IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Cerro del Espíritu Santo Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cerro del Espíritu Santo
Otras denominaciones: Espíritu Santo Código: 01041000033
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Almería
Municipio: Vera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Ermitas Edad Contemporánea
Alcazabas Edad Media
Aljibes Edad Media - Árabes
Murallas Edad Media - Árabes
Asentamientos Edad del bronce
Asentamientos Edad del cobre
Asentamientos Época romana

Descripción

El sitio arqueológico del Cerro del Espíritu Santo se asienta sobre un cerro testigo afectado en gran parte por la erosión. Los materiales indican que tiene su origen en época prehistórica, aunque cuenta también con niveles de cronología romana tardía y de época musulmana. A este último período se adscriben los restos emergentes más importantes que pertenecerían a la antigua ciudad de Vera, denominada Bayra.

Este enclave se encuentra rodeado por una línea de muralla donde se alternan torres. En el interior de este recinto, que alcanza una extensión de 12.500 metros cuadrados, se han documentado restos de viviendas, silos, aljibes y un horno, entre otras estructuras, mientras que en la parte superior y con fisonomía rectangular se halla la alcazaba. También se han podido localizar, en este caso extramuros, dos arrabales.

Los datos más antiguos de época islámica se remontan al siglo IX, cuando este núcleo se convirtió en centro administrativo de la comarca y camino natural de entrada hacia Almería por la zona de Levante, perteneciendo a la cora de Tudmir, dentro de la división territorial musulmana.

La muralla que rodea este recinto es de fábrica de cal con relleno de cantos. En algunos lienzos se observa un zócalo y la continuación del alzado, realizado mediante cajones, siguiendo la técnica de la tabiya, a base de piedras de pequeño y mediano tamaño, usando como aglutinante cal y arena. En cuanto a las torres, son de planta rectangular o cuadrada y se utilizan en ellas la misma técnica constructiva. Los accesos a la ciudad se realizarían mediante entradas de eje acodado, que se aprecian aún hoy en día.

El sistema defensivo, parece que no contaba con barbacana ni foso El amurallamiento de la ciudad se extendía a media ladera del cerro, adaptándose al relieve del mismo desde la cota de los 145 metros en los flancos norte y sur, a los155 metros por el este, alcanzando unos 475 metros de recorrido. La estructura de la muralla por el este y el oeste se conforma a base de grandes lienzos que cuentan con torreones rectangulares adosados a tramos más o menos regulares, sin embrago, por el lado norte, se segmenta el muro con entrantes y salientes, adaptándose mejor al relieve.

Anexos a la muralla se localizan cuatro aljibes, se encuentran adosados a las murallas con el fin de contribuir a su solidez, recoger la máxima cantidad de agua y economizar espacio, se dispusieron simétricamente a ambos lados de las vertientes meridional y norte del cerro. Todos los aljibes tienen las mismas características generales: una sola nave abovedada, sin escaleras de acceso y una lumbrera superior para extracción de agua, con paredes de mortero de cal y canto. Su estado de conservación permite que en uno de ellos se pueda observar todavía la conducción de recogida de aguas pluviales.
El más espectacular es uno que se transformó en ermita posteriormente. Se trata de un depósito subterráneo de 12,48 metros de longitud, 3,40 metros de anchura y 5,23 metros de altura máxima. Todas estas son medidas interiores, cubierta con bóveda de medio cañón de lajas de arenisca entrecruzadas y radiales.

El segundo aljibe se adosa a un saliente de la muralla opuesta, rebajando en parte su paramento interior, tiene 11,3 metros de longitud, 3,25 metros de anchura y 5,40 metros de anchura máxima.
El tercer aljibe se encuentra perpendicular a la muralla y fue cegado hasta el arranque de la bóveda, mide 7,15 metros de longitud y 2,25 metros de ancho, con tapial marcado en la cara sur de 40 centímetros de altura, la lumbrera era cuadrada de 50 centímetros de lado, le alimenta una tarjea de 26 centímetros de alto por doce de ancho .

El último aljibe es conocido como "Cueva de la Bruja" y presenta características semejantes a ls anteriores midiendo 8,9 metros de longitud, y unos 3,2 metros de anchura.
Los cuatro aljibes podrían tener una capacidad de embalse de 650,000 litros de agua, que en buenas condiciones podría haber abastecido a unas 600 personas durante un año.

Como ya se ha indicado, en el siglo XIX se acondicionó una ermita en uno de los aljibes. Ésta presenta una sola nave rectangular con cubierta de bóveda de cañón, en cuyo centro se encuentra la apertura por donde se alimentaría la cisterna. Su construcción responde a la técnica de encofrado o tapial, tanto las paredes como la cubierta, empleando un mortero rico en cal con un árido grueso, constituido por grava y cantos rodados.

Al transformar esta estructura en ermita se acondicionó e incorporaron una serie de elementos, como un pequeño cuerpo a la entrada, que define un espacio superior a modo de coro, al cual se accede mediante una escalera de caracol. Se abrieron también una serie de vanos, que actuarían como puerta y ventana. Aún se conservan restos de la decoración como un marco en bajorrelieve, situado en lo que sería la cabecera del edificio, para la colocación de un cuadro que en sí constituiría un sencillo altar; también una estrella de ocho puntas situada en la parte inferior del forjado del coro, así como un zócalo pintado que simula un despiece de mármol con formas diversas. Una inscripción pintada en negro sobre la pared reza P.V.D. AD 1870.

En cuanto a las viviendas, se articulaban adaptándose a la ladera, aprovechando los desniveles mediante la construcción en terrazas. Las construcciones repiten las fábricas y técnicas de los lienzos de la muralla, utilizando la tabiya, cuyo encofrado contiene cantos, gravas, arenas y cal.

El acabado exterior se hace mediante enlucido, creando un aspecto alisado. También se han hallado restos de viviendas extramuros, documentándose al norte y sureste del recinto.

En las laderas se han hallado una serie de silos de características diversas, unos con forma circular, acampanada, troncocónica, Otra estructura documentada en este recinto se corresponde con un horno.

En la parte superior del cerro se ubica la alcazaba, de planta rectangular, que se vio afectada profundamente por el terremoto de 1518. Presenta restos de un muro perimetral de tapial con evidencias de tres torres rectangulares en las esquinas. La entrada se realizaba mediante escalinatas, de las que se conservan tres peldaños y un posible acceso acodado en rampa hacia la zona donde se emplazaría la torre residencial.

En el interior de este recinto superior se distinguen restos de una habitación cuadrada que en planta presenta evidencias de la división en dos espacios diferenciados. En el sector sur aparecen una serie de muros sobre los que se ha colocado una peana del Sagrado Corazón, mientras que en el lado este se localiza un aljibe que atraviesa la zona superior en su totalidad.

Las torres de esta alcazaba son de fábrica distinta a los muros, en este caso estos son de cal y cantos. Las torres que se adosan a las esquinas presentan un sistema constructivo a base de un zócalo de calicanto, sobre el que se levantan cuerpos en tapial.


Datos históricos

La zona geográficamente denominada como Tierra de Vera mantiene una ocupación humana de forma continuada desde el Paleolítico Superior con ejemplos, que señalan la importante evolución histórica de la zona que le llevará a desarrollar marcos propios para procesos posteriores como el Neolítico o el Bronce.

Los últimos estudios llevados a cabo bajo la tutela de la Junta de Andalucía, evidencian la relación e importancia directa entre el comercio y explotación de los recursos mineros de la zona, con la expansión y desarrollo de esta cultura material.
A partir de este momento, la explotación de los recursos mineros potencian las relaciones comerciales por todo el mediterráneo y enr la zona surge el poblado de Villaricos, junto a la desembocadura del río Almanzora y situada sobre una zona de ensenada.

De esta forma, nos encontramos ya con la Baria fenicia que posteriormente se convertirá en la Baria romana, hasta llegar al topónimo de Bayra árabe. Es evidente que el cerro del Espíritu Santo mantiene vínculos con todos estos procesos históricos, la aparición de materiales prehistóricos y materiales romanos tardíos, lo relacionan con los diferentes momentos. Los restos emergentes más importantes y visibles en la actualidad lo vinculan directamente a momentos de ocupación musulmana.

Vera fue centro administrativo de la comarca, camino natural de entrada hacia Almería por la zona de Levante. La provincia de Bayra perteneció a la cora de Tudmir, dentro de la división territorial musulmana. En ella se establecen grupos clánicos. Fue distrito dependiente de Toledo, dentro de una división político-administrativa más pequeña, de las que dependían un numero de ciudades y pequeñas villas. Bayra es el iqlim costero más meridional de la Cora, sobre ella se encuentran referencias en algunos cronistas musulmanes citado por Al-Udri como ciudad administrativa y financiera, puramente agrícola.

Al Idrisi (s. XII) menciona su amurallado recinto, la importancia de esta apreciación por parte del cronista viene motivada por el conocimiento y exhaustividad con que se refiere a las murallas de la ciudad. Fuentes árabes indican la importancia de la ciudad fortificada, ya en las referencias a la construcción de su mezquita. La muralla del Espíritu Santo, la antigua ocupación de Vera, es el referente arqueológico para explicar los diferentes acontecimientos históricos, por lo que ha pasado reflejo de su actual estado de conservación. En ella, se han documentado algunas pequeñas torres rectangulares. Sin embargo, el conjunto ha llegado hasta la actualidad bastante modificado.

En el periodo Taifas, de 1009 a 1091, la cora de Tudmir, con la tierra de Vera en su órbita, cae durante los primeros cuatro años en manos de los bereberes. De 1013 a 1038 está en poder de los reyes eslavos de Almería. De 1038 a 1041, es regida por Ibn Tahir bajo la soberanía del rey de Valencia Abd al Asís. De 1041 a 1051, obedece con Lorca al rey de Almería. De 1051a 1054, siempre a la órbita de Lorca, se independiza de Almería para caer en manos de Ibn Tahir, rey de Murcia. De 1078 a 1090, los reinos de Lorca y Murcia son disputados por el rey de Sevilla al Mutamid e Ibn Rasiq, un caudillo local. Poco después, todo el sudeste cae en manos del almorávide Yusuf b. Taxufin.

A partir del tratado de Alcaraz firmado por el rey de Murcia y el infante D. Alfonso, el dominio castellano se consolida en tierras de Murcia. Vera asume un papel de ciudad fronteriza, convirtiéndose en un peón de los reinos de Lorca y Almería. Alrededor de las grandes fortalezas fronterizas, se desarrolla un sistema de atalayas cilíndricas de mampostería, levantadas en el primer cuarto del siglo XIV, zona de Vera y los Vélez. Muhammad V durante su reinado, emprende obras de restauración y consolidación de las fortalezas de la frontera y del interior.

En 1436 capitularon las poblaciones de Vélez Blanco, Vélez Rubio, Albos, Oria, Arboleas, Cantoria, Zurgena, Albanchez, Overa y Cuevas.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 20/03/2006 53 30

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ALMAGRO GORBEA, María José. La necrópolis de Baria: Almería: campaña de 1975 a 1978. 1984, pp. 5-240.

CARA BARRIONUEVO, Lorrenzo; ORTIZ SOLER, Domingo. Un modelo de ciudad fronteriza Nasri: urbanismo y sistema defensivo de Vera. 307-324.

CUADRADO RUIZ, Juan. Una visita al Museo Arqueológico Provincial de Almería. Desconocida, 1949. 4300530.

ESPINOSA SPÍNOLA, M.G. . Guía artistica de Almería y provincia. Instituto de Estudios Almerienses (IEA) Diputación de Almería. Fundación Jose Manuel Lara.

NERI IRANZO, Pilar; PAEZ SOTO, Carmen. Guía de Rutas e Itinerarios del levante Almeriense. Almería . Escobar Impresores, 01/12/2008.

Anuncio de la Delegación Provincial de Almería, por el que se somete a información pública el procedimiento de declaración de bien de interés cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del yacimiento arqueológico del Cerro del Espíritu Santo, en Vera. Almería. 08/10/2004, 22422.

Anuncio de la Delegación Provincial de Almería, por el que se somete a información pública el procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del Yacimiento Arqueológico del Cerro del Espíritu Santo, en Vera, Almería.. 3/11/2004, 24844-24845.

Decreto 55/2006, de 7 de marzo, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, del yacimiento denominado Cerro del Espíritu Santo, en el término municipal de Vera, Almería.. 20/03/2006, pp. 30-33.

Resolución de 23 de septiembre de 2004, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se incoa el procedimiento para la declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, del yacimiento denominado Cerro del Espíritu Santo, sito en el término municipal de Vera, Almería. 18/10/2004, 23060-23063.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. FERNÁNDEZ BACA, Román , SUÁREZ MÁRQUEZ, Ángela, Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Almería. Cerro del Espíritu Santo, 1989.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Ana Arancibia Román; CISNEROS GARCÍA, María Isabel; Luis Fernández Rodríguez; Helena Torres Herrera, Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural, categoría Zona Arqueológica, del yacimiento denominado Cerro del Espíritu Santo de Vera (Almereía). Cerro del Espíritu Santo.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. FERNÁNDEZ BACA, Román , SUÁREZ MÁRQUEZ, Ángela, Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Almería. Cerro del Espíritu Santo, 1987.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417