IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 12| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Antiguo Monasterio de San Isidoro del Campo Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Antiguo Monasterio de San Isidoro del Campo
Código: 01410890006
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Santiponce

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Monasterios Ceremonia cristiana Edad Media 1400/1499 Mudéjar

Descripción

El monasterio de San Isidoro del Campo se encuentra situado en el término municipal de Santiponce, a unos 7 kilómetros al Norte de la ciudad de Sevilla, junto a la carretera N-630, antigua Vía de la Plata, en las proximidades de las ruinas de Itálica.
El conjunto edilicio se encuentra situado sobre un cerro, desde donde se domina una amplia panorámica del valle del Guadalquivir y las primeras estribaciones del Sierra Morena y del Aljarafe.
El monasterio ocupa actualmente una parcela rectangular de más de 200 por 60 metros, con los lados menores que marcan un eje Norte-Sur. Este complejo cuenta además de los elementos característicos de un monasterio con otras dependencias necesarias para el propio abastecimiento como huertas, norias, albercas, graneros, molino, caballerizas, horno, vaquería, etc.

El monasterio se desarrolla en torno a dos iglesias góticas paralelas que sirvieron de panteón para el fundador y su hijo. Aparentemente son un templo de dos naves aunque son dos iglesias unidas que presentan exteriormente aspecto de fortaleza. El hecho de que sean dos iglesias se encuentra justificado ya que junto a la capilla funeraria de Guzmán el Bueno y de doña maría de Alonso y el hijo de ambos, don Juan Pérez de Guzmán, construyó otra, paralela a la de sus padres, para enterramiento suyo y el de su esposa, doña Urraca Osorio de Lara, al prohibir sus padres en el testamento que en su capilla se diese sepultura a otros miembros de la familia.
Los templos responden al prototipo de iglesias fortificadas que se construyeron después de la reconquista. Son iglesias de una nave dividida en tres tramos, con ábside pentagonal, nave de planta rectangular con bóvedas de crucería y ábside exteriormente almenados al que se añaden matacanes, elementos que le aportan el aspecto fortificado.
Están edificadas en ladrillo, empleando la piedra para determinados elementos estructurales, tales como portadas, arcos, ventanas, nervios, impostas, capiteles, etc. Representan un magnífico ejemplar de la arquitectura mudéjar sevillana del siglo XV. Sus cubiertas se encuentran realizadas en terraza y todo su perímetro exterior se remata con merlones de capuchón piramidal. La nave se encuentra cubierta con bóvedas de nervios diagonales con arcos fajones que apoyan sobre capiteles y columnas adosadas a los pilares.

El acceso a estas iglesias se realiza a través de una portada abierta en el primer tramo del muro del Evangelio de la Iglesia de Don Juan, erigida hacia 1350. Es una portada gótico-mudéjar, de ladrillo agramilado, que se eleva sobre un zócalo de mármol blanco. Parte de un vano apuntado al que se superpone varias arquivoltas a modo de portada abocinada, enmarcadas por un alfiz cuyas enjutas aparecen decoradas con lacería mudéjar con elementos vidriados. Sobre ésta un arco escarzano sirve de soporte a una cornisa que soporta un tejaroz mediante canes.
A la izquierda existe otra portada, en la actualidad cegada, y más pequeña, decorada en sus enjutas con estrellas de ocho puntas, en las que figuran motivos heráldicos de los Guzmán.

Los claustros son antecedentes de aquellos que proliferaron en el continente americano. A los pies de la capilla de Guzmán el Bueno se encuentra situado el Patio de los Evangelistas, de planta rectangular. Es el más pequeño de todos los que se conservan. Cuenta con dos plantas, la inferior se estructura con arcos semicirculares peraltados enmarcados por alfiz sobre pilares de ladrillo ochavados. El cuerpo superior se presenta mediante arcadas de medio punto peraltadas que apean sobre pilares iguales al cuerpo inferior. En sus galerías se distribuyen importantes pinturas murales del siglo XV, distribuidas entre el zócalo realizado a base de elementos geométricos y elementos figurativos como San Lorenzo, San Jerónimo, etc.

En el extremo opuesto, en el lado de la Epístola, se encuentra la sacristía de planta rectangular reformada en 1615 y 1668, de ahí los elementos barrocos que posee, yeserías, elementos arquitectónicos, motivos vegetales, etc. Tras la sacristía se sitúa la sala capitular con cubierta originaria de crucería aunque oculta bajo una bóveda de cañón rebajada, obra realizada en las reformas del siglo XVII.

Ambas dependencias ocupan el frente oriental del Patio de los Muertos, situado en el muro del Evangelio de la Iglesia de Guzmán el Bueno. Este patio es de planta rectangular con dos cuerpos y en ambos cuenta con galerías con pilares de ladrillo ochavados elevados sobre antepechos con decoración de estrellas lobuladas. Los arcos son semicirculares en la planta baja y de medio punto peraltados en la alta, todos enmarcados por alfiz. Este claustro conserva interesantes pinturas murales, algunas de ellas cubiertas por las reformas realizadas entre 1530 y 1540.

En el frente Norte de la galería alta, junto a la escalera de caracol, se encuentra ubicada la espadaña de la iglesia de Guzmán el Bueno. Su realización se fecha en torno a 1609, contemporánea a la ejecución del retablo mayor, aunque los remates debieron de ser renovados tras el terremoto del 1 de noviembre de 1755. Consta de dos cuerpos, el inferior de cuatro vanos de medio punto, flanqueándose los centrales por pilastras toscanas sobre las que se asienta un entablamento con decoración en el friso de triglifos. Los vanos de los extremos son más pequeños que los dos centrales, lo que permite curvar la cornisa y colocar sobre ella un pedestal con perinola. Sobre la cornisa de los vanos centrales, se eleva el segundo cuerpo flanqueado por alerones y pedestales con perinolas. Consta de un vano de medio punto peraltado flanqueado por pilastras y coronado por frontón triangular, que a su vez se remata por tres pedestales que sostienen perinolas de cerámica vidriada, coronándose la central con veleta y cruz de forja.

En la crujía Oeste del patio de los Muertos se sitúa el Refectorio, frente a la sala capitular y a la sacristía. Es de planta rectangular y se cubre con cuatro tramos de nervios de crucería gótica con nervio espinazo, cuenta con restos de pinturas murales en sus paramentos y bóveda.
Por último hay que mencionar el claustro grande, llamado de la Hospedería. Se encuentra situado en el extremo más meridional del conjunto. Era de planta cuadrada con disposición a modo de patio de crucero en el centro. El lazado de las galerías muestran pilares de ladrillo cortado, de planta hexagonal y elementos característicos de gótico tardío y de comienzos del siglo XVI.

La torre se encuentra situada en el ángulo Sur-este del claustro de la Hospedería. Se trata de una torre barroca, de finales del siglo XVIII, que debió de ser renovada tras el terremoto de 1755. Es de planta cuadrada y cuenta con dos cuerpos. El primero de ellos se corresponde con la caña, que muestra algunos vanos, a modo de balcones, en sus frentes, intentando enmascarar parte de este cuerpo de la torre repitiendo los vanos exteriores del edifico en el que se encuentra integrada. El segundo cuerpo, denominado de campanas, se eleva sobre un entablamento que le separa del fuerte o caña. Éste se articula en cuatro frentes, disponiéndose un vano de medio punto con decoración en la clave, en cada uno de ellos, flanqueado por pares de pilastras toscanas, sobre la que se asienta un nuevo entablamento en cuyo friso se disponen ménsulas al hilo de las pilastras. Sobre la cornisa un antepecho macizo recorre el conjunto de cuyo centro emerge un chapitel octogonal con buhardillas, rematado por veleta y cruz de forja. El campanario está realizado en ladrillo, utilizándose azulejos cerámicos vidriados en azul y blanco para decorar elementos como pilastras, pedestales, antepecho, chapitel, etc.


Datos históricos

El monasterio tiene su origen en un privilegio otorgado a don Alonso Pérez de Guzmán, el 27 de octubre de 1289, por Fernando IV. En éste se concede la jurisdicción de Santiponce y el poder de fundar un monasterio con capilla funeraria para él y su mujer. En la carta de dotación, fechada en Sevilla en 1301, se estipula que la comunidad elegida para ocupar el convento fue la cieterciense concretamente los monjes de San Pedro de Gumiel (Burgos).

En el lugar elegido para la fundación existía con anterioridad una ermita, donde según la tradición fue encontrado el cuerpo de San Isidoro. La comunidad cisterciense fue reemplazada en 1431, por orden de Enrique de Guzmán, conde de Niebla, por la Congregación de la Observancia de San Jerónimo, rama de la orden jerónima. La historia de esta comunidad se encuentra estrechamente vinculada con la localidad de Santiponce, ya que tras la destrucción del pueblo destruido por las inundaciones, la comunidad les cedió unos terrenos para que edificasen de nuevo el pueblo, terrenos en los que se encontraban las ruinas de Itálica.

Ha sido panteón de personajes ilustres, donde destacan los enterramientos de Alonso Pérez de Guzmán el Bueno, el héroe de Tarifa, y sus descendientes. Fue este lugar el primero en dar sepultura a Hernán Cortés, en 1547, antes de ser trasladado a Méjico.
Desde el punto de vista arquitectónico destaca las iglesias fortificadas, de estilo gótico-mudéjar, en cuyos claustros y dependencias se conservan interesantes pinturas murales y sobre lienzo de los siglos XV y XVII.

El monasterio fue desamortizado en 1835, iniciándose a partir de entonces una larga etapa de abandono y destrucción. Algunas de sus dependencias fueron destinadas a usos fabriles como la manufactura del tabaco, malta y cerveza. También fue cárcel de mujeres. A estos avatares hay que añadir los que ocasionó la Revolución Gloriosa de 1868, cuando destrozaron imágenes a balazos y a pedradas. En 1936 estuvo a punto de ser derruido, salvándose gracias a la intermediación de los habitantes de Santiponce.

A partir de 1956 se produjo el retorno de los Jerónimos, ocupando parte del monasterio una pequeña comunidad procedente de El parral (Segovia). Por falta de miembros en 1978 la orden abandonó el cenobio para reagruparse en el monasterio de Yuste.

En el año 2002 fue objeto de profunda rehabilitación que le ha devuelto el esplendor y el relieve que merece este magnífico conjunto. En el año 2002 dentro de los actos del VII Centenario de su fundación por Guzmán el Bueno, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía presentó una valiosísima exposición titulada "San Isidoro del Campo (1301-2002): Fortaleza de la Espiritualidad y Santuario del Poder", que supuso la reapertura del monasterio tras un largo periodo de restauración aún no concluido en su integridad y que ha devuelto una parte del esplendor y el relieve que merece este magnífico conjunto.

El antiguo monasterio, actualmente Enclave Monumental de San Isidoro del Campo, pertenece a la Red de Espacios Culturales de Andalucía, y además de ser un espacio cultural visitable, es escenario de actividades culturales de distinta índole, posee por ello un calendario de actividades muy amplio en este sentido. Es actualmente propiedad de la Fundación Casa Álvarez de Toledo y Mencos que tiene suscrito un Convenio de colaboración y cesión temporal de uso compartido con la Junta de Andalucía.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Incoado BIC Pintura BOJA 31/05/1988 42 2168

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

RODRÍGUEZ HIDALGO, José Manuel. Memoria de gestión de las actividades arqueológicas de la provincia de Sevilla, 1990. 1992, pp.46-47.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Sevilla. Informe preliminar de la Actuación Arqueológica en el Monasterio de San Isidoro del Campo. Santiponce, Sevilla. San Isidoro del Campo, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417