IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Castillo Más imágenes Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo
Otras denominaciones: Alcazaba de Utrera ; Castillo de Utrera Código: 01410950095
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Utrera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Edificios agropecuarios Alto imperio romano
Castillos Baja Edad Media
Asentamientos Edad del Hierro II
Asentamientos Edad del cobre precampaniforme

Descripción

Al noroeste de la ciudad, sobre un cerro natural muy próximo a la Parroquia de Santiago el Mayor, se encuentra el Castillo de Utrera, el cual aparecía unido al recinto amurallado de la ciudad como espolón avanzado de su sistema defensivo. El esquema de este castillo es propio del s. XIV, momento en el que se ejecutan buen número de ellos tanto en la Banda Morisca como en la Gallega de Huelva.

Un acercamiento a la cronología de esta edificación defensiva lo constituye su tipología. El castillo de Utrera ofrece una planta rectangular ajustada en orientación noreste-suroeste a la superficie de la colina. Presenta torres cuadradas de menor tamaño en las esquinas orientadas al interior del recinto amurallado y de planta rectangular y mayor anchura en aquellos lados (noroeste y suroeste) que se ajustan al escarpe de la colina. Tanto las torres exteriores como las cortinas están realizadas en tapial macizo. La diferencia de diseño de las torres puede ser debida a la función que las externas seguramente cumplían como estribos de la estructura habiendo colapsado totalmente alguna de ellas.

En su frente noreste, muy escarpado, se encuentra el acceso en vano de medio punto defendido por la Torre del Homenaje, imponente edificación de planta cuadrada, construida con esquinas amplias en sillares de piedra alcoriza y paños centrales en tapial. Presenta dos plantas cubiertas con bóvedas, de ocho paños la inferior sobre trompas y vaída la superior con amplias ventanas centrales en medio punto dotadas de ladroneras soportadas por tres ménsulas lobuladas parcialmente perdidas, conservándose algunos restos de las garitas. La terraza superior también dispone de ladroneras en sus esquinas con ménsulas lobuladas en sentido diagonal que presumen la existencia de garitas esquinadas superiores con cerramiento de merlones entre ellas, elementos desaparecidos en la actualidad.


Desde el punto de vista arqueológico se cuenta con la recopilación de materiales realizada por Mena Villalba durante las labores de remoción de tierras realizadas en los años 1990 en el patio de armas. Del estudio que se ha realizado de estos materiales se puede establecer una secuencia de ocupación que se concreta en los siguientes períodos:

CALCOLÍTICO. Se han reconocido abundantes materiales cerámicos realizados a mano, con tipologías propias de un Calcolítico Pleno sin sucesión de continuidad durante el epígono Campaniforme. Aunque la recolección de estos materiales se realizó sin la aplicación de metodología arqueológica, su estudio permite reconocer un lapso temporal de ocupación del lugar en sintonía con otras evidencias del entorno: en general se pueden reconocer materiales pertenecientes a la segunda mitad del III milenio a.C. (2.600 - 2.200 a.C. aprox.). Estos materiales se han de relacionar con los localizados en otros puntos de Utrera:el Olivar Alto, y la Cruz del Gato, la tumba del Junquillo y en especial con los materiales localizados en la Vía Marciala, situados al otro ado del arroyo Calzas Anchas. La localización de materiales en ambos puntos representa la máxima concentración en los límites del Conjunto Histórico (otras cerámicas a mano encontradas en el recinto medieval presentan mayores incertidumbres) y señalan una ocupación calcolítica de este medio, en el encuentro de los arroyos Calzas Anchas y de la Antigua.

Los materiales localizados han sido mayoritariamente galbos de cerámicas, amorfos consecuentes con los tipos cerámicos reconocibles tipológicamente por el tratamiento de sus superficies y por la forma de otras piezas con bordes. El tratamiento de la superficie interior y borde es por lo general completamente bruñido o alisado, con preferencia de tonos rojizos y negruzcos por aplicación de engobe o pintura, con el resto más tosco; no hemos reconocido piezas con decoración incisa o de otro tipo, salvo el tratamiento de superficies ya señalado, de naturaleza más funcional que decorativa. Entre las piezas con borde se han reconocido unas funcionalidades eminentemente domésticas y propias de sociedades agrícolas comunitarias (piezas de gran volumen): se trata fundamentalmente de vasos, ollas, platos y cuencos. Este repertorio cerámico se acompaña de otras cerámicas de interés: pieza cerámica de pequeño tamaño que pudiera ser un crisol, así como un fragmento de colador, indicadores ambos de actividades metalúrgicas. Entre los elementos líticos destaca la ausencia de pulimentados, estando presentes los fragmentos de molinos barquiformes y las moletas de cuarcita, junto con machacadores. Sobresalen entre los líticos los restos de lascas de sílex y en especial algunas piezas de hoz en sílex con lustre de cereal, una en forma de media luna, indicadores de una sociedad agrícola; la importancia de la dieta animal queda por determinar, al encontrarse los restos de fauna totalmente descontextualizados. Tan sólo se cuenta con un útil realizado en hueso (un punzón) y con un fragmento de hueso con incisiones, parte probable de un idolillo.

De época prerromana, las evidencias apuntan al establecimiento, al menos desde el siglo VI a.C., de un núcleo habitado en las zonas más elevadas del Conjunto Histórico de Utrera, coincidente a grandes rasgos con el espacio ocupado por el segundo recinto amurallado medieval y que cronológicamente abarca al menos desde el siglo VII-VI a.C. hasta el siglo II a.C., momento en el que los restos de actividad disminuyen considerablemente. Los restos orientalizantes e ibéricos de C/ Cristo de los Afligidos y de C/ Sor Marciala de la Cruz 1, situados en el mismo contexto topográfico de cimas de lomas dentro del Conjunto Histórico, explicitan una dispersión del poblamiento en torno a ellas. Los restos se pueden poner en relación con un hipotético centro de actividad orientalizante en el Olivar Alto, donde se han localizado evidencias correspondientes al Bronce Final y período orientalizante (fragmento de boquique, restos de cerámica de retícula bruñida y Gris Occidente), y con otro más alejado en La Mulata (donde noticias orales apuntan a la existencia de hallazgos arqueológicos indeterminados, de los que tan sólo hemos encontrado un borde de cerámica Gris Occidente). Estos núcleos, al menos el del Olivar Alto, son anteriores y, muy probablemente, no coetáneos con el del Conjunto Histórico de Utrera, por lo que pueden considerarse en cierto modo como sus precedentes. Los restos documentados en el Castillo de Utrera apuntan a una cronología encuadrable en los siglos IV al II a.C., algo posterior a la de Cristo de los Afligidos y Sor Marciala de la Cruz, si bien han de precisarse estos extremos cronológicos en los postreros estudios arqueológicos de la ciudad.

De época romana sólo se ha documentado un fragmento de Terra Sigillata Hispánica (siglo I-II d.C.) muy rodada, que hay que poner en relación con otros escasos fragmentos localizados en C/ Sor Marciala de la Cruz 1 y en C/ Juan de Anaya 1, donde los fragmentos de cerámica romana pertenecen a T.S. Gálica (siglo I d.C.). Las evidencias de cerámicas romanas en el núcleo histórico de Utrera han de corresponderse con la dispersión del poblamiento rural de época romana en pequeños núcleos, caseríos y villae, que se evidencia en otros lugares de Utrera como en el Olivar Alto, El Cerrillo, La Laguna, El Junquillo, Las Arguardienteras y Ruedos de Consolación. En principio, no pensamos en un núcleo de población en el centro de Utrera sino más bien en una o varias unidades de explotación agrícola, aunque será preciso estudiar las características del poblamiento de transición entre el mundo ibérico y el romano para poder explicar mejor el carácter de este poblamiento.

Por otra parte, se han detectado materiales propios de la Baja Edad Media y Edad Moderna. Fragmentos de cerámicas de importación china y europea (italiana y flamenca), así como otros propios del entorno sevillano (cerámicas de Triana). Los materiales medievales son escasos en la selección disponible.

De edad contemporánea destaca la existencia de piedras de fusil.


Datos históricos

Las referencias que se tienen sobre este lugar son esencialmente documentales, con noticias escasamente concluyentes. El castillo de Utrera conformaría como una de las plazas de retaguardia para la defensa del reino de Sevilla. Frente a esta fortaleza, se encontrarían otras emplazadas en lugares de vanguardia en la cercanía de la frontera (la conocida Banda Morisca), destacando el castillo de las Aguzazaderas, Lopera, El Coronil, Los Molares o Alocaz. Las fechas aportadas por González Jiménez insinúan, sin proponerlo expresamente, que la fundación del Castillo o al menos la construcción de la primera línea de muralla de la que dispuso Utrera se acometió entre 1325 y 1350. Las fuentes principales estudiadas sobre este particular son parcas y se pueden resumirlas en los siguientes puntos:

Siglo XIII

-Tras la rendición de Sevilla en 1248 lo harían también todos los lugares y aldeas de su jurisdicción, y entre ellos sin duda se encontraría Utrera (Caro 1604, p. 108).

- En la Crónica de Alfonso X el Sabio se menciona el papel jugado por el castillo de Utrera durante el levantamiento musulmán bajo dominio cristiano de 1262; se trata del conocido pasaje del fraile de la Orden de Calatrava D. Alimán y su valerosa defensa del castillo durante estas revueltas (Caro 1604, p. 110).

- En la Historia de la Orden de Calatrava de Rades de Andrada, según Caro (1604, p. 112), se dice que el rey D. Alonso el Sabio el año de 1264 hizo muchas mercedes á la Órden de Calatrava, dándole casas y los montazgos de Osuna, por haber sustentado el castillo de Utrera, que tanto importaba para la recuperación de Lebrija, Árcos y Jerez.


Siglo XIV

- En la Crónica de Alonso XI se señala:

1. En la Historia del rey D. Alonso XI, (cap. CCLI), se cita que era costumbre congregar al ejército cristiano en Utrera, de donde se partía para las campañas militares, como la que en 1333 reunió en esta villa a los reyes de Castilla y Portugal contra los de África (Albohazen) y Granada (Caro 1604, pp. 119-121).

2. Ibidem (caps. CCII, CCLI y CCXCI). En el año 1343 el rey cristiano, ante el temor de que el rey de Granada entrase a talar los árboles de estas fronteras, envía a la villa de Utrera por frontero a D. Alvar Pérez de Guzmán, quien, al no confirmarse estos temores, salió de aquí al cerco de Algeciras.

- En los libros del Salvado, en el año de 1510, consta que Utrera era lugar franco desde hacía más de doscientos años; Caro (1604, p. 123) no duda de haber sido éste (un privilegio concedido á esta villa, en que la hace libre y franca de todas monedas y pedidos, y de cualquier contribución, así á los cristianos como á los moros y judíos vecinos de ella, y albarraniegos que dentro y fuera de sus muros habitaban) otorgado por el rey Alonso XI. Este privilegio según Caro sería confirmado el 20 de febrero de 1478 y en 1500 (14 de febrero) por la reina Dª Juana. Este privilegio se habría perdido ya en época de Rodrigo Caro, aunque con pleito pendiente en la Real Chancillería de Granada. Según Caro, a favor de haber sido otorgado ya en tiempos de Alfonso XI, se encuentra el hecho que este rey fue el que impuso las alcábalas, según se refiere por la propia Historia del rey D. Alonso XI, cap. CCLXII, y porque así lo refiere Parladorio (Lib. I, Rerum Cot., cap. III, n. 36).

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

Decreto 1203/1973, de 19 de mayo, por el que se declara de utilidad pública a efectos de expropiación forzosa las obras y servicios necesarios para la revalorización del Castillo y Alcazaba. 1973, 11921.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Pedro Pérez Quesada, Carta Arqueológica del Término Municipal de Utrera. Memoria Científica IX. 12. Catálogo de Entidades Arqueológicas. Vol I. Castillo de Utrera, 2006.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417