IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 6| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Alcazaba y Murallas del Cerro de  San Cristóbal Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Alcazaba y Murallas del Cerro de San Cristóbal
Código: 01040130035
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Almería
Municipio: Almería
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01040130077 Sitio Arqueológico de Almería
Incluye a:
Código Denominación
01040130146 Alcazaba
01040130037 Murallas del Cerro de San Cristóbal

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Alcazabas Actividad militar Califato 995 Arte califal
Alcazabas Actividad militar Baja Edad Media Arte nazarí
Alcazabas Actividad militar Plena Edad Media - Almohades
Alcazabas Actividad militar Plena Edad Media - Almorávides

Descripción

La Alcazaba se asienta sobre un cerro aislado, de planta alargada, que va descendiendo suavemente desde la cota de 95 metros en dirección Oeste-Este. Este cerro queda circunscrito, al Norte por el Barranco de la Hoya y el Cerro de San Cristóbal, a levante por la Rambla de Gomar, a poniente por el Barranco de La Chanca y al Sur con la ciudad. En total conforma un conjunto de 450 metros de longitud, 29.000 m2 de superficie total y 1.430 metros de perímetro murado, a ello hay que añadir los lienzos de muralla de Jayrán y las del Cerro de San Cristóbal.

En la Alcazaba hay que distinguir cuatro partes claramente diferenciadas:

- Zona de entrada: la posición inaccesible de la Alcazaba sobre el impresionante cerro sobre el que se construyó, solo permitía el acceso a la misma por medio de una entrada situada en la zona Sur, en la antigua Medina. El acceso a la fortaleza se hacía a través de un complejo sistema defensivo que se componía de una entrada en zig-zag y varias puertas, siempre encaminada a dificultar la entrada de tropas y para sorprender al enemigo. Una rampa suave finaliza en la puerta de entrada, que se sitúa en una torre albarrana de planta cuadrada, construida a base de tapial, ladrillo y mampostería. La entrada es arqueada y dejaba paso a una rampa que iba subiendo de manera escalonada hasta la entrada principal. Esta rampa estaba protegida, no solo por un lienzo de muralla sino también por una torre denominada "de los espejos". Dicha torre es un gran torreón, de planta rectangular, con diferentes ventanas abiertas en cada uno de sus frentes. Su fecha de construcción queda fijada en la segunda mitad del siglo XIII. La entrada propiamente dicha a la Alcazaba se realizaba por la Puerta de la Justicia, de época nazarita (primera mitad del siglo XIV). La citada puerta consta de una torre, de planta cuadrada, con dos pisos de altura. El arco de acceso (reconstruido en 1944) es de herradura apuntado, realizado en ladrillo, con impostas de piedra, alfiz y dintel adovelado. Tras el arco, un pequeño espacio rectangular que deja paso a otro arco, igual al de entrada, y a un espacio escalonado con cubierta abovedada. Este acceso desemboca en un patio, que obligaba a una entrada en recodo.

- Primer recinto: es sin duda, el más grande de los tres que forman el conjunto. Su forma es triangular, presentando en el extremo oriental una torre denominada Baluarte del Espolón o del Saliente, el lado septentrional quedaba defendido por una importante línea de muralla jalonada por tres torres rectangulares, el lado meridional se cerraba con el muro de la Torre de la Vela o Baluarte de la Campana y un torreón ultra circular, ambos ya cristianos. En el centro del recinto, un aljibe de grandes dimensiones. Este recinto parece ser que estaba destinando a campamento militar, viviendas y zonas de cultivo. Actualmente, el espacio interior del recinto, se encuentra cubierto de jardines. El muro de la Torre de la Vela, situado en el extremo NW del conjunto sirve de separación entre el primer y segundo recinto. Este muro presenta un torreón en el extremo Norte, de planta rectangular y muros ataluzados de mampostería y esquinas de ladrillo. Esta torre tiene un cuerpo añadido, realizado en 1952, y que sirve de zona de unión entre la Alcazaba y la muralla que atravesaba la Hoya, y el del extremo Sur, construido de nueva planta.

- Segundo recinto: se extiende formando un rectángulo, entre la muralla de la Torre de la Vela y la fortaleza de los Reyes Católicos, esta zona estaba destinada a la vida de la corte, servidores y guarnición. En estos momentos, la zona es un importante yacimiento arqueológico, en el que se han excavado algunas dependencias. Los restos conservados datan de los siglos X, XI, XIV, XV y XVI. La entrada septentrional permitía la entrada y salida del recinto del antiguo barrio de la Hoya Vieja. Esta entrada se encontraba protegida por una torre albarrana y comunicaba con un patio, con pórtico formado por dos arcos dobles, que daban acceso en su lado oriental a una zona pública, y el occidental a la privada. Parece ser que esta zona era la más antigua de la fortaleza, y que data de la época de Abd al-Rahman III. El Palacio de Almotacín, en líneas generales, responde al esquema de arquitectura palatina hispanomusulmana, es decir, con una estructura poco homogénea en donde se unen las zonas destinadas al gobierno y una zona destinada al servicio. La zona destinada a gobierno, quedaba situada al levante del conjunto. Se accedía por dos entradas dispuestas en el flanco septentrional. Todas las dependencias de carácter administrativo estaban situadas en torno a un patio, que servía de antesala a las habitaciones privadas de al-Mutasín. Todos los restos conservados responden a un esquema de organización administrativa y de protocolo. De este conjunto destacan: las Salas de Recepciones, el Patio, el Pabellón Real o Casa de Gobierno, zona de Servicio y Mansión Real. El Palacio del Monarca, estaba situado en la parte meridional del recinto. Se trata de un gran alcázar que cumplía doble función de lugar de protección y de mansión con gran esplendor. Su gran extensión la convierte en la mayor casa real de un rey taifa. Todo el Palacio se organiza en torno a un patio rectangular, con pórticos en los extremos con entradas previas a las estancias. Como estancias secundarias del palacio tenemos los baños reales, situados a levante. Estos baños presentan tres naves rectangulares. En este segundo recinto, encontramos también un pequeño barrio de casas, de las que son visibles los restos de seis de ellas. Este conjunto de viviendas responde a dos momentos constructivos diferentes. Un primer grupo se levantaría durante el siglo XI y dentro del programa de organización del alcázar, otro ya de época más tardía en el siglo XIII. El conjunto del recinto se completaría con unos baños públicos, cementerio y aljibes califales.

- Tercer recinto: presenta planta rectangular y fue objeto de una profunda remodelación por parte de los Reyes Católicos, quienes mandan construir en el extremo occidental de la fortaleza un complejo baluarte defensivo entre 1492 y 1534. Para acceder a dicho recinto había que pasar el foso de entrada, que desembocaba en el patio de armas. En torno a dicho patio encontramos tres torres semicirculares, terminada una con cúpula y las otras dos con barbacanas de ojivas trilobuladas sobre góticas molduras, que servían de harén y de prisión respectivamente. La Torre del Homenaje estaba cimentada sobre roca, era de planta cuadrada y tenía la función de residencia. La entrada a dicha torre se realiza por medio de una portada de arco conopial con el escudo heráldico de los Reyes Católicos.

La muralla de la Hoya: el aumento de la población durante el siglo XI obligó a extender el área murada por la zona situada a levante. Esta muralla arrancaba aproximadamente del punto medio de la Alcazaba y descendía por la Hoya dividiéndola en dos. Para cerrar la zona, hubo de construirse otra cerca que bajando del Baluarte del Espolón de la Alcazaba atravesaba la depresión hasta unirse al extremo del Cerro de San Cristóbal. La muralla de la Hoya o de Jayrán (1012-1028) unía la Alcazaba con el Cerro de San Cristóbal. Se trata de un lienzo de murallas con torres cuadradas.

Murallas del Cerro de San Cristóbal: se componían de una serie de torres de sillarejo y de planta redonda. La cronología es incierta y se relaciona con la conquista de Almería en la época de Alfonso VII. El cerro, conocido como Yabal Laham, posee un sistema defensivo compuesto por varias torres de sillarejo y de planta ultra circular, que se van adosando unas a otras protegiendo la cortina de la Hoya. Hay que destacar la puerta de acceso a la Almudaina. Con una fachada septentrional de construcción ciclópea con una gran piedra como dintel.


Datos históricos

Desde la época prehistórica, el cerro de la Alcazaba, se ha venido ocupando por la población, debido a sus excepcionales condiciones estratégicas. Esta ocupación a lo largo de los años dio como origen en el año 955, a la fundación de la ciudad. Con anterioridad a dicha fundación, existía en la zona una pequeña población encargada de la vigilancia de la costa que dependía de un núcleo mayor ubicado en Pechina, pero que poco a poco perdió importancia hasta que Abd al-Rahman III decidió trasladar la capital de Pechina a esta nueva población, lo que supuso dotarla de una serie de mejoras urbanísticas, construyéndose la mezquita y una muralla unida a una fortaleza. La nueva ciudad se convierte en la sede de la flota califal y en un importante centro comercial del Mediterráneo. Durante los Reinos Taifas, Almería fue uno de los más florecientes. Con Jayrán se amplió y reforzó la fortaleza y amuralló el barrio de la Musalla y seguramente el del Aljibe. En la época de Al Mutasín, la corte almeriense alcaza gran esplendor, al rodearse de literatos y poetas. A este rey se deben las obras de construcción del Palacio de la Alcazaba así como otra serie de obras de engrandecimiento de las murallas. Con los almorávides, el puerto almeriense se convirtió en uno de los más fructíferos de Al Andalus. Desde el mismo se mantenían importantes relaciones comerciales con Alejandría, Siria, Italia y África Central. Esta riqueza atrajo a las tropas cristianas, así Alfonso V en 1147 conquista la ciudad con ayuda de navarros, catalanes y genoveses, e instalándose durante diez años en la misma, hasta la llegada de los almohades en 1153. Durante estos diez años de dominación cristiana, el comercio perdió parte de su importancia, intentado ser reactivado por los almohades. Con Muhammad I, el comercio nazarí se sigue encauzando a través del puerto de Almería, hasta la primera mitad del siglo XIV, en que Almería se convierte en refugio de piratas dedicados al saqueo, únicamente se mantiene como floreciente la industria textil. Finalmente, Fernando II de Aragón la reconquistó en los últimos días del año 1489, celebrando la victoria en Navidad con una cacería de fieras junto al mar, con la asistencia de la reina doña Isabel I de Castilla y distintas personalidades de la corte. Modernamente fue confiada la custodia de la Alcazaba a los Duques de Maqueda y Condes de Elche, correspondiendo a los Capitanes Generales de la Costa dotarla de artillería y guarnición.
La larga vida de la Alcazaba ha originado sucesivas intervenciones en las torres y lienzos de muros, por lo que hay toda clase de fábricas y de épocas: Periodo Califa: no quedan restos de las defensas previas a la construcción de la Alcazaba.
Periodo Taifa: de la época de Jayrán se conservan torres cuadradas, que superan en altura a la muralla, hueca en su parte superior, aunque sin bóvedas y rematándose con almenas picudas. Las puertas se abrían en una torre.
Periodo Almorávide: los torreones se disponen muy cerca unos de otros y siempre adoptan la forma rectangular, pero en el caso de la Alcazaba y debido a que el periodo de dominación almorávide con Yusuf I fue muy tranquilo, en Almería no se producen reformas significativas.
Periodo Almohade: de esta época serán seguramente las reformas del flanco septentrional del segundo y tercer recinto formando un muro exterior que a modo de antemuralla protegía este tramo. Este tramo se caracteriza por la ausencia de torreones exteriores. También es probable que la torre albarrana que defendió la entrada norte del segundo recinto, fuera obra almohade.
Periodo Nazarí: de esta época quedan dos intervenciones, una de la primera mitad del siglo XV y otra en tiempos de El Zagal, antes de la conquista cristiana. Ahora y debido al empleo de las armas de fuego, se separan los bastiones y se rompe la uniformidad de las defensas.
Periodo Cristiano: el castillo iniciado en 1492 poco tiene que ver con la Alcazaba musulmana. El tipo de material, a base de bloques de sillería,

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOJA 16/03/2004 52 6628
Inscrito BIC Monumento Gaceta 04/06/1931 155 1181

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

SARTHOU CARRERES, Carlos. Castillos de España. Espasa Calpe, 02/10/1979. 84-239-5250-9 .

Anuncio de la Delegación Provincial de Almería, por el que se somete a información pública y se abre el trámite de audiencia en el expediente para la delimitación del entorno afectado por la declaración de la A. y Murallas del Cerro de San Cristóbal. 2000, 7943 p..

Decreto 83/2004, de 24 de febrero, por el que se delimita el entorno del Bien de Interés Cultural integrado por la Alcazaba y Murallas del Cerro de San Cristóbal, en Almería. 16/03/2004, 6628.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. María del Pilar Sánchez Sedano; José Luis Galera Moreno, Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural del Conjunto Monumental de la Alcazaba y Muralla del Cerrp de San Cristóbal de Almería.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417