IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Los Mondragones Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Los Mondragones
Otras denominaciones: Villa romana de Los Mondragones Código: 01180870635
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Granada
Municipio: Granada

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Almazaras Época romana
Necrópolis Época romana
Basílicas Antigüedad Tardía
Villae Época romana

Descripción

Tras las excavaciones arqueológicas efectuadas, se han localizado las siguientes estructuras

ALMAZARA
En términos generales corresponde al Torcularium del molino a lo que habría que añadir algunos elementos constructivos vinculados a la misma actividad. Se aprecian en esta zona distintas fases de ocupación, aunque actualmente se encuentra en fase de excavación, se han identificado con claridad los siguientes ámbitos:

Ámbito nº1.- Sector de Prensas, de donde salía el aceite a partir de cuantro soleras con canerlas perimetrales. Actualmente, está en fase de excavación.
Ámbito nº2. Sector de Contrapesos , realizados a base de grandes pilares de arenisca. Actualmente en fase de excavación.
Ámbito nº 3. Nave rectangular adosada de forma transversal al torcularium. Límite.
Ámbito nº 4. Nave rectangular adosada al torcularium. Ocupando la zona central.
Ámbito nº 5. Nave transversal al torcularium.

Este espacio quedaría cerrado por un gran muro que utiliza sillares de arenisca a modo de pilares que se alternan con muros de mampostería ripiada.

Dado que esta zona ha sido preservada por su riqueza monumental, se detuvo su excavación hasta una última fase que coincidirá con la construcción de un museo in situ.

La actual hipótesis constructiva planteada define varias fases de ocupación. Una primera corresponderte al momento fundacional de la villa, en el silgo I d. C., aunque la fase de mayor transcendencia es aquella en la se reconstruye el molino y se reordena espacialmente el entorno.
A mediados del siglo II se reduce el ámbito del torcularium y se anexan tres naves de forma transversal, que se corresponden con los ámbitos 3, 4 y 5. Su función debió estar vinculada a las labores de transformación y preparación de la aceituna. En el siglo III, la molturación es amortizada y convertida en exedra con la dotación de un pavimento de mosaicos similar al de la domus. Estas dos zonas, aún se encuentran en fase de excavación.

DOMUS

En un área de 895,78 metros cuadrados, se ha podido documentar parte de una domus, un patio con peristilo y las estancias anexas que ocupan la parte intermedia entre la parte noble de la casa y la pars rustica.

El patio central, ocupaba una superficie de 356,66 metros cuadrados, estructurado con un parterre rectangular construido con mampostería y mortero de cal, de 9,30 x 3,40 metros con exedras de ladrillos en el centro de cada uno de los lados. Según los datos aportados por la excavación se trataría de un espacio acotado para el cultivo.

Este uso corresponde con el momento fundacional de la Villa (siglo I dC), pero en una fase posterior, probablemente en el siglo III, coincidiendo con una fase en la que la villa se monumentaliza, esta zona fue transformada en estanque, sellando el cultivo interior por medio de un pavimento de opus sigininum, transformando las exedras originales.

La zona del jardín estaba circundada por un andén perimetral con una anchura de 2 metros en el lado norte y 3 metros en el lado sur, que presenta un pavimento de opus tesselatum, con piezas de cerámica y otras de piedras blanca con la que se traza una sencilla decoración de casetones cuadrangulares con una flor de cuatro pétalos.

En el extremo sur de la domus se localiza un área de transición entre la pars rústica y urbana: en el muro de cierra se documenta un vano de una puerta de 0,8 metros da paso a un zaguán que originalmente estaba porticado ya que quedan al arranque de dos pilares.

El muro perimetral de la domus, documentado en la crujía norte, se ejecuta mediante un sistema de cimentación consistente en una preparación de terreno con un encachado muy compacto de guijarros que posteriormente quedó reforzado exteriormente por medio de una zarpa de plano inclinado que a su vez quedó enterrada. Así se identifican dos estancias y un pasillo de acceso hacia el exterior.

El acceso a la calle estaba formado por un corredor de 6,7 x 1,70 metros de anchura delimitado por los muros, originalmente tuvo un pavimento de ladrillos en espiga y por el centro discurre un sistema de evacuación de aguas compuesto por un canal construido con ladrillos y cubiertas del mismo material que recoge las aguas pluviales del patio.

La sala principal quedaba delimitada por el muro de fachada que da al patio, y por otro que cierra al este. Interiormente este espacio quedaba dividido por dos ámbitos, cuyos pavimentos son mosaicos. Los mosaicos son polícromos, todos ellos geométricos, combinan las técnicas de opus figlinum y opus tesselatum, y aparecen decorando tanto el zaguán y el pasillo del atrio como la mayor parte de las estancias distribuidas en torno al mismo. Dada la homogeneidad de las habitaciones con respecto a la pavimentación, la planta y el tamaño, no se puede identificar ninguna de ellas como un espacio de recepción, bien un triclinium o un oecus, por lo que todas ellas se definen más bien como cubicula o estancias relacionadas con la vida doméstica privada.

En cuanto a su morfología y tipología todos ellos son todos polícromos, con una variedad cromática y material considerable teniendo en cuenta las limitaciones geológicas de la zona. Así, se utilizan teselas pétreas para los tonos blanco, negro, ocre, rojo oscuro y gris, todas ellas rocas sedimentarias locales (generalmente calcitas), y teselas de material cerámico para los tonos rojos, que se usan de manera diferencial en los bordes y los pavimentos de opus figlinum -donde se utilizan teselas procedentes de la reutilización de material latericio- y en los motivos decorativos del interior - donde se utilizan fragmentos de Terra Sigillata y cerámica común-. También el tamaño de las teselas es bastante homogéneo, siendo de entre 1 y 2 centímetros aquellas empleadas en el diseño principal, y de entre 4 y 5 centímetros en las que componen los bordes y los suelos de opus figlinum.

El estado de conservación en el que han aparecido es bastante bueno en algunos casos, pero la mayoría presentan lagunas o roturas que no permiten delimitar el tamaño completo del pavimento.

La cuestión cronológica aún tiene que ser contrastada con el estudio del material cerámico asociado a cada estancia Como hipótesis preliminar, se plantea los pavimentos pertenecen a la segunda mitad del siglo II o incluso principios del III d.C. debido a que únicamente a partir de la época de Trajano se impuso la policromía en los mosaicos con el llamado "estilo florido", siendo todos los de siglos anteriores en blanco y negro. No obstante, los pavimentos en opus figlinum parecían indicar en un principio una cronología mucho más temprana, ya que esta técnica es propia del siglo I d.C., pero probablemente por cuestiones de funcionalidad no se abandonó en determinados casos.

Mosaico 1.- Este pavimento pertenece a la habitación definida y presenta un estado de conservación excepcional. Junto a la banda de figlinum, con idéntico diseño de retícula que los demás, la orla de enmarque es más sencilla, formada por un sogueado de dos cabos. El diseño del tapiz es de una geometría muy compleja, creando una composición de grandes peltas alineadas y adosadas a un cuadrado central, muy similar al modelo del mosaico hallado en la Zubia. Otros motivos que aparecen salpicando los espacios libres de las peltas son los nudos de salomón y flores muy geométricas.

Mosaico 2.- Decorando una de las habitaciones aparece este mosaico de composición "a compás", donde además de la banda en figlinum se desarrolla un diseño en opus tesselatum con una orla compleja a base de espinas de pez, línea de chevrons, orla de roleos y un meandro de codos cuadrados. El campo central se desarrolla en torno a un gran medallón dibujado con un sogueado de tres cabos y que alberga círculos concéntricos a base de meandros de codos cuadrados y un sogueado de dos cabos que delimita una flor cuadripétala central. En torno al medallón, ruedas geométricas, todas de diseños distintos, se distribuyen de forma asimétrica acompañadas de rosas. Si bien todos los motivos son bastante frecuentes en la musivaria hispana, y especialmente la orla de roleos -con grandes similitudes de ejecución con las que aparecen en los mosaicos de las villae de los Vergeles y de Tiena la Alta, ambas de la provincia de Granada-, las rosas son un diseño poco común en estas representaciones.

Mosaico 3.- Siguiendo en la misma dirección, la habitación contigua a la del mosaico 2 tiene mayores problemas de conservación, no siendo posible documentar el fin de uno de sus lados (y por tanto su longitud total). Un meandro de codos cuadrados alberga un campo de círculos secantes no contiguos que forman aspas de husos. En el interior de los círculos se alternan ordenadamente cuadrados en amero, flores cuadrifolias, y ruedas geométricas similares a las del mosaico III. Cabe destacar que de todos los opus tesselatum de la villa,utilizaa solamente los tres colores básicos (blanco-negro-rojo).

Mosaico 4.- La estancia fue sometida a muchas amortizaciones y cambios, de modo que es difícil conocer el espacio completo de la habitación y sus dimensiones. El diseño corresponde a una retícula combinada de octógonos y cruces griegas que forman hexágonos oblongos, también conocido como Kreuzschemo. Es un modelo muy conocido y su desarrollo se produce en un margen cronológico más limitado que los descritos anteriormente, de modo que un pavimento con este motivo se puede datar fácilmente a partir del siglo III d. C
edificio.

NECRÓPOLIS

Se han identificado varias zonas, que fueron destinadas como zona de necrópolis, si bien parece existir una evolución del espacio.

Así, prácticamente toda la denominada Zona B, se corresponde un área de necrópolis de época altoimperial, que continúa con otra más tardía, amortizando estructuras de la zona A, situada cronológicamente en el siglo VII.

Desde el punto de vista tipológico, las estructuras funerarias tienen de forma indistinta una orientación sur-norte, como este-oeste, con ligeras variaciones, escorándose al suroeste-noreste. Predominan las cubiertas planas, normalmente con tegulae o ladrillos bipedales. Solamente, en el caso de la sepultura 020 se documenta tumba con doble cubierta. Las tumbas a dos aguas son minoritarias. Las paredes de cierre se construyen con ladrillos en hiladas y tegulae hincadas. Predomina el uso de losas y ladrillos en el fondo. Solo en un aso el individuo estaba sobre la tierra natural.

De las diferentes sepulturas localizadas, fueron desmontadas mediante manual y embalaje en palets de las sepulturas identificadas como 001, 013, 014, 015 y 022. Dichas sepulturas se incluirán en un proceso general de exposición de los resultados del conjunto de forma que permitan una lectura adecuada de los restos arqueológicos localizados.

BASILICA

Se trata de uno de los elementos de mayor interés del conjunto. Se encuentra parcialmente destruida por las canalizaciones de agua de la anterior edificación militar. Se trata de un edificio de planta rectangular de 13,7 x 9,5 metros orientado de norte a sur siendo su fachada el lado mayor. En el extremo este, quedan los restos de una estancia que se adosa al muro perimetral que fue parcialmente destruida durante los primeros movimientos de tierra.

Los muros son de mampostería en hiladas tomada por mortero de cal, con anchura de 0,74 metros y una potencia máxima conservada de 1,7 metros. Interiormente queda dividido por varios muros que se articulan en torno a un espacio central de planta rectangular por varios muros que se articulan en torno a un espacio central de planta rectangular de 2,3 x 2,70 metros delimitado por cuatro pilares cruciformes de dimensiones variables pero en torno a 0,50-0,60 metros. Destaca la ausencia general de pavimentos y de lajas.

Su estructura y disposición son un indicio claro de que originalmente estuvo cubierto por medio de una bóveda, probablemente de arista o delimitada por arcos fajones.

En el muro de cierre por el norte, interiormente existen dos contrafuertes cuya fábrica se traba con la propia del muro perimetral. Dichos contrafuertes son rectangulares (0,75 x 0,70 metros) y general un espacio tripartito de 2,20 metros de anchura en los extremos y 2,10 en el centro. Frente a estos pilares existen otros dos, de planta casi cuadrangular (0,94 x 0,90 metros) que se unen a los pilares centrales por medio de muros de mampostería.

El extremo sur del edificio se encuentra muy alterado por la destrucción que sufrió en el momento del hallazgo y por la apertura de zanjas de saneamiento de cuartel, pero los restos que existen inducen a pensar en un organización similar, ya que en el muro de cierre arranca otro pilar, similar al del extremo norte y alineado con aquél.

Por tanto, espacialmente queda dividido en 8 ámbitos articulados alrededor del espacio central abovedado, a modos de tres naves.

En el interior se ha documentado 10 tumbas y un osario. Ocupan los espacios perimetrales, entre los pilares, dejando exento el espacio central y la zona de cabecera.

En función de sus características este Edificio se ha definido como un oratorio privado, patrocinado por el dueño de la villa que pudo derivar a una iglesia privada o de propios, en torno a la cual e organizó una cementerio y otras estancias
.
En una primera fase, probablemente sobre una zona de vertedero se construye el edificio, inicialmente de planta rectangular, con contrafuertes interiores en los lados menores y con un cuerpo cuadrangular anexo exteriormente. La presencia de los contrafuertes se interpreta y asocia a la existencia de unos arcos. Debió de existir algún otro pilar intermedio pero que de momento no se ha localizado en la excavación. se propone como fecha de su construcción los momentos finales del siglo IV d.C. o principios de V d.C. El hecho de estar levantado sobre un relleno antrópico poco consistente puede ser la causa de que fuera necesario construir una potente cimentación de 1,60-1,70 metros.

En una segunda fase se diseña un espacio centralizado rectangular cubierto con bóveda delimitada por arcos fajones o bóveda de arista, aspecto que no podemos concretar. La cimentación de esta estructura queda a una cota por encima de la propia del edificio. La fábrica se diferencia de la utilizada en la primera fase por el uso de mampuestos mejor seleccionados en tamaño y por un mortero mucho más rico en cal, de tonos blancos. Su construcción podría fecharse alrededor del siglo V-VI d.C. En alzado, este elemento central debió actual arquitectónicamente como cimborrio. Con posterioridad a esta fecha, y hasta el siglo VII d. C. se utiliza como lugar de enterramiento tanto intramuros como extramuros, con una clara tendencia a agruparse en el lateral sur y oeste.

Su distribución interior y la presencia de una cabecera rectangular -no absidial- es frecuente en otras villas que muestran una ocupación similar, como por ejemplo en la villa Fortunatus (Fraga, Huesca) en donde se reproduce el espacio central con pilares cruciformes y cabecera, o el oratorio excavado en la villa de Séviac (Montreal du Gers, Gers, Francia). En otros casos, la nave central se ve complementada con la implementación de cuerpos de menor tamaño en cada uno de los lados, a modo de capillas, como en el caso de la iglesia de Las Tapias (Albelda, La Rioja)


Datos históricos

El complejo arqueológico de Los Mondragones, se configura como un nuevo elementos para el análisis de la ocupación del territorio durante todo el periodo de alto imperio romano y la llamada Antigüedad Tardía. De hecho su hallazgo y estudio están proporcionando y datos de indudable valor para el esclarecimiento de la evolución de la Vega de Granada durante este periodo.

Una primera fase de ocupación romana caracterizada por una villa que tiene su momento fundacional en el siglo I d. C.. y que evoluciona en su formalización en distintas fases hasta el siglo VII con una más tardía ocupación en la que se reordenan y habitan los espacios con una necrópolis y un edificio de planta casi centralizada que debiera desarrollar un tipo de función monumental o religiosa. A principios del siglo VII, el asentamiento se abandona y no se vuelve a ocupar hasta la actualidad.Sin duda alguna, su ubicación hay que ponerlo directamente en relación de la implantación de la civitas romana.

La sumisión del oppidum a Roma debió ocurrir entre el año 208 y 206 mientras que otros retrasan este hecho histórico hasta los años 193 y 180 pero sea como fuere, lo que parece claro es que durante los primeros años su condición fue la de ciudad estipendaria, es decir, obligada al pago de un tributo anual y a estar controlada por una guarnición militar. Por otra parte, la conquista romana supone una división territorial de la Península Ibérica en la que la ciudad de lliberri se sitúa como uno de los centros urbanos de la provincia Ulterior.

Durante esta última centuria César le concedió el título de municipio latino y desde entonces se denominará Florentia aunque nos ha llegado como Municipium Florentinum Iliberitanum.

Esto sucedía en el año 45 a.c., más tarde, durante los años 29-27 a.c. quedó englobada en la provincia Bética y finalmente en el siglo I d.C. en el conventus astigitanus4 apareciendo citada en las mismas fechas por Plinio como una de las ciudades libres y aliadas de Roma. Poco más sabemos para la época Republicana y Alto y Bajo Imperial, tanto para la ciudad como para su entorno.

En los últimos años son numerosos los hallazgos en el perímetro de la ciudad romana. Uno de los primeros en ser documentado fue la villa romana de la C/Primavera, excavada en dos fases distintas, una en 1988 y otra en 19915, con una cronología que se extiende desde el siglo I d.C. hasta el siglo V d.C. habiendo podido estudiar un complejo termal de gran interés científico y patrimonial compuesto por una piscina realizada con muros de mampostería y enlucida interiormente de opus signinum para impermeabilizarla junto con los restos de un pavimento realizado con losetas de mármol que formarían parte de una segunda piscina, posterior en el tiempo (siglo III d.C.).

A escasos metros en la actual plaza que se ubica frente a la iglesia de la misma calle se descubrieron otros restos, en este caso otro edificio termal de planta basilical, con tres naves, mayor la central, con distintas divisiones internas y con 5 mosaicos de distinta temática: motivos vegetales. Sus muros están realizados con mampostería e interiormente presentarian algún acabado como un revoque o enlucido, mientras que su cubierta era una bóveda construida con tubos de barro engarzados, a modo de atanores, ya que se documentó el derrumbe de uno de éstos sobre un mosaico.

La villa debió abandonarse sobre el siglo V d.C. pues en ambas excavaciones los espacios fueron reutilizados como necrópolis lo cual indica que si bien el complejo termal habia perdido su función, en las inmediaciones se mantendría alguna parte de la antigua villa todavía en uso.

De hecho se conoce que la monumentalización de la villa y la construcción de los mosaicos debieron acometerse a principios del siglo IV d.c., algo muy común según algunos investigadores.

Otra villa, documentada más reciente mente, se localiza en la antigua estación de autobuses, en el Camino de Ronda. Durante las obras de readaptación del antiguo hangar, aparec

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Granada. Documentación técnica para la inscripción de la villa romana de Los Mongragones en el Catálogo General del Patrimonio Histórico andaluz como bien de Catalogación General al amparo de la disposición adicional sexta de la ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía, 2013.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417