IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Vivienda y Oficinas de la Mina de La Calera Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Vivienda y Oficinas de la Mina de La Calera
Código: 01140520149
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Peñarroya-Pueblonuevo

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Viviendas Actividad residencial Edad Contemporánea
Viviendas Gestión administrativa Edad Contemporánea

Descripción

Según la ficha de los lugares vinculados al Patrimonio Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo, se trata de un edificio exento, de planta rectangular, dos alturas y cobertura a dos aguas. Posee su fachada principal orientada al sudeste y presenta acceso mediante dos escaleras laterales a la puerta principal de entrada, situada en el centro de la misma y cobijadas bajo un pequeño porche a dos aguas de teja cerámica sobre estructura de madera vista. Interiormente la vivienda se estructura en dos crujías.
Esta elevación respecto al terreno de la planta baja del edificio permite crear una planta semisótano en toda su superficie. En la zona alta, aprovechando la inclinación de la cubierta, se ubica una buhardilla que posee huecos de iluminación en los dos hastiales a través de dos ventanas centradas hacia ambos lados del muro intermedio de cumbrera, y posee también, una elevación central en la fachada principal que ennoblece al edificio dotándolo de mayor altura.
Estructuralmente se resuelve mediante muros de carga de fábrica de ladrillo sobre zócalo de mampostería en el sentido longitudinal de la planta sobre los que descansan las viguetas de madera que constituyen los forjados intermedios y la cubierta. El edificio se distribuye en pequeñas estancias a ambos lados del muro central de carga y el acceso a la planta superior se realiza mediante una escalera de madera anexa al muro intermedio, situada en el vestíbulo de acceso al edificio, de tal forma, que desembarca en el centro de la planta para facilitar la distribución, permaneciendo así el vestíbulo a doble altura.

Exteriormente, el edificio presenta un segundo acceso en la fachada nordeste, desplazado respecto al eje y vinculado a la segunda crujía de carácter secundario. La composición de sus fachadas presenta un orden establecido mediante la repetición de huecos de igual tamaño en sus fachadas mayores y huecos más pequeños, de proporción vertical condicionados por su dimensión en la buharilla y en consecuencia, centrados en sus dos fachadas menores. Por otro lado, en la fachada principal, en la zona elevada de la buhardilla, se sitúan tres pequeños huecos rematados por arcos de medio punto. Se emplea el ladrillo visto como remate de las esquinas, recercado de huecos y líneas horizontales que recorren todas sus fachadas y que representan la singularidad del edificio siendo un motivo único en este inmueble respecto a los demás estudiados en el resto del municipio.

El edificio se encuentra bastante deteriorado debido al abandono en el que se halla. En el transcurso de los años ha perdido las carpinterías de exterior y gran parte de la cubierta, siendo ésta la patología más importante ya que ha generado el fallo estructural de las vigas principales de madera. Este hecho ha sido agravado por el vandalismo al no existir ningún tipo de protección en los huecos de fachada.


Datos históricos

Este edificio era el centro de mando de la mina de La Calera y en principio fue la vivienda de sus propietarios. Más adelante, seguramente por haberse reducido el volumen de las explotaciones, albergó también en su planta baja a los servicios administrativos de la empresa. También a este edificio le llamaban algunas personas el Hospital, tal vez porque una vez que ya dejó sus funciones como vivienda albergase allí el botiquín de las minas y puede que se dispusiese de algunas camas para atender a posibles accidentados en la mina.
No se dispone de datos ciertos sobre su fecha de construcción peo debió ser a principios del siglo XX, ya que se sabe que su dueño, Isidoro Rodrigáñez, se hizo con la propiedad de la mina por esa época. Justo en el límite, a veces mal definido, entre las hullas y las antracitas, se encontraba esta mina de La Calera. Esta mina, atípica entre todas las demás por varias razones, era el límite occidental del grupo de hullas, o, si se quiere, el límite oriental de las antracitas.
Durante largos años, La Calera fue la única mina que no perteneció a la todopoderosa S.M.M.P., siendo propiedad de la empresa "Arte e Industria S.A.", de carácter familiar y, que explotaba una red de cines en Madrid y estas minas de Peñarroya. Esta empresa tuvo también en explotación el conjunto de La Mosca, por alquiler a la S.M.M.P. Las labores cesaron en los años cincuenta.
Cabe destacar que en La Calera, normalmente, no había grisú por lo que se usaba alumbrado convencional a base de carburo, aunque, como hechos aislados, se recuerdan varias explosiones, algunas de ellas con víctimas, debidas sin duda a desprendimientos instantáneos de grisú.

En conjunto la mina de la Calera contaba con unos diez pozos de los que, probablemente, sólo dos estaban en servicio debían ser registros y tal vez algún pozo de ventilación. El pozo principal llamado Pozo Carmen estaba junto a las vías del ferrocarril de Belmez a Almorchón de MZA, más tarde de Renfe.
De los pozos el mineral, tras un sucinto proceso de lavado y cribado, era conducido a unas tolvas junto al pozo Carmen desde donde era embarcado en el ferrocarril.

Como ya se ha señalado este edificio fue en principio vivienda de la familia dueña de la explotación que aún residiendo en Madrid, pasaban aquí largas temporadas especialmente en verano. Esta familia poseía un negocio de almacenaje y distribución de carbones en Madrid y alguna otra ciudad como Salamanca y se surtían tanto de los carbones de la Calera y de otras minas como de la cuenca de Ponferrada. Esta empresa, Isidoro Rodrígañez S.A, ha estado adquiriendo carbones en Peñarroya hasta 1990 aproximadamente.

Pese a la inmediatez de los límites urbanos de Peñarroya e incluso de Pueblonuevo del Terrible, cuando comenzaron las explotaciones se levantaron viviendas para los ingenieros y capataces además de talleres, un botiquín y un edifico para oficinas. La costumbre y los reglamentos exigían a los facultativos y técnicos residir en las inmediaciones de las minas para estar disponibles en caso de accidentes.
Tanto porque la familia propietaria dejase de asistir con la misma frecuencia que antes, o fuese por la reducción de las explotaciones y su cada vez mayor escaso rendimiento, los servicios de oficinas y el botiquín pasaron a ocupar los bajos de este edificio.
Con el cese de las explotaciones las oficinas quedaron abandonadas así como la casa del ingeniero. El chalet del capataz fue convertido en granja y parte de los talleres fueron adquiridos por una familia como casa para fines de semana y veraneo. Los continuos asaltos que sufría esta vivienda que se llamó Villa Leonor que acabaron en un fuego intencionado arruinaron las edificaciones y no han sido restauradas.
En cuanto al edificio principal, Villa Mayor, fue vivienda de unas personas mayores durante unos años, al menos hasta 1970, pero luego fue abandonado y la parcela que la circunda se rotura todos los años y se siembra con cereal. Los robos y el habitual vandalismo han

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Servicio de Bienes Culturales (DP Córdoba), Mosaico, Catalogación, Protección Francisco J. Aute Navarrete; Maria Isabel Payer Ibañez, Vivienda y oficinas de la mina de La Calera, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417