eiffel" y aunque hubo quien demostró documentalmente que Eiffel jamás trabajo ni tuvo ningún vínculo con la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya, lo que provocó una gran polémica y duras descalificaciones por parte de los mixtificadores, de manera interesada se mantiene el equívoco alegando que eso prestigia a Peñarroya-Pueblonuevo.
En esta misma línea , hacia el año 2000 se bautizó al Almacén Central como "Complejo Pierre Rousseau" en honor a un ingeniero francés, el último en abandonar Peñarroya-Pueblonuevo, que si bien no tuvo una relación directa con este edificio y sus instalaciones, si hay que reconocerle un gran amor por la ciudad y un papel decisivo en los intentos por salvar su industria en los últimos años de la década de los cincuenta cuando ya la debacle era evidente.

En los últimos años dos Escuelas Taller se han sucedido en las tareas de restauración del Almacén Central, habiendo restaurado primero el ala sur y luego el ala norte.
Al almacén Central, en un momento indefinido pero que debió de ser prácticamente inmediato a su construcción a juzgar por alguna planimetría antigua, se le añadieron dos edificios menores flanqueando la puerta de la fachada sur y que ejercían las funciones de almacén de objetos de escritorio el de la derecha, y de imprenta, reproducción y comedor para los trabajadores el otro.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Servicio de Bienes Culturales (DP Córdoba), Mosaico, Catalogación, Protección Maria Isabel Payer Ibañez; Francisco J. Aute Navarrete, Almacén Central_Fichas Cerco Industrial, 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417