IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 9| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo San Miguel de la Breña Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo San Miguel de la Breña
Código: 01410020006
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Alanís

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Monasterios Oficio religioso Edad Moderna 1567
Haciendas Actividad agropecuaria Edad Contemporánea 1835
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea

Descripción

Constituye un interesante conjunto ubicado entre las suaves ondulaciones que describe la sierra, al oeste del término municipal de Alanís. Aparece configurado como un recinto cerrado por distintos muros y construcciones, entre las que sobresale la original presencia de una iglesia abandonada, contrapunto de otra serie de edificaciones empequeñecidas por el volumen y majestuosidad de la primera, poco habitual incluso en una hacienda de mayores proporciones. El deterioro de los diferentes elementos que componen el vistoso complejo es bastante notable. En la actualidad están en marcha proyectos para su rehabilitación y uso como finca de recreo.
La planta del complejo resulta un tanto irregular y sorprende el cambio de función tan radical experimentado a mediados del XIX que, podríamos decir, supuso una flagrante intrusión en los viejos edificios, aunque salvaguardó la imagen externa de los mismos y respetó las primitivas crujías. El amplio vacío interno, concebido como un gran patio de labor, adopta un desarrollo cercano a una L. Al sur quedan vestigios de la portada principal. En el norte se ubican la iglesia y otros restos del monasterio.
La iglesia, de medianas dimensiones, fue objeto, como ya se dijo, de importantes reformas que transformarían por completo su espacio interior. Al exterior, a los pies, exhibe una airosa espadaña y en el extremo opuesto, un cimborio octogonal que alberga una cúpula semiesférica. Potentes contrafuertes jalonan el muro de cerramiento, registrando un acceso principal junto a la cabecera. La nave tenía una cubierta de bóveda de cañón recorrida por fajones. En la cabecera, sobre la cripta de enterramiento de los monjes, se habilitó un sencillo oratorio. El interior del recinto sería doblado en altura para instalar el señorío en la planta alta, alojándose un molino de aceite en la inferior. Es quizás la transformación más traumática que sufre el templo, pues implicó la apertura de nuevos vanos, en el frente sur, la agregación de nuevos espacios, en torno a la cabecera, y la sustitución de la primitiva cubierta por una azotea, con antepecho también moderno. A principios del XX la almazara fue modernizada mediante la incorporación de un motor diésel y sistemas de prensado hidráulico. Hoy subsiste el empiedro del molino, en medio de lo que fuera nave de la iglesia.
La portada del recinto, situada junto a la vivienda, se halla semiderruida, y del resto de las construcciones del lado oeste, también en franco proceso de deterioro, llama la atención una serie de humildes casillas de jornaleros, una cuadra con pesebreras cubierta a dos aguas y con perfiles metálicos soportando la techumbre, unos pajares, así como restos de lo que debió ser una tribuna o casa de temporeros, con hogar central soportado también mediante perfiles de hierro y el habitual poyete adosado a las paredes. Cuando se realizó este trabajo, alguna de las casillas seguía estando habitada y el resto de habitáculos habían sido convertidos en gallineros, pajares, leñeras, almacenes de aperos y establos para ovejas. Este sector reviste escaso interés arquitectónico pero contribuye a configurar un espacio propio de un conjunto agropecuario. Parece que su organización lineal y crujías provienen de la planificación de los basilios, quienes situaron en este flanco celdas de monjes, cocinas y servicios diversos. Al sur destaca la sencilla vivienda de los encargados o arrendadores, de mayor presencia que las casillas indicadas.
En las inmediaciones existen extensos corralones, delimitados por muros de cantería seca, que nos hablan de la introducción de la ganadería como complemento de la inestable economía oleícola. Entre los elementos insertos o anexos a la célula principal se destaca un manantial situado al este del recinto, junto al muro exterior, al que se desciende por una escalinata y que ha recibido la denominación de "pozo santo". En este mismo sector, pero fuera del perímetro murario, figura una fuente que recoge sus aguas en una alberca, con un deteriorado azulejo de San Miguel. Existe otra alberca oval a unos 500 m al oeste.


Datos históricos

La iglesia y los edificios de labor son vestigios de lo que fue monasterio de monjes basilios de San Miguel de la Breña, perteneciente a la provincia del Tardón, cuyo origen está vinculado al movimiento eremítico cenobítico del siglo XVI que daría lugar a fundaciones religiosas orientadas a la práctica de la vida contemplativa. Entre 1603 y 1637 debieron instalarse en las cercanías de Alanís, fundando San Miguel de la Breña, y en Aznalcóllar, donde levantaron el desaparecido cenobio del Retamal. Su existencia, durante unos dos siglos y medio, estuvo jalonada de continuas fricciones con las autoridades eclesiásticas, civiles, pobladores del entorno, etc. Después de fallecido el fundador darían inicio las labores agropecuarias como medio de subsistencia, procurando la colonización de las tierras limítrofes a los cenobios de forma directa y de otras más alejadas por medio de la implantación de cortijos, caseríos y molinos que luego arrendaban. De esta forma, sus fundaciones aparecen configuradas como complejos cerrados que centralizaban la actividad agropecuaria de vastos sectores y estaban provistos de molinos harineros y aceiteros, pequeños cortijos ganaderos y cerealistas, y otras instalaciones.
En el siglo XVIII se inició la decadencia de la orden y, así, en 1775 el abad del monasterio de San Miguel de la Breña informaba al visitador general del arzobispado de Sevilla, don Francisco Larumbe, del estado de cosas en la congregación. Aconsejó este último la supresión de dos cenobios, uno de ellos el de San Miguel de la Breña. No faltó la presión del propio monarca Carlos III para extinguir o reducir la presencia de la orden en Sierra Morena, pues así sus posesiones podrían servir a los proyectos colonizadores y repobladores del monarca ilustrado. Los franceses contribuyeron también, en 1810, al definitivo declinar de los basilios de Alanís, incendiando y saqueando las pertenencias artísticas del convento. Con la desamortización de Mendizábal en el año 1835, el conjunto pasó a manos privadas, experimentando a partir de ese momento un cambio sustancial en su concepción para atender tanto a los fines económicos para los que se adaptó como a los intereses representativos de sus nuevos propietarios, a cuyo fin servía la monumental iglesia. Para la instalación de la almazara y de la vivienda señorial se haría uso de la nave de la iglesia y de las construcciones inmediatas. Otras instalaciones, como la residencia de temporeros y gañanes, las cuadras, pajares y establos, etc., encontrarían fácil acomodo en los espacios edificados al sur y oeste del recinto. Algunas partes singulares del viejo convento desaparecieron, como fue el caso del claustro.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

Inventario-estudio del patrimonio arquitectónico diseminado en el parque natural de la Sierra Norte de Sevilla. Alanís.. -.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Cortijo San Miguel de las Breñas, 1992.

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Francisco Javier Herrera García; TEJIDO JIMÉNEZ, Javier, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo de San Miguel de la Breña, 2009.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417