IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Alporchón
Código: 01040990054
Caracterización: Etnológica
Provincia: Almería
Municipio: Vélez-Rubio

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Caseríos (Edificios) Riego

Descripción

El Alporchón se desarrolla en la planta baja de un edificio antiguo de tres plantas. Son tres crujías, la primera un estrecho pasillo de entrada exclusivamente, y las dos restantes ya de las mismas dimensiones. La segunda está dedicada a dependencias de la Comunidad de Regantes (Junta directiva a la derecha y almacén a la izquierda) quedando en el centro de ésta crujía una zona ancha que da paso a la tercera crujía, la sala de subasta, a través de un gran vano, con un pilar en el centro, abierto en el muro de carga. Esta sirve para asistir a la subasta pero sin participar en ella. Por ultimo está la tercera crujía, la sala se subasta, que es una gran sala corrida ocupada por bancos toda ella excepto el extremo donde sobre una elevación se sitúa la mesa desde donde se dirige la subasta. Ocupa la planta baja de un edificio antiguo.

Piedra y mortero en muros de carga. Yeso en enlucidos y forjados. La solería es de barro cocido. Hay una mezcla de muros de carga y pilares conformando el sistema de sustentación del edificio. Los forjados son con rollizos de muro a muro (o pilares) apoyando en durmientes. Se sigue el sistema de la zona de revoltones de yeso, en la segunda crujía con toquilla y en la tercera sin ella, con el rollizo visto. Puerta de entrada con una puerta grande de una sola hoja. En el interior una gran ventana ocupando todo el ancho de la crujía en la sala de subasta. Además hay otros ventanales interiores sobre la puerta de la sala de la Junta Directiva. Enlucido y encalado interior y exterior. Zócalo de pintura amarilla interior. Lo más importante del Alporchón no es el edificio sino la actividad. El edificio sigue en cuanto a materiales y técnicas las corrientes en la comarca, sin embargo en cuanto a espacios se trata de una distribución específica para la actividad, es decir no es el aprovechamiento de espacios ideados para otra actividad


Datos históricos

Históricamente, la comarca de los Vélez ha venido marcada como lugar de paso, atestiguado desde época romana a través de la rambla de Chirivel, y por su condición fronteriza desde tiempos nazaríes. Pese a los abundantes vestigios de poblamiento desde el Paleolítico, es en el período musulmán cuando se producen las transformaciones más importantes sobre el territorio que configuran tanto el núcleo de las poblaciones como de las tierras y sistemas de riego que nos han llegado hasta el presente. Los grandes aljibes ganaderos, a pesar de la difícil datación, por sus características constructivas y por existir paralelos evidentes con los de otras zonas de la provincia, son construcciones del período nazarí. Ocupan una zona alejada de las zonas de cultivo y se constituían como una zona de invernadero trashumante para el ganado de Orce y Huéscar, como se constata de un documento de 1488, en el que los vecinos de Lorca, en la zona cristiana, llevan sus ganados menores a pastorear a las Sierras de Vélez y Huéscar pagando un tributo.

En 1503, después de la conquista castellana y formado el Señorío de los Vélez, encontramos entre las propiedades del primer marqués tres molinos harineros (el de la Cabeza, el del Bermejo y el de la Oliva) emplazados en el Barranco de Argán, posteriormente llamado Ribera de los Molinos, de Vélez Blanco. La repoblación después de la expulsión de los moriscos, vino marcada por numerosos conflictos en los que el agua se convierte en el punto central de las disputas entre los vecinos que se asentaron tras la conquista y los nuevos repobladores que llegaron después de la expulsión de los moriscos, así como entre el Señorío de los Vélez y la Corona en lucha por mantener sus privilegios. En los libros de Apeo y Repartimiento (1572) de los pueblos de la comarca se recogen informaciones sobre el sistema de reparto de agua, el régimen de tenencia de la tierra y de los molinos harineros, especialmente, de las dos poblaciones implicadas en el aprovechamiento del agua del Mahimón, Vélez Rubio y Vélez Blanco. El origen de este conflicto está en la pérdida del libro titulado «Condac» donde se recogía la regulación consuetudinaria morisca de estas aguas y en su posterior reelaboración por parte de las élites locales en uno nuevo llamado del «Alporchón». Esta nueva regulación beneficiaba de forma ventajosa a los primeros pobladores con una tanda de agua cada ocho días frente a los segundos repobladores que disponían de una tanda de agua cada trece días, perpetuándose así los privilegios de que gozaban aquellos frente a los moriscos. Surge así un sistema que separa la propiedad de la tierra y la del agua, siendo ésta repartida mediante un sistema caracterizado por su venta mediante subasta diaria entre los regantes en un local denominado el Alporchón, y que llegará hasta nuestros días.

En el siglo XVIII, se constata la recuperación demográfica de la zona y una fuerte expansión del secano cerealista y de la actividad molinar convirtiéndose la comarca en la reserva cerealística de la provincia. A mediados de este siglo, la Ribera de los Molinos concentra la mayoría de los molinos registrados en el Catastro de Ensenada, nueve en Vélez Blanco, uno en María, y otro en Chirivel siendo el marqués el propietario de la mitad de ellos. En el siglo siguiente, se produce el mayor aprovechamiento de las aguas superficiales, alcanzando el momento cumbre de su expansión en la comarca, funcionando 44 molinos, batanes, fábricas de harina, fábricas de hilados y tejidos y fábricas de luz. También se produjo un intento industrializador de los molinos y batanes de la Ribera de los Molinos frustrado por la competencia de las harinas castellanas y la potente industria levantina y catalana. La generalizada crisis del medio rural en el siglo XX junto con la emigración y la falta de medios de comunicación, provocaron la reducción de la producción y comercialización de la industria harinera al ámbito, estrictamente, comarcal.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito CG BOJA 11/11/2003 217 23604

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CONSEJERÍA DE CULTURA. El Viento y el Agua en la Construcción de un paisaje cultural: Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar y de la Comarca de los Vélez (Almería). Andalucía . Consejería de Cultura, 01/01/2005. 84-8266-493-X.

Incoación Genérica Colectiva en el CGPHA. Resolución de 24 de abril de 2002. 28/05/02, 8878.

RESOLUCION de 3 de octubre de 2003, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se resuelve inscribir colectivamente, con carácter genérico, en el Catálogo General del Patrimonio HistóricoAndaluz, sesenta y tres bienes inmuebles de la Cultura del Agua de la Comarca de Los Vélez (Almería).. 11/11/2003, 23604.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417