IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Castillo de Santa Catalina Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de Santa Catalina
Código: 01230500016
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Jaén
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01230500056 Castillo de Santa Catalína I

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Defensa Edad Media Gótico (Estilo)

Descripción

El Castillo de Santa Catalina, conocido también como Alcázar Nuevo, se sitúa en la cima de un cerro de gran altura, cuya cumbre se encuentra a 809 m.s.n.m., al oeste de la ciudad de Jaén. De aquí parten las murallas medievales que envuelven la ciudad de Jaén hacia el norte y el este.
Así mismo, la ladera norte presenta un gran yacimiento de la Edad del Bronce, que pervive hasta el Período Orientalizante. Del período ibérico existen fortificaciones y un recinto ciclópeo.

La planta del castillo se puede dividir en tres recintos: inferior, medio y superior. El inferior lo constituyen una serie de barbacanas. Presenta muralla corrida en el lado sur y barbacanas y cinco torrecillas rectangulares al norte. Al recinto medio se accede por una puerta con arco de medio punto defendida por una torrecilla. Finalmente, el recinto superior lo ocupa el castillo propiamente dicho, al que se accede por una puerta de arco apuntado que da al patio de armas.
En torno al patio de armas, se disponen cinco torres unidas por barbacanas almenadas que defienden el flanco norte, de más fácil acceso, mientras que en el flanco sur sólo se coloca la muralla con almenas y saeteras uniendo las dos torres extremas. Debajo del patio hay aljibes y salas sin luz ni ventilación.

De las cinco torres que configuran el castillo cabe destacar por sus dimensiones y altura la gran torre del Homenaje, una construcción de planta cuadrada y 40 m de altura, construida con mampostería irregular y esquinas de sillarejo sobre un amplio afloramiento rocoso que ocupa el punto más elevado del cerro. Consta de tres estancias. La primera, un almacén excavado en la propia roca. Las dependencias superiores fueron utilizadas como estancias del alcaide y presentan cubiertas abovedadas.

Por el lado derecho esta torre se une, a través de un lienzo de muralla que aún conserva el adarve, con la Torre de las Damas, que controlaba la puerta principal del castillo. Esta torre consta de dos estancias: la inferior, de mayores dimensiones, cubierta con una techumbre adintelada de madera, y sobre ella otra más pequeña cubierta con bóveda de ladrillo, probablemente servía de almacén o dormitorio de la guarnición.

Junto a ella se localiza una primera torre albarrana, denominada Capilla de Santa Catalina, porque en su interior alberga una pequeña capilla con la imagen de la patrona de Jaén. Esta capilla se cubre con bóveda apuntada adornada con friso corrido de castillos y leones.
Siguiendo el recorrido en dirección Este encontramos una segunda torre albarrana, que conservó su fisonomía original, sin almenas, hasta que una desafortunada restauración construyó otra dependencia sobre su terraza, imitando a la vecina capilla de Santa Catalina.

A continuación, se encuentra la Torre de la Vela o de la Guardia, que forma el extremo de la fortificación. Tiene planta pentagonal en proa, y aprovecha una antigua torre islámica de tapial, que quedó convertida en una bodega a cuyo interior se accedía a través de una trampilla. Sobre esta bodega se habilitó otra dependencia adintelada, y encima de ella otra pequeña habitación cubierta con bóveda de cañón apuntada, utilizada como almacén y dormitorio de la guarnición.
La última es la torre de las Troneras, con puerta en codo; alberga una habitación abovedada, dedicada al aseo y letrinas, y cuenta con un sistema especial de ventilación de malos olores.

Según las últimas excavaciones realizadas en la zona, se sabe que en el interior de la antigua fortificación andalusí existió un palacio o zona áulica, de la que se han encontrado algunos restos de elementos decorativos, y que sufrió diversas transformaciones a lo largo de las diferentes etapas históricas. Algunas de sus dependencias, en determinados momentos, cumplirían no sólo una función residencial, sino que también albergarían espacios administrativos o serían lugar de trabajo de los funcionarios estatales.


Datos históricos

Sobre la cumbre del Cerro de Santa Catalina se alzó ya en el siglo IX una antigua alcazaba de origen califal.

Siglos más tarde, tras la conquista de la ciudad por Fernando III en 1246 se construyó el castillo cristiano que ha llegado hasta nuestros días.

El Castillo de Santa Catalina tuvo también especial protagonismo durante la Guerra de la Independencia. En el primer cuarto del siglo XIX las tropas napoleónicas convirtieron el recinto fortificado en un gran acuartelamiento o plaza fuerte desde la que acometieron un riguroso control de la mayor parte de la provincia y, sobre todo, de los pasos estratégicos de Sierra Morena. Para ello, distribuidos entre los tres alcázares, instalaron alojamientos para la tropa regular, caballerizas, calabozos, oficinas, polvorines, incluso un hospital con cincuenta camas. De todo lo ocurrido en aquellos años sabemos por los restos que se conservan y por los planos y algunas fotografías realizadas a finales del XIX y principios del XX. Esta situación originó una serie de reformas en el castillo, con el fin de reforzar las estructuras defensivas. En cualquier caso, la imagen que, actualmente, podemos ver del Castillo de Santa Catalina corresponde más a la que contaba en la Edad Media que a los cambios hechos por el ejército francés.

Muy próximo al castillo, en la década de 1960 se construyó el edificio que acoge el Parador Nacional. Desde la cumbre se divisan espectaculares vistas de la ciudad y alrededores, en particular desde el Mirador de la Cruz.

En los años 2000 y 2001 se realizaron labores de excavación en el Castillo, dirigidas por Juan Carlos Castillo Armenteros. Durante estos trabajos aparecieron, entre otros restos, fragmentos de arco y albanega de época almohade, derruidos en el área palatina del Castillo, en la zona del pórtico, junto al vano del que formaba parte. Es un fragmento de yesería que forma parte deuna puerta de doble arco de herradura. Su decoración está formada por una doble arquería de herradura con dovelas alternantes, policromadas en rojo y coronadas con un pequeño motivo vegetal. La albanega central se ha conservado prácticamente completa, enmarcada en lacerías sencillas y entrecruzadas. Esta pieza se encuentra actualmente en el Museo de Jaén.

La fortaleza acoge el nuevo centro de interpretación en el que se hace un recorrido por la historia del castillo. En 2013 se musealizó la torre del homenaje, como parte del centro de interpretación, tras haberse llevado a cabo obras en cubierta, muros y pavimentos.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento GACETA 04/06/1931

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

BERGES ROLDÁN, Luis. Restauración del torreón llamado del Conde de Torralba del recinto medieval de la ciudad de Jaén. 1973, pp. 52-53.

CARRASCO RUS, Javier. Panorama arqueológico de la Provincia de Jaén. 1982, -.

CASTILLO ARMENTEROS, Juan Carlos. De la investigación a la difusión: El caso del Castillo Santa Catalina de Jaén. 251-269.

CASTILLO ARMENTEROS, Juan Carlos; LARA JIMÉNEZ, José Carlos. La delimitación occidental del iqlim de Jaén: documentos escritos, toponimia y arqueología. 369-376.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. El torreón del Conde de Torralba. 1930, p.210.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. Jaén, bien encastillado. 1928, p.225.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. Jaén, un rincón del castillo. 1921, pp. 181-182.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. Jaén viejo: callejones, torres y murallas. 1918, pp. 276-278.

CHAMORRO LOZANO, J.. Las murallas de Jaén. 1973, pp. 50-51.

RABAGO, E. F. de. El Castillo de Jaén. 1915, pp. 108-116.

UREÑA CASTRO, J.. Aparición de restos de construcción de la antigua muralla de Jaén. 1986, pp. 33-34.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Jaén. Cerro de Santa Catalina, 1993.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Jaén. Cerro de Santa Catalina, 1988.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Expediente de Declaración : Castillo de Santa Catalina. MHA. Castillo de Santa Catalina, 1931.

Centro de Documentación y Estudios. María Isabel Alba Dorado; Luis José García Pulido; Jonathan Ruiz Jaramillo, Revisión, cualificación y actualización de la información sobre arquitectura defensiva de la comunidad autónoma andaluza. Castillo de Santa Catalina, 2018.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417