IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Tres Cruces
Otras denominaciones: Poblado y Necrópolis de Tres Cruces Código: 01210520028
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Huelva
Municipio: Nerva, Minas de Riotinto
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01210490053 Zona Minera de Riotinto-Nerva

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Escoriales Época romana
Fundiciones Época romana

Descripción

El yacimiento contiene varios edificios de época romana en buen estado de conservación, con muros de más de dos metros. En las proximidades del túnel de Tejonera, entre ambos márgenes del límite de los municipios de Nerva y Riotinto, entre la margen derecha del arroyo de Agua Dulce, el barranco del Loco y la margen izquierda del Río Tinto, en las inmediaciones de la confluencia de los citados arroyos con el río Tinto, en Tres Cruces, ocupando un área de suave morfología, entre el nacimiento del río Tinto y las estribaciones del desaparecido Cerro Salomón, constatamos la presencia de un poblamiento romano con evidencias productivas metalúrgicas masivas.
Tres Cruces es una unidad productiva metalúrgica, en el que se benefició cobre según autores como Blanco y Rothenberg, que conserva restos de estructuras edilicias junto a restos de producción masiva de metal, los escoriales.
Su localización espacial está definida por el límite entre los filones productivos del área minera de Planes y el pie de la sierra que encajona el yacimiento por el norte, estando comunicado por el norte por un paso natural que pone en relación las áreas mineras y asentamientos mineros romanos de Riotinto y Peña de Hierro y que fue aprovechado como vía de tránsito en época romana, vía de la que aún se conservan restos de tramos del trazado viario de esta época y que hemos descrito bajo el nombre de vía de Peña de Hierro.
Podemos diferenciar, grosso modo, en este yacimiento dos áreas de fundición, que se extienden a lo largo de los márgenes de los arroyos: entre el barranco del Loco y el arroyo de Agua Dulce; y a lo largo de las márgenes del río Tinto.
Existe un área con edificaciones que se ubican ocupando la orografía del monte quebrado situado en la confluencia de los tres arroyos. Esta parte del yacimiento presenta restos de edificaciones que estructura el asentamiento mediante edificios ortogonales. Estos edificios se constatan por los restos de lienzos murarios pertenecientes a edificaciones de planta cuadrangular y rectangular o que combinan habitáculos de ambos modos, algunos de gran envergadura, asociados en sus proximidades con amontonamientos de escorias, y que en origen, al menos parte, debieron quedar ocultos por estos desechos productivos. El sistema edilicio se caracteriza por lienzos murarios donde las lajas planas de pizarra unidas con argamasa se superponen en hiladas.
Varias unidades departamentales independientes, formando parte de una planta mayor cuadrangular, afloran en un talud artificial producido por el desmonte y aprovechamiento en época contemporánea de parte de los amontonamientos de escorias, que llegaron a afectar a la ladera este del cerro que se encuentra enclavado junto a la margen derecha del arroyo del Barranco del Loco, en el área de Tres Cruces. Siete lienzos murarios sobresalen del perfil artificial del cerro, conservando más de tres metros de altura, ubicándose en la zona noroeste del Puente de Tejonera, a lo largo de 100-150 metros. Deben responder a diferentes momentos de usos y a diversos episodios constructivos. Los restos materiales arqueológicos se disponen en acumulaciones estratigráficas abundando restos cerámicos y vítreos de vajillas de consumo y cerámicos de cocina y almacenaje. Igualmente, constatamos restos procedentes de labores de fundición con fragmentos de paredes de hornos totalmente escorificados y abundante escoria. Parte de los restos habitacionales de planta rectangular fueron objeto de sondeos estratigráficos por parte del Proyecto de Exploración Arqueometalúrgica de Blanco y Rothenberg. La realización de estas catas deparó restos materiales cerámicos fechables entre los siglos II-I a. C., restos del s. I. y restos s. II d. C. Mientras que en los escoriales los restos fueron fechados desde el s. I hasta el s. V a. C. según sus investigadores. Distribuyéndose por casi la totalidad del cerro y en los cerros adyacentes cubiertos por los escoriales continúan extendiéndose las evidencias constructivas superficiales de plantas ortogonales, ya que los restos productivos de fundición, los considerables escoriales asociados a estos habitáculos se disponen invadiendo en muchas ocasiones a los propios restos constructivos.
Una de las grandes zonas de producción metalúrgica se dispone a lo largo del río Tinto, con amontonamientos de escorias esparcidos en más de cuatrocientos metros de longitud, con varios metros de espesor.
Así mismo sucede en las márgenes del arroyo de Agua Dulce que se extiende a lo largo de más de 500 metros de longitud, aunque aquí con un espesor menor. Desde la orilla del barranco del Loco hasta una altitud media de los cerros adyacentes, los escoriales han ocultado estructuras habitacionales de época romana. Esta zona de Tres Cruces se extiende desde El Barranco del Loco hasta la margen derecha y en ocasiones izquierda del arroyo de Agua Dulce, formando un gran escorial situado a unos 100 metros al este, aproximadamente, de los restos anteriormente descritos. Junto al camino actual que lleva a Peña de Hierro detectamos parte de una estructura habitacional rectangular vaciada en parte, con lienzos de muro visibles. En las proximidades, extendiéndose hacia el curso del arroyo de Agua Dulce, las pequeñas elevaciones que forma el paisaje ondulado evidencian restos de otras estructuras ortogonales entre acumulaciones de escorias que se convierten en un amplio escorial hacia la pendiente este y sureste de esta zona, escorial que contiene evidencias arqueológicas cerámicas en superficie.
El suelo sobre el que se asientan los restos arqueológicos está formado por los propios sedimentos de tipo arcilloso y arenoso de los cursos fluviales descritos. En las márgenes son visibles, también, afloramientos pizarrosos. La vegetación existente está constituida por un monte bajo de tipo mediterráneo muy degradado.


Datos históricos

La existencia de este yacimiento fue objeto de mención a principios del siglo pasado por Williams, que destacó el sitio como lugar de desechos metalúrgicos de cobre. Más tarde fue retomado por las investigaciones ejecutadas dentro del Proyecto Arqueometalúrgico de Huelva, incluyéndose en su publicación "Exploración Arqueometalúrgica de Huelva" bajo el número 47. Los trabajos se centraron en prospecciones superficiales y sondeos estratigráficos aún visibles en el yacimiento. Dichos resultados lo definieron como un asentamiento romano dedicado a labores de fundición metalúrgica del cobre con perduración en el Bajo Imperio Romano. Los restos constructivos y cerámicos fueron fechados en época romana, entre los siglos I y III d. C., aunque estos mismos investigadores señalan la recogida de piezas sueltas de los siglos II y I a.C., así como elementos perdurables en el Bajo Imperio (hasta el siglo V d.C.).
A mediados de los años ochenta, en el marco del Proyecto Río Tinto, se publicaron nuevos análisis arqueometalúrgicos de la mano de investigadores como Cradockk, Freestone, Gale, Meeks, Rothenberg y Tite. Un año después, el área departamental metalúrgica fue objeto de análisis espacial dentro del territorio minero de Riotinto por Pérez Macías. A finales de la década de los noventa ha sido incluido dentro de un análisis del poblamiento en un marco territorial por Aguilera Collado, asociando el sitio arqueológico con un área ocupacional y de proceso productivo de transformación y fundición, que explicaría la función de las grandes edificaciones constatadas que, con posterioridad, se transformaría en un área de vaciadero de deposición de desechos metalúrgicos.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ROTHEMBERG, Beno; BLANCO FREIJEIRO, Antonio. Exploración Arqueometalúrgica de Huelva: (EAH). Labor, 1981. 84-335-0014-7.

Información documental

Archivo de la Consejería de Cultura. Dirección General de Bienes Culturales. AGUILERA CARRASCO, Rafael, F.; Elena Aguilera Collado; PÉREZ LÓPEZ, Juan Manuel; ROMERO MACÍAS, Emilio; RUIZ BALLESTEROS, Esteban, Documentación técnica para la declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de Sitio Histórico de la zona minera de Ríotinto-Nerva en Huelva.Ficha nº: C-05. Poblado de Tres Cruces.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Huelva. Tres Cruces, 1992.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Michela GHISLANZONI; Marcos ROMERO DACAL, Documentación técnica para la inscripción en el C.G.P.H.A. como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Patrimonial, de la Cuenca Minera de Riotinto, 2011.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417